Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 31 de agosto de 2015

UNA COCINA A PRUEBA DE RATONES de Saira Shah

La historia que se narra en este libro puede parecer dura, pero está contada en un tono que hace llevadera su lectura. Porque aunque el tema de la parálisis cerebral infantil es importantísimo, así como las reacciones que van teniendo los padres, Anna y Tobias, y que realmente son el eje de la novela, en ciertos momentos queda en un segundo plano por otro tipo de asuntos que desvían la atención. Como son las “anécdotas” con los ratones, que me han llegado a poner nerviosa, pues corretean por la vieja casa del Languedoc como dueños y señores, desde luego yo no podría vivir con la naturalidad con que lo viven los protagonistas. O la aparición de los variopintos personajes: la madre de Anna, que aunque da una imagen, tiene su corazoncito; Martha, una amiga de toda la vida que quiere seguir siendo su apoyo; Ludovic, un lugareño con un pasado que contar; Lizzy, una joven que con su propia historia personal transmite que cada persona tiene sus propios sufrimientos; Julien y sus especiales y originales etiquetas para los tarros de conservas; Kerim, un ser lleno de bondad.
El relato se inicia un mes de diciembre, y cada capítulo será un mes hasta que llegue noviembre. En ese año Anna y Tobias se enfrentan a uno de los mayores retos de sus vidas, a partir del nacimiento de su hija Freya. Lo que para cualquiera en su situación de padres primerizos sería la mayor de las alegrías, ellos ven truncada esa felicidad cuando los médicos les dicen que el bebé tiene graves trastornos cerebrales. Desde ese momento las reacciones de ella y de él son diferentes y van cambiando según pasa el tiempo. La madre empieza mirando hacia el futuro y luchando para que esta situación no la venza. Y el padre cree que no podrá querer a su hija, que es una cadena perpetua. Sin embargo, esas sensaciones evolucionarán de manera distinta, produciéndose cambios sorprendentes en cada uno.
La narración intenta transmitir los sentimientos de esta pareja y cómo se enfrentan a esta situación tan difícil y complicada. Y lo consigue, porque está basada en algunos hechos reales de la vida de la autora, y sólo alguien que ha experimentado esta situación puede describir lo que se siente.
Así cuenta como viven el día a día, como se enfrentan a la cruda realidad. Los pensamientos que les pasan por la cabeza, los miedos y las dudas. Las vías de escape que utilizan ante la presión de lo que están viviendo. Ella se refugia en su cocina, pues es chef. Él en sus composiciones musicales, pues es músico. Y ambos, además, se tienen que ir acostumbrando a su nueva vida rural en el Languedoc (Francia), con sus gentes y sus costumbres, diferentes a su anterior vida en Inglaterrra. La forma en que van quitando hierro a las cosas, porque tienen que hacerlo, pues es muy difícil aceptar la realidad, y en ocasiones utilizan el humor negro para sobrellevarla. No van diciendo que tienen una hija enferma, porque siempre lo está. El agotamiento y la confusión que eso les genera. El fingir que las cosas les van a salir bien. La sensación de culpabilidad. El temor (o la esperanza) de que muera. De que no es verdad lo que les está sucediendo, de que es como si fuera una película. Tienen momentos en que no saben si serán capaces de quererla. De no querer ser los padres de una niña disminuida, que dependerá de ellos toda su vida, que no se desarrollará. Ven el futuro lleno de incertidumbre. Junto con momentos hermosos y tiernos cuando cualquier pequeño detalle del bebé les hace sentir bien, desde su manita sobre la suya o la postura de dormir igual a la del padre. La van conociendo mejor, y Freya se convierte en su mundo, en un viaje de descubrimiento.

Algunas frases del libro:

“Es un instante perfecto. Uno de esos raros momentos en que no te apetecería estar en otro lugar, ni hacer otra cosa. Donde se funden pasado y futuro y solamente existe el ahora.”

“Nadie comprenderá nunca hasta qué punto necesitamos el humor negro.”

“Lo único que poseemos realmente es tiempo. Sólo tenemos que aprender qué hacer con él.”

“Estoy embotellando recuerdos. Cuando abramos estos frascos, dentro de seis meses, me acordaré de qué sentía en mi piel aquí y ahora.”

“Nos hemos adaptado a cambios microscópicos. Cada nuevo descubrimiento es una preciosa pepita que hay que guardar como un tesoro.”

“La vida no para de interponerse en mi camino.”

“La parte que no quiero perderme es la vida.”

Contraportada:

Dejarlo todo y marcharse a vivir al sur de Francia es el sueño de muchos londinenses, y Anna y Tobias parecen cumplir los requisitos. Ella es chef, y él, aspirante a compositor. Esperan su primer hijo y confían en poder ganarse la vida en un clima soleado y lejos del estrés de la gran ciudad. Pero al poco de nacer Freya, los médicos descubren que la pequeña padece graves trastornos cerebrales. Pese al impacto de esta noticia, o tal vez a causa de ella, Anna y Tobias deciden llevar a cabo su plan y se compran una vieja granja en el Languedoc. Allí no sólo deberán aprender a cuidar de su hija sino también a afrontar el sinfín de complicaciones que surgen al instalarse en otro país, en una casa inhabitable de una remota zona rural. Tobias se refugia en la composición y Anna valora la idea de montar una escuela de cocina, si algún día consigue librarse del asedio permanente de los ratones. La estabilidad de la pareja se verá sometida a una gran tensión, mitigada por la presencia de un puñado de excéntricos lugareños: Julien, un espíritu libre que vive en una cabaña de madera; Ludovic, un granjero del lugar que les habla de los tiempos de la resistencia; Ivonne, la joven dueña del café del pueblo, que prepara unos embutidos de ensueño; y Kerim, angelical y misterioso, que los ayuda a reparar la casa sin pedir nada a cambio.

 Traducción del inglés de Patricia Antón de Vez
  

16 comentarios:

  1. Estos temas me afectan mucho. NO me la llevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. albanta: vaya, lo siento. A elegir otras novelas con diferentes temáticas.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Uffff! Me asusta demasiado el tema. No creo que lo lea o,al menos, por ahora. De todas formas, me ha gustado leer tu reseña y tus opiniones.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat: es un tema al que hay que encontrarle el momento.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. No lo conocía. Y no me importaría leerlo. Me ha gustado tu reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari: gracias, estaré atenta a tu blog por si lo reseñas.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Tiene una pinta muy curiosa esta historia, desde luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe: por lo menos se sale un poco de las temáticas más comunes.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Tu reseña me ha encantado, Blanca, pero actualmente no me tienta mucho la historia.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Forján: cada libro tiene su momento.
      Gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Yo si que la voy a buscar,aunque sé que me dejará tocada.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Trapote: espero que en lugar de tocada te pueda ayudar en algo.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. de momento, creo que la dejo solo anotada para un mejor momento.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale: seguro que le encuentras su lugar en la lista de lecturas pendientes.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Vaya, pues no lo conocía pero tu reseña me ha parecido de lo más atractiva. Echaré un ojo en la libre
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras Leo: a ver si lo encuentras y te lo llevas para casa.
      Un abrazo

      Eliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.