Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 20 de febrero de 2017

ABUELOS DE LA A A LA Z de Raquel Díaz Reguera

Yo sólo conocí a uno de mis dos abuelos, al materno, y estaría dentro de la tipología “En ninguna parte como en casa”, pues si cierro los ojos y miro en el archivo de mis recuerdos lo veo sentado en su sillón, en un rincón del salón, junto a la ventana, con sus crucigramas, su vaso de agua en la mesita y fumando en pipa.
Pero en este álbum ilustrado encontrarás 30 tipos de abuelos, pues de tantas maneras los ha clasificado la autora e ilustradora Raquel Díaz Reguera. Desde el “Asusta monstruos” hasta el “Viajes imaginarios”, pasando por el “Batallitas”, el “Friolero”, el Superhéroe”... entre otros.
Cada uno de ellos está descrito al detalle, con el complemento de las ilustraciones, resultando divertido y nostálgico, pues casi en cada frase hay algo que te hace sonreír porque te imaginas la situación, o que te emociona porque tu abuelo, o tu padre cuando lo fue, hacía exactamente lo mismo.
Además, este libro tiene páginas especiales donde explica algunos otros asuntos que se pueden aplicar a todos los abuelos en general: las diferentes zapatillas de ir por casa como complemento ideal del abuelo; los abuelos y la meteorología una característica común; la combinación de abuelos.
La verdad es que creo que no ha olvidado nada ni a nadie. Leyéndolo y fijándome en las ilustraciones he reconocido a todos los abuelos que conozco. A unos pocos los he visto reflejados en una sola de las tipologías, pero a los demás les he encontrado rasgos de varios. Porque un abuelo tiene capacidad de sobra para ser muchos abuelos a la vez, y sino piensa en los tuyos y lo verás.
Por supuesto recomiendo este álbum ilustrado, tanto para adultos como para niños, y mejor aún si es para compartir un rato de lectura con alguien, grande o pequeño.
Y tampoco os perdáis “Abuelas de la A a la Z” (reseña aquí) y “Madre solo hay una y aquí están todas” (reseña aquí)

Algunas frases del libro:

“Mi infancia fue un lugar completamente feliz, pero cada una de las letras de esa felicidad se escriben con la tinta de todos los recuerdos que tengo de mi abuelo. Recuerdos a los que no necesito acudir para que se me amontonen, nostalgias que a veces me hacen sonreír y otras tantas contarle la falta que me hace.”

“Lo importante, lo verdaderamente importante, es que consigue que, incluso en las amodorradas tardes de lluvia, sus nietos dejen descansar un rato los deditos cibernéticos, los escuchen embobados con los ojos llenos de chispas y vean su abuelo como el superhombre que es.”

“Estos abuelos tienen una pila de poderes pero el principal, el más poderoso y el que más valoran los nietos es que los hacen sentir como si fueran los mejores nietos del mundo. Y eso no hay ningún poder que lo iguale.”

“Un abuelo es a la niñez lo mismo que los días azules a la vida.”

Contraportada o parte de la misma:
Hay abuelos que tienen los bolsillos llenos de besos, de caramelos, de historias y batallitas. Hay abuelos que navegan por los cuentos como a lomos de una ballena y otros abuelos madrugadores que se levantan antes de que suene el despertador para llevar a sus nietos al colegio a ritmo de cha-cha-chá.
Casi todos abuelos olvidaron durante unos años al niño que llevaban dentro para ejercer de padres responsables, pero les basta la llegada del primer nieto a su vida para volver a la infancia en un periquete.
Los niños que galopamos sobre sus rodillas o nos quedamos dormidos en sus regazos, los que volamos en un columpio empujado por un abuelo o aprendimos a montar en bicicleta alentados por su «claro que puedes», podemos cerrar los ojos y recordar que cuando nos apretaban entre sus brazos estábamos a salvo de cualquier miedo o tristeza, cuando nos arropaban en su abrazo ya estábamos en casa.


viernes, 3 de febrero de 2017

TAN POCA VIDA de Hanya Yanagihara

Que nadie se eche para atrás a la hora de leer esta novela porque sea tan extensa (tiene 1004 páginas) pues la narración hace que no resulte pesada, y a los personajes después de compartir tanto tiempo con ellos, les vas cogiendo cariño, y sus vidas acaban formando parte de la tuya.
La historia se extiende en un amplio espacio temporal que abarca varias décadas, pues parte de los personajes son cuatro amigos que se conocieron en la universidad, y mantienen su amistad toda la vida.
Viven en Nueva York, pero se habla de más lugares, tanto de EEUU como de Europa. Y como curiosidad hablan del Camino de Santiago, pues Willem rueda una película allí, además, en ese viaje hacen una visita a la Alhambra, con el detalle de que Malcom hizo la tesis sobre este conjunto monumental (son esos pequeños detalles que a mi suelen llamarme la atención).
Estos cuatro amigos después de la universidad, donde se inició su amistad, comenzaron su vida de adultos, y ellos son:
Malcolm es arquitecto y va abriéndose su camino, siendo socio de un despacho. Sus padres son ricos.
JB es pintor. Un artista que también utiliza la fotografía, pues inicia un proyecto que consiste en copiar en lienzo fotos de sus amigos hechas por él mismo, es como una crónica de su vida y la de ellos. Con el paso del tiempo va adquiriendo renombre. Siempre ha estado arropado por su familia.
Willem es actor, primero sin éxito por lo que trabaja de camarero, pero la situación va mejorando por momentos. Tuvo poca relación con sus padres, y fue protector de un hermano con parálisis.
Jude es abogado, empieza en la fiscalía pero después trabaja en un bufete importante. Arrastra un trauma de la infancia y adolescencia, que condiciona su vida, por lo que no puede disfrutar del presente. Tampoco sabe su origen ni quienes fueron sus padres.
Willem y Jude comparten piso a temporadas. Su relación es una amistad por encima de todo. Jude se siente unido a Willem por las cosas importantes, el amor, la confianza. Pero también le unen las pequeñas rutinas cotidianas, las facturas, las revisiones al dentista, las cosas de casa. En su relación se han ido salvando el uno al otro,
Otros personajes:
Harold Stein, profesor y después amigo de Jude. También tienen una relación especial, junto con Julia, la mujer de Harold. Con este personaje se da una situación diferente dentro de la estructura de la novela, pues en un par de ocasiones se convierte en narrador.
Andy es el médico de Jude, una de las pocas personas en quien confía, aunque tampoco le ha contado todo su pasado. Se van convirtiendo en amigos.
El conjunto de la novela me ha parecido sensacional, porque se va viendo la evolución de cada personaje a lo largo de los años, prácticamente en su día a día tanto personal como laboral.
También porque trata, en mayor o menor profundidad, multitud de temas: amistad, derecho, fotografía, pintura, medicina, cinematografía, arquitectura, relación padres-hijos, adopción, amor, sexo, homosexualidad, terapia, drogas, abusos, pedofilia, autolesiones, dolor, sufrimiento, duelo, enfermedad, autoestima. Expuestos a través de las propias vivencias de los personajes. Y es que el pasado de cada uno de los amigos ha marcado su carácter.
Por otra parte, la historia se centra sobre todo en Jude, y con él he compartido ese sufrimiento interior que le amarga la existencia, ese pasado que ha ido contando muy poco a poco. De la misma manera que les ha pasado a sus amigos, y junto a ellos he sido partícipe de ese dolor. Pues la autora va narrando los hechos de tal manera, que cada vez que Jude recuerda momentos de su infancia y adolescencia a la vez transmite su padecimiento. Y cada uno de esos instantes me ha ido golpeando irremediablemente. Es tremendo el miedo que siente a contar su realidad. Pero, sobre todo, es fortísimo como se autocastiga.
Como contrapartida están las buenas situaciones que le van sucediendo, por las que debería sentirse afortunado y feliz. Como es la relación con sus amigos, quienes a pesar del secretismo de Jude sobre el trauma que arrastra, son incondicionales.
Tal vez no sea un libro para todo el mundo por su extensión, por la dureza de ciertos temas que trata. Sin embargo os animo a leerlo, pues para mi ha sido una gran lectura, ya que he compartido con los personajes momentos inolvidables de sus vidas, las malas y las buenas épocas. Me ha transmitido multitud de emociones, en ese vaivén de alegrías y tristezas.

Algunas frases del libro:

“Nadie tiene la familia que se merece.”

“En algún momento el acto de rendirse a lo que parecía ser el destino había dejado de ser algo digno para convertirse en un signo de cobardía.”

“Creo que el único secreto que tiene la amistad es dar con personas que sean mejores que tú, no más listas ni más populares sino más buenas, más generosas y más compasivas, y valorarlas por lo que pueden enseñarte, escucharlas cuando te dicen algo sobre ti, por malo (o bueno) que sea y confiar en ellas, que es lo más difícil de todo, pero también lo mejor.”

“Necesitaba descubrir que había algo más en la vida que el trabajo, vivir el presente y aprender a quererse a sí mismo.”

“Todos decimos que queremos que nuestros hijos sean felices, felices y sanos, pero no queremos eso. En realidad deseamos que sean como nosotros, o mejores que nosotros. En eso somos muy poco imaginativos, y no estamos preparados para aceptar que puedan ser peores.”

“Le parecía la expresión ideal de una relación entre adultos, tener a alguien con quien discutir la mecánica de una existencia compartida.”

Contraportada o parte de la misma:

Para saber...
Qué dicen y qué callan los hombres
De dónde viene y adónde va la culpa
Cuánto importa el sexo
A quién podemos llamar amigo

Y finalmente...
Qué precio tiene la vida cuando ya no tiene valor

Para descubrir eso y más, aquí está “Tan poca vida”, la historia de cuatro amigos que crecen juntos en Manhattan y comparten una idea muy peculiar de la intimidad, una manera de estar juntos hecha de pocas palabras y muchos gestos.

Nota personal: en la contraportada hay una cita del libro “El guardián entre el centeno” de J.D. Salinger (reseña aquí). “No cuentes nunca nada a nadie. En el momento en que uno cuenta cualquier cosa, empieza a echar de menos a todo el mundo.”

Traducción de Aurora Echevarría

Gracias a la editorial Lumen, Penguin Random House Grupo Editorial y al proyecto Edición Anticipada por el envío de este ejemplar.


lunes, 16 de enero de 2017

ALEX de Pierre Lemaitre

Una novela negra, con algunas escenas muy intensas para estómagos fuertes. Y todo porque la narración de Pierre Lemaitre es tan perfecta que ha conseguido que mi mente imagine y visualice las escenas de manera demasiado real.
Va combinando los capítulos con las tramas de Alex y con las del policía, Camille. Que a su vez derivan en dos temas: rapto y asesinatos. Manteniendo de esta forma la intriga y la necesidad de ir avanzando en la lectura para saber como se va resolviendo cada situación.
Violencia, crueldad, destrucción, ensañamiento, brutalidad, venganza, justicia. Son parte de esta historia, donde se crea una situación víctima vs verdugo, pues no todo es como parece.
Hay bastantes referencias al libro anterior “Irene” (reseña aquí), pues lo que sucede entonces, cuatro años atrás, aún le pesa al comandante Camille Verhoeven, un hombre astuto e ingenioso, que vio modificada su vida personal y la laboral. Y ahora se enfrenta a sus miedos. Siendo el comisario Le Guen quien, sin forzarle, consigue que vuelva a formar equipo con dos de sus antiguos compañeros.
El título de la novela lo proporciona el otro personaje clave, Alex, es una mujer de 30 años, que trabaja de enfermera interina, está acomplejada, usa pelucas, se muda a menudo de casa, un poco porque esas variaciones de aspecto y de lugar son como cambiar de vida.
Como curiosidad me ha llamado la atención que en los agradecimientos finales, el autor, nombra a Antonio Muñoz Molina (entre otros escritores).
Tengo claro que tras estas dos novelas no voy a perderme las dos siguientes. Pues esta tetralogía es de las que enganchan.

Algunas frases del libro:

“La primera mirada es fundamental y debe ser panorámica, puesto que luego uno entra en los detalles, en los innumerables hechos, y se pierde la perspectiva.”

“Morir no es nada. Es peor aguardar la muerte.”

“La señal que puede salvarlo a uno llega en el momento en el que ya no se cree en nada.”

Contraportada o parte de la misma:

La policía solo tiene de ella la descripción. Joven, tal vez en la treintena y –en eso han coincidido todos los varones que han presenciado lo ocurrido-- muy atractiva, cautivadora, una de esas mujeres de las que no se puede apartar la mirada. ¿Quizá por eso la han raptado? Trabajando contrarreloj, los investigadores identifican al secuestrador y descubren dónde la tenía prisionera... pero ella ya ha huido. Extrañamente, el caso empieza cuando debería haberse cerrado.
¿Quién es alex en realidad? Nadie lo sabe. Aunque la víctima frágil que se imaginaban... eso no. Ella es más inteligente que su verdugo. Ella no perdona. Ella no olvida nada ni a nadie.

Traducción de Artur Jordá

Otros libros de este autor reseñados en este blog: “Vestido de novia” (enlace aquí); “Irene” (enlace aquí)


viernes, 30 de diciembre de 2016

LA VÍSPERA DE CASI TODO de Víctor del Árbol

Premio Nadal 2016

Como de este autor ya leí “Un millón de gotas” (reseña aquí) y me pareció una buenísima historia, por como está construida, por los temas y por el estilo. Pensé que “La víspera de casi todo” lo mismo se quedaba corta. Pero no ha sido así, Víctor del Árbol lo ha vuelto a conseguir, ha escrito otra buena novela. En esta ocasión empieza narrando por separado las historias de los distintos personajes, pero según avanza el libro los hilos entretejen una red que va tomando cada vez más forma, creando una conexión entre ellos. Todos tienen un denominador común que es un pasado complicado, con experiencias muy duras, con la marca que dejan los traumas. Y que por mucho que intentan dejar atrás, olvidarlos, no pueden. A pesar de que han querido huir, alejarse, empezar de nuevo.
Ninguno de ellos, Germinal Ibarra, Eva Malher, Paola, Dolores, Mauricio, Daniel, Martina, tiene la función de hilo conductor, sin embargo, cada uno tiene su momento o momentos de protagonismo dentro de la novela, gracias a los giros que va introduciendo el autor, que van componiendo el puzzle.
La novela comienza con un prefacio que cuenta un terrible hecho que sucedió en el año 2007 en Málaga, y que marca la vida de Eva Malher y del policía Germinal Ibarra. A continuación los capítulos se alternan en fechas, que van hacia delante y hacia atrás, durante el verano del 2010. Combinando, a su vez, la ambientación en varios lugares, La Coruña, Costa da Morte y Barcelona, habiendo también situaciones que transcurren en Argentina. Y concluye con un epílogo que sucede tres años después.
Aunque pueda parecerlo, para nada es liosa esa alternancia de fechas y de espacios temporales. Las diferentes tramas están bien definidas, y el avanzar y retroceder, incluso con diferencia de días u horas, va generando mayor intriga a las mismas. Las cuales arrancan con la contundencia del asesinato de Amanda, y abordan temas tan complejos como los abusos infantiles, trastornos mentales, desapariciones, la dictadura Argentina, el amor, la muerte. Ahondando en casi todos, y pasando un poco por encima en otros, como el síndrome de Williams que padece Samuel, el hijo de Germinal. Lo mismo que los personajes secundarios, Carmela la mujer de Germinal, la Pecosa la mujer de Mauricio, que parecía que iban a tener más protagonismo.
La verdad es que cada personaje podría haber tenido su propia novela, porque las complejas vidas de cada uno de ellos dan para mucho, y ese peso es el que da fuerza al conjunto.

Algunas frases del libro:

“Hay lecciones que nunca se aprenden.”

“En realidad, no le gustaba hablar demasiado de nada. Era una persona de silencio.”

“Uno no quiere creer que detrás de una sonrisa bondadosa se esconde lo inconcebible.”

“A veces hay que mantenerse un tiempo alejado del mundo para poder permanecer en él.”

“Me dicen que hay que olvidar, como si se pudiera coger los sentimientos, estrujarlos y arrojarlos al mar.”

Contraportada o parte de la misma:
Germinal Ibarra es un policía desencantado al que persiguen los rumores y su propia conciencia. Hace tres años que decidió arrastrar su melancolía hasta una comisaría de La Coruña, donde pidió el traslado después de que la resolución del sonado caso del asesinato de la pequeña Amanda lo convirtiera en el héroe que él nunca quiso ser. Pero el refugio y el anonimato que Germinal creía haber conseguido queda truncado cuando una noche lo reclama una mujer ingresada en el hospital con contusiones que muestran una gran violencia.
Una misteriosa mujer llamada Paola que intenta huir de sus propios fantasmas ha aparecido hace tres meses en el lugar más recóndito de la costa gallega. Allí se instala como huésped en casa de Dolores, de alma sensible y torturada, que acaba acogiéndola sin demasiadas preguntas y la introduce en el círculo que alivia su soledad.


Nota: otro libro reseñado en este blog que trata el tema del síndrome de Williams es “El síndrome de Mozart” de Gonzalo Moure (reseña aquí)

@AlCalordeLibros

Os deseo un Feliz 2017 lleno de buenos momentos lectores.

jueves, 15 de diciembre de 2016

LA AMIGA ESTUPENDA de Elena Ferrante

Primer volumen de la tetralogía “Dos amigas”
Al principio de la novela hay una relación de los personajes que resulta de gran ayuda, por la variedad de familias, y por lo menos para mi me ha sido útil para situarme en algunos momentos.
En el prólogo conoceremos el hecho de que uno de los personajes, Lila, desaparece sin dejar rastro a sus 66 años. Es su hijo Rino quien da la voz de alarma, pidiendo ayuda a una amiga de su madre, Elena. Y ésta, que no sabe dónde está, tiene claro que Lila con su desaparición quiere borrar toda su vida.
Elena, a quien llaman Lenù, se da cuenta de que Lila no le dejó nada suyo, o, peor aún, no quiso conservar nada de ella. Por eso ahora se pone a escribir todo lo que recuerda, todo lo que queda grabado en su memoria. A partir de aquí se remonta a la infancia y adolescencia de estas dos amigas, desde el momento que se conocieron en la escuela de primaria. Por lo que me ha resultado curioso que Lenù reconstruya su niñez y su adolescencia, y la de Lila, recordando tantos detalles de aquellas vivencias. Puesto que lo hace a los 66 años. Tal vez por este motivo describe los hechos y las situaciones como si sus protagonistas tuvieran más edad, porque sino a mi no me cuadra mucho ciertas actitudes, expresiones y pensamientos de niñas entre los 9 y 16 años.
Son los años 50 del siglo XX en Nápoles, por lo que hay alguna pequeña referencia a la situación política, y muchas al modo de vida de aquel entonces. Contempladas en el día a día de diversos personajes que conviven en el mismo barrio humilde. Resultándome significativo la biblioteca y las contadas alusiones a libros.
Al estar narrada por Lenù vamos a conocer bastante más sus sentimientos y emociones que los de su amiga, por este motivo mi sensación todo el tiempo ha sido que Lenù se siente dominada por Lila, todo lo relacionado con ella lo considera importante, cree que su amiga hace las cosas antes que ella y mejor, tiene miedo de perderse trozos de la vida de Lila, porque siente que entonces su vida podría perder intensidad e importancia. Y bajo este marco de “inferioridad” ambas irán adentrándose en la vida adulta, reflejando la historia los caminos que siguen cada una, y los altibajos en su relación, dejando las puertas abiertas a lo que podrá ir aconteciendo según crezcan.
Para mi el relato ha ido de menos a más, ganando en intensidad en la segunda parte. Entonces me he dado cuenta de que esconde aspectos que pasan algo desapercibidos, pero que contribuyen a la ambientación de la época, del lugar, y que van perfilando la personalidad de cada personaje.
Este libro, que ya he comentado al principio, forma parte de una tetralogía, cuya publicación ha ido acompañada del misterio de no saber realmente quién era su autora o autor, pues Elena Ferrante es un pseudónimo. Tal vez por ello su publicidad se ha visto aumentada a todos los niveles, y a mi me influyó para querer leerlos. Pero desde hace un par de meses se descubrió el anonimato. Sin embargo, he leído este primer volumen, y no descarto leer los siguientes, porque aunque no he sentido empatía con ninguna de las dos protagonistas, si es cierto que llegando hacia el final he sentido la curiosidad de saber que le ha llevado a Lila a borrar su rastro cuando ya es sexagenaria, y seguir conociendo por donde transcurren sus vidas y su amistad.

Algunas frases del libro:

“Si uno no lo intenta, no cambia nada.”

“Yo, Lila y yo, nosotras dos con esa capacidad que juntas – solo juntas – teníamos de tomar la masa de colores, de ruidos, de cosas y personas para contárnosla y darle fuerza.”

“Desde siempre, la diferencia entre tú y yo, es que a mí la gente me tiene miedo y a ti no.” Lila

Contraportada o parte de la misma:

Con “La amiga estupenda”, Elena Ferrante inaugura una tetralogía deslumbrante que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a Lenù y Lila, dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida en un entorno donde la astucia, antes que la inteligencia, es el ingrediente de todas las salsas.
La relación a menudo tempestuosa entre Lila y Lenù viene acompañada de un coro de voces que dan cuerpo a su historia y nos muestran la realidad de un barrio pobre, habitado por gente humilde que acata sin rechistar la ley del más fuerte, pero “La amiga estupenda” está lejos del realismo social: lo que aquí tenemos son unos personajes de carne y hueso, que nos intrigan y nos deslumbran por la fuerza y la urgencia de sus emociones.

Traducción de Celia Filipetto



viernes, 2 de diciembre de 2016

LAS VOCES DEL PAMANO de Jaume Cabré

Jaume Cabré narra grandes historias, y cuando terminas sus libros no puedes dejar de pensar en todo lo que ha querido transmitir. Pero la estructura que utiliza es un tanto confusa. Ya me ocurrió cuando leí “Yo confieso” (enlace aquí), que tuve que volver a empezar su lectura porque andaba perdida en la trama, resultándome al final una grandísima obra que no os tenéis que perder. Pero volviendo a esa personal estructura de sus novelas, lo que sucede es que no separa los espacios temporales ni los acontecimientos de cada personaje, por lo que hay que leer prestando atención para saber en todo momento de quien, cuando y que parte de la historia está hablando. Puede parecer lioso, pero es magnífico el resultado. Y es que ese desorden concluye con todas las piezas encajadas a la perfección. No sé si es porque, como ya he dicho, es el segundo libro que leo de este autor, pero esta vez según iba leyendo conseguía meterme tanto en el relato que no me resultaba siquiera extraño su peculiar estilo narrativo.
Uno de los hilos conductores es Tina, una maestra con una vida personal que se tambalea, por asuntos relacionados con su marido, con su hijo y con su salud. Estos temas contribuyen e influyen en el carácter y actitud de este personaje. Y estando en esos momentos de su vida llega a sus manos una carta del pasado, escrita por alguien llamado Oriol Fontelles, y se despierta su interés por sacar la verdad de esa persona, pues le subleva la mentira. Y todo lo que va averiguando, los relatos que le cuentan las gentes de Torena, se va convirtiendo en su propia piel.
Lógicamente otro hilo conductor es esa carta y, por tanto, el personaje que la escribió, Oriol Fontelles, un joven maestro, que llegó a la zona del Pallars (Pirineos) en la posguerra, con su mujer que estaba embarazada. Y tuvo que adaptarse a las circunstancias del momento, donde llevar una doble vida no era tarea fácil.
Entre ambos personajes han pasado sesenta años y hace de puente la figura de Elisenda Vilabrú, quien desde joven la marcó un grave suceso en su familia, y ha continuado su vida ejerciendo su poder en la comarca, en su familia y en quien la rodea.
Es el retrato de una época, de un pueblo donde todavía, a pesar de los años transcurridos, queda gente que tiene algunos hechos clavados en el alma. Pues desde la Guerra Civil hasta nuestros días, hubo historias de falangistas, de maquis, de vencedores y de vencidos, conviviendo bajo el peso de la política y de la religión. Personas a quienes les tocó aquello de que en la guerra todo vale. Y, como a veces, el único camino posible es no olvidar jamás, quedaron muchas heridas abiertas. Sucesos que como Ventura la vieja todavía tiene grabados a fuego en su memoria. Familias que han vivido con el odio, la venganza y el silencio. Encontramos una variedad de personajes, con diferentes perfiles, y cada uno con su papel bien definido. Como el alcalde Valentí Targa, falangista. O Joan Esplandiu, con el sobrenombre maqui de teniente Marcó. O las sucesivas generaciones de los Serrallac, quienes con su negocio de lápidas tienen su propia filosofía, por cierto, las conversaciones padre e hijo memorables. Y como curioso el personaje de doctor Zhivago Yuri Andréyevich.
Y con las voces del Pamano a lo lejos será Tina quien descubrirá a una persona que no fue como la gente pensaba que era, y que entre todos cambiaron su destino. No debe ser la muerte quien diga la última palabra, sino sus escritos serán la verdadera lápida. Y le preguntan: “¿Y a quién le puede interesar este asunto?” Y responde: “A la memoria. A su familia. A su hija. A mí.”

Algunas frases del libro:

“Es imposible ser feliz cuando te destrozan un sueño con un engaño, es que no sabes que los sueños no se pueden arreglar porque, cuando te los destrozan, es para siempre.”

“La mirada afilada de rencor acumulado de tanto callar tanto durante tanto tiempo.”

“En los cementerios está la historia de los pueblos, congelada.”

“Habrá un día en que el cielo será más azul, la humanidad sonreirá y no será delito grabar en las piedras el nombre verdadero de cada uno.”

“A nadie se le puede exigir lo que no puede cumplir.”

“¿Por qué se graba el pasado a fuego en la memoria?”

Contraportada o parte de la misma:

El azar hace que Tina, una pacífica maestra, encuentre, tras la pizarra de una escuela a punto de ser demolida de la zona del Pallars, en los Pirineos, una cajita con una larga carta que jamás llegó a su destinatario. En ella Oriol Fontelles, un joven maestro destinado al pueblo sesenta años atrás, describe su llegada al valle en plena posguerra, los esfuerzos por no desentonar en el papel que le asigna el alcalde, el falangista Valentí Targa, y su fascinación por la mujer que maneja a éste y controla el pueblo, Elisenda Vilabrú. Poco a poco, a través de esa carta enviada desde el pasado, se irán desvelando las piezas de una historia de maquis, falangistas y héroes anónimos, en vuelta en la bruma del olvido y la tergiversación, que se mezcla con los vuelcos de la vida de la propia Tina.

Traducción de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera

Nota: Este libro tuvo su ruta literaria en el programa Página Dos (enlace aquí). También hay una miniserie que se rodó para la TV3



miércoles, 9 de noviembre de 2016

MISERICORDIA de Benito Pérez Galdós

Reconozco que si no me hubieran regalado este libro no lo hubiera leído, pues es de un género que no suelo leer, ya que desde hace tiempo tengo un tanto abandonados a los autores clásicos. Sin embargo este reencuentro ha sido positivo, pues ha sido atractivo remontarme a finales del siglo XIX, con esta novela escrita en 1897, por lo que Pérez Galdós reflejó la época en que vivió. Con escenas muy realistas, acompañadas de muy buenas descripciones de los lugares y de los personajes. Siendo destacable el lenguaje utilizado, que muestra la riqueza y variedad de la lengua castellana, y las diferentes expresiones que usan unos y otros personajes según su estatus.
Además este libro es una edición especial del año 2013 por el III centenario de la Real Academia Española, e incluye una introducción de Antonio Muñoz Molina y de Gonzalo Sobejano. Más una amplia bibliografía y un extenso glosario.
La historia que relata se centra en Benina, una mujer de gran temple y caridad, que junto a otros personajes nos muestran la vida de la clase media venida a menos, y de las clases más humildes. Con las peripecias y artimañas que tienen que hacer para sobrevivir en el Madrid de finales del siglo XIX. Unos mendigando para tener algún respiro dentro su miseria. Y otros más preocupados por salvar las apariencias. Así se muestran situaciones de marginación social junto a otras que ridiculizan a ciertos sectores de la sociedad. Realizando una crítica y denuncia social que bien podría ser atemporal.
Un libro que he leído tranquilamente, en parte porque he estado un poco liada, y por otro lado porque no es un relato de los que no puedas parar de leer, su contenido es interesante, y refleja de manera realista una época, pero como llevo una temporada leyendo libros de intriga, en esta ocasión las sensaciones han sido muy diferentes.

Algunas frases del libro:

“Pues la suerte, ya se sabe, no viene nunca por donde lógicamente se la espera, sino por curvas y vericuetos increíbles.”

“Ya no se apartó de su mente la idea de que el benéfico sacerdote alcarreño no era invención suya, de que todo lo que soñamos tiene su existencia propia, y de que las mentiras entrañan verdades.”

Contraportada o parte de la misma:

Narra la historia de Benina, mujer de una humanidad admirable que sirve en una casa de la burguesía madrileña en decadencia y se ve obligada a mendigar para ayudar económicamente a sus amos. El orgullo y la importancia de las apariencias que caracterizan a estos contrastan con la bondad de Benina, condenada a sobrevivir en un entorno hostil sin perder ni un solo instante su dignidad.