Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 7 de junio de 2019

ANTES DE LOS AÑOS TERRIBLES de Víctor del Árbol


Las novelas ofrecen mucho, por un lado trasladar al lector a mundos de ficción que nos harán soñar, viajar y evadirnos, pero por otro también están las que hablan de mundos no tan ficticios, las que se basan en situaciones reales, y contribuyen a hacer al lector consciente de hechos históricos. Y así es la historia que cuenta Víctor del Árbol, que tiene mucho de verdad, una verdad que no es demasiado lejana en el tiempo, que incluso hoy en día aún sucede, y a la que se le ha dado la espalda y casi olvidado porque el continente africano se ve desde la distancia.
Este libro comienza con un prefacio que se desarrolla en el verano de 2017 en España, cuando Isaías Yoweri decide contarle su propia historia a Cécile, una periodista con la que le vincula un hecho que marcó sus vidas. A partir de ahí los capítulos alternan fechas del 2016 con un pasado más lejano, de 1992 a 1994. Para concluir con un posible epílogo que es un final que remata el final y que tiene su conexión con el prefacio.
Isaías empieza a contar el relato de su vida cuando alguien de su pasado, Emmanuel K., va a verlo en Barcelona, unos veinte años después de que se hubieran visto por última vez. Este personaje le propone regresar a Uganda para asistir a un congreso, pues el gobierno trabaja en la reconciliación del país, y su testimonio es fundamental para que el mundo conozca lo que les hicieron.
Isaías duda qué hacer, tiene 36 años, una pareja estable, Lucía, esperan un hijo, tiene un negocio de arreglo de bicicletas, en definitiva, una nueva vida. Y regresar sería enfrentarse a su pasado, a sus fantasmas, como la sensación de que fueron víctimas pero no inocentes. Odia todo lo que significa para él ese país. Aunque también tiene sus vivencias y recuerdos antes de los años terribles, con una primera infancia feliz, vivida y compartida con sus padres, su hermana mayor Rebeca, su hermano pequeño Joel, su abuela y su amiga Lawino.
Pero con el apoyo de su pareja opta por ir a Uganda, llevándose otro golpe porque no es bien recibido. A su vez él en España también ha tenido que soportar ser “otro inmigrante negro”. Así que siente que no es nada en ninguna parte. Es un superviviente que se refugia en su propio interior, en el niño que lleva dentro. El que dejó de ser a los 12 años, cuando el LRA llegó a su poblado. Y junto a él, su hermano Joel, de solo 8 años, defendió a su padre. Ahí cambió todo.
Y es que la historia de Uganda es complicada. Los ingleses llegaron, se impusieron y se largaron dejándolos en el caos interno, a pesar de ser un país rico. Pero también había disputas y odios entre tribus. Siendo el pasado siempre presente. Ellos mismos eran el infierno y el paraíso. Y la creación del LRA con líderes como Joseph Kony que reclutaban niños (no decían secuestrar) para la guerra, aún fue más terrorífico.
Ante un tema tan espeluznante como el que se trata, que pone los pelos de punta y lo peor es que está basado en una realidad, aún así, la forma en que lo ha expuesto el autor, alternando el presente y el pasado en cada capítulo, ha conseguido que se vaya completando el puzzle de manera pausada, que podamos ir asimilando la información, la secuencia de unos hechos terribles, y que nos metamos en la piel de este muchacho, Isaías Yoweri, que representa a los miles de niños soldados secuestrados por el LRA, bajo el mando de personas irracionales. Quienes masacraron el país con matanzas, secuestros y guerrillas. Dejando a su paso una huella que persiguió también a quienes huyeron y pudieron ponerse a salvo, dejándoles tremendas secuelas psicológicas. Porque ¿cómo superar algo así? No solo por lo que tuvieron que vivir y las atrocidades que tuvieron que soportar, sino también en aquellos momentos ¿qué decisiones podían tomar? ¿cómo tenían que actuar?
Víctor del Árbol no solo ha contado una historia muy verídica que sirve de ejemplo y abre los ojos ante lo que sucedió en Uganda, sino que remueve conciencias, porque hoy en día aún hay niños soldados en el mundo. Para esta crítica social no ha dejado ningún cabo suelto, desde la referencia al libro “El corazón de las tinieblas” de Conrad, y el significado de que se lo regale a Isaías el malvado mercenario Christian MF, hasta la referencia a la fabricación de armamento en España, tan solo son un par de párrafos, pero suficientes para poner en entredicho a esa industria y a quien la sustenta. Así como relata lo difícil y complicado que es salir de un país en guerra, el paso por los campos de refugiados y la situación extrema y desesperada en que viven en ellos. La labor y la humanidad de las ONG y la ayuda internacional. Y sin dar demasiados detalles, pero bien reflejada, cuenta la odisea de recorrer, en este caso, 8600 km hasta llegar a Europa, pasando y sufriendo lo indecible. Para por fin en su llegada sentirse a salvo y respirar. Aunque el peso traumático siga sobre su espalda.
“Antes de los años terribles” es uno de esos libros que era necesario escribir para que la sociedad no olvide.

Algunas frases del libro:

Yo solo trataba de olvidar y sobrevivir. No confiaba en que contar las cosas pudiera cambiar nada. No me quedaba rebeldía, ni orgullo, ni perdón que pedir o dar. No tenía nada que decir. Solo quería continuar con mi vida.”

Yo no alcanzaba a imaginar lo difícil y heroico que puede ser el amor en tiempos de odio. Me parecía que lo natural era que si dos personas querían estar juntas pudieran estarlo sin más.”

Cuando la gente está furiosa la verdad no importa. Solo necesitan un chivo expiatorio.”

¿Cuánto daño podemos soportar sin rompernos por dentro? ¿Y cuánto de ese daño somos capaces de infligir a otros sin inmutarnos?”

Tardé en darme cuenta de cómo funciona el juego de la crueldad y el afecto: aniquila cualquier posibilidad de resistencia. Nunca sabes a qué atenerte, nunca sabes qué esperar, qué sucederá. ¿Será el palo o la zanahoria esta vez? Al final te entregas sin esperar más que lo que quieran ofrecerte, y lo que llega, sean golpes o caricias, lo aceptas con naturalidad.”

¿Cuál es la decisión cuando quieres hacer el bien? ¿Cómo sabes que no te equivocas?”

Callar para proteger, callar porque ya no se puede cambiar lo que ha pasado.”

Contraportada o parte de la misma:
La vida de Isaías volvió a empezar el día que llegó a Barcelona siendo un muchacho y dejó atrás su mundo. Después de mucho tiempo ha construido una nueva vida junto a su pareja, mientras intenta abrirse camino con un negocio de restauración de bicicletas. Todo cambia el día que recibe la visita de Emmanuel, un antiguo conocido que lo convence para que regrese a Uganda y participe en un encuentro sobre la reconciliación histórica de su país. Aceptar esa propuesta hará resurgir un pasado que Isaías creía haber dejado atrás. Se verá forzado a enfrentarse al niño que fue, mirarlo a los ojos sin concesiones y perdonarse a sí mismo, si quiere seguir adelante con su vida y no perder a su mujer, que pronto, y de la peor manera, descubrirá una terrible verdad: no siempre lo conocemos todo de aquellos a quienes amamos.

Fotografía de la cubierta: Alexander Grabchilev - Stocksy

Gracias a Ediciones Destino por el envío de este libro



jueves, 23 de mayo de 2019

LEER, VIAJAR, ESTAR VIVOS de Pepa Calero


Este libro-viaje se inicia con una presentación de la propia autora, que la ha subdividido en 6 partes, en las que explica el cómo y el porqué de esta aventura individual. Que empezó motivada por la búsqueda de las huellas de sus autores favoritos y los lugares donde se desarrollan sus novelas, siguiendo los pasos que dieron los personajes.
Su ruta literaria la llevó a ocho ciudades europeas Viena, Trieste, Varsovia, Budapest, Praga, Salzburgo, Berlín y Lisboa. Pero además, la autora quiso añadir Tánger en recuerdo a Paul Bowles. Y como punto final describe su visita a una de las librerías más bellas del mundo, Lello & Irmao, en Oporto.
Y quienes le han llevado a recorrer esos lugares han sido escritores como: Stefan Zweig, Joseph Roth, Musil, Sándor Márai, Mazda Szabó, Claudio Magris, Rilke, Italo Svevo, Fernando Pessoa, Antonio Tabucchi, Jan Neruda, Isaac Bashevis Singer, Adam Zagajewski, Irmgard Keun, Bertolt Brecht, y alguno más, de los que no solo nombra o rememora sino que también intercala algunas de sus citas.
Pero ese primer motivo de viajar por curiosidad literaria, se convirtió también en un viaje interior que le hizo concienciarse del mundo y las gentes que nos rodean. Apenas hizo fotos, porque todo lo guardó en su corazón. Cada población le dejó poso y recuerdos que seguirán en su memoria. Tal vez por esto, al escribir posteriormente estos itinerarios, los narró con sensibilidad y cierto tono poético.
Hizo un recorrido no solo por sitios conocidos y turísticos, sino también por otros que no lo son y que podrían pasar desapercibidos para otras miradas. Su curiosidad le llevó a callejear sin rumbo fijo, a pasear, a sentarse en los cafés, a encontrar pequeños rincones, como los mercados, unos en edificios, otros al aire libre, sus gentes, sus productos. Describiendo cada lugar y los sentimientos que le produjeron, descubriendo olores, sonidos y sabores. Además, acompañada por una banda sonora que es la música que identifica a grandes compositores nacidos en algunas de esas poblaciones, y que en ocasiones sonaba en directo tocada por músicos en sus calles y plazas.
Este libro refleja una bonita experiencia personal, que ha sabido transmitir en su narración, así como la añoranza que sintió al abandonar cada lugar y sus deseos de regresar algún día. Aquellos fueron viajes otoñales, tal vez su deseo se cumpla y regrese en otras estaciones del año, o también puede suceder que seamos nosotros, lo lectores, los que después de haber viajado leyendo, nos decidamos a seguir sus huellas.

Algunas frases del libro:

La cultura europea con su carácter reflexivo, pausado, es inconcebible sin los cafés. Allí la vida se saborea, mientras el tiempo detiene el latido para entrar en estos lugares recogidos, íntimos, particulares.”

Los libros definen mi vida. Sin ellos hubiera sucumbido a todos los naufragios que viví y, con toda certeza, me salvarán de todos los que quedan por vivir. Me hicieron libre.”

Al calor de un libro, las estrellas parecen más cercanas.”

Contraportada o parte de la misma:
Conocía Trieste, su café San Marcos y su jardín por la voz de Claudio Magris. Respiré el atardecer en Buda, en el Bastión de los Pescadores, al lado de Kristóf, el protagonista de Divorcio en Buda... Ay, Budapest, horas y horas contemplando el Danubio como si tuviera el río en los labio. (…) Visité estas ciudades en otroño. Tiempo de vacaciones. Hubo días de lluvia, días de frío, de viento, de cierta nostalgia, de anhelos. No había gente en los parques, nadie paseaba, solo se iba a algún sitio. Pocos turistas. Detrás de los cristales de un café, esperaba, como si la vida fuera eso, mirar tras las ventanas manchadas de un elegante café...”.

Foto de cubierta: Delaram Bayat

Gracias a Ediciones Casiopea por el envío de este libro


jueves, 16 de mayo de 2019

MATAR A UN RUISEÑOR de Harper Lee


Premio Pulitzer 1961
Con este título, tal vez, es mas conocida la película de 1962, basada en este libro, dirigida por Robert Mulligan, que se llevó el óscar al mejor guión, Horton Foote y al mejor actor, Gregory Peck.
Ahora, refiriéndome a la novela, es importante para situarnos trasladarse a la época y el lugar en que se desarrolla la trama, que son los años 30 en el sur de Estados Unidos, concretamente en Alabama. Tiempos en que no había los mismos derechos para todas las personas, y el trato a los blancos y negros era muy diferente.
La historia que se cuenta en esta novela está narrada en primera persona por Jean Louise Finch, a quien todos llaman Scout, una niña que tiene muy claro sus intereses particulares y sus preferencias, es un ejemplo de reivindicación del papel de la mujer. En el momento que transcurren los hechos ella tiene 8 años. Y su hermano Jeremy, conocido como Jem, tiene 12. Viven con su padre, Atticus, que es abogado, quien tiene muy claro que la justicia es igual para todos. Su madre murió, y quien les ayuda en la casa es Calpurnia, una mujer negra que es parte esencial de la familia, y a quien tienen mucho respeto, y que tiene un papel entrañable en el relato.
La narración comienza recordando un tropiezo que tuvo Jem, y a partir de ese hecho va contando donde viven, el recorrido cuando van al colegio, lo que les pasa en el mismo (por cierto las ideas de la profesora son un tanto retrógradas), sus aventuras con otros críos, y con su propio hermano, como ve a los vecinos (y con su imaginación de niños los misterios que se montan), como es su padre, la relación con él, la forma en que les enseña y les educa. Para ir poco a poco al tema del trabajo de Atticus y la situación más concreta del caso que lleva, la defensa de un hombre negro acusado de violación a una mujer blanca.
Por tanto es una situación difícil y complicada la que se plantea, en un período convulso entre personas blancas y negras, con una realidad, la de entonces, que era que siempre ganaba el blanco. Y la autora expone la situación poniendo en entredicho a la justicia estadounidense.
La historia está narrada con un lenguaje sencillo y directo, y que sea la voz de una niña la narradora hace más suave la exposición de lo que sucede. A su vez está muy bien estructurada, pues esa parte inicial, desde el punto de vista infantil, con su naturalidad y sinceridad, que va relatando su día a día, sus pequeñas aventuras, la relación del padre con los hijos, haciéndonos ver como es él, como se comporta ante las situaciones que se muestran, dando a entender que es una persona íntegra, honesta y tolerante, y mostrando como se lo transmite en la educación a sus hijos. Todo ese principio es talmente una introducción para llegar al tema principal, el racismo, y este asunto está expuesto también desde esa mirada infantil que consigue abrirnos los ojos y hace que reaccionemos ante ciertas actitudes adultas. Tratando además otros temas como: tolerancia, injusticia, feminismo, ética profesional, prejuicios, convivencia, educación, desigualdad social.
Desde luego una novela muy recomendable, con unos personajes muy bien definidos, y que expone claramente una realidad, en un momento concreto, en un lugar concreto, pero que es totalmente atemporal y extrapolable incluso a hoy en día.
Además es bonito como resuelve la trama, como enlaza con el principio y, sobre todo, como convierte la expresión “matar a un ruiseñor” en una metáfora sobre la inocencia.

Algunas frases del libro:

Uno no comprende de veras a una persona hasta que considera las cosas desde su punto de vista.”

Para poder vivir con otras personas tengo que poder vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno.”

Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final pase lo que pase.”

Contraportada o parte de la misma:
Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama, cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca.

Traducción de Baldomero Porta

Fotografía de portada: Getty Images



lunes, 6 de mayo de 2019

TODO LO DEMÁS ERA SILENCIO de Manuel de Lorenzo


Al principio en una nota del autor hace referencia al poeta Félix Grande y recuerda uno de sus versos: “donde fuiste feliz alguna vez no debieras volver jamás”. Y expresa su propia opinión, diciendo que sí hay que volver “porque en ocasiones es la única forma de recuperar esa pequeña parte de uno mismo que se quedó para siempre en aquel lugar. Esa parte que nos falta”. Y este inciso antes de comenzar la novela cobra su sentido cuando la terminas. Porque la historia de Julián y de Lucía, sobre todo, de ella, tiene algo de búsqueda de uno mismo.
Para mi, aparte de que me trae a la memoria la canción “Peces de ciudad” cantada tanto por Joaquín Sabina como por Ana Belén. Me ha dado que pensar y me quedo en un término medio, pues a un lugar que ha sido especial en determinada ocasión, podría volver y seguiría siendo especial, pero las sensaciones no serían las mismas, podrían ser parecidas pero no iguales a esa vez tan feliz, porque cada momento es único e irrepetible.
Pero volviendo a los protagonistas de este relato, una pareja dichosa, que se quiere, de la que sabremos como se conocieron, como han compartido su vida, y como en un momento determinado el azar les juega una mala pasada. Mostrándonos a partir de ese hecho el cambio que se produce en su interior, como se enfrenta cada uno a esa circunstancia, y la forma en que lo interiorizan y lo exteriorizan.
Mientras Julian necesita trocitos de normalidad, y asimila lo que va sucediendo, intentando comprender a su pareja. Lucía busca reencontrarse con su pasado, e inicia un viaje que le llevará a Galicia. Por cierto, hace una escueta referencia a los incendios forestales, que tanto mal han hecho en esa tierra. Y se refugia en sus recuerdos y en la lectura y relectura de un libro de Josefina Vicens, “Los años falsos”. Que he leído que es una novela existencialista. A su vez hay referencias a otras escritoras mexicanas, Elena Garro e Inés Arredondo.
Y lo que les está ocurriendo a esta pareja da pie a la reflexión, a que pensemos en nosotros mismos, en momentos parecidos, en cómo afrontaríamos una situación así, o todavía más profundamente sopesemos si estamos en manos del destino, de la casualidad o del azar.
Por tanto el tema da para mucho, sin embargo no he conseguido empatizar con los personajes, porque no he sentido emociones, no me ha transmitido sentimientos. Tan solo alguna frase me ha conmovido y en concreto el mensaje que deja escrito Lucía a Julián, ese sí me ha llegado.
Además, tal vez porque también acabo de pasar por una situación de acompañante en un hospital, y el personal sanitario ha sido claro y no ha ido con rodeos, pues no me ha sido muy creíble el papel del médico en esta novela, poco comunicativo y dejando más bien un halo de misterio en sus apariciones. Así como me ha descolocado el salto que hay del capítulo 27 al 28, pues he tenido la sensación de que falta algo que transmita más emociones en un momento de tanta delicadeza como el que sucede.
Aún así la historia de Lucía y Julián lleva a la reflexión, porque podría ser la de cualquiera, la nuestra, la de alguien cercano, la de tantas y tantas personas que un día, en un determinado momento, su (mi, nuestra) vida gira inesperadamente y hace que te replantees todo.

Algunas frases del libro:

“Asombrosamente, la vida parecía seguir adelante a pesar de sus circunstancias.”

“Uno se da cuenta de que su amistad con otra persona ha dejado de ser frágil o indecisa cuando un día observa que esa relación se ha vuelto indiferente al silencio.”

“Me pregunto si es posible echar de menos algo que no se ha tenido. Si es posible echar de menos aquello que no se ha vivido.”

Contraportada o parte de la misma:
Lucía y Julián son una pareja como tantas otras, dos personas que saben aprovechar las pequeñas dosis de felicidad cotidiana que les regala la vida. Sin embargo, de un día para otro su realidad da un vuelco y se topan de frente con el dolor y el abismo.
Eso hará que los dos emprendan un viaje hacia los orígenes – un viaje físico y psicológico, conjunto e individual – en el que descubrirán el inmenso valor de los recuerdos.

Fotografía de la portada: Reilika Landen / Arcangel

Gracias a la editorial Suma de Letras, Penguin Random House Grupo Editorial y al proyecto Edición Anticipada por el envío de este ejemplar.





miércoles, 1 de mayo de 2019

SIETE CUENTOS MORALES de J.M. Coetze


Premio Nobel de Literatura 2003

Son 7 relatos independientes, que no siguen una cronología temporal, pues al final de cada uno indica cuando fueron escritos, y las fechas varían hacia delante y hacia atrás en el tiempo. Parecen inconexos pero tienen un fondo común, que es que el autor muestra su pensamiento y sus inquietudes sobre ciertos temas, como la vejez, la soledad, la relación de una madre y sus hijos, el maltrato animal, el sexo. Y en 5 de ellos lo hace a través de un mismo personaje, Elizabeth Costello, al que ya había recurrido en otros libros, incluso hay uno titulado así. Y es como su alter ego. Por lo que resulta interesante buscar y leer sobre la vida del autor, para entender mejor el porqué expresa y habla sobre estas materias.
Del primero al último de los cuentos consigue llevar a la reflexión, a que pensemos sobre la naturaleza humana, que nos pongamos en el lugar del personaje y opinemos sobre su comportamiento. Incluso en cada historia lanza preguntas, algunas sin la respuesta, haciendo que nuestra mente también se ponga en marcha con respecto a esos asuntos. Que no dejan para nada indiferente.
También hay referencias a Chejov, Robert Musil, Agustín, Thomas Hardy, Heidegger, Keats, que motivan a acercarse a sus textos.
Seguramente no es el mejor libro para conocer la narrativa de Coetze, al ser de relatos, porque siempre parece que saben a poco. Pero es el que tocaba en el club de lectura de la biblioteca. Y tras leerlo apetece buscar alguno de sus otros libros.

Algunas frases del libro:

¿Acaso es irracional desear algo muy intensamente y hacer lo que sea necesario para conseguirlo?”

La alianza es el único signo visible que distingue a una mujer casada de otra que solo es una mujer. Si hay algún otro signo, invisible, no sabe qué puede ser. Específicamente, cuando mira su corazón, lo único que ve es que ella es ella misma.”

De un ánimo sombrío no surgen pensamientos interesantes.”

Contraportada o parte de la misma:
Los seguidores de John M. Coetzee reconocerán a la feroz pensadora Elizabeth Costello, cuyas «ocho lecciones» nos llegaron a través del libro que lleva su nombre, de 2003. Se trata de una ficción didáctica, pero a su vez los relatos sorprenden por su capacidad de convocarnos a reflexionar sobre los desafíos que compartimos y que van más allá de lo individual.
Hay algo en este libro que recuerda la antigua, perenne ley del budismo: compasión hacia todo ser viviente. «Siempre abrigué la convicción de que tengo cierto grado de acceso -¿cómo decirlo?- a la interioridad de los animales -dice Costello-. [...] Por la facultad de la empatía que, en mi poco científica opinión, es innata en nosotros. Nacemos con esa facultad [...] y podemos optar por cultivarla o dejar que se marchite».
Cada uno de estos Siete cuentos morales del premio Nobel funciona como un rompecabezas, un objeto hipnotizante que parece llevarnos a otra parte pero termina por reubicarnos frente a nuestra propia realidad. Nos proponen nada menos que repensar cómo interpretamos las consecuencias de nuestras decisiones cotidianas.
Elizabeth Costello lucha por asegurar la cristalización de pensamientos que pocos se esforzarían por comunicar. Dudas acerca de la moral de nuestra relación con el mundo, de nuestra capacidad de comprender otras formas de vida y de llevar con responsabilidad la convivencia con ellas.

Traducción de Elena Marengo

Fotografía de la portada: Nico Hardy



lunes, 8 de abril de 2019

REINA ROJA de Juan Gómez-Jurado


Este escritor va superándose así mismo en cada nueva novela, convirtiéndose cada vez en más experto en thrillers.
En “Reina roja” consigue atrapar al lector desde el principio gracias a capítulos cortos y a una trama bien elaborada, que no deja intuir demasiado, sorprendiendo constantemente y con una buena dosis de acción.
Pero esta historia no es solo argumento, también tiene unos personajes que hacen más intenso todo.
Antonia Scott, un mujer peculiar, de la que a cuentagotas iremos conociendo su complejo perfil. Siendo clave la carga que continua llevando de su pasado. Y como dato interesante la buena relación con su abuela, su ayuda en la distancia, una mujer que esperaba que saliera más en el libro.
Jon, es inspector de policía, al que un hecho reciente le transforma su vida laboral, y que también lleva su lastre en el camino. Y del que sobre todo sabremos que no está gordo sino, como hubiera dicho mi abuela, es ancho de espaldas.
Ambos parecen muy diferentes, pero los dos tienen en común que necesitan salir a flote. Siendo la complicidad que surge entre ellos un punto de unión que les hará bien.
Y quien los junta para trabajar es Mentor, un hombre misterioso, que está detrás de un ambicioso proyecto de colaboración entre países europeos.
Por supuesto esta pareja de investigadores tendrán que encontrar al malo, un personaje que poco a poco irá definiéndose, o por lo menos eso creeremos.
Pero también hay otros personajes relevantes, algunos pueden ser fácilmente identificables con personas reales, aunque como suele decirse “todo parecido con la realidad es pura coincidencia”. A través de ellos hace una clara crítica social.
Y según avanza el relato van apareciendo otros con intervenciones más cortas pero que ayudan a completar el puzzle.
Entre medias encontramos algunas indirectas (muy directas) sobre la sociedad actual, así como frases claramente identificables de canciones de Joaquín Sabina. Lo mismo que algunos puntitos de ironía. Y curiosidades muy interesantes como los qanats en Madrid. Pero lo que prevalece todo el tiempo es intriga y tensión hasta la última página, porque no todo es lo que parece, o lo que nos hace ir creyendo el autor.

Algunas frases del libro:

Para encontrar cualquier solución hay que saber dónde estás respecto al problema.”

El mundo está manejado por los mediocres, los egoístas y los idiotas. Muy especialmente estos últimos.”

Las mejores réplicas se te ocurren siempre después.”

¿En qué momento dejamos de ser los cazadores para convertirnos en presas?”

Hacer lo correcto está al alcance de muy pocos.”

Contraportada o parte de la misma:
Antonia Scott es especial. Muy especial.
No es policía ni criminalista. Nunca ha empuñado un arma ni llevado una placa, y, sin embargo, ha resuelto decenas de crímenes.
Pero hace un tiempo que Antonia no sale de su ático de Lavapiés. Las cosas que ha perdido le importan mucho más que las que le esperan ahí fuera.
Tampoco recibe visitas. Por eso no le gusta nada, nada, cuando escucha unos pasos desconocidos subiendo las escaleras hasta el último piso.
Sea quien sea, Antonia está segura de que viene a buscarla.
Y eso le gusta aún menos.

Imagen de la portada: fotografía de Mariela Apollonio

Otros libros de este autor reseñados en este blog: “Cicatriz” (enlace aquí) y “El paciente” (enlace aquí)


domingo, 31 de marzo de 2019

BRAVURA de Emmanuel Carrère


Me ha resultado una lectura lenta, densa y complicada, pues es difícil distinguir el relato dentro del relato. Porque la narración es toda seguida, sin capítulos, mezclando épocas. Además, más o menos las primeras 100 páginas son un tanto desconcertantes, con la vida de Polidori, que deja la sensación de ser un ser desesperado, al borde del suicidio, adicto al opio y que sufre alucinaciones. Y de repente aparece otro personaje, el capitán Walton, hay un manuscrito por en medio, y estando a principios de 1800 suena un teléfono. Y tuve que retroceder con la lectura, pensando que me había saltado algo, pero no, la estructura es así de original.
A partir de ese momento, con la aparición del personaje de Ann, hay un cambio radical en la narración y en la historia que se cuenta, siendo la lectura más ágil, creando mayor interés, y con cierta intriga. Pues ella misma se enfrenta a la encrucijada de intentar comprender quién es quién, entre el capitán Walton, Polidori y Víctor Frankenstein. Viéndose envuelta en un juego de pistas absurdo. Con un sorprendente final, que me ha recordado a una obra teatral.
Pero la novela continua, y regresamos a 1816, en villa Diodati, junto al lago Leman en Ginebra, donde Lord Byron, Polidori, Percy B. Shelley y Mary Shelley compartieron unos días, y como consecuencia del mal tiempo, para estar ocupados, propusieron escribir cada uno un cuento de terror. De ahí surgió “El vampiro” de Polidori y “Frankenstein” de Mary Shelley. Y aquí vuelve otra vez a ser complicado seguir el hilo, pero acaba resolviéndolo de manera sorprendente.
Lo mejor que he extraído de esta extraña lectura han sido las figuras de Mary Shelley, de Lord Byron y de Polidori, consiguiendo abrir la curiosidad sobre ellos, aquella reunión, sus libros y especialmente sobre Frankenstein. Que por cierto puede ser una lectura complementaria a esta novela y creo que puede ayudar a entender mejor el contexto. Planteado por Carrère como un juego iniciado en 1816, basándose en hechos y personajes reales, con su versión particular de lo acontecido.

Algunas frases del libro:

Tomad unas hojas de papel y durante tres días seguidos escribid todo lo que se os pase por la cabeza, sin desnaturalizarlo y sin hipocresía. Escribid lo que pensáis de vosotros mismos, de vuestra mujer, de la guerra turca, de Gpethe, del crimen de Fonk, del Juicio Final, de vuestros superiores y, al cabo de tres días, os quedaréis estupefactos al ver cuántos pensamientos nuevos, nunca expresados todavía, han brotado de vosotros. En esto consiste el arte de convertirse en tres días en un escritor original.”

Contraportada o parte de la misma:
De 1816 se dijo que fue el año sin verano. La erupción de un volcán indonesio alteró la meteorología incluso en lugares tan lejanos como Suiza. Allí, en la villa Diodati, Lord Byron y sus invitados – su médico y secretario Polidori y los Shelley, Percy B. y su esposa Mary – soportaban como podían la lluvia y el frío del inexistente estío. Para combatir el aburrimiento, se retaron a escribir cada uno una historia de terror. En aquella velada, que se conoce como la noche de los monstruos, nació el Frankenstein de Mary Shelley, y también El Vampiro de Polidori.

Traducción de Jaime Zulaika

Imagen de la portada: Emilie Duchesne / Getty Images



lunes, 25 de marzo de 2019

CAMILLE de Pierre Lemaitre


Es el último libro de la tetralogía protagonizada por el comandante Camille Verhoeven. Los anteriores son “Irene” (reseña aquí), “Alex” (reseña aquí) y “Rosy & John” (reseña aquí). Como cualquier serie de libros aconsejo leerlos en orden, pues siempre sitúas mejor algunos detalles, y perfilas mejor al personaje principal. Además en este caso concreto sí que tiene referencias, sobre todo, del primer libro, que marca bastante el carácter de Camille Verhoeven.
Este comandante es una persona peculiar, por su forma de trabajar, es muy meticuloso, se ha forjado asimismo, superando con creces el reto de su baja estatura, 1,45 cm. Pero continua marcado por un suceso anterior que todavía le pasa factura, todavía no ha superado los duelos del pasado. Y mantiene su refugio y su afición por dibujar bocetos.
La novela está estructurada en tres capítulos que son tres días, y a su vez cada uno está subdividido en horas. Como consecuencia de este formato se alimenta la intensidad de los acontecimientos, empezando por la primera escena, que apenas transcurre en 40', y destaca por el encarnizamiento de los autores de los hechos. Una vez más Pierre Lemaitre crea escenas que rayan en la brutalidad, en la crueldad, en la inhumanidad de los humanos.
A su vez la trama está bien confeccionada, el personaje de Anne se cruza en cierto momento con la persona equivocada en el lugar equivocado, y el encadenamiento de circunstancias y la suma de coincidencias desembocan en una fatal situación para ella. Y en el mundo literario de las casualidades Verhoeven es su pareja, por lo que él se ve involucrado hasta los huesos en el objetivo de salvarla, haciendo todo lo posible por llevar el caso, por resolverlo, saltándose normas y protocolos internos, en una carrera contrarreloj para conseguirlo. Contando solamente con la complicidad de su compañero Louis, quien conoce su pasado.
Entre giros del argumento que por un lado sorprenden y por otro pueden ayudar a deducir algunas cosas, la cuestión es que para mi la clave se encuentra en esta frase “un asunto personal que se ha convertido en un caso”. Y si quieres saber más, pues los libros de la serie Verhoeven te están esperando.

Algunas frases del libro:

La toma de huellas ha finalizado, los técnicos se han marchado, los trozos de cristal han sido recogidos y el perímetro del atraco está marcado con cinta adhesiva, a la espera de los peritos y los técnicos de seguros. Después lo aislarán todo, llamarán a los albañiles y en dos meses quedará como nuevo, y un atracador demente podrá volver a disparar a la clientela en horario comercial.”

Olvidar es inevitable. Pero olvidar no es sanar.”

Contraportada o parte de la misma:
Anne Forestier queda atrapada en medio de un atraco a una joyería en los Campos Elíseos. Tras recibir una paliza que la deja al borde de la muerte, tiene la suerte de sobrevivir... y la condena de haber visto la cara al asaltante. Su vida corre un grave peligro, pero Anne cuenta con la ayuda del hombre al que ama: el comandante Camille Verhoeven. Este estará dispuesto a actuar al margen de la ley con tal de protegerla. Pero ¿quién es ese enemigo, y por qué ese empeño tan feroz en acabar con Anne?

Traducción del francés de Juan Carlos Durán Romero

Imagen de la cubierta: Tigran Tsitoghdzyan




martes, 5 de marzo de 2019

LA POSADA JAMAICA de Daphne du Maurier


Conviene situarse en la época de la escritora, 1936, y trasladarse al tiempo en que se desarrolla la acción, unos cien años antes, en la Inglaterra del siglo XIX, más en concreto en la zona de Cornualles.
Lo que más me ha impresionado ha sido la minuciosidad en las descripciones de los paisajes y de la casa. Tan realistas que se visualiza con claridad la ambientación. La cual es predominantemente inhóspita, sombría, fría, gris, siniestra. Talmente un invierno de tormentas muy lúgubre y desolado. Dejando unas sensaciones que te empatizan con lo que están viviendo los personajes en un entorno de maldad, crueldad, dolor, malhechores, salteadores, violencia y machismo.
La figura central es Mary Yellan, una joven de 23 años, decidida, valiente y aventurera. Parece adelantada a su época, y en su obligada llegada a la Posada Jamaica (pues ha quedado huérfana y allí vive su único pariente) se marca como objetivo salvar y sacar de allí a su tía Patience, una mujer sumisa y aterrada, por la relación con su marido, Joss Merlyn, un hombre tirano, alcohólico y violento. Tan distinto a su hermano Jess Merlyn, quien en apariencia es tosco y rudo, pero que tiene un punto con el que encandila a Mary. Aunque ella no se deja amedrentar por ningún hombre, sólo confía en sí misma. Sin embargo no le viene nada mal cada vez que aparece en los momentos necesarios un hombre misterioso y educado, a modo de caballero que siempre salva a la dama, y que no es otro que el vicario de Altarnun.
Desde el principio el argumento mantiene la intriga, hay datos que pueden imaginarse pero no resultan certeros hasta avanzada la historia, por los giros que se van produciendo. Sin embargo predomina la aventura sobre el misterio, y tiene un toque de romance que para mi flojea hacia el final.
Como datos complementarios: esta novela fue llevada al cine por Alfred Hitchcock en 1939, quien también adaptó a la gran pantalla algunas de sus otras obras “Rebeca” (1940) y “Los pájaros” (1963)

Algunas frases del libro:

Tenía la sensación de que eran las dos como ratones en una ratonera, que no podían escapar, y él jugaba con ellas como un gato monstruoso.”

Contraportada o parte de la misma:
Daphne du Maurier explicaba en una nota preliminar que el establecimiento al que alude el título aún seguía en pie y que la novela era el producto de sus fantasías sobre cómo habría sido ciento veinte años antes. La acción arranca precisamente con un recuerdo clave de la imaginación romántica: un carruaje que atraviesa los páramos de Cornualles es zarandeado por la tormenta y en él una joven huérfana, Mary Yellan, se dirige al encuentro del único familiar que le queda, su tía Patience, que junto con su marido regentea una lóbrega y aislada posada de mala fama... a la cual el cochero apenas se atreve a acercarse.

Traducción de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera

Imágenes de la cubierta: Grabado de E. Francis, Heritage-Images / The Print Collector / akg-images; Grabado de Rembrandt van Rijn, Shutterstock



lunes, 11 de febrero de 2019

TRES MIL NOCHES CON MARGA de Pedro Ramos


Tres espacios temporales: 1986, 1997 y 2006
Tres títulos distintos para cada uno: heroína, matrimonio y Navidad.
Tres denominaciones para la protagonista: Margarita, Marga y M.
Y tres mil noches de silencios y secretos.
Esta es la historia de una mujer, con su antes, su durante y su después, que van forjando su carácter. Alguien que actúa como debe actuar y que se mantiene en el camino que ha ido eligiendo gracias a su determinación. Destaca su temperamento poco familiar que ha sido alimentado en el propio seno de su familia, personas mayormente poco comunicativas y que no saben decir lo que sienten. Y lo que estas actitudes generan son tensiones y rencores en la convivencia, incluso los distancia. Y por ello, aunque Marga va consiguiendo sus metas profesionales, lo paga con la soledad y la falta de amor. A lo que tiene que sumar la postura de su padre, machista recalcitrante, quien desprecia la vida que ha ido seleccionando su hija.
Con un narrador observador que relata lo que ve, incluso opina, produciendo al lector un efecto como de cine. Así por ejemplo, la escena del tren, con la despedida padre e hija, y una foto, me ha parecido totalmente la secuencia de una película. Y un golpe de efecto tremendo para el desarrollo de la trama.
Pero en este revoltijo de presente y pasado, con recuerdos, momentos importantes, eventos, trabajos, situaciones que explican otras, padres, hijos, hermanos, primos, abuela, amigos, veranos inolvidables, y todo lo que conllevan las relaciones familiares y personales. También hay sitio para intercalar algunas noticias de la actualidad de cada época. Temas como la heroína en Galicia y la lucha de las madres contra la droga, o como ETA y en concreto el secuestro y asesinato de Miguel Angel Blanco, son parte del tejido de esta novela. Asimismo tienen su pequeño espacio algunas referencias musicales que hay entre las páginas, inclusive el propio título del libro, aunque éste también tiene otro significado muy importante.
Para mi la lectura ha tenido altibajos, pues hay momentos que me decían poco, aunque la combinación de espacios temporales me ha hecho mantener la curiosidad por saber más. Y el autor ha sido muy cauto y ha dejado para casi el final el meollo de todo, y me ha gustado como lo ha hecho, efecto sorpresa. Quedándome interrogantes que llevan a la reflexión, preguntas sobre si la verdad es mejor decirla u ocultarla, y sobre todo ¿qué precio se tiene que pagar según la decisión que se tome?

Algunas frases del libro:

No todo es causa y efecto, existe un umbral para la incertidumbre, un margen de error donde nosotros no podemos hacer nada.”

Por muy analítica que sea su mente, hay escenarios que los sentimientos pueden llegar a bloquear.”

La música tiene la capacidad de transportarnos en el espacio y en el tiempo.”

Somos lo que hacemos y lo que dejamos de hacer.”

Contraportada o parte de la misma:
Marga es una joven bióloga gallega, brillante en su profesión, que hace seis años que trabaja como investigadora en Alaska. Desde entonces nunca ha vuelto a Galicia para visitar a su familia, y el vínculo con sus orígenes se reduce a las pocas llamadas telefónicas con su madre.
Pero en su última conversación recibirá la noticia de la enfermedad de su padre y, a pesar del miedo a enfrentarse a los fantasmas de su pasado, decidirá regresar de inmediato. El reencuentro familiar abrirá inevitablemente heridas mal curadas, y Marga se debatirá entre contar aquello que la hizo alejarse de todos sin dar más explicaciones o mantenerlo en secreto, y seguir viviendo en un extraño equilibrio entre el sentimiento de culpa y la responsabilidad de amparar a los suyos.

Fotografía de la cubierta: Mohamad Itani – Millenium Images, UK


domingo, 27 de enero de 2019

TODOS LOS VERANOS DEL MUNDO de Mónica Gutiérrez

Leo el blog de Mónica Gutiérrez, Serendipia (enlace aquí), y siempre regreso porque me gusta como escribe. Además, en otros blogs sobre libros he leído reseñas sobre sus novelas, que me han animado a elegir una porque me apetecía ser partícipe de la buena sintonía que transmite en sus relatos, ya que son novelas feelgood. Y el resultado de la experiencia ha sido bueno, aunque no creo que ahora me haga adicta a este género literario, pero ha sido como cuando veo una película de comedia romántica y me hace más agradable la tarde del domingo. Que sienta muy bien de vez en cuando.
En “Todos los veranos del mundo” la narración es en primera persona, por Helena, quien ha regresado después de un tiempo a la casa familiar de verano en un pequeño pueblo de los Pirineos. Produciéndose el reencuentro con su madre y con sus hermanos, Xavier y Silvia, y por tanto la complicación de retomar la convivencia familiar, por el tiempo pasado y por la ausencia de su padre. El motivo de volver es su próxima boda, que en realidad es un paso más en su rutinaria vida en la que hace las cosas porque se supone que hay que hacerlas.
Pero su reencuentro será también con el pasado, con Marc, su mejor amigo de la infancia, compañero de aventuras, con los recuerdos de los veranos más felices, en aquel lugar que es otro mundo, otro tiempo, otras sensaciones. Y es el único sitio donde Helena es ella misma.
La trama me ha parecido sencilla y predecible, con el hilo principal protagonizado por Helena, con su llegada al pueblo y la amabilidad y buena disposición de los vecinos, la sensación de tranquilidad y de que todo es muy adorable. Así como la evolución de su vida convencional a reencontrarse con ella misma, recuperando las mejores cosas.
Pero también me he encontrado con momentos que me has resultado deliciosos:
  • En este rincón del mundo se encuentra una pequeña librería con un librero atípico que lo que desea es tener conversaciones.
  • La fábrica de galletas de su familia.
  • Los recuerdos sobre su padre.
  • Las conversaciones con su sobrina.
  • La complicidad con los hermanos (como el momento calcetines).
  • La figura del señor Serra símil de Eduardo Mendoza.
  • Las referencias a Wendy y su Peter Pan.
Y es que entre la narración hay pequeños detalles de esos que llenan y dan vida. Que producen nostalgia, porque hay instantes que te recuerdan a momentos vividos y añorados. Y otros que sacan sonrisas por el tono utilizado. Pero lo principal es que siempre está presente el optimismo. Y sí, hay mensaje, por lo menos yo me he quedado con que los sueños se pueden conseguir, que la vida da segundas oportunidades, y que lo mejor es sentirse bien con uno mismo y no tener miedo a los cambios.

Algunas frases del libro:

En aquellos días aprendimos a escuchar el lenguaje en el que hablaban nuestras respectivas conciencias. Y nos sorprendió que no fuera tal el abismo que distaba entre las dos cuando éramos capaces de emocionarnos con la misma música.”

Aprende a escuchar a tu corazón y déjate de convencionalismos o de deseos ajenos.”

Contraportada o parte de la misma:
Helena no sabe cómo sobreviven las familias cuando coinciden todos sus miembros adultos bajo el mismo techo, pero está a punto de averiguarlo. Decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos los veranos de su infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. La pequeña localidad a pie de los Pirineos ha permanecido casi inmutable en el tiempo, con sus amables habitantes y sus gratos recuerdos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida deja de ser tranquila en el pueblo. Quizá sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.

Ilustración de la cubierta: Shutterstock