Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 24 de diciembre de 2014

PRINCESAS olvidadas o desconocidas... de Philippe Lechermeier y Rébeca Dautremer

Este álbum ilustrado es una pequeña joya, y es que las ilustraciones de Rébeca Dautremer son maravillosas y llenas de detalles, vale la pena detenerse en cada una de ellas, observarlas y deleitarse. Junto al texto escrito por Philippe Lechermeier que no se queda atrás con las descripciones y frases ingeniosas de este mundo de Princesas, con el atractivo de las diferentes tipografías, no puedes perderte ni una letra.
Página tras página conoceremos desde el nacimiento de una princesa, el lenguaje internacional del abanico, los escudos y blasones, los animales, el bosque, los palacios y residencias, el jardín, la comida, hasta cómo se llega a ser reina, junto a una guía práctica sobre princesas, más la presentación una a una de varias de ellas, a cual más curiosa y con nombres significativos, hasta ahora eran desconocidas u olvidadas, pero desde este momento inolvidables.
Difícil destacar algunas, pues cada una tiene algo atractivo, misterioso o diferente, sin embargo, me han hecho mucha gracia la Princesa Invisible, la Princesa Ana Al Fabeta y la Princesa Incompleta.
Todavía estás a tiempo de pedirlo a los Reyes Magos, porque en estas fechas especiales es maravilloso regalar o que te regalen libros.

Algunas frases del libro:

“Soñar es contarse historias que todavía no se conocen.”

“El azar es una historia de final desconocido.”

“Los secretos están encerrados y su único deseo es escapar.”

Contraportada:

En Princesas aparecen Cenicienta y algunas celebridades, pero sobre todo, hay princesas desconocidas, princesas injustamente olvidadas.
Esto no es todo.
En Princesas hay historias, anécdotas, secretos y retratos. Hay cosas que hacen reír, otras que dan miedo y algunas que hacen soñar.
Y esto no es todo.
En Princesas no sólo hay princesas. Hay también cofres, sombrillas y besos. Hay jardines, un príncipe y mariposas negras. Un planisferio y misterios.
Hay amor. Como siempre.
Pero no sólo hay eso.
Princesas habla de las princesas como no lo había hecho nadie jamás, las muestra como nadie las había visto antes.
Pero esto no es todo...

Traducción de P. Rozarena


Al calor de los libros os desea ¡Feliz Navidad!


viernes, 12 de diciembre de 2014

EL OTRO LADO de Lidia Ribera Muñoz

No suelo leer literatura de terror, la verdad es que soy bastante miedosa, sobre todo, con los fenómenos paranormales. Pero este libro me lo regaló una amiga que, a su vez, conoce a la autora, (hasta me ha escrito una dedicatoria), así que decidí que debía darle una oportunidad, y qué buena decisión, porque no me ha impresionado tanto como mi imaginación presagiaba, me ha resultado una lectura ágil y entre sus páginas junto a algunos espíritus también he encontrado intriga y romance. Así que además de abrirme la puerta al otro lado, también me ha abierto la puerta a este género literario.
Este libro es el primero de esta autora y, como muchos en su comienzo, lo ha autoeditado.
Ha escrito una historia ambientada en Canadá, centrándose, sobre todo, en un hospital y entre otros temas trata el estado de coma y la amnesia. Pero hay mucho más en esta aventura hacia el otro lado.
Uno de los personajes principales es Alissa, una enfermera, solitaria, positiva, vital, optimista, que se implica demasiado en su trabajo, preocupándose mucho de todos los pacientes, pero en especial de un joven desconocido que está en coma. Y aquí una de las cuestiones importantes ¿qué le sucede a alguien que está en coma? ¿puede escuchar? Dentro de su inconsciencia ¿puede ser consciente de lo que le está pasando?
El poder de la mente, ese mundo desconocido, nos dirige a otra realidad, que hace que lo que sucede escape a nuestro entendimiento y nos resulte inverosímil. Y es que, al igual que les pasa a los propios personajes de esta novela, hay que tener la mente abierta para creer en presencias extrañas, en el más allá o en la extracción corporal.
Leyendo este libro me han venido a la mente otros, por diferentes razones y en momentos precisos, “Si decido quedarme” (reseña aquí) y “Dos velas para el diablo” (reseña aquí), así como la serie “El internado”.
Me ha llamado la atención como la autora ha resuelto muy bien situaciones que podrían ser poco creíbles, lo ha hecho justificándolas en boca de los propios personajes. Como cuando el detective Ian Harper le pide ayuda a Alissa, y él mismo le dice que no es muy común pero que debe hacer una excepción. Y resulta llamativo porque en “El juego de Ripper” (reseña aquí) ocurre algo parecido (el inspector de policía le cuenta casi todos los detalles de la investigación a su hija adolescente), sin embargo, ahí se queda (creíble o no).
Aparte ha habido unos pequeños detalles que me han desconcertado un poco. El que en medio de un capítulo salta hacia atrás en el tiempo, para a continuación volver a la actualidad. El que en las primeras páginas utilice la letra cursiva para un personaje y después ya no. Y entre tantos doctores, enfermeras y celadores he echado de menos a los fisioterapeutas.
Quitando esos mínimos “peros”, el relato va de menos a más, aumentando la intriga, la curiosidad por lo desconocido y la incorporación hacia el final de nuevos personajes que le dan un giro sorprendente.

Algunas frases del libro:

“Es bueno saber que puedes contar con alguien.”

“El poder de la mente es inmenso.”

“No está bien creer sólo en lo que se ve.”

Contraportada:

Jake, un joven apasionado por las motos, sufre un accidente grave. Mientras está en coma, en una cama del hospital, recibe una visita nada casual que le ayudará a salir de su improvisada cárcel, su propio cuerpo. Pero... ¿qué pasa cuando uno tiene ese poder? ¿Podemos cambiar nuestra vida y la de los que se cruzan en ella? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias para uno mismo y los demás?

viernes, 5 de diciembre de 2014

MI VIDA QUERIDA de Alice Munro

Premio Nobel de Literatura 2013

Saber que el libro que está entre tus manos lo ha escrito una premio Nobel crea cierta presión, parece que por necesidad tenga que ser la mejor literatura, creando unas expectativas demasiado altas. Como consecuencia no se disfruta tanto de la lectura. Pero obviando esos hechos y dedicándole su tiempo (precisa leerse despacio) se pueden apreciar los detalles del estilo narrativo de Alice Munro, el cual he empezado a valorar tras unas cuantas páginas, dejándome con la sensación de que debería releerlos pasado un tiempo.
“Mi vida querida” está formado por diez relatos de temáticas variadas, en apariencia sencillos pero que sorprenden, pues están muy bien entrelazados los hechos dentro de cada historia y, además, tienen un rasgo común muy atractivo, y es que hasta casi el final de cada uno no sabes que personajes lo cerrarán. Me ha parecido magnífico ese modo de darle la vuelta a cada historia.
Más un finale con otros cuatro relatos, entre autobiográficos y ficticios, que nos acercan un poco más la personalidad de esta autora.
Destacan por encima de todo los grandes personajes, predominando los femeninos. También la cotidianeidad y las relaciones interpersonales. Transmitiendo sensibilidad y credibilidad.
De todos el que más me ha llegado ha sido “A la vista del lago” y los últimos, por esa parte autobiográfica.
Si te apetece acercarte a la obra de esta premio Nobel de Literatura no olvides la recomendación de leer con tranquilidad sus cuentos.

Algunas frases del libro (he escogido una de cada relato):
LLEGAR A JAPÓN. 
“Era poeta y en sus poemas había cosas que no eran ni mucho menos alegres o fáciles de explicar.”
AMUDSEN. 
“No puede haber olvidado lo que pasó, solo habrá arreglado la escena para guardarla en un armario, junto a otras sombras del pasado.”
IRSE DE MAVERLEY. 
“Qué manera de perder el tiempo, de desperdiciar la vida tenía la gente, todos a la rebatiña de emociones pasajeras sin prestar atención a las cosas que importaban de verdad.”
GRAVA. 
“Se aceptan las cosas y la tragedia desparece. O pesa menos, en cualquier caso, y de pronto descubres que estás en paz con el mundo.”
SANTUARIO. 
“El hogar de un hombre es su castillo.”
ORGULLO. 
“La vida es más dura para algunos, nos dicen. No es culpa suya, aunque los golpes sean puramente imaginativos. Quien los recibe o no los recibe, según el caso, los siente en lo más vivo.”
CORRIE. 
“Siempre hay una mañana en que uno se da cuenta de que todos los pájaros se han ido.”
TREN. 
“”¿Qué haces aquí? ¿Adónde vas? Una sensación de que te observan cosas de las que no sabías nada. De ser un intruso. De que la vida que te rodea llega a conclusiones sobre ti desde ángulos privilegiados que no puedes ver.”
A LA VISTA DEL LAGO.
“¿Usted nunca piensa que antes había explicaciones más lógicas de las cosas que ahora?”
DOLLY. 
“Irse cuando la cosa todavía va bien.”
(finale)
EL OJO.
“No hay nada en este mundo que deba darte miedo, solo hay que saber cuidarse.”
NOCHE. 
“A la gente se le ocurren ideas que preferirían no tener. Es algo que pasa en la vida.”
VOCES. 
“Por lo visto había gente valiente por naturaleza y gente que no lo era.”
VIDA QUERIDA. 
“Esto no es un cuento, tan solo es la vida.”

Contraportada:
¿Bastan un beso robado, un salto desde un tren en marcha, la sombra furtiva de una mujer, una borrachera de media tarde o las preguntas arriesgadas de una niña para conformar un mundo que tenga peso propio y cuente la vida entera? Si quien escribe es Alice Munro un simple adjetivo sirve para cruzar las fronteras de la anécdota y colocarnos en el lugar donde bullen los sentimientos y las emociones.
La gran autora canadiense nos sorprende de nuevo con “Mi vida querida”, una colección de cuentos en los que vemos a hombres y mujeres obligados a traficar con la duda, el dolor y la decepción sin más recursos que su humanidad.

Traducción de Eugenia Vázquez Nacarino


miércoles, 26 de noviembre de 2014

PALMERAS EN LA NIEVE de Luz Gabás

Es una de esas novelas que reúne los ingredientes necesarios para engancharte a su lectura, secretos familiares, romance, dos espacios temporales, historia de Guinea Ecuatorial, colonos y nativos. Consiguiendo una estupenda combinación de géneros. Más una narración con descripciones minuciosas y detalladas que recrean una buena ambientación de los lugares y de los personajes.
Entre realidad y ficción, pues al final del libro hay una explicación de la autora sobre dónde se ha documentado y el por qué lo ha escrito. Nos hace viajar desde un pequeño pueblo del Pirineo a una pequeña isla de África para terminar de nuevo en la montaña. ¿O fue de una pequeña isla de África a un pequeño pueblo del Pirineo para terminar de nuevo en el mar? Clarence, nieta, hija y sobrina de coloniales había escuchado cientos de historias de la vida de los hombres de Casa Rabaltué en tierras lejanas, Antón, Jacobo y Kilian. Ha crecido marcada por ese pequeño y lejano lugar incluso sin haber vivido allí. Atraída por la curiosidad de leer las intimidades de aquellos que todavía vivían, por la casualidad de encontrar un pedazo de papel y por unas palabras de Julia, una vieja amiga de su padre y su tío, la empujan a viajar a uno de sus sueños. De Pasolobino a la isla de Fernando Poo. En una aventura para descubrir su pasado e intentar entender la huella tan profunda que dejó a esos hombres de montaña vivir entre tornados tropicales, haciéndolos simples y complejos, enigmáticos y transparentes, como lo es esa isla.
Desde la primera página me atrapó la curiosidad, y sin poder evitarlo me adentré en esta historia intentando descubrir el secreto familiar y el pasado de los personajes. Habiéndoseme hecho una lectura amena, también motivada por los saltos en el tiempo, así como por la alternancia entre Guinea Ecuatorial y un pueblo de Los Pirineos, destacando el contraste geográfico y cultural que suponen estos lugares.
La autora ha conseguido por un parte que disfrute de la lectura gracias a la combinación de elementos que comento al principio, y por otra parte ha hecho que busque más información sobre la época colonial. Es lo bueno de este tipo de novelas, te acercan un trocito de historia, dejándote con ganas de conocer un poco más. Si tú también tienes deseos de saber por qué la isla de Fernando Poo y Pasolobino están tan lejos o tan cerca, tendrás que sumergirte entre las páginas de este libro.

Algunas frases del libro:

“Sonrió al imaginarse a esos hombres rudos y cerrados de la montaña, de carácter taciturno y serio, poco expresivos y acostumbrados a una gama cromática limitada al blanco de la nieve, al verde de los pastos y al gris de las piedras, descubriendo los colores llamativos del trópico, las oscuras pieles de los cuerpos semidesnudos, las construcciones livianas y la caricia de la brisa del mar.”

“A veces también es necesario saber preguntar, que no basta con creerse a pies juntillas todo lo que nos dicen.”

“No puedo decirte ni cómo ni cuándo, pero llegará un día en que esta pequeña isla se apoderará de ti y desearás no abandonarla... No conozco a nadie que se haya marchado sin derramar lágrimas de desconsuelo.”

Contraportada:
Es 1953 y Kilian abandona la nieve de la montaña oscense para iniciar junto con su hermano, Jacobo, el viaje de ida hacia una tierra desconocida, lejana y exótica, la isla de Fernando Poo. Allí los espera su padre, un veterano de la finca Sampaka, el lugar donde se cultiva y tuesta uno de los mejores cacaos del mundo.
En esa tierra cálida y voluptuosa, los jóvenes hermanos descubren la ligereza de la vida social de la colonia en comparación con una España encorsetada y gris; comparten el duro trabajo necesario para conseguir el cacao perfecto de la finca Sampaka; aprenden las diferencias y similitudes culturales entre coloniales y autóctonos; y conocen el significado de la amistad, la pasión, el amor y el odio. Pero uno de ellos cruzará la línea prohibida e invisible y se enamorará perdidamente de una nativa. Desde entonces, el curso de sus vidas cambiará, y nacerá un secreto cuyas consecuencias alcanzarán el presente.
En el año 2003, Clarence, hija y sobrina de ese par de hermanos, llevada por la curiosidad, se zambulle en su ruinoso pasado y descubre los hilos polvorientos de ese secreto que finalmente será desentrañado.

jueves, 20 de noviembre de 2014

LA NOVIA DE MATISSE de Manuel Vicent

Entre Madrid, París y Nueva York, en la década de los 90 del siglo XX, cuando la compraventa de arte se disparó y fueron en alce las subastas, los personajes de esta novela,  Michel, Julia y Luis, se movían entre el arte, la belleza y el dinero. Éstos representan por orden: como de la nada con “buen arte” se llega a lo más alto en el mundillo del mercado del arte, como de la ignorancia y la rutina se pasa a la pasión por el arte y el propio cuerpo, como de tenerlo todo en los negocios con la crisis lleva a perderlo.
Manuel Vicent, quién fue dueño de una galería de arte varios años, hace un retrato del mundo del arte, del negocio que supone y los tejemanejes, la especulación con las obras, la función de los marchantes, de los coleccionistas, de los corredores de cuadros, de los críticos, de la vida bohemia de los artistas, de las modelos. Haciendo guiños a artistas, obras y demás personajes relacionados con este mundillo, como Giacometti, Picasso, Modigliani, Beppo o Matisse. También hace guiños a grandes escritores.
Trata el tema de la belleza de la mujer, de los cuadros, del descubrimiento y la pasión por el arte y la influencia que puede llegar a tener sobre una persona, de su poder curativo.
Combinando todo lo anterior con el morbo de un triángulo amoroso, con una proposición que incluye la infidelidad y el anuncio de un terrible desenlace.
La portada del libro es un detalle del cuadro “La alegría de vivir” de Henri Matisse, que está en The Barnes Foundation, Pennsylvania.
Si nunca has leído a este autor creo que mejor no empieces por esta novela, de todas las que he leído de este autor es la que menos me ha gustado, antes recomendaría “Tranvía a la Malvarrosa”, “Son de mar” (premio Alfaguara de novela 1999), “Verás el cielo abierto” o “León de ojos verdes” (reseña aquí). Y si tras estas lecturas conectas con su escritura, sus emociones, su nostalgia o sus críticas, entonces continua sumergiéndote por las páginas de libros como éste que he comentado, así como “La balada de Caín” (premio Nadal 1986), “El jardín de villa Valeria” o sus artículos periodísticos.

Algunas frases del libro:

“Los cuadros tienen siempre un valor relativo, liberan una energía estética y monetaria según el lugar donde se hallen.”

“Una gran pieza de arte puede recorrer oscuros laberintos antes de llegar a la pared del último coleccionista donde finalmente reposará después de un fatigoso camino a lo largo del cual mucha gente habrá logrado nutrirse de su energía.”

Contraportada:

El mundo de la pintura, de los marchantes, de los coleccionistas y ladrones de museos es un laberinto fascinante regido por el poder de la belleza que puede salvar o destruir a cualquier amante. La energía de una obra de arte nunca desaparece, sólo se transforma. ¿En qué cambiaría “La piedad” de Miguel Ángel si en lugar de ser venerada en la basílica de San Pedro fuera admirada en el Louvre? Pero la belleza también arrastra maleficios, sobre todo cuando te obliga a vivir más allá de la propia seducción. Sobre el desnudo de la adolescente que contempla la danza en el cuadro “La alegría de vivir” de Matisse, he elaborado la historia amorosa de una mujer cuyo destino consiste en unir la belleza, el placer y la inmortalidad en un instante feliz que está también al alcance de cualquier lector.

viernes, 31 de octubre de 2014

ALMAS GRISES de Philippe Claudel

Premio Renaudot 2003

En una pequeña población del norte de Francia la vida de sus ciudadanos se ve alterada al aparecer el cadáver de una niña de 10 años, Belle. Creándose un clima misterioso, donde nadie es inocente y los culpables son a la vez víctimas. Es 1917, un año convulso a nivel internacional.
Hace referencias en segundo plano a la Primera Guerra Mundial. Con frases que sugieren el gran desastre y la masacre que aconteció. Entre líneas se respira el clima de desolación, se intuye el paisaje gris bajo una banda sonora de cañonazos.
El policía que se ocupó del caso de la niña hace un relato del mismo 20 años después. En su narración va introduciendo personajes poco a poco, describiéndolos al detalle y con profundidad, destacando el juez Mierck, el fiscal Destinat y el militar Matziev, siendo también importantes algunos personajes secundarios, la maestra Lisia Verhareine, la vagabunda Josephine. Así como ciertos lugares, la Fábrica y el Palacio del fiscal. Configura un mapa de los hechos, divagando, yéndose por las ramas en algunos momentos. Va escribiendo en cuadernos que no relee. Es como mantener una conversación consigo mismo, como una confesión. Intercala retratos. Es la imagen de su vida. Aunque parezca un barullo. Es una sucesión de fragmentos. Necesita llegar a las raíces. Por eso rehace la historia, rellena los huecos pero cree que no se lo inventa. Ahora es uno de los escasos testigos. Lleva años tirando de los hilos, buscando respuestas. Por qué iba a inventar. Desde que enviudó su vida ha sido un vacío.
La primera vez que leí a Claudel fue con su libro “La nieta del señor Linh” (reseña aquí) una lectura de las imprescindibles e inolvidables. También recomiendo sus películas como director y guionista “Hace mucho que te quiero” y “Silencio de amor”. Ahora en este libro he vuelto a encontrar personajes solitarios, atormentados. Adentrándose en la complejidad del ser humano. Con un final sorprendente e inesperado.

Algunas frases del libro:

“El miedo surge cuando descubrimos lo que hasta el día anterior creíamos ignorar.”

“Esa es la gran estupidez del ser humano, decirse siempre que hay tiempo, que podrá hacer esto o lo otro mañana, dentro de tres días, el año que viene, dos horas más tarde... Y luego todo se muere, y nos vemos siguiendo ataúdes, lo que no facilita la conversación.”

“Las cosas no son ni blancas ni negras, lo que reina es el gris. Los hombres, sus almas..., pasa lo mismo. Tú eres un alma gris, rematadamente gris, como todos nosotros...”

“La vida es curiosa. No avisa. Lo mezcla todo, sin dejarte elegir, de modo que a un instante de dicha le sucede otro de sangre, así, sin más”

Contraportada:

Diciembre 1917. En un pequeño pueblo del norte de Francia, el cuerpo sin vida de una hermosa niña aparece flotando en el canal. A la escena del crimen acuden, acompañados por el incesante tronar de los cañones y el acre olor a pólvora de un frente que se desgarra a escasos kilómetros, un policía, un juez instructor y un militar. En este mundo provinciano, el asesinato de Belle suscita innumerables sospechas, despierta viejos rencores y sacude un orden social que se tambalea. Todos los indicios apuntan al fiscal Destinat, un rico aristócrata ya jubilado, pero el juez designará como culpables a dos desertores apresados en las cercanías del lugar del crimen. Sin embargo, la crónica de los hechos, escrita por el policía veinte años después del suceso, invita al lector a descubrir una realidad inesperada.

Traducción de José Antonio Soriano

martes, 14 de octubre de 2014

HISTORIA DE UNA MAESTRA de Josefina Aldecoa

Esta novela es la primera de una trilogía. Las otras dos son “Mujeres de negro” y “La fuerza del destino”.
En “Historia de una maestra” la autora hace un homenaje a su madre y a todos los maestros de la República, 1931. Es el testimonio de la realidad de una época, cuando la educación era muy importante en un país pobre, ignorante y con opresión. Resaltando el papel de la enseñanza y el trabajo de aquellos que lucharon por educar un país. Es una narración escrita desde la conciencia y que abre esperanzas, en aquellos años en que se pensaba que la fuerza de la inteligencia podía ser peligrosa.
La protagonista es Gabriela, quién comenzó su sueño cuando en 1923 obtuvo el título de maestra. Después lo vivió. Para finalizarlo con el comienzo de la Guerra Civil española en 1936.
Conoceremos sus vivencias como maestra a través de sus recuerdos, en una época políticamente revuelta. Junto a otros personajes como sus padres, su marido Ezequiel, su hija Juana, don Wenceslao, Genaro, Emile...
Su padre le inculcó el amor al trabajo, la disciplina y la exigencia, esos principios le formaron su carácter y le hicieron la necesidad de ganarse la vida.
Comienza su andadura en un destino perdido en los montes. Tiene el reto de enseñar a esos niños, sintiéndose satisfecha del resultado de ese aprendizaje, del valor de lo que está haciendo. Pues la escuela le llena la vida, y es que lo que le dan los niños vale más que todo lo que ellos recibían de ella. Es una persona con mente abierta, les enseña que los hombres y mujeres no son diferentes por inteligencia ni habilidad sino por fisiología.
Después aprueba las oposiciones y elige Guinea Ecuatorial, quiere conocer otros mundos. Convirtiéndose en un tiempo de soledad, donde, además, vive de cerca el racismo.
Regresa comenzando otra etapa, en la que se casa, volviendo a vivir en pueblecitos de montaña muy pobres.
Me ha parecido una gran historia, en la que he conocido un poco más la labor de los maestros en la Segunda República Española. Con los acontecimientos históricos que les tocó vivir. La función de las misiones pedagógicas. Y su afán por hacer llegar la educación y cultura a todos los rincones, sabiendo que son necesarias para sacar un país adelante. Con la finalidad de educar a los niños para que sean libres, para que sepan elegir por sí mismos cuando sean adultos.
He sentido una bocanada de aire fresco, ahora que siento ahogo con los recortes en educación y cultura, al leer: “La República había conseguido despertar en muchas inteligencias el deseo de aprender, y en los maestros, el deseo de enseñar con más pasión que nunca.”

Algunas frases del libro:

“No puede existir dedicación más hermosa que ésta. Compartir con los niños lo que yo sabía, despertar en ellos el deseo de averiguar por su cuenta las causas de los fenómenos, las razones de los hechos históricos. Ése era el milagro de una profesión que estaba empezando a vivir y que me mantenía contenta a pesar de la nieve y la cocina oscura, a pesar de lo poco que aparentemente me daban y lo mucho que yo tenía que dar.”

“Es difícil seleccionar en el recuerdo los momentos felices.”

Contraportada:

En 1923 Gabriela recoge su título de maestra. Es el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial. “Historia de una maestra” es la narración, hecha desde la memoria, de la vida de Gabriela durante los años veinte y hasta el comienzo de la guerra civil.

miércoles, 1 de octubre de 2014

EL HERMANASTRO de Lars Saabye Christensen

Premio Nordic de literatura.

Tras un corto prólogo donde conoceremos a Barnum y a su hermanastro Fred en una situación de su infancia y adolescencia, la cual cobra sentido hacia el final del libro, por tanto  me parece que está bien escogido ese momento. Continua el primer capítulo en la actualidad, en el Festival de Cine de Berlín, y sabremos un poco más de los sentimientos, emociones e inquietudes de Barnum. Para en el siguiente capítulo trasladarnos en el tiempo a 1945, cuando llega la paz a Noruega.
En este recorrido familiar son importantes su bisabuela (La Vieja), su abuela (Boletta) y su madre (Vera), las mujeres solitarias de Gorbitzgate, a quienes nadie entiende. Además, la historia de su familia es una carta que escribió su bisabuelo. Pero, sobre todo, están Barnum y su hermanastro Fred. Su vida es su historia. Y es que Fred está por encima de toda duda, es indudable, además, tiene una conducta imprevisible. Haciendo que Barnum pierda los estribos cuando lo comparan con él. Llegando un momento en que tampoco quiere recordarlo. Piensa que si dejas pasar el tiempo, poco a poco todo se olvida. “El tiempo fue la gran goma de borrar que pasó sobre su vida.” Desde pequeño fue un ser solitario, sin amigos, acomplejado por ser bajito, por tener un nombre extraño, acribillado en el colegio por esos motivos. Por fin tiene un amigo, Peder, se conocen en circunstancias “especiales” en la Academia de baile. Y también a Vivian. Entre ellos son el bajito, el gordo y el accidente (ella nació en un accidente). Y es que una cosa lleva a la otra, es una cadena de sucesos. Como una escena que se subtitula de nuevo. Su voz habla dentro de su vida, a través de los años, haciendo que la escena encaje en el resto de la historia. Porque en la vida hay casualidades que asocian momentos. Pues Barnum es guionista de cine, escribe sus sueños, sobre las personas que han desempeñado algún papel en su vida, sobre su pequeño mundo, sobre los lugares que nos hacen personas. Y en esas referencias al cine hay una escena muy bonita, cuando recuperan las butacas 18, 19 y 20 de la fila 14 del cine Rosenborg. Y el recuerdo a Lauren Bacall y su película “El sueño eterno”.
En esos guiños al séptimo arte aparece varias veces la palabra flashforward, que según he leído es un avance hacia el futuro, se asemeja al flashback que conecta el pasado y el presente. Así es como anticipa recuerdos, lo mismo que echa poéticas miradas hacia atrás. Apareciendo personajes, que aunque en el relato sean secundarios, tienen fuerza por sí mismos, y son clave en la crónica familiar.
Y en esas miradas al pasado recuerdo que este libro me lo recomendó Miguel Ángel del blog Rincón de lectura, en un comentario que hizo en mi reseña (aquí) sobre el libro “Rosa candida”.  Dándome como resultado una lectura agradable, con instantes conmovedores junto a otros, en cierta manera, cómicos. Me ha parecido un relato que no pierde gas en ningún momento, a pesar de su extensión, pues enlaza bastante bien las situaciones y los personajes. Ha resultado grato conocer esta saga familiar desde la perspectiva de Barnum, quién adopta una frase de su padre: “lo importante no es lo que ves, sino lo que crees ver.”

Algunas frases del libro:

“Sí, había dudado de casi todo, por no decir de mí mismo, incluso dudaba de que existiera algo que se pudiera llamar “mí mismo”, en mis momentos sombríos me consideraba a mí mismo una cantidad limitada de carne, amontonada en un determinado sistema que llevaba el nombre de Barnum.”

“El silencio de Vera es el comienzo de nuestra historia, porque todas las historias han de comenzar por el silencio.”

“Colgamos de un hilo muy fino, y ese hilo está hilado con la sombra de las casualidades.”

“Uno se pierde la mayor parte de las cosas de la vida.”

Contraportada:

Barnum Nilsen, guionista noruego, se encuentra en el Festival de Cine de Berlín donde su representante está negociando con diversos productores. Pero Barnum está más interesado en empinar el codo en el bar que en negociar con desconocidos y, animado por el alcohol, se sume en la nostalgia y hace repaso a lo que ha sido su vida. Empieza entonces un relato apasionante, que se inicia el día de la liberación de Noruega, el 8 de mayo de 1945. Barnum comienza a evocar la historia de su familia, compuesta por tres generaciones de mujeres: la bisabuela, que fue estrella del cine mudo y eternamente fiel al rey Haakon; Boletta, la abuela, una mujer firme y tenaz que hace todo lo posible por sacar a su familia adelante, y Vera, su madre. Estas tres mujeres de fuerte personalidad conforman el universo en el cual se mueven Barnum y Fred, su hermanastro.
En su difícil infancia, Barnum, niño bajito e inseguro, cuenta con la protección de su atrevido hermanastro, pero eso no impedirá que decida dejar de alimentarse para intentar evitar meterse en un mundo adulto hecho de mentiras, disimulos y silencios.

Traducción de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo

viernes, 26 de septiembre de 2014

NADARÍN de Leo Lionni

Nadarín es un pez negro como la concha de un mejillón. El único entre muchos peces rojos. Pero por una situación peligrosa se queda sólo y triste. Hasta que se encuentra con hermosas criaturas: medusas, langostas, extraños peces, algas, anguilas, anémonas y más peces rojos. Volviendo a ser feliz. Aunque el peligro continua... ¿Podrá la inteligencia ganar a la fuerza?
Nos encontramos con un álbum ilustrado por el propio autor, que está dirigido a los más pequeños de la casa, pero que los mayores también podemos compartir con ellos y disfrutar. Es una historia educativa, con mensaje, que transmite buenos valores y hace pensar. Además, descubre a esos primeros lectores un variado vocabulario sobre los mares y océanos.
He vuelto a releer este libro porque para mi es especial, pues formé parte de un grupo de animación lectora durante la etapa escolar de mis hijas, y junto a las muchas animaciones también hacíamos (todavía se hace) un maratón de cuentos, y en la 5ª edición, por aquello de ser un número que se merecía una celebración, conseguimos reunirnos la mayoría de madres y padres que a lo largo de los años habíamos colaborado en animación lectora, y representamos esta historia, acompañada de música en directo por una de las escuelas de música de nuestro barrio. Fue emocionante, entrañable e inolvidable compartir este momento con este grupo que tanto me ha dado, y con la satisfacción de conseguir el objetivo de fomentar la lectura en el colegio de nuestros hijos.

Algunas frases del libro:

“Nadaremos muy juntos, como si fuésemos el pez más grande del mar.”









Contraportada: (está en blanco)


Traducción de Xosé Manuel González Barreiro

viernes, 19 de septiembre de 2014

LA GENTE FELIZ LEE Y TOMA CAFÉ de Agnès Martin-Lugand

Mi tercera lectura este año que trata el tema del duelo, las otras han sido “La alargada sombra del amor” de Mathias Malzieu (reseña aquí) y “La vida era eso” de Carmen Amoraga (reseña aquí). Tres libros diferentes con un fondo común.
“La gente feliz lee y toma café” además del título es el nombre de un café literario de París, del que  Diane es medio dueña, la otra mitad del negocio es de un personaje especial, como tal y, sobre todo, para ella. Félix es capaz de ser terapeuta hasta por teléfono, es un gran apoyo en una etapa tan trascendental de su vida. Por cierto, como curiosidad también se llama Félix el personaje que en Tetuán ayuda bastante a Sira en “El tiempo entre costuras” (reseña aquí) y me ha recordado algo a él, aparte del nombre.
Y hasta aquí el café literario, quitando algunas pequeñas referencias, hubiera sido bonito una novela basada en éste, pero entonces habría sido otro libro con otra historia.
Y en ésta nos cuenta la superación personal de Diane tras un gravísimo revés. Después de un año continua sin superar la pérdida de su marido y de su hija. No acepta ayuda. Todo le recuerda a Colin y a Clara. A su vida con ellos. Pero llega un momento en que toma una determinación y se va a Irlanda, aunque no por casualidad, instalándose en un pueblo perdido, en un rincón del mundo para vivir sola frente al mar. Es una huida de todo, de todos y de sí misma.
Me pregunto ¿Por qué es tan complicado vivir el presente, intentar tener un futuro y no poder dejar atrás el pasado?
La nueva vida en Irlanda, es un contraste con Francia, con escenas un tanto simpáticas y curiosas, gracias a los típicos tópicos. Apareciendo nuevos personajes como los amables caseros Abby y Jack, todo lo contrario a su sobrino Edward, que se puede definir como impresentable, arrogante, maleducado, taciturno, bronco y solitario, por lo menos nada más conocerlo. Y en el lado opuesto está su hermana Judith que es la chispa de la vida.
Tiene una parte de tristeza mezclado con situaciones divertidas,  con algo de ternura y una pizca de humor. Aunque el duelo está siempre presente. Curiosos contrastes, en un momento donde el planteamiento es ¿cómo se reconstruye la vida? ¿Se puede volver a ser capaz de disfrutar de los pequeños placeres sencillos?
Me ha parecido un relato con altibajos, creo que le sobraban algunas escenas y le ha faltado profundizar un poquito más en otras. Pero el tema del duelo tiene momentos emotivos, me ha transmitido lo difícil y complicado que es vivir un momento así, el enfrentarse a una vida donde la pérdida te tiene atrapada. Tiene sus mensajes de superación, de que la vida continua, que hay que seguir adelante, que en algún momento la huida puede dar el empujón que faltaba para volver a encontrarte a ti misma.

Algunas frases del libro:

“El azar me llevó al mejor sitio, parecía estar sola en el mundo. Cerré los ojos, mecida por el ruido de las olas que rompían a pocos metros de mí. El viento maltrataba mi piel y me hacía derramar algunas lágrimas, mis pulmones se llenaban de oxígeno yodado.”

“Hacía todo lo posible por regresar al mundo de los vivos.”

Contraportada:

Tras la muerte de su marido y de su hija en un accidente, Diane lleva un año encerrada en casa, incapaz de retomar las riendas de su vida. Su único anclaje con el mundo real es Félix, su amigo y socio en el café literario La gente feliz lee y toma café, en el que Diane no ha vuelto a poner los pies.
Decidida a darse una nueva oportunidad lejos de sus recuerdos, se instala en un pequeño pueblo de Irlanda, en una casa frente al mar. Los habitantes de Mulranny son alegres y amables, salvo Edward, su huraño y salvaje vecino, que le sacará de su indolencia despertando la ira, el odio y, muy a su pesar, la atracción. Pero ¿cómo enfrentarse a los nuevos sentimientos? Y luego, ¿qué hacer con ellos?

Traducción de Juan Carlos Durán Romero

lunes, 15 de septiembre de 2014

EL CUADERNO ROJO de Paul Auster

Azar, casualidad, coincidencia, destino, son el eje de estas historias cortas, independientes pero con alguna conexión, y que por muy increíbles que puedan parecer son historias verdaderas, que llevan a la reflexión de lo frágiles y vulnerables que somos, pues, a veces, por sólo un segundo ... puede producirse un enorme giro en tu vida.
El prólogo, escrito por Justo Navarro, se titula “El cazador de coincidencias” y es un alegato a las casualidades, al azar y las coincidencias, porque “hay coincidencias y casualidades con las que te mueres de risa y hay coincidencias y casualidades con las que te mueres.”
Y vuelvo a escribir las palabras azar, casualidad, coincidencia y destino, pues seguramente estamos bajo su poder. Pudiendo creer en ellas o no, pero lo mismo que Paul Auster nos narra estas anécdotas de su vida o que le han contado, donde no cita nombres sino que indica los personajes con la primera inicial. Y por muy extraño que en algunos casos puedan parecer los encuentros fortuitos que se convierten en destino. Haciendo un repaso a mi vida estoy convencida de que las casualidades existen, que a veces van encadenándose hasta que el círculo se cierra.
El autor suele utilizar el recurso del azar en sus libros, así que tal vez dependas de éste para leer “El cuaderno rojo”.

Algunas frases del libro:

“Quizá los perversos listillos de este mundo creen que todo saldrá siempre como ellos quieren.”

Contraportada:

Nos hallamos antes una historia verdadera, como todo lo que se cuenta en este libro: lo irreal horadando lo real, el novelista ejerciendo de “cazador de coincidencias”, de traductor de las siempre oscuras revelaciones del azar.


Traducción de Justo Navarro

Otro libro de este autor reseñado en este blog: "Viajes por el Scriptorium" (enlace aquí)


martes, 9 de septiembre de 2014

ENTRE LIMONES de Chris Stewart

Chris Stewart fue batería del primer álbum del grupo Génesis, posteriormente trabajó en variopintas cosas y diferentes lugares. Hasta que se afincó en Las Alpujarras (Granada – España), convirtiéndose en el Cristóbal de este libro. Un relato basado en su propia experiencia, la de un inglés que busca, y encuentra, su lugar para vivir, su hogar, en un rincón de la España profunda.
Es una historia optimista y curiosa, donde hace un retrato de la zona y de su gente y, en parte, con anécdotas divertidas, por el contraste de costumbres, idioma y tradiciones entre un extranjero y los alpujarreños. Aunque a mi no me ha provocado carcajadas pero si alguna sonrisa, porque no he conectado con su humor, aunque si lo ha hecho mi marido, que ha devorado este libro y las continuaciones, “El loro en el limonero” y “Los almendros en flor”.
Para Chris (Cristóbal) comprar el cortijo es un reto, y espera que lo que quiera que resulte de la decisión de vivir allí sea mejor que la rutina de la ciudad. Y compartiendo con él esta necesidad de cambio está su mujer, Ana. Lo hacen todo ellos, intentando lograr la autosuficiencia, pero siempre tienen ayuda de algún vecino. No quieren volver a ser esclavos de todas las cosas de las que habían ido a escapar a ese lugar perdido, y a pesar de los inconvenientes siempre ven algo bello en todo lo que hacen. La sencillez de vida les compensa porque les da felicidad.
Me ha resultado una lectura ligera y agradable, que me ha trasladado con la imaginación que proporciona un libro a Las Alpujarras, como ya viajé del mismo modo a Andalucía con “Viento del Sur” de Ian Gibson (reseña aquí). No ha estado mal compartir esta aventura y tener cierta envidia por alguien que ha sido capaz de dejar todo atrás para emprender una etapa nueva, complicada y a la que le ha sabido sacar todo lo positivo. Pues ya lo dice el propio subtítulo “Historia de un optimista”.

Algunas frases del libro:

“Nos habíamos deshecho de todo lo que había de cómodo y previsible en nuestras vidas y nos habíamos lanzado al vacío.”

“¿Qué debe hacer uno el primer día de una nueva vida?”

“El tener una hija granadina nativa que hablaba perfectamente español contribuyó a que al fin tuviéramos la sensación de que habíamos echado raíces.”

Contraportada:

“Entre limones” es una de esas cosas raras y maravillosas: un libro divertido e intuitivo que encanta desde la primera página a la última... y es que alguien que, sin tener ni idea y sin pensárselo dos veces, se mete a reconstruir y llevar un cortijo en un rincón perdido de una sierra de España, claramente no puede estar haciendo nada malo.
Chris nos transporta a Las Alpujarras, una excéntrica región del sur de Granada (España), y nos mete en una serie de contratiempos con una combinación simpática de granjeros y pastores campesinos, viajeros New Age y expatriados. El verdadero héroe del asunto, sin embargo, es el cortijo que él y Ana Compraron: El Valero, un auténtico parche de montaña lleno de aceitunas, almendros y limones, asentado en el lado equivocado de un río, con ninguna vía de acceso, ni abastecimiento de agua ni electricidad. ¿Podría ofrecer la vida algo mejor?.

Traducción de Alicia de Benito Harland

viernes, 5 de septiembre de 2014

EL CUADRO de Mercedes Salisachs

Un relato corto, como un cuento o una parábola, que no ha necesitado describir cada situación, solamente sugerir y dejar al lector la imaginación. Como asimismo se explica en el prólogo, escrito por Carlos Pujol, por cierto, con una redacción muy acertada sobre esta novela. Que además está basada en hechos reales, como indica en la portada.
“El cuadro”, que bien se podría haber llamado “la búsqueda”, es la historia de Elena, marcada por su pasado, y de su hijo Manuel, y la obsesión que tiene éste por saber quién es su padre, ¿será el hombre del cuadro? ¿Puede el presente borrar el pasado? ¿Siempre somos lo que las circunstancias nos obligan a ser? Estas son algunas de las cuestiones que te planteas en esta lectura. Donde la búsqueda de respuestas es el fondo de todo, o acaso nuestra vida no lo es.
El leer esta breve y sencilla obra, narrada con una prosa casi poética, es dejar abierta la ventana a la imaginación y a la fantasía, es visualizar el proceso de como una obsesión puede condicionar una vida, creando una realidad propia.

Algunas frases del libro:

“La imaginación es el ojo del alma” Pensées – Joseph Joubert

“Lentamente fue asimilando su realidad; se había quedado sola, sin familia, sin amigos, sin proyectos, sin su pueblo y sin una razón de ser. Pero ella vivía y no tenía más remedio que ajustar su trastocada vida a lo que la incógnita de su futuro le deparaba.”

“Olvidar no supone arrancar raíces del alma. Las raíces son tercas y casi siempre se adentran en la tierra para rebrotar cuando menos se espera.”

Contraportada:
(hay una breve biografía de la autora)

lunes, 1 de septiembre de 2014

POR FAVOR CUIDA DE MAMÁ de Kyung-Sook Shin

Con las voces de los hijos y del marido se va configurando el retrato de Park So-Nyo, una mujer campesina, humilde, sacrificada y abnegada. Para ellos la desaparición de su madre y mujer les despierta en su memoria recuerdos que creían haber olvidado, reviviendo situaciones que les hacen sentirse culpables, apreciando por primera vez todo lo que ella les ha dado. También esa búsqueda les descubre facetas de su vida que desconocían, formándose una nueva idea del mundo de su madre. Situaciones que me han planteado hasta que punto llegué a conocer como personas a mi madre, y a mi padre, y qué conocen mis hijas de mi.
Es un relato que se desarrolla en Corea del Sur, y trata temas sobre la familia, el amor maternal, las relaciones de los padres con los hijos, entre los hermanos, el matrimonio, los recuerdos familiares, las diferencias generacionales y, principalmente, el papel de una madre. Desde el punto de vista de cada uno de ellos, incluso hay un capítulo con recuerdos de la propia madre, hecho que me ha parecido un poco desconcertante. Así como también me ha resultado curioso la parte donde nos habla del significado de la escultura “La Pietat” de Miguel Angel, la que se encuentra en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.
Una novela que, aunque no me ha transmitido emociones, tiene sus mensajes, pues los personajes sienten temores al ir pasando el tiempo y no encontrarla, y echan en falta no haber llegado a decirle algo. Teniendo, además, que aprender a vivir en un mundo sin mamá (yo continúo aprendiendo).

Algunas frases del libro:

“¿Hasta dónde llegan los recuerdos de alguien? ¿Los recuerdos que tienes de mamá?”

“Mamá era un mundo en sí misma.”

Contraportada:

Park So-nyo, una humilde campesina, ha sido durante toda la vida una abnegada madre de familia, una mujer que siempre se ha sacrificado para dar una educación a sus hijos. Ahora, tras haberse perdido en la estación central de Seúl cuando iba a visitar a sus hijos a la ciudad, su búsqueda desesperada se convierte en un encendido elogio de los lazos familiares lleno de emoción.


Traducción de Aurora Echevarría

lunes, 28 de julio de 2014

EL CORAZÓN HELADO de Almudena Grandes

Al final del libro hay un apartado titulado “Al otro lado del hielo”, el cual es imprescindible para comprender mejor el desarrollo de esta novela, de dónde y con quién se ha documentado la autora para escribir estas historias repetidas y parecidas a tantas otras anónimas.
Combina la historia de dos familias, de varias generaciones, alternando el pasado y el presente. Dando mucha información y datos sobre cada personaje, por lo que es conveniente hacerse un árbol genealógico.
A partir del fallecimiento de Julio Carrión González, un hombre que se hizo a sí mismo. Y por una pura coincidencia, al ver Álvaro Carrión a una extraña en el entierro de su padre, se forma una cadena de acontecimientos triviales, casuales. Hasta ese momento para Álvaro su familia son sus padres y sus hermanos. No sabe nada de su pasado. No tiene recuerdos familiares. Ahora tendrá que redefinir a su padre. Y necesitará tiempo para entender, interpretar y aceptar los nuevos datos sobre él.
En la otra familia uno de los ejes es Raquel Fernández Perea, quien sí tiene recuerdos desde niña, conoce lo que vivieron sus padres y sus abuelos, manteniendo una relación especial con su abuelo Ignacio Fernández Muñoz, juntos vivieron un episodio misterioso, extraño y que, entonces, siendo pequeña no entendió, pero no ha podido olvidar al hombre que hizo llorar a su abuelo.
Almudena Grandes habla de viejas historias familiares, frustraciones, esperanzas, guerra, drama, derrota, exilio, vencedores, vencidos, refugiados, traición, regreso. Historias españolas descritas con abundantes metáforas, dejando sensaciones de añoranza y nostalgia.
Nos cuenta el significado del verbo “volver” para los españoles que vivían en París u otros lugares. Personas que perdieron muchas cosas en su vida, echándolas de menos, con el miedo a no pertenecer a su ciudad, como si fueran ciudadanos provisionales de ninguna parte. También estaban los que tuvieron que tomar decisiones en unas circunstancias terribles.
En la actualidad Álvaro y Raquel se enfrentan por una parte a descubrir el pasado de su familia y, por otra, a curar heridas que no se han cerrado. Siempre habrá demasiada gente, vivos o muertos, alrededor de ellos. Forman parte de una historia antigua, que es difícil de valorar para nadie que no la viviese, porque ¿qué habríamos hecho en una situación tan difícil, con tanto odio? ¿qué hubiéramos hecho en la España del 36?
Hacía tiempo que quería leer esta novela, me gusta la escritura de Almudena Grandes, además, había leído en otros blogs que “El corazón helado” es uno de sus mejores libros. Lo había ido posponiendo más que nada por la gran extensión, algo más de 900 páginas, lo que también me ha hecho dejar en la lista de espera, por esas manías propias como lectora, sus nuevas historias que tratan temas similares, como “Inés y la alegría”, “El lector de Julio Verne” y “Las tres bodas de Manolita”, que los tres forman parte de la serie “Episodios de una guerra interminable”, y creo que le faltan por publicar otros tantos para completarla.
Ahora, ya leída y empezando a madurar en mi interior, ha sido una magnífica lectura, donde he ido conociendo poco a poco a cada personaje, con los datos adecuados para que me fuese sorprendiendo, para que me emocionase con las vivencias de cada uno, para que estas historias españolas me hiciesen pensar en mis padres, en mis abuelos, para que el silencio y el miedo de tantos años tuviesen nombre y apellidos, aunque sean los personajes de una novela.

Algunas frases del libro:

“Una de las dos Españas ha de helarte el corazón” Antonio Machado

“Le enseñó que una ciudad puede ser algo más que un conjunto de calles con casas donde vive la gente.”

“Es curioso cómo cambian las cosas, ¿no? Por un lado, una familia como la tuya, que vivía en esta ciudad, en una casa como ésa, y lo perdió todo. Por otro, un hombre como mi padre, hijo de un pastor de ovejas, dueño de su rebaño pero un simple pastor al fin y al cabo, y de una maestra de escuela que no tenía donde caerse muerta, que se crió en un pueblo de la sierra, que ni siquiera fue a la universidad, y se hizo tan rico como para comprar edificios enteros. Todo en dos generaciones, en tres, y tú y yo aquí, ahora...”

“Eso era lo único que les quedaba, la cultura. Educación, educación y educación, decían, era como un lema, una consigna repetida muchas veces, la fórmula mágica para arreglar el mundo, para cambiar las cosas, para hacer feliz a la gente. Lo habían perdido todo, habían salido adelante trabajando en puestos que estaban muy por debajo de sus capacidades, academias, panaderías, centralitas telefónicas, pero les quedaba eso. Siempre les quedó eso.”

Contraportada:

El día de su muerte, Julio Carrión, prestigioso hombre de negocios cuyo poder se remonta a los años del franquismo, deja a sus hijos una fortuna considerable pero también una herencia de sombras, con muchos puntos oscuros en su pasado. Nunca le gustó recordar su juventud, ni sus peripecias en la División Azul. En su entierro, en marzo de 2005, su hijo Álvaro, el único que no ha querido dedicarse a los negocios familiares, se sorprende por la presencia de una mujer joven y atractiva, a la que nadie reconoce y que tal vez fue la última amante de su padre. Raquel Fernández Perea, por su parte, hija y nieta de exiliados republicanos en Francia, conoce muy bien el pasado de su familia, sus frustraciones y esperanzas, y no ha podido olvidar el episodio más misterioso de su infancia, la extraña visita en la que acompañó a su abuelo, recién regresado a Madrid, a casa de unos desconocidos con los que intuyó que existía una deuda pendiente. Ahora, el azar hará que Álvaro Carrión y Raquel Fernández Perea se conozcan y se sientas atraídos sin remedio. Así descubrirán hasta qué punto sus viejas historias familiares son capaces de proyectarse en sus propias vidas, donde se entrecruzan y convergen de manera dramática.