Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

domingo, 17 de noviembre de 2019

EL DOMINGO DE LAS MADRES de Graham Swift


Esta corta historia se desarrolla en Inglaterra en 1924. Narrada por Jane Fairchild, que entonces tenía 22 años. Pero es con 98 años cuando habla de sus recuerdos, mas bien de las sensaciones que recuerda de un día concreto, conocido como el domingo de las madres, que era el día en que el personal de servicio tenía libre e iba a visitar a sus familias. Pero ella, que trabajaba de criada en casa de los Niven, era huérfana, por lo que pasó ese día con su amante secreto, Paul Sheringham, un joven de buena posición que residía en una casa vecina. Precisamente las escenas de su relación están descritas con mucha delicadeza y amor, sugiriendo el erotismo del momento.
La narración va hacia adelante y hacia atrás, repitiendo escenas desde diferentes puntos de vista. Varias veces empieza con “Érase una vez...” Y es que Jay (Jane) necesita recuperar la memoria de aquel día que marcó un antes y un después en su vida. Momento que acabó siendo el impulso que la lanzó a convertirse en quien fue. Previamente había tenido la suerte de que en el orfanato le enseñaron a leer, y cuando trabajó en casa de los Niven tuvo acceso a la biblioteca, pues tenía cierta complicidad con el señor Niven, a quién le sorprendía que leyera libros de aventuras, los llamados libros para chicos. Y sin saberlo fueron las primeras puertas que se le abrieron para descubrirse a sí misma. Una mujer que no sabía su origen, ni su verdadero apellido ni siquiera su fecha real de nacimiento.
La novela trata diversos temas, como las diferencias entre las clases sociales; la discreción del personal de servicio; la huella que dejaron en las familias los jóvenes fallecidos en la Primera Guerra Mundial; los libros y los escritores, especialmente Joseph Conrad; el azar y como en un momento todo puede cambiar; la búsqueda de identidad.
Por lo que, aunque aparentemente parece un relato sencillo, al terminarlo te traspasa la inquietud interior de la protagonista.

Algunas frases del libro:
“¿Puede uno mirarse en un espejo y ver a alguien distinto? ¿Puede uno atravesar un espejo y su otra persona?”

“La gente leía libros, ¿no?, para huir de sí misma, para escapar de los problemas de la vida.”

“Contar historias, contar cuentos. Siempre con la insinuación de que traficas con mentiras. Pero para ella no sería nunca otra cosa que la tarea de llegar a la médula, al meollo, al corazón, al núcleo, al fondo: la empresa de contar la verdad.”

“Todas las escenas. Imaginarlas no era sino imaginar las posibles, e incluso predecir las reales. Pero era también invocar las no existentes.”

“La vida misma podía ser una aventura.”

Contracubierta o parte de la misma:
Inglaterra, 30 de marzo de 1924. El Domingo de las Madres. Una jornada en la que las criadas vuelven a sus casas para visitar a sus familias. Pero Jane Fairchild, de veintidós años y que trabaja para los Niven, es huérfana, y pasa ese día de un modo muy distinto. Se cita con su amante, Paul Sheringham, el único hijo vivo de los vecinos de los Niven, que han perdido a los otros en la guerra. Jane y Paul llevan años de relación clandestina, pero ha llegado el momento de dejarlo, porque él va a casarse con una chica de su clase social dentro de dos semanas. La pareja hará el amor por última vez, pero después de despedirse sucederá algo inesperado que cambiará para siempre la vida de ella...
En los años que le quedan por delante, Jane acrecentará su interés por la lectura – a través de los libros de Conrad –, trabajará en una librería de Oxford y con el tiempo se convertirá en una novelista de éxito, en una forjadora de ficciones. Pero nunca olvidará lo sucedido aquel 30 de marzo de 1924.

Traducción de Jesús Zulaika

Ilustración de la cubierta: Christie's Images / Bridgeman Images. Colección privada.




lunes, 4 de noviembre de 2019

LA BIBLIOTECARIA de Salley Vickers

Esta historia, ambientada en la Inglaterra rural en el año 1958, es una defensa de las bibliotecas, especialmente de las bibliotecas infantiles, y de los bibliotecarios. Con pensamientos tan curiosos e interesantes como la influencia que puede tener un mismo libro en varias generaciones.
Está estructurada en dos partes, la primera es la más extensa, con su inicio, nudo y desenlace. Y podría haber terminado ahí. Pero no, luego hay una segunda parte, muy corta, que da un salto en el tiempo, y que es un viaje interior al pasado, a los recuerdos de alguno de los personajes, al poso que les dejó una bibliotecaria y su amor por los libros, durante su infancia. Convirtiéndose este segundo final en la esencia de la novela.
Pero el relato no solo trata de libros, bibliotecas, lectura y bibliotecarios, sino también de la vida, sobre todo, del día a día de una joven de 24 años, Sylvia, que llega a una pequeña población inglesa en 1958, y tiene que adaptarse al nuevo pueblo, a sus gentes, a la relación con sus vecinos, con los que se lleva mejor o peor. Y ella que desde pequeña había encontrado refugio en los libros debido a la poca relación que tenía con sus padres, y a la buena influencia de su bibliotecaria, quiso transmitir a los niños del lugar esa pasión. Pero se encontró con una sociedad tradicional, algo cerrada, que no estaba abierta a cambios y novedades. Lo que le supuso no menos que algunas dificultades y algunas decisiones que le cambiarían el rumbo de su vida.
El resto de personajes representan bastante bien la variada sociedad de la época. Y cada uno tiene su pequeño o gran papel dentro del relato. Con el protagonismo especial de los niños y su natural curiosidad, acompañada de su inocencia y su paso hacia la adolescencia.
Una novela que me resultó atractiva por el título, y que ya solo con la siguiente reflexión de uno de los personajes me ha dejado una pequeña huella, porque yo también creo en la importancia de las bibliotecas para todos, y especialmente para los niños lo son las bibliotecas infantiles y las bibliotecas escolares.
“Como bien sabéis, soy una defensora acérrima de las bibliotecas, en particular para aquellos niños que de lo contrario quizá no pudieran acceder a los recursos de la literatura infantil. Los niños son los ciudadanos del futuro y aquello con lo que se los alimente y nutra conformará el destino de nuestro mundo y el destino de nuestro asediado planeta. Tenemos el deber, el deber moral, de asegurarnos de que no alimentamos sólo el estómago de nuestros niños, sino también su imaginación.”

Algunas frases del libro:
“Los bibliotecarios no son los únicos que tienen favoritos entre su clientela, pero el amor compartido por la lectura constituye un vínculo especialmente poderoso.”

“Los libros tienen que ser adecuados para uno”.

Contracubierta o parte de la misma:
En 1958, la joven Sylvia Blackwell se muda a un bucólico pueblo del centro de Inglaterra para empezar su nuevo trabajo como bibliotecaria. Pero esa pequeña comunidad, anclada en una época de silencios y rumores, no acepta fácilmente a la recién llegada. Esto no intimida a Sylvia, quien, consciente del impacto que la lectura puede tener en sus vidas, pretende inculcar el amor por los libros a los jóvenes del lugar.
Cuando su idilio clandestino con un hombre casado se convierte en la comidilla del lugar, su posición en East Mole se verá cuestionada. Pero será la relación con su precoz hija y con el hijo de sus vecinos lo que realmente trastocará su vida y pondrá en peligro la biblioteca y su futuro. En una sociedad marcada por la tradición, Sylvia representa un cambio para el que muchos no están preparados, y su selección de lecturas topa con unos vecinos que la etiquetan como mujer de moral cuestionable. A pesar de la hostilidad manifiesta de gran parte del pueblo, nada podrá impedir que esos libros influyan en los jóvenes lectores, que ya nunca borrarán de su memoria el recuerdo de su primera bibliotecaria.

Traducción de María José Díez Pérez

Fotografía de la cubierta: Ullsteinbild / TopFoto and Victoria and Albert Museum, London

Gracias a Planeta de Libros y Ediciones Destino por el envío de este libro


martes, 22 de octubre de 2019

LA SILUETA DEL OLVIDO de Joaquín Camps


Premio Azorín de Novela 2019

La estructura de esta novela hace que desde el principio casi no puedas parar de leer. Pues empieza combinando tres historias: la actual, con un secuestro y la investigación pertinente; el pasado de la inspectora Claudia Carreras y su relación personal y profesional con un compañero, Tomás; y el trabajo de un periodista llamado Héctor.
Por lo que sabes que son ese tipo de tramas que empiezan por separado, pero que han de tener alguna conexión, y ¡boom! ¡Sorpresa! El golpe te lo llevas sin esperar. En todos los sentidos, tanto en el entramado, con giros inesperados, como con los temas tratados, que son durísimos. Porque aunque en los propios diálogos están entremezclados los pensamientos de los personajes, con lo que el lector siempre tiene más información, no es fácil adivinar quién o quienes son los malos, ni de que va el asunto.
Pero no solo está bien trabajado el argumento, sino también los personajes, cada uno está bien definido dentro de su papel, siendo una variopinta muestra de la sociedad actual.
Quien tiene más peso en el relato es la inspectora Claudia Carreras. Que solo tiene dos maneras de ser policía: llevando las riendas o bajándose del caballo. Con el hándicap de ser mujer y tener una minusvalía. Además de llevar sobre su espalda la huella de su pasado, la necesidad de borrarlo y de empezar de nuevo, en definitiva, de vivir. Y estas sensaciones la unen a la víctima, la chica secuestrada, Lara. Una joven que encontró cobijo en los libros, y especialmente en uno de Murakami “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”, del que hay varias citas reflejadas.
Junto al tono de intriga que caracteriza cualquier novela policíaca, tiene una parte de denuncia social, trata temas muy actuales, además del toque personal del autor, con algunos guiños un tanto ácidos o irónicos (no os perdáis la nota a pie de la página 259, para mi un puntazo genial), y detalles simpáticos, como el policía que se llama Lomas de apellido y ya podéis imaginar como le pusieron de nombre sus padres.
La historia transcurre en Valencia, y está muy bien ambientada, con referencias a lugares muy conocidos, con lo que a mi (que vivo en esta ciudad) me ha hecho meterme en la piel de los personajes y recorrer con ellos los sitios por los que he pasado un montón de veces.
Pero aún hay más, lo que sucede y sucedió, algo muy fuerte y terrible, que te transmite el dolor, te hace plantearte la pregunta: ¿qué hubieras hecho en su lugar?

Algunas frases del libro:
“Y es que el tiempo y el espacio se deforman por culpa de la velocidad de la luz, pero también por culpa de la nostalgia.”

“Hay gente que cuando miran dentro de ella, escapa. Suele ser la misma gente que, como tiene miedo de estar triste, se enfada.”

“¿Deberíamos añadir el tiempo durante el que hemos vivido una experiencia memorable, el tiempo que hemos dedicado a recordarla?”

“Eso es lo malo de los niños: no aprenden lo que tú quieres que aprendan, aprenden lo que ven.”

“Hay vidas que se resumen en una sonrisa.”

Contracubierta o parte de la misma:
La inspectora Claudia Carreras quiere ser una buena policía, y una buena persona. Por ese orden. Pero ambos objetivos le resultan inalcanzables por culpa de la desolación que siente tras el asesinato en Madrid de su compañero y amante, Tomás. Para olvidarlo se traslada a Valencia, donde debe investigar el extraño secuestro de Lara Valls, la hija de una adinerada familia. Pronto descubre que nada en este caso es lo que parece, y poco a poco empatiza con Lara: ambas son adictas a la literatura, al pasado y al sufrimiento. Tres drogas que pueden llegar a ser mortales.

Fotografía de la cubierta: Christine Mathieu / Millennium Images

Otro libro de este autor reseñado en este blog: “La última confidencia del escritor Hugo Mendoza” (reseña aquí)


miércoles, 16 de octubre de 2019

ANTES DE QUE HIELE de Henning Mankell


El autor de esta novela, Henning Mankell, es conocido por su serie protagonizada por Kurt Wallander, que la forman 11 libros. El primero es “Asesinos sin rostro” (reseña aquí). Aparte tiene otro de género negro protagonizado por Stefan Lindman “El retorno del profesor de baile”, y el libro que acabo de leer “Antes de que hiele” en el que la protagonista es Linda Wallander, que cuenta con el apoyo de su padre en la investigación.
El relato tiene algo de intriga, muy poquito de novela negra, bastante de la relación entre padre e hija, y un trasfondo importante sobre sectas y religión.
Partiendo del suceso real del suicidio colectivo realizado en 1978 en Jonestown (Guyana) por la secta Templo del Pueblo liderada por Jim Jones, en el que murieron 912 miembros, entre los que había unos 300 niños que fueron envenenados con cianuro. Se inicia esta novela que nos traslada al año 2001 en Ystad (Suecia) donde trabaja el detective Kurt Wallander, y donde va a empezar a trabajar como policía su hija Linda.
Con la desaparición de Anna, una amiga de Linda, da comienzo una investigación que por una parte es muy extraña y sin sentido y por otra crea un pulso entre Kurt y Linda. La relación padre e hija es complicada, se nota la distancia entre ellos. Pero lo atractivo es que conoceremos a Kurt Wallander desde la perspectiva de la hija.
Entre lo inesperado y lo inexplicable se va completando un puzzle que tendrá como protagonista el fanatismo religioso, que lleva al sacrificio de animales y de personas. Poniendo sobre el tablero el poder de los líderes de sectas, la reinterpretación de la Biblia, y la creencia de que lo que se hace es lo correcto aunque para ello haya que sacrificar personas. Haciendo referencia tanto al mundo cristiano como al musulmán.
También hay alguna mención a libros anteriores de la serie de Kurt Wallander.
El conjunto del relato me ha parecido flojo, con partes un tanto aburridas, y los personajes muy fríos. Aunque la alusión al final a un hecho que ocurrió en 2001 da que pensar.

Algunas frases del libro:
“Una casa vacía es tan deprimente como una persona abandonada.”

“En realidad, ¿qué sabemos de las personas que nos rodean? Creemos que las conocemos, pero la verdad casi siempre nos sorprende.”

Contracubierta o parte de la misma:
En 1978, en la localidad de Jonestown (Guyana), murieron todos los seguidores de una secta, liderada por un hombre llamado Jim Jones, en lo que parecía un suicidio colectivo; la noticia dio la vuelta al mundo en las primeras planas de todos los periódicos. En el año 2001, cuando ese terrible suceso ya ha caído en el olvido, Linda, la hija de Kurt Wallander, regresa a Ystad para, en unos días, iniciar su trabajo en la policía. Al tiempo que empiezan las desavenencias con su padre, Linda reanuda su vieja amistad con dos jóvenes, Anna y Zebran. De pronto, Anna desaparece misteriosamente. Poco después, en los bosques de los alrededores de Ystad, Linda, junto a su padre, hace un descubrimiento aterrador: una cabeza de mujer, degollada, y dos manos unidas, seccionadas; del resto del cuerpo no hay el menor rastro. Y Anna sigue sin aparecer. Es el comienzo de un nuevo y trepidante caso al que se enfrentarán juntos Kurt Wallander y su hija Linda, quien, en el curso de la investigación, conocerá al agente Stefan Lindman, que le causará muy buena impresión.

Traducción del sueco de Carmen Montes Cano

Ilustración de la cubierta: Peter-Andreas Hassiepen, Múnich, a partir de De bedreigde zwann, de Jan Asselijn (1610-1652), Rijkmuseum, Ámsterdam.


miércoles, 2 de octubre de 2019

LA NOVIA GITANA de Carmen Mola


Tiene una trama con un ritmo de thriller total, pues va creando tensión máxima casi en cada página. Al relacionar desde el principio el caso actual con uno anterior. Aportando a la investigación datos nuevos que irán completando el puzzle. Pero el suspense está en que a quien señala como presunto asesino ¿será o no será? Y sí, las sospechas parecen dirigirse hacia alguien concreto, pero no todo es lo que aparenta.
Para liarla más, la novela está dividida en 4 partes, y al inicio de cada una hay un relato sobre un niño pequeño que está en una situación muy grave, que refleja fielmente el sufrimiento por el que está pasando, lo que crea más incógnitas: ¿quién es? ¿qué tiene que ver con la otra historia?
Mientras tanto iremos conociendo en profundidad a la inspectora Elena Blanco, que es un personaje peculiar. Vive el presente marcada por el pasado, un pasado que poco a poco se nos irá desvelando, pero que primero da para muchas cábalas. El peso de su pasado le ha marcado su forma de ser y su carácter. Siendo una mujer que actúa a impulsos y que sigue el reglamento policial a rajatabla.
Entre escenas espeluznantes, que muestran la crueldad del ser humano. La sed de venganza. Las obsesiones. La influencia de antiguas religiones. Lo que se esconde en la Deep Web o Internet Oculta. También hay sitio para el sentimiento de culpa de los padres por no haber sabido cuidar de los hijos.
Y poco a poco esa trama enrevesada va tomando forma, por lo que parece que todo va encajando, aunque todavía se producen giros sorprendentes que llevan a una especie de explosión final que abre paso al siguiente libro “La red púrpura”.
Y aunque tengo muchas ganas de leer el siguiente, y en “La novia gitana” unas tres cuartas partes me han parecido muy bien redactadas y con una argumentación sólida, ya hacia el final me ha dejado la sensación de un poco de precipitación a la hora de cuadrar datos y zanjar personajes. Lo que no quita que haya sido una lectura adictiva, que me ha dejado con la intriga de que pasará, y con las ganas de saber quien se esconde bajo el pseudónimo de su autora o autor.

Algunas frases del libro:
“¿Qué pasa cuando tienes que hacer algo que no te apetece y buscas excusas para retrasar el momento?
Error infantil, inspectora. Retrasar las cosas es mantener los nervios dentro del estómago más tiempo del necesario.”

“Es increíble lo poco que conocemos a la gente que tenemos más cerca.”

“Piensa en lo efímeros que son los momentos de placer en esta vida.”

“Los seres humanos son complejos y frágiles.”

Contracubierta o parte de la misma:
Susana Macaya, una joven gitana educada como paya, desaparece tras su despedida de soltera. El cadáver es encontrado dos días después: la víctima ha sido brutalmente torturada siguiendo un ritual insólito y atroz. Su hermana Lara sufrió idéntica suerte siete años atrás, en vísperas de su boda, pero el asesino cumple condena en prisión: ¿alguien ha imitado sus terribles métodos o hay un inocente encarcelado?
La inspectora Elena Blanco, una policía veterana amante del karaoke, de los coches de coleccionista, de las relaciones sexuales en todoterrenos y de la grappa, en la que intenta ahogar su doloroso pasado, deberá levantar los velos uno a uno para descubrir quién pudo vengarse con tanta saña de ambas novias gitanas. En el camino, se enfrentará a sus peores fantasmas.

Imagen de la cubierta: Getty Images




viernes, 27 de septiembre de 2019

YO SÉ POR QUÉ CANTA EL PÁJARO ENJAULADO de Maya Angelou


Este es el primero de los siete libros que componen la autobiografía de Maya Angelou (Marguerite Annie Johnson), nacida en Misouri en 1928, y que vivió casi toda su infancia en una zona rural de Arkansas. A lo largo de su vida fue una defensora de los derechos civiles. Su narración bebe de su faceta de poeta. El título del libro procede del poema “Sympathy” de Paul Laurence Dunbar.
Y tras este párrafo previo que sitúa a esta mujer en la época y en las circunstancias que le hicieron ser como fue. Solo puedo recomendar leer este libro. Pues está impregnado de sus sentimientos en cada hecho que cuenta. Y lo especial es como lo hace, el tono que utiliza, y la sensibilidad al transmitir los recuerdos de su infancia.
Por una parte habla de su familia. De la adoración que siente por su hermano Bailey, que es un año mayor. De lo especial que es su abuela paterna, la Yaya, que es energía y fuerza (y un gran ejemplo para su nieta). Del cariño enorme que siente por su tío Willie. Y de su padre y de su madre tanto desde la distancia por no vivir con ellos, como desde la cercanía en las temporadas que estuvo con cada uno.
El período de su vida del que habla en este libro va desde sus 3 años, cuando sus padres la enviaron en tren junto a su hermano de 4 años, de California a Arkansas, con su abuela paterna. Hasta sus 16 años.
La ambientación y el retrato social de la época contribuyen a situarnos en aquellos años donde la diferencia blancos y negros estaba marcada bajo el verbo segregar. Mostrándonos la desesperación y angustia que siente por ser tratada de manera inferior, tan solo porque es negra. A lo que se suma ser mujer. Por lo que su logro, gracias a su perseverancia y a la motivación de su madre, de trabajar en el tranvía, con tan solo 15 años y ser la primera mujer negra que trabaja ahí, es muy loable.
Pero su infancia no solo estuvo marcada por la coyuntura social y política de entonces, sino también por su situación familiar y, sobre todo, por un hecho muy traumático que sufrió a los 8 años.
Por lo que esta historia, su historia, está llena de dolor, un dolor que llega al lector en cada frase, pero no es un relato desgarrador, a pesar de la dureza que engloba, sino que tiene algo de reconfortante, debido a su forma de narrar, pues se nota la ingenuidad y la dulzura que transmite a través de los ojos de la niña y adolescente que fue.

Algunas frases del libro:
“Si bien el proceso de desarrollo de una muchacha sureña negra es doloroso, la sensación de estar fuera de lugar es como el óxido de la navaja que amenaza con cortarte el cuello.”

“Mi raza gimió. Era la caída de nuestro pueblo. Era otro linchamiento, otro negro más colgado de un árbol, otra mujer víctima de una emboscada y violada, un niño negro azotado y mutilado. Eran sabuesos siguiendo la pista a un hombre que corría por ciénagas. Era una mujer blanca abofeteando a su criada por haber olvidado algo.”

“¿Qué tipejo con cara de cemento armado de qué escaño del condado había decidido que, si mi hermano quería llegar a ser abogado, había de hacer primero la penitencia por el color de su piel recogiendo algodón, azadonando maíz y estudiando por las noches cursos por correspondencia durante veinte años?”

“Estaba absorto en un misterio, encerrado en el enigma que los muchachos negros sureños empiezan a descifrar, a intentar descifrar, a partir de los siete años y hasta la muerte: el rompecabezas de la desigualdad y el odio, carente de la menor gracia. Su experiencia planteaba la cuestión del valor y los valores, de la inferioridad agresiva y la arrogancia agresiva.”

Contracubierta o parte de la misma:
En la primera y más conocida de sus novelas autobiográficas, Maya Angelou nos habla de su dura infancia y de los trances por los que tuvo que pasar hasta convertirse en una mujer independiente. Criada en un pequeño pueblo de Arkansas por su abuela, Angelou aprendió mucho de esta mujer excepcional y de una comunidad extraordinariamente cohesionada; unas lecciones de vida que la ayudarían a sobrellevar las dramáticas circunstancias a las que tuvo que enfrentarse posteriormente en San Luis y California. Este emocionante relato retrata también la vida de la mayor parte de la población negra del Sur de los Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX.
Angelou, una de las poetas más famosas de EE.UU., tenía un don extraordinario para narrar; su libro, que es a la vez alegre y triste, misterioso y memorable, como la niñez, nos habla de los anhelos y miedos infantiles, del amor y del odio, de cómo las palabras pueden hacer del mundo un lugar mejor.

Traducción de Carlos Manzano

Ilustración de la cubierta: Song Speckles


lunes, 23 de septiembre de 2019

QUE NADIE DUERMA de Juan José Millás


Este relato transcurre bajo la banda sonora de la ópera Turandot de Puccini, con el añadido de que la protagonista de la novela, Lucía, semeja la princesa china, que parece haber encontrado a su príncipe Calaf en Braulio, un vecino a quien sobre todo le gusta escuchar el aria Nessum Dorma, cuya traducción “que nadie duerma” pone título a este libro.
Así el autor nos lleva entre la ficción y la realidad a unos acontecimientos que según van ocurriendo llegan a resultar inquietantes, pues Lucía desde su décimo cumpleaños ha vivido bajo la sombra de su madre por los extraños hechos que allí sucedieron, autoconvencida de que es una falsa delgada y de su relación con las aves, además está bajo el influjo de la frase de su madre: “algo va a suceder”. Así cuando cumple la edad en la que murió su madre, todos los cambios y lo interesante le empieza a pasar. Siendo lo más radical, casi sin pensarlo, su cambio de trabajo, de programadora informática a taxista. Convirtiendo ese habitáculo en su propio mundo, circulando por las calles de Madrid, pero imaginando Pekín. Entre conversaciones con los clientes, que tienen algo de desahogo interior, y encuentros extraños.
El resultado es una historia compleja, que está siempre al límite entre lo irreal y lo real, con unos personajes sorprendentes, que se van entrecruzando casi por azar, que son un reflejo de la condición humana. Entretanto, los lectores, somos introducidos en el rol de la protagonista, en su desdoblamiento del yo, en su mundo de mujeres y hombres pájaro, en su soledad, y en sus sentimientos. Mientras surgen las preguntas ¿humillación? ¿venganza? ¿locura?
Me ha parecido un argumento original, bien tramado, que mas allá de los viajes en taxi y la ópera profundiza en el comportamiento humano.

Algunas frases del libro:
“Cuando logras imaginar lo que haces y hacer lo que imaginas, todo de forma simultánea, desaparece la ansiedad de tu vida.”

“La vida era también un plano ciego en el que cada uno debía ir colocando los acontecimientos que la delimitaban.”

Contracubierta o parte de la misma:
El día en Lucía pierde su empleo como programadora informática es también el día en que su vida ca a dar un giro definitivo, tal vez por una sucesión de casualidades o tal vez porque ese era el destino que le estaba esperando desde su décimo cumpleaños. Como si de un algoritmo se tratara, Lucía establece los siguientes principios sobre los que basará su existencia futura: va a dedicarse a ser taxista; recorrerá las calles de Madrid – o tal vez Pekín – al volante de su taxi mientras espera pacientemente la ocasión de llevar en él a su vecino desaparecido, del que se ha enamorado, y todos los acontecimientos importantes para ella tendrán como banda sonora, a partir de ese momento, la ópera de Puccini “Turandot”, de la que se siente protagonista.

Imagen de la cubierta: Ana Juan


martes, 17 de septiembre de 2019

DONDE FUIMOS INVENCIBLES de María Oruña


Es el tercer libro de la serie conocida como Puerto Escondido. El primero es “Puerto escondido” (reseña aquí) y el segundo es “Un lugar a donde ir” (reseña aquí).
La historia se desarrolla desde tres ángulos distintos que se van alternando en los diferentes capítulos y que a su vez veremos que se complementan. Uno es la investigación de la Guardia Civil, asumida por la teniente Valentina Redondo, de los hechos acontecidos en Suances (Cantabria). Otro son las clases que imparte el profesor Machín en un curso sobre fenómenos paranormales. Y el tercero es el borrador del libro que está escribiendo Carlos Green.
Esta combinación de relatos hace que enganche mas la lectura, pues estás deseando saber como continua cada parte. Dando como resultado una trama sorprendente, pues no todo es lo que parece, y aunque deduzcamos y hagamos nuestras cábalas sobre cada personaje, nos veremos sorprendidos con pequeños detalles que pasan desapercibidos. Y como le sucede a la propia teniente en su investigación, a veces una pequeña chispa hace que todo encaje.
Esta vez el personaje de Oliver Gordon es mas secundario, pero tiene sus momentos estelares, tanto en su relación con Valentina Redondo, como en otras situaciones que acaban siendo clave.
Como en las novelas anteriores, la ambientación en Cantabria sigue siendo magnífica con unas descripciones de lugares y puntos geográficos que animan a visitar la zona.
Aparte me han llamado la atención un par de datos, que lo mismo son guiños personales de la propia autora, y son en la pág. 24 dice: “Sí, teniente, nací en Oruña”; en la pág. 139 dice: “Puerto Escondido en México”.
También me ha gustado el ambiente de misterio que ha creado entorno a la biblioteca, el club de lectura y el libro “Los diez negritos” de Ágatha Christie. Para mi una combinación muy acertada. Lo mismo que me ha gustado que un personaje sea escritor, que otro abra su librería, y el amor por los libros de la abuela de Carlos Green.
Por otra parte me ha resultado interesante y curioso el mundillo del surf, y muy bonita la implicación del monitor con los chavales.
Y aunque iba un poco en alerta ante la temática de fenómenos paranormales, pues no me atrae para nada, sin embargo ha sido llevadera y hasta me ha gustado como ha ido explicando cada situación.
Al final hay un apéndice con curiosidades, donde la autora explica lo que es real y lo que es producto de la ficción. Volviendo a mostrar que detrás de la novela hay un trabajo de documentación e investigación, que le ha dado un gran resultado.

Algunas frases del libro:
“Las amistades forjadas en la infancia, a veces, consolidan vínculos asombrosos.”

“Es curioso. Hay personas a las que ves después de mucho tiempo y su presencia te golpea, te hace pensar e inevitablemente comparas su camino vital con el tuyo. Y hay otras, sin embargo, que aparecen y desaparecen como chispas de luz, como fuegos artificiales de los que después no queda nada.”

“Yo no era feliz con nada, porque esperaba que la satisfacción de vivir me la diesen los demás, en vez de buscarla por mí mismo.”

“Tal vez existan misterios que deban permanecer siempre ocultos para otorgarle algo de magia al tiempo.”

Contracubierta o parte de la misma:
El verano está terminando y la teniente Valentina Redondo está contando los días para empezar sus vacaciones. Pero algo insólito sucede en el centro mismo del pueblo costero de Suances: el jardinero del antiguo Palacio del Amo ha aparecido muerto en el césped de esa enigmática propiedad.
El palacio es una de las casonas con más historia de los alrededores, y después de permanecer mucho tiempo deshabitada, el escritor americano Carlos Green, heredero de la propiedad, ha decidido instalarse temporalmente en el lugar donde vivió sus mejores veranos de juventud. Pero la paz que buscaba se verá truncada por el terrible suceso, y aunque todo apunta a una muerte por causas naturales, parece que alguien ha tocado el cadáver, y Carlos confiesa que en los últimos días ha percibido presencias inexplicables.

Fotografía de la cubierta: Alisa Andrei / Trevillion Images


viernes, 13 de septiembre de 2019

EL VERANO ANTES DE LA GUERRA de Helen Simonson


En esta historia desde que empiezas a leerla sientes la atmósfera de la época, aquellos primeros años del siglo XX, mas concretamente en 1914, con ese apacible ambiente inglés: de siempre tener el agua hirviendo para poder preparar té, los buenos modales, las tradiciones, los paseos por la campiña, los sandwiches de carne. Dejando paso poco a poco a otros temas más profundos.
Con Beatrice, una joven de 23 años, que llega a Rye para dar clases de latín, y tiene intereses personales diferentes a los que marca la tradición. Pues quiere ser escritora, no se quiere casar, y le gustaría poder disponer libremente de la herencia dejada por su padre. Veremos como encuentra tropiezos y puertas cerradas por ser mujer. Incluso con Ágatha, la mujer que la ha contratado y que supuestamente debería tener la mente mas abierta, pero es alguien que se plantea la enseñanza como un servicio y no como una profesión.
También se ven diferencias de trato por parte de la sociedad con los dos sobrinos de Ágatha, por un lado Hugh que tiene vocación médica y nadie le pone trabas, y por otro Daniel, que quiere ser poeta, y tiene una gran sensibilidad, a quien en cierto modo marginan.
Por lo que se va viendo que no todo el mundo tiene las mismas oportunidades, pues a nivel social también hay grandes diferencias, no solo de estatus sino también en la educación, dejando sin beca a un chaval que tiene mucho potencial pero es gitano.
A su vez aparecen las primeras referencias a la guerra, con la llegada de refugiados belgas que han huido de su país tras la invasión alemana. Y en ellos se refleja el peso del horror vivido y sentido en su tierra, pero también se muestran las dificultades y problemas con los que se tienen que enfrentar en Inglaterra. Algunos, como el de una joven, no dejan indiferente por las circunstancias que lo rodean. Mostrando el lado de lo que es sentirse perseguido y amenazado por salirse de las normas preestablecidas. Pero a su vez veremos la parte más humana de algunas personas y como son capaces de unirse ante la adversidad. Dejando la sensación de que a veces el mundo es justo.
Avanzando el relato va tomando protagonismo la Primera Guerra Mundial, y los jóvenes que se alistan. Mostrando la cara del campo de batalla, los heridos, los muertos y el sufrimiento.
Por lo que esta novela, para mi, ha ido de menos a más, aumentando la intensidad de los hechos y de los temas. Dejando su poso al terminarla.

Algunas frases del libro:
“A veces, los desafíos más grandes merecen nuestros mayores esfuerzos.”

“Quiero enseñar, estudiar y escribir, como hizo mi padre, y que mi trabajo no se considere menos relevante por el mero hecho de ser mujer.”

“Los que vivimos reprimidos de forma injusta por las circunstancias tenemos que soportar a menudo humillaciones.”

“Una mujer siempre debe tener opinión. Por mucho que nadie nos la pida, nadie nos puede impedir tenerla.”

Contracubierta o parte de la misma:
El verano de 1914 es uno de los más bellos que se recuerdan en la idílica ciudad inglesa de Rye. Allí acaba de llegar Beatrice Nash con un gran baúl de libros, ansia de independencia y nuevas ideas que pocos en Rye asocian a una profesora de latín.
En un descanso de sus estudios de medicina, Hugh Grange se encuentra también en la ciudad visitando a su tía Ágatha, una verdadera institución local que se ha jugado su cuidadosamente construida reputación con la contratación de la joven maestra.
Pero mientras Beatrice se prepara para descubrir una nueva vida, y quizá el amor, en esta pintoresca comunidad, el verano parece a punto de acabar y lo inimaginable está a punto de comenzar.

Traducción de Isabel Murillo.

Ilustración de la cubierta: Lynn Buckley



lunes, 9 de septiembre de 2019

LOS SEÑORES DEL TIEMPO de Eva García Sáenz de Urturi


Tercera y última entrega de la trilogía de la Ciudad Blanca. El primer libro es “El silencio de la ciudad blanca” (reseña aquí) y el segundo libro es “Los ritos del agua” (reseña aquí).
Según cuenta la propia autora en los agradecimientos finales, este cierre de trilogía queda cruzado con su otra obra “La saga de los Longevos”, un origen común para historias diferentes. Por lo que será interesante (si no lo has hecho ya) leer ese libro para completar éste. También hay una extensa y detallada relación bibliográfica de los libros con los que se ha documentado para escribir esta historia.
La estructura es similar a los dos primeros, alterna capítulos en dos espacios temporales, esta vez el presente en 2019 y el pasado se remonta a 1192. Lo que engancha a la lectura, pues tienes ganas de continuar leyendo lo que sucede en cada época.
Además hay tensión desde el minuto cero. Con muertes que no son normales, más bien son espectaculares, que llevan a la policía a indagar en la historia antigua. A su vez empieza con dos casos en marcha, lo que crea una atmósfera de mucha más intriga.
Los personajes, algunos son conocidos de los dos libros anteriores, por lo que sus comportamientos e inquietudes no sorprenden, y hay referencias a las dos primeras entregas, lo que refresca la memoria sobre ellos y su pasado. Aún así en este volumen hay un cambio en la relación personal de Unai (más conocido como Kraken) y Alba, porque pasan por una crisis de identidad, pues intentan separar lo personal de lo profesional, pero con sus trabajos, él inspector de la División de Investigación Criminal, experto en perfilación, y ella subcomisaria, les es difícil desconectar cuando llegan a casa. Pero su pequeña hija Deba hace que se planteen por primera vez otra vida más tranquila, sobre todo ella. Aunque para Kraken es complicado, pues se siente responsable de salvar el mundo, en cierta manera tiene madera de héroe.
Me gusta que haya personajes de personas mayores, muy mayores, casi centenarios, en los libros anteriores ya salía el abuelo de Unai, y además en este, en la época medieval, sale una anciana, la abuela Lucía. A ambos los muestra como personas sabias, sensatas, muy respetadas por quienes les rodean, y a quienes todo el mundo quiere y se preocupan por ellos.
La ambientación continua siendo muy certera, deja la sensación como si fuera un recorrido virtual por las calles de Vitoria. Como complemento están los mapas en las guardas (de GradualMap), uno corresponde a la antigua ciudad de Victoria, la milenaria Almendra Medieval allá por el 1192; y el otro a la misma zona pero en la Vitoria actual. Lo que ayuda a situarse fácilmente.
Tanto esta novela como las previas ha mantenido un nivel parecido en cuanto a argumento, trama, estructura, ambientación y personajes, convirtiendo la lectura casi en adictiva. Con un cierre creíble, tanto por las decisiones tomadas por los principales personajes, como también por la resolución de los casos.

Algunas frases del libro:
Era mi manera de trabajar: lanzaba sondas en todas las direcciones hasta encontrar una línea de investigación fértil de la que tirar del hilo.”

Qué mentira se contó a sí mismo para seguir adelante. Todos nos las contamos para superar lo que no podemos aceptar.”

Cuando descartas lo imposible, lo único que queda es lo improbable.”

Dicen los neurólogos que cuando resuelves un enigma el cerebro te regala una descarga de dopamina. Es adictiva. Te hace sentir bien.”

Contracubierta o parte de la misma:
Vitoria, 2019. “Los señores del tiempo”, una novela ambientada en el medievo, se publica bajo un misterioso pseudónimo: Diego Veilaz.
Victoria, 1192. Diago Vela retorna a su villa después de dos años en una peligrosa misión encomendada por el rey Sancho VI y encuentra a su hermano Nagorno desposado con la que era su prometida, la intrigante Onneca de Maestu.
Unai López de Ayala, Kraken, se enfrenta a unas desconcertantes muertes que son idénticas a los asesinatos descritos en la novela “Los señores del tiempo”. Las investigaciones llevarán a Kraken hasta el señor de la torre de Nograro, una casa-torre fortificada habitada desde hace mil años por el primogénito varón. Pero el reverso de tanta nobleza es la tendencia de los señores de la torre a padecer el trastorno de identidad múltiple, un detalle que arrastrará a Estíbaliz a vivir una arriesgada historia de amor.

Fotografía de la cubierta: Agustín Escudero


martes, 3 de septiembre de 2019

CON RABIA de Lorenza Mazzetti


Es importante conocer la biografía de la autora para entender mejor lo que ha escrito en este libro. Pues sus textos son en parte autobiográficos. Por cierto, tiene publicado un libro anterior “El cielo se cae” (yo no lo sabía sino lo hubiera leído antes) en donde relata los trágicos hechos que sufrió su familia en la Segunda Guerra Mundial en Italia. Ahí es la voz de una niña quien narra aquellos años de su infancia. Cuando tras la muerte de sus padres, las acogen a ella y a su hermana gemela sus tíos Nina Mazzetti y Robert Einstein (primo de Albert Einstein) quienes también fueron víctimas del nazismo. En este libro “Con rabia” ya es adolescente, y descarga su rabia contenida, junto a sus inquietudes adolescentes.
La narradora en primera persona es Penny (reflejo de la propia autora), y junto a su hermana gemela Baby son supervivientes del exterminio nazi. Aquel fue un terrible suceso que les marcó profundamente. Ya son los años de la posguerra y continúan viviendo en Florencia en una casa llena de recuerdos de muertos. Por lo que necesitan sentirse vivas. Y aunque sea muy complicado intentan “olvidar para poder seguir viviendo”.
El relato muestra el dolor contenido, el miedo del silencio, la sensación de que los peores sueños eran más bellos que la realidad. Y es que tras una experiencia tan traumática siendo tan jóvenes, le hace a Penny hasta dudar de la existencia de Dios después de los horrores que había vivido. Y precisamente sus dudas y sus temores la llevan a reflexiones profundas sobre la vida, la muerte, la religión, la persecución de los judíos. Pero también al estar en la adolescencia tiene otras inquietudes como la curiosidad y descubrimiento del sexo, tema que habla con su grupo de amigas. Así como empieza a ser consciente de la distancia entre ser hombre o mujer, en una época en la que los derechos y libertades eran muy distintos según el sexo.
Aunque haya leído este libro primero, ahora tengo curiosidad por leer el anterior, porque creo que puede ser un buen complemento para entender mejor el sufrimiento interior de esta mujer, tras las terribles experiencias vividas desde tan niña. Situaciones que marcan y dejan huella en el carácter de una persona, y que no son fáciles de superar, por lo que el final de este libro no deja indiferente, pues muestra la dureza de lo que siente.

Algunas frases del libro:
“Tampoco es que deba aprender más cosas, sino comprender mejor las que ya sé”.

“Qué terrible esta edad en la que se sabe todo erróneamente o por haberlo escuchado por ahí.”

“No todo lo que está del derecho está al derecho, ni todo lo que está del revés está al revés. Todas estas apreciaciones son antiguas e inútiles, y no se puede vivir inmerso en semejantes verdades absolutas.”

“Esta culpa es de todos porque nadie hace nada y nadie levanta un dedo para evitar que otros crímenes así se cometan, y que la indiferencia es uno de los grandes crímenes que existen en la Tierra.”

Contracubierta o parte de la misma:
Penny, su protagonista, trasunto de la propia autora, crece en una época (la posguerra) donde están en crisis tanto la vida como la moral. Junto a su hermana gemela Baby, en el apogeo de su insurrección interior y rebelión juvenil, con la rabia y la exageración propias de su edad, descubre y se enfrenta a un mundo que no comprende. Ambas viven en la inmensa casa familiar que han heredado, a orillas del Arno, en Florencia, con Elsa, la cocinera de la familia. Su sed de amor y pureza es absoluta, como su rechazo total a la hipocresía de las convenciones sociales. Penny y Baby, además, vienen de un pasado que sienten todavía demasiado cerca: son las únicas supervivientes del exterminio por parte de los nazis de sus tíos y primas, su familia adoptiva.

Traducción de Natalia Marco

Imagen de la cubierta: Getty Images





miércoles, 31 de julio de 2019

PAPEL Y TINTA de María Reig


Que Elisa Montero, la protagonista de este libro, quiera ser periodista no debería suponer ningún problema, ni debería parecer extraño hoy en día. Pero esta mujer nació a principios del siglo XX y entonces la situación de las mujeres era muy diferente a la actualidad.
La narradora en primera persona empieza a contar su relato desde niña, en 1908, cuando con 7 años por unas determinadas circunstancias la acoge su madrina, Manuela Montero, que pertenece a la alta burguesía madrileña, y reside en un palacete en Madrid. Y esta niña comienza una nueva y diferente vida lejos de su padre y hermanos, que se han quedado en un pueblo de Extremadura.
Su madrina es una mujer aparentemente a la vieja usanza, muy estricta, y todos los días le recuerda las normas de la casa, porque quiere convertirla en una mujer bien, destinada a casarse con un buen partido. Lo que le crea cierto trauma infantil. Pero Elisa intuye que su madrina esconde secretos y misterios, lo que le da cierta intriga al relato. En este ambiente va creciendo e intenta encontrar su propio espacio, cruzándose en su camino otra chica, Catalina Folch, que le aportará un gran apoyo y le abrirá los ojos ante la vida que podría tener si no acatase las normas preestablecidas. Por lo que parte importante de esta novela son las odiseas para encontrar su camino, para ser ella misma, para conseguir su sueño de ser periodista. Es una joven adelantada a su época que toma decisiones que traerán consecuencias, pues nadie la obligó. En una lucha contra viento y marea por aceptarse como es. Mientras que su actitud es una clara reivindicación del papel de la mujer y de intentar conseguir derechos que tenía negados, en una época en la que solo a los hombres se les tenía en cuenta sus opiniones. De ahí la importancia de que Catalina Folch y Elisa Montero logren crear una escuela de niñas, donde puedan aprender a valorarse, porque ellas serán las mujeres del futuro, y este colegio es el sendero hacia la autorrealización de esas niñas.
Y junto al crecimiento personal de la protagonista, ella y el resto de personajes, serán testigos directos de la situación política en España y en el mundo desde 1908 hasta 1931. En un repaso a la historia muy bien documentado, y que combina personajes ficticios con personajes reales. Haciendo muy creíble todo lo que va sucediendo. Con el complemento de una estupenda ambientación, que hace que visualices muy bien la época, con la descripción de los trajes, de los muebles, de las casas, la sociedad, los periódicos de aquellos años, y sobre todo los itinerarios por las calles, locales, cafés literarios y lugares emblemáticos de Madrid. Es una recreación muy certera. (Que me ha trasladado a cuando nacieron mis abuelos maternos, 1902 y 1906, en Madrid, y me ha traído recuerdos de historias que me contaban, me ha hecho feliz leer entre las páginas de este libro la calle Barquillo, la iglesia de San José, y las referencias a las modistas)
Me ha gustado mucho como escribe esta autora, su estilo, como ha desarrollado la trama, como ha combinado ficción y realidad histórica, y los temas que ha tratado: periodismo, feminismo, clases sociales, incluso tiene algo de intriga y un poco más de romance. Con unos personajes bien definidos dentro del papel que representa cada uno.
Destacar que María Reig también luchó por su sueño de ver publicada su novela y lo hizo con un proyecto de autoedición a través de crowdfunding.

Algunas frases del libro:
“No dejaba de fascinarme la libertad con la que todas aquellas mujeres podían estudiar sus carreras sin ser juzgadas.”

“Me sentía amordazada por un mundo, por una vida, que a duras penas me hacía sentir libre.”

“Es increíble lo rápido que funciona todo cuando tienes identidad masculina.”

“Considero que todo muta y evoluciona sin cesar. Aunque no logramos percibirlo a simple vista.”

“Estáis aquí para que, un día, cuando alguien os señale clamando que no sois capaces podáis repetir vuestro nombre en voz alta y afirmar: yo puedo conseguirlo.”

“Estáis aquí para comenzar la tarea más ardua de todas: valoraros a vosotras mismas. Porque la sociedad y aquellos cuya opinión tanto os importará, seguramente, no encuentren momento de hacerlo.”

“Qué arriesgados pueden ser nuestros sueños. Nos mueven a una dirección y nos llevan a finales imprevisibles.”

Contracubierta o parte de la misma:
Madrid, primeras décadas del siglo pasado. Elisa Montero, aunque de origen humilde, es criada desde niña por su madrina, una adinerada y misteriosa mujer perteneciente a la alta burguesía madrileña. La sensación de no pertenecer ningún lugar y de cierta rebeldía ante los designios que otros han trazado para ella será algo que marcará su vida. Elisa no solo buscará liberarse de las limitaciones que le imponen su condición de mujer y su posición social para lograr convertirse en periodista, sino que intentará tomar las riendas de su destino y entregarse al verdadero amor. Como testigo, la rabiosa y convulsa actualidad de una España entre guerras que la acompañará en su lucha por conocerse a sí misma y sobreponerse a sus propios prejuicios.

Fotografías de la cubierta: Ildiko Neer / Arcangel y Antonio Passaporte.
Calle Alcalá. Banco de Bilbao. Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ministerio de Cultura y Deporte.