Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 2 de noviembre de 2017

VAMOS A CALENTAR EL SOL de José Mauro de Vasconcelos

Hace unos años leí de este autor el libro “Mi planta de naranja lima” (reseña aquí), una historia dura, a la vez que llena de ternura, que me transmitió muchas emociones, e hizo que su protagonista, Zezé, un niño de 5 años, se quedase en mi corazón para siempre. Ahora una muy buena amiga me ha regalado la continuación a ese relato de la vida de Zezé, quien ya tiene 11 años y se acerca a la adolescencia.
Por tanto ha perdido la inocencia y naturalidad que tenía de tan pequeño, pero continua refugiándose en su imaginación para sobrevivir a todas sus inquietudes, encontrando esta vez cobijo en un sapo cururú, en el actor Maurice Chevalier y en el personaje de Tarzán. A la vez que tiene el apoyo real del hermano Fayolle, quien le escucha y le entiende porque sabe que no tiene maldad en el corazón.
La tristeza, el sufrimiento interior e infravalorarse son cuestiones que marcan su existencia, potenciadas porque le siguen considerando revoltoso y tiene fama de ser compañero del diablo. De ahí ese amparo que busca y encuentra en sus sueños de infancia mientras madura su corazón de niño.
El como José Mauro de Vasconcelos, basándose en su propia experiencia, transmite y enseña al mundo la vida de un niño en Brasil a mediados del siglo XX, mostrándonos sus sentimientos, sus nostalgias, sus formas de transformar la realidad, para con sus sueños ser feliz, mientras comparte momentos tan bellos como cuando Zezé reconoce que “un sol de alegría aparece siempre en mí.” Es parte de la maravilla de esta historia, en la que además seremos testigos de como crece y va pasando de esa edad, en la que todos los sueños son una realidad, a avanzar y descubrir la vida él solo.

Algunas frases del libro:

“El amor es lo más hermoso que existe en la vida.”

“Aprovecha la vida. Mientras tengas sueños en el corazón, procura conservarlos.”

Contraportada o parte de la misma:
Zezé, el protagonista de “Vamos a calentar el sol”, es un niño brasileño que de pequeño quería ser poeta y llevar corbata de lazo. Ha pasado algún tiempo desde que lo conocimos en “Mi planta de naranja lima”, se ha ido a estudiar a Natal, donde una familia lo ha acogido, y ahora sólo piensa en aplicarse en el colegio para algún día poder ayudar a sus padres y hermanos.
Aunque él crea que es un niño muy serio, en el fondo sigue siendo un travieso con un corazón de oro y una imaginación desbordante. Sus confidentes son el sapo Adán y sus dos héroes de celuloide: Maurice Chevalier y Tarzán. En ellos, y en un bondadoso profesor del colegio Santo Antônio, encontrará la fuerza que le falta para sobreponerse a la nostalgia y salir airoso –si es posible– de tanta travesura.

Traducción de Carlos Manzano

6 comentarios:

  1. Qué reseña tan conmovedora, eso quiere decir que la historia lo es. No me importaría leer ambos libros.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No conocía este título, pero lo cierto es que por el momento solo he leído un libro de Asteroide.
    No tiene mala pinta, pero acabo de leer uno con temática adolescente y casi salto por la ventanaaaaa, no me gustó nada, así que no veo el momento ahora para este.
    Gracias por tu opinión.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Yo también leí Mi planta de naranja lima y no estuvo mal. esta ahora mismo no creo que la vaya a leer.

    ResponderEliminar
  4. Yo debo ser muy rara pero Mi planta de naranja lima no me convenció en absoluto así que a pesar de tu buena opinión, lo cierto es que ando un poco reticente a animarme de nuevo con el autor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tengo todavía pendiente el de Mi planta...así que empezaré por ese antes creo. Un besote!

    ResponderEliminar
  6. Buenas.
    En su momento no me gustó Mi planta de naranja lima, se me hizo muy aburrido así que no creo que me anime con este libro.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.