Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 14 de junio de 2022

HOTEL SILENCIO de Auður Ava Ólafsdóttir


De esta autora leí “Rosa candida” (
reseña aquí). En el que ya trata el tema de la búsqueda de identidad, que refleja en un viaje interior del joven protagonista.
Ahora en este libro ha vuelto a tratar esos temas, pero con un argumento muy diferente y en un contexto mucho más impactante, pues de trasfondo rondan dos conceptos que no dejan indiferentes: suicidio y guerra.
Un relato narrado en primera persona por Jonás, un hombre de 49 años, insatisfecho consigo mismo, que está perdido, sin ánimo de seguir y que necesita huir. Hasta ese momento en que decide emprender su viaje, su vida ha pasado por un divorcio, tiene una hija de 26 años, y su madre está en una residencia, pues es muy mayor y ha perdido memoria, pero aún le da buenos consejos a su hijo. En realidad, el único contacto de Jonás con el mundo es su vecino Svanur.
Si en esa primera parte se transmite las circunstancias que le llevan a tomar ciertas decisiones que muestran la desesperanza y como una persona pierde el sentido de la vida. A partir de que llega al Hotel Silencio, que está en un país devastado por la guerra, se va viendo la transformación que se produce en sus pensamientos y actitudes, al relacionarse con otra gente que ha sufrido tanto por la guerra, hace que se vea a sí mismo de otra manera, el cómo se siente él es casi una pequeñez al compararlo con las cicatrices que llevan a cuestas esas personas. May, Fifí, el niño, las mujeres y otros personajes, le van dejando huella, al protagonista y al lector.
El tema de las consecuencias directas e indirectas de una guerra hace reflexionar sobre aspectos que ponen la piel de gallina, como el proceso tan rápido de extensión del odio en la sociedad desde que estalla un conflicto armado. O la destrucción, no solo material, sino aún peor de vidas, y más doloroso es en que situación quedan los supervivientes.
Intercaladas en la novela hay algunas citas, las cuales al final del libro, la autora las comenta. Por ejemplo, hace referencia a unos versos de un poeta al que dispararon y enterraron en un lugar desconocido. Creo que no hacen falta más explicaciones para saber a quién se refiere.
Este libro me ha gustado mucho más que el otro que leí, me ha calado más hondo, y he conectado más con los personajes. Lo que no me cuadra es que en la contracubierta ponga que es oscuramente divertida y comedia negra. Vale que el protagonista tiene ciertas situaciones que podrían rozar esos calificativos, pero para mí, los temas del suicidio y de la guerra tienen mucha importancia y no comparto esas opiniones.

Algunas frases del libro:
“Los culpables somos nosotros: los que sabemos, pero no actuamos.”

“En lugar de dejar de existir, podrías dejar de ser tú y convertirte en otro.”

“Ahora, ese mismo bosque, sembrado de minas, se ha convertido en una trampa mortal. Los que se aventuran a entrar en él no ven brotar las hojas de los árboles. Para calentar las casas, la gente prefiere levantar el parqué antes que ir a por leña.”

“Cada sufrimiento es único y diferente, por eso no se puede comparar uno con otro. En cambio, la felicidad es toda muy parecida.”

Contracubierta o parte de esta:
Todas sus certezas familiares, todos los pilares que sostenían su vida, no solo han demostrado ser frágiles, sino que un solo golpe los ha echado abajo. Visto que solo su particular habilidad para las reparaciones y las chapuzas domésticas sigue teniendo algo de sentido, Jonás decide agarrar su caja de herramientas y hacer un viaje solo de ida a un país extraño y devastado por la guerra para desaparecer y darle un fin definitivo a esta triste existencia. Pero los desperfectos en el Hotel Silencio en el que se aloja comienzan a requerir sus atenciones, y también lo hacen los huéspedes, y los habitantes de la ciudad, y su plan se aplaza una y otra vez.

Traducción del islandés de Fabio Teixidó
Título original: Ör

Imagen de cubierta: Nathan Burton


miércoles, 1 de junio de 2022

INÉS DEL ALMA MÍA de Isabel Allende


Me ha costado leer este libro porque algunas escenas se me han hecho extensas y aburridas. Y mira que me gusta la narrativa de Isabel Allende, pero en estas páginas no he encontrado su estilo, o el estilo que a mí me gusta de ella.
Sin embargo, es de resaltar el que haya dado a conocer a un personaje real, Inés Suárez, que pasó desapercibida, especialmente por ser mujer, tras haber sido una pieza importante en el siglo XVI durante la conquista de Chile y la fundación de Santiago.
Este libro es su historia novelada. Narrada en primera persona, por la propia Inés, cuando con 70 años siente que está al final de su vida, y tiene la necesidad de contar a su hija Isabel todo lo que vivió desde que salió de su Extremadura natal.
Una mujer adelantada a su época. Valiente, decidida y dispuesta a salir adelante por sí misma. Que lo demuestra desde que se embarca con su sobrina hacia las Indias, pasando por su relación con los hombres, hasta todo lo que conllevó la conquista española del Nuevo Mundo.
Mención especial es el tema de los indígenas, con el matiz de que preferían morir a ser esclavos. En cierta manera, la autora hace un poco de crítica al asunto de la conquista.
Por lo que el fondo es interesante, pero no me ha convencido como relata las aventuras y desventuras, las grandes hazañas y las venganzas, los amores y los desamores, de Inés y los demás personajes.

Algunas frases del libro:
“Yo no creía en la existencia de una ciudad de oro, de aguas encantadas que otorgaba la eterna juventud, o de amazonas que holgaban con los hombres y luego los despedían cargados de joyas, pero sospechaba que allá había algo aún más valioso: libertad.”

“La línea que divide la realidad de la imaginación es muy tenue.”

“Un hombre hace lo que puede, una mujer hace lo que el hombre no puede.”

Contracubierta o parte de esta:
Inés Suárez es una joven y humilde costurera extremeña que se embarca hacia el Nuevo Mundo para buscar a su marido, extraviado con sus sueños de gloria al otro lado del Atlántico. Anhela también vivir una vida de aventuras, vetada a las mujeres en la pacata sociedad del siglo XVI. En América, Inés no encuentra a su marido, pero sí un amor apasionado: Pedro de Valdivia, maestre de campo de Francisco Pizarro, junto a quien Inés se enfrenta a los riesgos y las incertidumbres de la conquista y la fundación del reino de Chile.

Imagen de la cubierta: fotografía: desnudo, H. 1890. Atribuida a Léopold Reutlinger, Uwe Scheid Collection. Composición digital.
Ilustraciones de la edición de La Araucana de Alonso de Ercilla de 1852

Otros libros de esta autora reseñados aquí: “Largo pétalo de mar” (enlace aquí), “Paula” (enlace aquí), “El juego de Ripper” (enlace aquí), “Retrato en sepia” (enlace aquí), “Hija de la fortuna” (enlace aquí)

martes, 17 de mayo de 2022

EL PAÍS DONDE FLORECE EL LIMONERO. La historia de Italia y sus cítricos de Helena Attlee


Este libro es muchas cosas a la vez que de alguna manera se complementan. Porque es un viaje por Italia, pero también es una pequeña enciclopedia sobre los cítricos. Es un ensayo, pero a su vez es un relato que muestra la pasión de la autora por estos frutos.
Recoge muchos datos sobre su larga historia, desde que pasaron de ser plantas ornamentales de jardín a fruta apreciada. Habla de todas sus variedades, de como se cultiva en distintos lugares, de los cambios que se han producido a lo largo de los siglos.
Da información abundante, bien documentada, con curiosidades y anécdotas. Con sus descripciones transmite sus sensaciones, los aromas, los sabores. Haciendo la lectura entretenida.
En su recorrido conoce a mucha gente, les escucha, aprende, hasta recolecta. Mientras pasa por muchos lugares como es Sicilia, con algunas referencias a historias de la mafia, o también va hasta la región de Piamonte, donde en Ivrea en época de carnaval celebran la batalla de las naranjas, que a mi enseguida me ha recordado a la fiesta de la tomatina de Buñol (Valencia)
Entre las explicaciones sobre los cítricos abundan las referencias bibliográficas, para quien tenga interés en profundizar más sobre los temas que trata, así como notas a pie de página. También hay algunas recetas, a primera lectura sencillas, aunque habría que intentarlo para saber la dificultad, y aparte he flipado con una de tortuga.
Y por si nos hemos saltado algunas anotaciones de las muchas menciones que hace, incluido algún restaurante en la zona de Amalfi y una enoteca en la Toscana, al final del libro hay varios listados de: lugares para visitar; cronología de los cítricos; bibliografía; índice.
Tal vez no sea un libro para todos los gustos, pero a mi me ha resultado interesante descubrir este mundo de la horticultura, y la autora demuestra que no solo es experta en el tema sino también que le apasiona. Además, de que sabe comunicar muy bien sus conocimientos y sus aventuras por un precioso país como es Italia.

Algunas frases del libro:
“Es su extraordinaria versatilidad la que ha contribuido al gran éxito de la familia de los cítricos.”

“Empecé a examinar los cítricos de cada huerto que visitaba como si fueran cuadros en una exposición. Algunos parecían capaces de dar dos o incluso tres clases de frutos al mismo tiempo, y la fruta aparecía en una extraordinaria variedad de tamaños, formas y colores.”

“Las naranjas (tanto dulces como amargas) son híbridos de mandarina y pomelo, la toronja es el resultado del cruce entre el pomelo y la naranja y el limón es un híbrido de cidra y naranja amarga.”

“El agua circulaba en torno al perímetro del jardín hasta llegar a un huertecillo de cítricos. A continuación, el jardinero abrió una pequeña compuerta, dejándola fluir hacia un canal temporal que había practicado en la polvorienta tierra roja a sus pies. A la luz del sol el agua destellaba como claras de huevo mientras se deslizaba entre el polvo hacia los árboles. Cuando llegó ellos, abrió una bifurcación en el canal con el rastrillo. Al ser desviada de repente, el agua se dirigió a toda prisa a un espacio cerrado por un pequeño terraplén realizado con la tierra rastrillada al pie del árbol. El suelo estaba reseco y el agua parecía vacilar en su superficie, como si prefiriera seguir corriendo, pero mientras miraba, el suelo fue apurando poco a poco el pequeño lago y el limonero recibió su preciosa dosis de líquido. El jardinero permaneció un momento quieto, como aturdido por tanta atención a los hechos cotidianos de su vida, y yo me quedé quieta también, saboreando el vínculo ininterrumpido entre los siglos IX y XXI.”

Contracubierta o parte de esta:
Helena Attlee, distinguida experta en jardines, cayó bajo el hechizo de los cítricos hace diez años y desde entonces fue reuniendo materiales y dando forma a este delicioso libro. Con una inmensa sabiduría, delicadeza y sentido del humor la autora nos relata los orígenes de los cítricos, de la gastronomía y del país, nos descubre los secretos del arte de la horticultura y nos ofrece recetas tan sencillas como suculentas. Los aromas, los colores, las texturas, la luz y los paisajes que evoca son los hilos de una historia dorada donde la civilización y naturaleza se reconcilian.

Traducción del inglés de María Belmonte
Título original: The land where lemons grow

Imagen de la cubierta: fragmento de Naturaleza muerta con limones, naranjas y una granada (c. 1620-1640), de Jacob van Hulsdonck

lunes, 2 de mayo de 2022

LA ANOMALÍA de Hervé Le Tellier


Premio Goncourt 2020

Es una novela diferente a las que suelo leer, pues pertenece al género de ciencia ficción. Por lo que empecé su lectura un poco expectante por lo que podía encontrarme. Sin embargo, me he sorprendido a mi misma porque la trama y la estructura, con alguna pequeña excepción, me han gustado en su conjunto. Siendo bueno el resultado final.
Está dividida en tres partes, y en la primera es donde presenta a los personajes, es más dedica un capítulo a cada uno, y sabremos quienes son hasta el momento del incidente. Un extraño suceso de un avión y todos sus pasajeros y tripulación. Lo que abre un montón de interrogantes. Transcurriendo todo entre marzo y junio del 2021. Tres meses que en el relato se describen sin llegar a seguir una línea cronológica continua, pues intercala algunos datos anteriores con otros actuales.
Todos los personajes me han parecido que tienen algo especial, aunque destaca más Víctor Miesel por ser un escritor que precisamente escribe un libro que se titula “La anomalía”, y su obra la describe como extraña, no la clasifica como novela, sino más bien como un texto oscuro, con cierta ironía dolorosa. Resultando atractiva esta parte de metaliteratura.
La expectación continua al conseguir el autor que el lector tenga que imaginar qué pasaría si nos encontrásemos con nosotros mismos. Por lo que el relato de lo que a simple vista aparenta una aventura futurista contiene situaciones más profundas, que llevan a que nos planteemos algunas preguntas.
A su vez hay partes de la novela donde las matemáticas, y más concretamente la estadística, tienen su protagonismo, y ahí se nota que Le Tellier además de escritor es matemático. Y la combinación es perfecta, en ningún momento es pesada la narración, ni resulta complicada.
También es interesante como plantea el comportamiento de los gobiernos, la ocultación de información en algunos casos, las actuaciones a raíz del 11S que los llevan a estudiar todas las probabilidades de situaciones que se podrían dar con aviones.
Y sí, es cierto que es una historia rara, que hace que te preguntes ¿cómo puede acabar esto? Pero, sin que se le vaya de las manos, encaja piezas, sorprende y nos hace pensar.

Algunas frases del libro:
“¿Cómo puede alguien creer que será más feliz haciendo daño a los demás?”

“La nostalgia es traicionera. Nos hace creer que la vida tiene sentido.”

“Será en vosotros mismos y solo en vosotros mismos donde encontraréis todas las respuestas.”

Contracubierta o parte de esta:
El 10 de marzo de 2021 los doscientos cuarenta y tres pasajeros de un avión procedente de París aterrizan en Nueva York después de atravesar una tormenta. Ya en tierra, cada uno sigue con su vida. Tres meses más tarde, y contra toda lógica, un avión idéntico, con los mismos pasajeros y la misma tripulación, aparece en el cielo de Nueva York. Nadie se explica este increíble fenómeno que va a desatar una crisis política, mediática y científica sin precedentes en la que cada uno de los pasajeros podría encontrarse cara a cara con una versión distinta de sí mismo.

Fotografía de cubierta: Mária Svarbová

Traducción del francés por Pablo Martín Sánchez
Título original: L’anomalie


viernes, 22 de abril de 2022

BOULDER de Eva Baltasar


Este libro es el segundo de los tres en que la autora basa su relato en personajes protagonizados por mujeres. El primero es “Permafrost” (enlace aquí). Y el tercero es “Mamut”. Se pueden leer en cualquier orden porque son historias independientes.
La narración de esta novela es en primera persona, lo que ha hecho que me sienta más próxima a la protagonista que a otros personajes. Ha conseguido que interiorice los sentimientos e inquietudes de Boulder. Por cierto, no dice en ningún momento el nombre real de la protagonista, tan solo sabremos su apodo. El cual al conocer su significado (en la sinopsis lo dice) deja claro que no está puesto al azar, y aclara mucho de la personalidad de esta mujer.
Es una persona solitaria e independiente que encuentra su zona de confort en un barco, donde trabaja de cocinera. Es su forma de sentirse bien. Hasta que en un puerto conoce a Samsa. Y por ella se va al otro lado del mundo, a Islandia. Cambiando absolutamente su forma de vida. Pues los deseos de su pareja son totalmente diferentes, ya que quiere un hogar para formar una familia y desea ser madre.
Así que la vida de Boulder da un giro completo al pasar de vivir prácticamente aislada de todo y de todos al polo opuesto.
Pero, no es la única que tiene cambios en su día a día, porque la maternidad también influye en el comportamiento de Samsa. Y ambas se verán en un callejón con difícil salida.
Desde el inicio de la novela, por todo lo que va expresando la protagonista, me ha hecho reflexionar, ponerme en su piel y, sobre todo, me ha hecho pensar en las relaciones de pareja, en el vínculo tan estrecho que crea la maternidad, en como pueden cambiar las relaciones con el paso del tiempo y hacer que alguien se sienta fuera de lugar, que tenga la necesidad de volver a reencontrarse consigo misma. Lo que lleva casi como un efecto colateral a intentar la huida, a la necesidad de volver a encontrar refugio.

Algunas frases del libro:
“Creo que he descubierto qué es la felicidad: despertar silbando, no molestar a nadie, no dar explicaciones y desplomarse en la cama al alba, con el cuerpo aturdido por el cansancio y la cabeza despejada de todo el polvo y la hiel.”

“Puedo renunciar a cualquier cosa, porque nada es decisivo cuando te niegas a encerrar la vida en el calabozo de los relatos.”

“El lenguaje es y será siempre un territorio ocupado. Tengo la impresión de que me estacaron en él nada más nacer. Sólo el lenguaje puede lograr que pertenezcas a algún lugar, que no te extravíes. Es un sustrato que nutre. Parece que residiera en la mente, que bajase a la boca y se fundiera en los labios cuando se habla. Pero el lenguaje está en todas partes, ocupa las células más apartadas y las impulsa hacia lugares incomprensibles. Te alienta y te enferma, desorienta a tu instinto animal, te hace humana. Pero también puede ser la más tiránica. Se es responsable de cada palabra, no hay ninguna expresión inocente.”

Contracubierta o parte de esta:
La protagonista de Boulder se gana la vida como cocinera en un viejo barco mercante. Es la situación perfecta: soledad, una cabina, el océano, algún puerto en el que conocer mujeres y horas para encarar el vacío, para sentir la fuerza de la provisionalidad. Hasta que un día una de ellas consigue que abandone el mar, acceda a vivir entre cuatro paredes y se implique en la gestación asistida y en la educación de un hijo. ¿Qué ha hecho la maternidad con la mujer que en su día conoció en un bar de la Patagonia? ¿qué hará ella, animal enjaulado en una casa unifamiliar de Reikiavik?
Todo ha cambiado excepto su apodo, Boulder: esas enormes piedras aisladas en medio del paisaje, expuestas a todo sin que nadie sepa de dónde vienen ni por qué están ahí.

Traducción de Nicole d’Amonville Alegría
Título original: Boulder

Fotografía de la cubierta: Getty Images


lunes, 18 de abril de 2022

EL DÍA QUE LLEGÓ LA GUERRA de Nicola Davies


Ilustraciones de Rebecca Cobb

Un álbum ilustrado que surgió a raíz de una situación ocurrida en Reino Unido en el año 2016, cuando su gobierno se negó a acoger a tres mil niños refugiados, menores no acompañados. Y digamos que la gota que colmó el vaso para escribir esta historia fue que a una niña refugiada no la dejaron ir a un colegio porque no había una silla para ella.
Se publicó en el año 2018, pero su contenido puede aplicarse a cualquier país que esté o haya estado en guerra.
La voz del relato es de una niña, que un día cualquiera tras levantarse, desayunar en su casa, con su familia, e irse al colegio, dentro de una normalidad diaria, de repente, llegó la guerra. Y en ese momento se paraliza la vida de cada persona, empezando a llevar a cuestas la pesada carga que lleva el conflicto bélico, mientras intentan sobrevivir y, quien puede, irse lejos, dejando atrás prácticamente todo, y convirtiéndose en refugiado.
Las ilustraciones acompañan muy bien el texto. No son necesarias muchas palabras para describir lo que está pasando, lo que está sintiendo la pequeña protagonista.
Es triste, es terrible lo que cuenta y, a pesar de todo, entre tanta desolación transmite esperanza, aún queda una pequeña rendija por donde entra la luz.
La autora aporta su granito de arena, a modo de reivindicación, para que la sociedad abramos bien los ojos, y el corazón. Este álbum ilustrado puede llegar a los niños y a los mayores, porque todos queremos seguir levantándonos en nuestras casas, desayunar tranquilamente con nuestras familias, ir al colegio o al trabajo, pero que NO llegue la guerra.

Algunas frases del libro:
“Deseo que este cuento nos recuerde a todos el poder de la bondad y la virtud que tiene de dar esperanzas de un futuro mejor.”

“Pero la guerra me perseguía. Se me había pegado a la piel, a los ojos y a los sueños. Se había adueñado de mi corazón.”

Contracubierta o parte de esta:
Imagínate si un día cualquiera llegara la guerra y convirtieran tu ciudad en escombros.
Imagínate si tuvieras que hacer un viaje peligroso tú solo y que nadie estuviera esperándote al final.
Imagínate si perdieras todo lo que tienes y a toda la gente que conoces, y que de pronto un niño igual que tú te diera una cosa pequeña pero muy valiosa…

Traducción de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera
Título original: The Day War Came


sábado, 9 de abril de 2022

UN PAÍS CON MI NOMBRE de Alejandro Palomas


El estilo narrativo de este autor, para mí, es inconfundible y me encanta, es especialista en manejar emociones, en un carrusel que lleva de la alegría a la tristeza, y viceversa, en el mismo párrafo. Utilizando un lenguaje que reconforta, con palabras que te arropan. Tanto con lo que cuenta directamente como con lo que deja intuir. Y va más allá cuando no dice, pero lo imaginas. Y duele saber que va a ser así, y no quieres que sea eso, pero pieza a pieza terminará el rompecabezas que te hará estremecerte.
La novela está dividida en seis partes, con unos títulos que tienen mucho significado en cada una.
En todas se alternan los capítulos, narrados en primera persona por Edith y por Jon. Los dos protagonistas de esta historia, pero que no lo serían sin otros personajes: Violeta, Mer, Andrea, Suzume, sin olvidar a la elefanta Susi. Cada uno de ellos lleva su mochila a la espalda.
Otra característica que me gusta de Alejandro Palomas es lo bien que se le dan los personajes de niños, tiene algo especial con ellos, los hace muy creíbles, junto a la ternura que desprenden.
Además, sabe hablar de las relaciones personales, de las relaciones madre e hija y de la amistad. Y dentro de estas relaciones, y de la mirada interior de cada personaje, trata temas como: la ausencia; el vacío que deja huella; lo que fuimos, lo que somos, lo que seremos; el silencio sobre el pasado; los secretos; el dejar de ser; lo que dejas por el camino; la pena; los sueños. Creando un relato intimista que conmueve y deja su huella.

Algunas frases del libro:
“Las casas. Las casas y lo que dejamos bajo sus techos. El eco de las peleas, de los acuerdos, de las renuncias, las reconciliaciones, todas esas voces grabadas en las paredes, solapadas por las de los habitantes que llegan después. Las casas están construidas sobre frases, silencios y esperas, por eso los siglos no pueden con ellas. Están demasiado habitadas.”

“El enfado contra el mundo requiere tiempo y espera, a veces vidas enteras.”

“Ella no sabe que una madre sabe. A las madres no nos hace falta saber que sabemos. Esa conciencia se activa en el parto, en el momento en que sentimos la primera despedida y el plexo se rebela contra el mundo y se nos vuelve del revés, transformado de golpe en un pequeño radas que ya nunca dejará de serlo.”

Contracubierta o parte de esta:
Jon, cuidador de elefantes en el zoo, y Edith, viuda que vive con sus once gatos, son los únicos habitantes de una aldea abandonada. Vecinos solitarios primero y ahora buenos amigos, no imaginan que la noche en que la veleta del viejo campanario gira sobre sí misma, el ojo del tiempo se posa sobre la aldea y la vida de ambos está a punto de girar con ella.
La llegada de la primavera trae consigo una inesperada decisión por parte de la dirección del zoo, a la que se suma un perturbador anuncio: el Ayuntamiento al que pertenece la aldea restaurará la casona en ruinas del lago para convertirla en hotel rural. La doble noticia cambiará de golpe las vidas de Jon y Edith, empujándolos a dar un paso hasta entonces tímidamente contemplado.

Ilustración de la cubierta: Catrin Welz-Stein

Otros libros de este autor reseñados en este blog: “Una madre” (enlace aquí), “Un perro” (enlace aquí), “Un amor” (enlace aquí), “Un hijo” (enlace aquí) y “El tiempo que nos une” (enlace aquí)

Nota personal: 
el tiempo de ausencia que he tenido en el blog ha terminado con buen resultado. Aunque he echado de menos estar por aquí, compartir mis lecturas y pasar por otros blogs. Pero han sido meses que los momentos que me dejaba el trabajo (y eso que es entre libros) los he dedicado a estudiar el temario de una oposición. Ahora por fin he recuperado mis ratillos para leer por placer.