Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 30 de abril de 2018

ESPERANDO A MISTER BOJANGLES de Olivier Bourdeaut


Es una novela corta narrada en primera persona por un niño, y también combina la narración con una segunda voz que son unos cuadernos escritos por su padre. Cuenta la historia de una familia normal, con sus virtudes y sus defectos, con sus cosas buenas y sus cosas malas, con sus problemas y su día a día. Con un padre alegre, que contribuye a que cada momento sea divertido, con una madre extravagante, que hace afirmaciones sorprendentes, y con un niño que vive inmerso en esa fantástica realidad. Acompañados por el fondo musical de la canción “Mr Bojangles” de Nina Simone.
La descripción del comportamiento de sus padres y del resto de personas y situaciones que suceden, se puede resumir en extravagancia y surrealismo. Es como dice en el propio texto “un folletín alegre, lleno de sorpresas y rebosante de amor.” Y toda esta excentricidad tiene su razón, y me ha sorprendido la vuelta de tuerca que da el relato, convirtiéndose en algo mucho más profundo.
También me ha parecido magnífico como el autor juega con el significado de las palabras, dándoles en muchos casos su verdadero sentido. Y lo hace de una manera natural y enriquecedora. Pienso que el traductor ha tenido un arduo trabajo con muy buen resultado. Aunque imagino que leer esta historia en su idioma original será aún mejor.
Aparte quiero comentar un par de cosas, casi como una nota personal, que no pretende desmejorar el resultado positivo de este libro. Y es por una parte la descripción de las fiestas por San José en un pueblo español (pág. 128) que dentro del tono surrealista del relato me han recordado a las escenas, también estrambóticas, de las películas de Tom Cruise “Misión imposible 2” y Noche y día”. Me parece que también ha mezclado un tanto diversas fiestas. Y por otra parte en otro punto de la historia hace un comentario sobre la paella (pág. 122) que para mi no es la más acertada descripción de este plato.
Algunas frases del libro:
Yo no obligo a nadie a creerse mis historias. ¡Les han gustado y se las han creído! ¡He jugado con ustedes y ustedes han perdido!”
Sentado bajo un olivo, viéndolos reír y parlotear mientras ofrecían sus blancas caras al sol, me dije que nunca me arrepentiría de haber cometido aquella locura. Un espectáculo tan hermoso no podía ser el resultado de un error, de una mala elección; una luz tan perfecta no dejaba espacio para el remordimiento. Jamás.”
Contraportada o parte de la misma:
Ante la mirada absorta de su hijo, un pareja embriagada de amor baila al son de “Mr. Bojangles”, de Nina Simone. La escena, mágica, vertiginosa, sólo es un recuerdo más de los muchos que brotan de la memoria del protagonista de la historia, que rememora una infancia marcada por la excentricidad de unos padres adscritos a un estilo de vida ajeno a toda convención social. El padre, la vitalidad hecha persona, no concibe una vida sosegada y monótona – hasta el punto de rebautizar a su mujer con un nombre diferente cada día –, y la madre, capaz de interpretar todo tipo de papeles con la convicción del ilusionista más avezado, hace de la rutina familiar una fiesta perpetua, un espacio donde sólo caben el gozo, la fantasía y la amistad.

Traducción del francés de José Antonio Soriano Marco




jueves, 19 de abril de 2018

UN LUGAR A DONDE IR de María Oruña


Este libro es la segunda entrega protagonizada por la teniente de la Guardia Civil Valentina Redondo. La primera se titula “Puerto escondido” (reseña aquí). Y la tercera acaba de publicarse con el título de “Donde fuimos invencibles”.
Los escenarios donde transcurren los hechos continúan siendo por diferentes zonas de Cantabria, por lo que estas novelas tienen como añadido poder disfrutar de los paisajes, cuevas, monumentos y poblaciones tan bien descritos, abriendo la curiosidad de querer ir a verlos realmente. Además, al final hay un apéndice que se titula “Curiosidades” donde la autora explica un poco como ha investigado y se ha documentado con cada tema que trata, como el trabajo de los espeleólogos, arqueólogos, geólogos y forenses, por lo que los datos aportados tienen una buena base científica e histórica.
Aunque ya he comentado al principio que hay un libro anterior, pero en este recuerda datos tanto de Valentina como de su pareja, Oliver Gordon. Refrescándonos la memoria a quienes leímos la primera, y poniendo en antecedentes a los nuevos lectores.
La teniente es racional, perfeccionista, obsesiva, controladora, rigurosa, tiene tesón y se implica mucho en su trabajo. En varias ocasiones se hace referencia a que tiene TOC en orden y limpieza.
Mantiene una relación estable con Oliver Gordon, un británico afincado en Suances. Quién está preocupado por su hermano Guillermo, del que no tiene noticias desde hace dos años.
Por lo que hay una trama con los asesinatos y la investigación, y otra con la parte personal de Oliver, con giros que llevan en algunos momentos a cruzarse. Esta intriga junto con saltos hacia atrás en el tiempo y otra historia intercalada entre los capítulos, hacen que la lectura enganche, porque estás deseando volver a leer a cada narrador y saber como continua cada asunto. Y aunque llega un momento en que tal vez se desvela demasiado en esas otras historias intercaladas, y como lector detective crees tenerlo todo claro, pues no, porque hay sorpresas. Y ya cuando parece que todo ha terminado, entonces los últimos párrafos crean una nueva intriga que espero continúe en la tercera entrega de esta serie.
Aparte en esta ocasión se puede acompañar la lectura con una banda sonora, pues hay referencias musicales dentro del texto.
Y como curiosidad, el título aparece en varias ocasiones porque “Un lugar a donde ir” es ese lugar que deberíamos tener todos, ese objetivo u objetivos en la vida que deberían motivarnos para seguir adelante. Lo mismo que en un par de ocasiones hace referencia a ese “puerto escondido”, ese lugar de confianza donde nos sentimos seguros.

Algunas frases del libro:

Casi siempre hay una explicación lógica, sencilla y científica para todo.”

Qué fácil era todo cuando eran niños. Ahora solo podía navegar en mares adultos llenos de sombras.”

Esperaba que los hechos siempre suplantasen a las palabras.”

Cuando uno es pequeño, todo se perfila más grandioso de lo que es en realidad: quién tuviese siempre la inocencia, la energía y la incombustible mirada de los niños.”

Contraportada o parte de la misma:
Han transcurrido varios meses desde que Suances, un pequeño pueblo de la costa cántabra, fuese testigo de varios asesinatos que sacudieron a sus habitantes. Sin embargo, cuando ya todo parecía haber vuelto a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en La Mota de Trespalacios, un recóndito lugar donde se encuentran las ruinas de una inusual construcción medieval. Lo más sorprendente del asunto no es que la joven vaya ataviada como una exquisita princesa del medievo, sino el objeto que porta entre sus manos y el extraordinario resultado forense de la autopsia.
Cuando hasta los más escépticos comienzan a plantearse un imposible viaje en el tiempo, comienzan a ocurrir más asesinatos en la zona que parecen estar indisolublemente unidos a la muerte de la misteriosa dama medieval.



miércoles, 4 de abril de 2018

EL LECTOR DE JULIO VERNE de Almudena Grandes


Este es el segundo volumen de la serie Episodios de una guerra interminable, pero son historias independientes

Este libro se centra en la guerrilla de Cencerro y el trienio del terror. Jaén, Sierra Sur, 1947-1949. Al final hay una nota de la autora donde explica como llegó a esta historia, como se documentó y como gracias a los relatos de varias personas ha podido recuperar esta parte de nuestra memoria histórica.
Y es que aunque la Guerra Civil Española había terminado oficialmente en 1939, en los años 1947, 1948 y 1949, en los pueblos de la Sierra Sur de Jaén, todavía había hombres que se echaban al monte para salvar la vida, mientras luchaban por seguir defendiendo sus ideas. En un momento en que todo era ilegal y todo era delito, y todavía había muertos por la espalda. Teniendo mucho valor la ley que aplicaban los guardias civiles, quienes recibían órdenes de más arriba. Por lo que la convivencia entre vencedores y vencidos, en estas poblaciones donde todos se conocían y convivían, era tensa. Siendo un pulso entre la guardia civil y la guerrilla.
En este ambiente creció Nino, quien entonces tenía 9 años, hijo de un guardia civil, y junto a su familia vivía en la casa cuartel. Él es el narrador de la vida diaria en este pueblo, Fuensanta de Martos, y sus alrededores. A través de sus ojos, sus inquietudes, su perspicacia, su inocencia y su naturalidad, veremos como en este lugar cada uno interpretaba su papel durante el día, mientras en la noche unos dormían plácidamente y otros no se quitaban el miedo de encima. Y las viudas y los huérfanos sobrevivían, intentando seguir con sus vidas. En unas circunstancias con las que no se podía vivir, pero todos vivían. En una época en que nadie hacía nada por nadie, pero siempre quedaban personas que estaban dispuestas a ayudar.
Nino pasa estos años de su niñez descubriendo la vida y el mundo gracias a lo que le aporta Pepe el Portugués, un personaje peculiar que le va a marcar profundamente. Y también va a recibir un buen aprendizaje cultural por parte de Doña Elena, una mujer que conserva una gran biblioteca en su casa. Así Nino leerá novelas que le ayudarán a soportar la calamitosa aventura de vivir en una casa cuartel, porque “los muertos de papel nunca dejan viudas o huérfanos que lloren más de dos líneas.” Y así “Le mantenía vivo saber que le quedaban tantos libros por leer, tantas historias por escuchar, y tanto río y tanto monte para explorar con Pepe el Portugués.” Y después de sobrevivir a estos tiempos convulsos, Nino, conocido como “el canijo”, creció y forjó su carácter, llegando a ser quien quiso ser.
Los hechos que aquí se cuentan están basados en la realidad que se vivió en esa zona concreta de la Sierra Sur de Jaén (no tan diferente a la de otras partes de España), y la autora con su buena narración consigue ponernos en la piel de cada personaje, reviviendo momentos complicados que sucedieron entre las familias, entre los amigos, entre los vecinos, quienes convivían con sus secretos y sus miedos, siendo supervivientes de una guerra interminable. Haciéndonos partícipes de una posguerra que originó situaciones oscuras que nos han seguido marcando a las siguientes generaciones.

Algunas frases del libro:

Pero las cosas no siempre son como parecen y eso también lo descubrí en aquel viaje.”

Ella contaba historias, y se sabía tantas que nunca se agotaban, historias verdaderas e inventadas, alegres y crueles, cómicas y tristísimas, historias completas que parecían grandes y luego eran pequeñas, porque siempre formaban parte de una historia mayor, una historia infinita que muchos adultos como ella y muchos niños como yo habían fabricado juntos a lo largo de los siglos, la historia de la sabiduría y de la curiosidad, la historia del conocimiento y del hambre de conocer, la historia de quien sabe mucho entrega a quien no sabe nada para que, en lugar de dividirse, crezca más y viva para siempre.”

Me enseñó poemas y romances, canciones y letrillas, refranes y adivinanzas, y muchas palabras en muchos idiomas distintos pero, sobre todo, me enseñó un camino, un destino, una forma de mirar el mundo, y que las preguntas verdaderamente importantes son siempre más importantes que cualquiera de sus respuestas.”

Tú ya sabes como son las cosas que pasan cuando se cruza la guerra con las familias.”

Contraportada o parte de la misma:
Nino, hijo de guardia civil, tiene nueve años, vive en la casa cuartel de un pueblo de la Sierra Sur de Jaén, y nunca podrá olvidar el verano de 1947. Pepe el Portugués, el forastero misterioso, fascinante, que acaba de instalarse en un molino apartado, se convierte en su amigo y su modelo, el hombre en el que le gustaría convertirse alguna vez. Mientras pasan juntos las tardes a la orilla del río, Nino se jurará a sí mismo que nunca será guardia civil como su padre, y comenzará a recibir clases de mecanografía en el cortijo de las Rubias, donde una familia de mujeres solas, viudas y huérfanas, resiste en la frontera entre el monte y el llano. Mientras descubre un mundo nuevo gracias a las novelas de aventuras que le convertirán en otra persona, Nino comprende una verdad que nadie había querido contarle. En la Sierra Sur se está librando una guerra, pero los enemigos de su padre no son los suyos. Tras ese verano, empezará a mirar con otros ojos a los guerrilleros liderados por Cencerro, y a entender por qué su padre quiere que aprenda mecanografía.

Otro libro de esta autora reseñado en este blog: "El corazón helado" (enlace aquí)