Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 22 de octubre de 2019

LA SILUETA DEL OLVIDO de Joaquín Camps


Premio Azorín de Novela 2019

La estructura de esta novela hace que desde el principio casi no puedas parar de leer. Pues empieza combinando tres historias: la actual, con un secuestro y la investigación pertinente; el pasado de la inspectora Claudia Carreras y su relación personal y profesional con un compañero, Tomás; y el trabajo de un periodista llamado Héctor.
Por lo que sabes que son ese tipo de tramas que empiezan por separado, pero que han de tener alguna conexión, y ¡boom! ¡Sorpresa! El golpe te lo llevas sin esperar. En todos los sentidos, tanto en el entramado, con giros inesperados, como con los temas tratados, que son durísimos. Porque aunque en los propios diálogos están entremezclados los pensamientos de los personajes, con lo que el lector siempre tiene más información, no es fácil adivinar quién o quienes son los malos, ni de que va el asunto.
Pero no solo está bien trabajado el argumento, sino también los personajes, cada uno está bien definido dentro de su papel, siendo una variopinta muestra de la sociedad actual.
Quien tiene más peso en el relato es la inspectora Claudia Carreras. Que solo tiene dos maneras de ser policía: llevando las riendas o bajándose del caballo. Con el hándicap de ser mujer y tener una minusvalía. Además de llevar sobre su espalda la huella de su pasado, la necesidad de borrarlo y de empezar de nuevo, en definitiva, de vivir. Y estas sensaciones la unen a la víctima, la chica secuestrada, Lara. Una joven que encontró cobijo en los libros, y especialmente en uno de Murakami “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”, del que hay varias citas reflejadas.
Junto al tono de intriga que caracteriza cualquier novela policíaca, tiene una parte de denuncia social, trata temas muy actuales, además del toque personal del autor, con algunos guiños un tanto ácidos o irónicos (no os perdáis la nota a pie de la página 259, para mi un puntazo genial), y detalles simpáticos, como el policía que se llama Lomas de apellido y ya podéis imaginar como le pusieron de nombre sus padres.
La historia transcurre en Valencia, y está muy bien ambientada, con referencias a lugares muy conocidos, con lo que a mi (que vivo en esta ciudad) me ha hecho meterme en la piel de los personajes y recorrer con ellos los sitios por los que he pasado un montón de veces.
Pero aún hay más, lo que sucede y sucedió, algo muy fuerte y terrible, que te transmite el dolor, te hace plantearte la pregunta: ¿qué hubieras hecho en su lugar?

Algunas frases del libro:
“Y es que el tiempo y el espacio se deforman por culpa de la velocidad de la luz, pero también por culpa de la nostalgia.”

“Hay gente que cuando miran dentro de ella, escapa. Suele ser la misma gente que, como tiene miedo de estar triste, se enfada.”

“¿Deberíamos añadir el tiempo durante el que hemos vivido una experiencia memorable, el tiempo que hemos dedicado a recordarla?”

“Eso es lo malo de los niños: no aprenden lo que tú quieres que aprendan, aprenden lo que ven.”

“Hay vidas que se resumen en una sonrisa.”

Contracubierta o parte de la misma:
La inspectora Claudia Carreras quiere ser una buena policía, y una buena persona. Por ese orden. Pero ambos objetivos le resultan inalcanzables por culpa de la desolación que siente tras el asesinato en Madrid de su compañero y amante, Tomás. Para olvidarlo se traslada a Valencia, donde debe investigar el extraño secuestro de Lara Valls, la hija de una adinerada familia. Pronto descubre que nada en este caso es lo que parece, y poco a poco empatiza con Lara: ambas son adictas a la literatura, al pasado y al sufrimiento. Tres drogas que pueden llegar a ser mortales.

Fotografía de la cubierta: Christine Mathieu / Millennium Images

Otro libro de este autor reseñado en este blog: “La última confidencia del escritor Hugo Mendoza” (reseña aquí)


miércoles, 16 de octubre de 2019

ANTES DE QUE HIELE de Henning Mankell


El autor de esta novela, Henning Mankell, es conocido por su serie protagonizada por Kurt Wallander, que la forman 11 libros. El primero es “Asesinos sin rostro” (reseña aquí). Aparte tiene otro de género negro protagonizado por Stefan Lindman “El retorno del profesor de baile”, y el libro que acabo de leer “Antes de que hiele” en el que la protagonista es Linda Wallander, que cuenta con el apoyo de su padre en la investigación.
El relato tiene algo de intriga, muy poquito de novela negra, bastante de la relación entre padre e hija, y un trasfondo importante sobre sectas y religión.
Partiendo del suceso real del suicidio colectivo realizado en 1978 en Jonestown (Guyana) por la secta Templo del Pueblo liderada por Jim Jones, en el que murieron 912 miembros, entre los que había unos 300 niños que fueron envenenados con cianuro. Se inicia esta novela que nos traslada al año 2001 en Ystad (Suecia) donde trabaja el detective Kurt Wallander, y donde va a empezar a trabajar como policía su hija Linda.
Con la desaparición de Anna, una amiga de Linda, da comienzo una investigación que por una parte es muy extraña y sin sentido y por otra crea un pulso entre Kurt y Linda. La relación padre e hija es complicada, se nota la distancia entre ellos. Pero lo atractivo es que conoceremos a Kurt Wallander desde la perspectiva de la hija.
Entre lo inesperado y lo inexplicable se va completando un puzzle que tendrá como protagonista el fanatismo religioso, que lleva al sacrificio de animales y de personas. Poniendo sobre el tablero el poder de los líderes de sectas, la reinterpretación de la Biblia, y la creencia de que lo que se hace es lo correcto aunque para ello haya que sacrificar personas. Haciendo referencia tanto al mundo cristiano como al musulmán.
También hay alguna mención a libros anteriores de la serie de Kurt Wallander.
El conjunto del relato me ha parecido flojo, con partes un tanto aburridas, y los personajes muy fríos. Aunque la alusión al final a un hecho que ocurrió en 2001 da que pensar.

Algunas frases del libro:
“Una casa vacía es tan deprimente como una persona abandonada.”

“En realidad, ¿qué sabemos de las personas que nos rodean? Creemos que las conocemos, pero la verdad casi siempre nos sorprende.”

Contracubierta o parte de la misma:
En 1978, en la localidad de Jonestown (Guyana), murieron todos los seguidores de una secta, liderada por un hombre llamado Jim Jones, en lo que parecía un suicidio colectivo; la noticia dio la vuelta al mundo en las primeras planas de todos los periódicos. En el año 2001, cuando ese terrible suceso ya ha caído en el olvido, Linda, la hija de Kurt Wallander, regresa a Ystad para, en unos días, iniciar su trabajo en la policía. Al tiempo que empiezan las desavenencias con su padre, Linda reanuda su vieja amistad con dos jóvenes, Anna y Zebran. De pronto, Anna desaparece misteriosamente. Poco después, en los bosques de los alrededores de Ystad, Linda, junto a su padre, hace un descubrimiento aterrador: una cabeza de mujer, degollada, y dos manos unidas, seccionadas; del resto del cuerpo no hay el menor rastro. Y Anna sigue sin aparecer. Es el comienzo de un nuevo y trepidante caso al que se enfrentarán juntos Kurt Wallander y su hija Linda, quien, en el curso de la investigación, conocerá al agente Stefan Lindman, que le causará muy buena impresión.

Traducción del sueco de Carmen Montes Cano

Ilustración de la cubierta: Peter-Andreas Hassiepen, Múnich, a partir de De bedreigde zwann, de Jan Asselijn (1610-1652), Rijkmuseum, Ámsterdam.


miércoles, 2 de octubre de 2019

LA NOVIA GITANA de Carmen Mola


Tiene una trama con un ritmo de thriller total, pues va creando tensión máxima casi en cada página. Al relacionar desde el principio el caso actual con uno anterior. Aportando a la investigación datos nuevos que irán completando el puzzle. Pero el suspense está en que a quien señala como presunto asesino ¿será o no será? Y sí, las sospechas parecen dirigirse hacia alguien concreto, pero no todo es lo que aparenta.
Para liarla más, la novela está dividida en 4 partes, y al inicio de cada una hay un relato sobre un niño pequeño que está en una situación muy grave, que refleja fielmente el sufrimiento por el que está pasando, lo que crea más incógnitas: ¿quién es? ¿qué tiene que ver con la otra historia?
Mientras tanto iremos conociendo en profundidad a la inspectora Elena Blanco, que es un personaje peculiar. Vive el presente marcada por el pasado, un pasado que poco a poco se nos irá desvelando, pero que primero da para muchas cábalas. El peso de su pasado le ha marcado su forma de ser y su carácter. Siendo una mujer que actúa a impulsos y que sigue el reglamento policial a rajatabla.
Entre escenas espeluznantes, que muestran la crueldad del ser humano. La sed de venganza. Las obsesiones. La influencia de antiguas religiones. Lo que se esconde en la Deep Web o Internet Oculta. También hay sitio para el sentimiento de culpa de los padres por no haber sabido cuidar de los hijos.
Y poco a poco esa trama enrevesada va tomando forma, por lo que parece que todo va encajando, aunque todavía se producen giros sorprendentes que llevan a una especie de explosión final que abre paso al siguiente libro “La red púrpura”.
Y aunque tengo muchas ganas de leer el siguiente, y en “La novia gitana” unas tres cuartas partes me han parecido muy bien redactadas y con una argumentación sólida, ya hacia el final me ha dejado la sensación de un poco de precipitación a la hora de cuadrar datos y zanjar personajes. Lo que no quita que haya sido una lectura adictiva, que me ha dejado con la intriga de que pasará, y con las ganas de saber quien se esconde bajo el pseudónimo de su autora o autor.

Algunas frases del libro:
“¿Qué pasa cuando tienes que hacer algo que no te apetece y buscas excusas para retrasar el momento?
Error infantil, inspectora. Retrasar las cosas es mantener los nervios dentro del estómago más tiempo del necesario.”

“Es increíble lo poco que conocemos a la gente que tenemos más cerca.”

“Piensa en lo efímeros que son los momentos de placer en esta vida.”

“Los seres humanos son complejos y frágiles.”

Contracubierta o parte de la misma:
Susana Macaya, una joven gitana educada como paya, desaparece tras su despedida de soltera. El cadáver es encontrado dos días después: la víctima ha sido brutalmente torturada siguiendo un ritual insólito y atroz. Su hermana Lara sufrió idéntica suerte siete años atrás, en vísperas de su boda, pero el asesino cumple condena en prisión: ¿alguien ha imitado sus terribles métodos o hay un inocente encarcelado?
La inspectora Elena Blanco, una policía veterana amante del karaoke, de los coches de coleccionista, de las relaciones sexuales en todoterrenos y de la grappa, en la que intenta ahogar su doloroso pasado, deberá levantar los velos uno a uno para descubrir quién pudo vengarse con tanta saña de ambas novias gitanas. En el camino, se enfrentará a sus peores fantasmas.

Imagen de la cubierta: Getty Images