Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 5 de septiembre de 2016

DORA BRUDER de Patrick Modiano

Premio Nobel de Literatura 2014

Sólo había leído un libro de Patrick Modiano, “En el café de la juventud perdida” (reseña aquí), al que llegué por recomendación de otro blog, y aunque me resultó algo desconcertante, su conjunto me animó a querer leer alguna de sus otras obras, pues tiene un estilo propio. También posteriormente le concedieron el Premio Nobel de Literatura 2014 y es un incentivo más para acercarse a sus escritos.
“Dora Bruder” es un libro necesario. Pues simboliza a todos los judíos deportados en los años de la ocupación alemana de París. Esta familia es una de las muchas que fueron casi anónimas, que apenas dejaron huella tras de sí, y que sus vidas han acabado siendo ignoradas, por lo que en este caso se recupera la memoria de aquellas familias que murieron al completo, ya que ningún descendiente podrá hacerlo.
La historia surge de un hecho real, pues el propio Modiano se encontró en los años 90 con un anuncio publicado en 1941 en el periódico Paris-Soir. Por tanto el autor se convierte en narrador. Y empieza a indagar lo que le sucedió a Dora Bruder, una adolescente de 15 años que desapareció entonces, y sus padres publicaron un anuncio en la prensa. Muestra la paciencia del investigador, buscando datos, atando cabos, reconstruyendo la vida de esta persona y de sus padres, Ernest y Cécile, averiguando datos de su pasado y de aquel presente.
Además, parte de su interés está en que él vivió en ese barrio de París en los años 60, y las calles, los lugares, por dónde Dora pasó, también han sido escenario de su vida, lo que le proporciona un acercamiento con ella. Y es que las casualidades y las coincidencias se le van cruzando en su camino de reconstrucción de lo que le sucedió a Dora. Así es como relaciona una brevísima historia personal de cuando estuvo buscando a su padre en un hospital, un suceso que me ha dejado con la boca abierta. También recuerda la parte de la novela de Víctor Hugo “Los miserables” donde habla del convento de las calle Picpus. Y en esa relación de recuerdos. rememora a algunos escritores que murieron en aquellos años de guerra: Friedo Lampe, Felix Hartlaub, Roger Gilbert-Lecomte. Así como recopila datos e informaciones de otras personas que también fueron detenidas, deportadas y enviadas a campos.
Y es que en los años 1939, 1940... muchas personas fueron convocadas, internadas, clasificadas en grupos, tratadas como sospechosas o no sospechosas, nombradas como prestatarios extranjeros, llevadas al velódromo de invierno y posteriormente trasladadas en convoy a campos, como Dracy o Tourelles.
Vivían sujetos a una amenaza que se cernía. Conviviendo en un clima opresivo. Tenían el mundo en contra y no sabían por qué. Todo era hostil. Pero así fue la ocupación alemana de París. Con unos funcionarios de la policía que firmaban por simple rutina los documentos, donde se designaba el lugar donde enviaban a la gente como “Albergue. Residencia vigilada”. Y desde entonces se corrió un velo, y ahora la zona que rodea el cuartel de Tourelles es una zona de vacío y de olvido. Nadie se acuerda. Cómo pasa con el velódromo de invierno (ver aquí reseña de “La llave de Sarah”). Por lo que esta historia sobre Dora Bruder escrita por Patrick Modiano es especialmente importante para la memoria histórica.

Algunas frases del libro:

“Lleva tiempo conseguir que salga a la luz lo que ha sido borrado.”

“Dicen que los lugares conservan por lo menos cierta huella de las personas que los han habitado.”

“Algunas noches la ciudad de ayer se me aparece con reflejos furtivos detrás de la de hoy.”

“Existen casualidades, encuentros y coincidencias que se ignorarán siempre...”

Contraportada o parte de la misma:

El 31 de diciembre de 1941, en el periódico Paris-Soir, apareció un anuncio dramático: unos padres buscaban a su hija, de 15 años, que se había fugado de un colegio de monjas. Nueve meses más tarde, el nombre de la muchacha aparece en una lista de deportados al campo de exterminio de Auschwitz. Al filo de estas dos desapariciones sucesivas conocemos el destino de todo un pueblo, de toda Francia y de toda Europa, en un momento de dolor y violencia, en el que la pureza resalta sobre un fondo de destrucción. Pero el tema del libro no es sólo la vida de Dora Bruder, sino la búsqueda del propio autor que trata de reconstruir aquella biografía borrada.

Traducción del francés por Marina Pino


7 comentarios:

  1. No me importaría nada leerlo. Gracias por la reseña. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. De Modiano solo he leído Pedigrí y me encantó, todo un descubrimiento este autor que no me sonaba de nada hasta que le dieron el Nobel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Con Modiano no me he animado pero de empezar prefiero este aunque es una etapa histórica sobre la que leo menos.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada de este autor y me parece que podría estrenarme con este libro, que su temática me llama.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Al igual que tú, solo he leído "En el café de la juventud perdida" pero espero leer algo más en algún momento. Puede que me anime con este.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Este libro lo leí a raíz de que el autor ganó el Nobel y me impactó bastante, Vaya historia la de Dora! También considero que es una lectura necesaria, no debemos olvidar el pasado. 1beso!

    ResponderEliminar
  7. en estos momentos estoy con una racha de libros sobre la segunda guerra mundial, me apunto este para continuar.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.