Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 11 de febrero de 2019

TRES MIL NOCHES CON MARGA de Pedro Ramos


Tres espacios temporales: 1986, 1997 y 2006
Tres títulos distintos para cada uno: heroína, matrimonio y Navidad.
Tres denominaciones para la protagonista: Margarita, Marga y M.
Y tres mil noches de silencios y secretos.
Esta es la historia de una mujer, con su antes, su durante y su después, que van forjando su carácter. Alguien que actúa como debe actuar y que se mantiene en el camino que ha ido eligiendo gracias a su determinación. Destaca su temperamento poco familiar que ha sido alimentado en el propio seno de su familia, personas mayormente poco comunicativas y que no saben decir lo que sienten. Y lo que estas actitudes generan son tensiones y rencores en la convivencia, incluso los distancia. Y por ello, aunque Marga va consiguiendo sus metas profesionales, lo paga con la soledad y la falta de amor. A lo que tiene que sumar la postura de su padre, machista recalcitrante, quien desprecia la vida que ha ido seleccionando su hija.
Con un narrador observador que relata lo que ve, incluso opina, produciendo al lector un efecto como de cine. Así por ejemplo, la escena del tren, con la despedida padre e hija, y una foto, me ha parecido totalmente la secuencia de una película. Y un golpe de efecto tremendo para el desarrollo de la trama.
Pero en este revoltijo de presente y pasado, con recuerdos, momentos importantes, eventos, trabajos, situaciones que explican otras, padres, hijos, hermanos, primos, abuela, amigos, veranos inolvidables, y todo lo que conllevan las relaciones familiares y personales. También hay sitio para intercalar algunas noticias de la actualidad de cada época. Temas como la heroína en Galicia y la lucha de las madres contra la droga, o como ETA y en concreto el secuestro y asesinato de Miguel Angel Blanco, son parte del tejido de esta novela. Asimismo tienen su pequeño espacio algunas referencias musicales que hay entre las páginas, inclusive el propio título del libro, aunque éste también tiene otro significado muy importante.
Para mi la lectura ha tenido altibajos, pues hay momentos que me decían poco, aunque la combinación de espacios temporales me ha hecho mantener la curiosidad por saber más. Y el autor ha sido muy cauto y ha dejado para casi el final el meollo de todo, y me ha gustado como lo ha hecho, efecto sorpresa. Quedándome interrogantes que llevan a la reflexión, preguntas sobre si la verdad es mejor decirla u ocultarla, y sobre todo ¿qué precio se tiene que pagar según la decisión que se tome?

Algunas frases del libro:

No todo es causa y efecto, existe un umbral para la incertidumbre, un margen de error donde nosotros no podemos hacer nada.”

Por muy analítica que sea su mente, hay escenarios que los sentimientos pueden llegar a bloquear.”

La música tiene la capacidad de transportarnos en el espacio y en el tiempo.”

Somos lo que hacemos y lo que dejamos de hacer.”

Contraportada o parte de la misma:
Marga es una joven bióloga gallega, brillante en su profesión, que hace seis años que trabaja como investigadora en Alaska. Desde entonces nunca ha vuelto a Galicia para visitar a su familia, y el vínculo con sus orígenes se reduce a las pocas llamadas telefónicas con su madre.
Pero en su última conversación recibirá la noticia de la enfermedad de su padre y, a pesar del miedo a enfrentarse a los fantasmas de su pasado, decidirá regresar de inmediato. El reencuentro familiar abrirá inevitablemente heridas mal curadas, y Marga se debatirá entre contar aquello que la hizo alejarse de todos sin dar más explicaciones o mantenerlo en secreto, y seguir viviendo en un extraño equilibrio entre el sentimiento de culpa y la responsabilidad de amparar a los suyos.

Fotografía de la cubierta: Mohamad Itani – Millenium Images, UK