Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 22 de noviembre de 2017

POR ENCIMA DE LA LLUVIA de Víctor del Árbol

La estructura de esta novela está muy bien construida, con un prólogo anterior en el tiempo, que nos traslada a 1955 en Tánger. Unos capítulos donde se desarrollan las tramas, que transcurren en unos meses de 2014 en España y en Suecia. Y un epílogo con mucha sensibilidad que salta a 2017.
Víctor del Árbol ha vuelto a escribir una gran historia.
Por un lado está Miguel que con 75 años empieza a tener algunos olvidos. Tiene relación con su hija Natalia, pero las circunstancias de ella y la nueva situación de él hacen que se vaya a vivir a una residencia de ancianos en Tarifa.
Por otro lado está Helena que con 70 años ya vive en esa misma residencia. No tiene demasiada relación son su hijo David, quien vive en Mälmo (Suecia) y se comunican en contadas ocasiones por skype.
Sus situaciones personales hacen pensar en la soledad de la vejez. Pero Miguel y Helena inician una amistad que les lleva a hacerse confidencias. Ambos están marcados por recuerdos de su infancia, por circunstancias traumáticas vividas con sus madres y conviven con los fantasmas de su pasado. Que poco a poco iremos descubriendo. Son situaciones de otro tiempo, de un tiempo que no volverá, e inducen a una falta de querer seguir viviendo. Pero la trágica muerte de un compañero de la residencia, impulsa a Helena a querer vivir una última vez. Y Miguel decide emprender el viaje con ella. Son viejos pero tienen criterio y personalidad para manejar sus propias decisiones. Tienen que avanzar, seguir hacia adelante, no pueden terminar sus días ahogándose con sus fracasos. Pensando en quienes fueron y en quienes son. Necesitan liberarse del peso de su pasado y perdonarse a sí mismos.
Y mientras el presente refleja la evolución de Miguel y Helena, aparentemente tan opuestos, pero con ese renacido espíritu de querer vivir la vida. A su vez, la rememoración de sus pasados nos sorprende con vivencias que han llevado a sus espaldas mucho tiempo. Lo mismo que nos asombrarán algunos giros inesperados.
Además, intercalada hay otra línea argumental que sucede en Mälmo (Suecia) donde Yasmina de 23 años, hija de inmigrantes marroquíes, mantiene una relación con un subcomisario de la policía. Una trama más cercana a la novela negra, que trata cuestiones candentes.
Ambos argumentos, que nos llevan por escenarios diferentes de España y Suecia, dan pie a temas diversos: la vejez, el Alzheimer, la soledad, la amistad, el maltrato, el racismo, los problemas sociales, la corrupción policial, la inmigración, la homosexualidad, la memoria histórica, la relación padres e hijos. Y alguno más que seguro me he dejado en el tintero. Unos tratados con más profundidad que otros, pero todos reflejados con la misma relevancia y, desde luego, con escenas que no dejan indiferente. Transmitiendo en cada momento la dureza o el amor de los hechos relatados.
Y lo mejor son los personajes, tan creíbles, tan intensos. Pasando lo mismo que con los temas, que unos tienen mayor protagonismo y otros apenas una escena, pero cualquiera podría protagonizar su propia novela por el peso de sus propias historias. Y es fantástico como el autor ha ido tejiendo la conexión entre ellos, como hilo a hilo ha ido uniéndolos hasta cerrar el círculo.

Algunas frases del libro:

“¿Realmente podemos separarnos de lo que nos atrapa?”

“Entre lo dramático y lo patético hay una línea muy fina.”

“Recordar no es malo. Significa que hemos vivido.”

“Solo buscaba refugio en el condimento de melancolía que acompaña tan bien los platos de la soledad: cenar sola, dormir sola, mirar sola.”

“Es doloroso saber que los tuyos sufren y no poder hacer nada para ahorrarles el sufrimiento.”

“Confiar era ceder todas las fragilidades y los miedos a otra persona, ponerse en sus manos con los ojos cerrados.”

“A veces las personas están ligadas entre sí de un modo misterioso, sin ni siquiera imaginarlo.”

Contraportada o parte de la misma:
Miguel y Helena se conocen en una residencia de ancianos en Tarifa. Él, exdirector de una oficina bancaria, ha confiado toda su vida en la lógica de los números, mientras que ella lo ha fiado todo a la intuición y al deseo de ser libre. Los dos creen haberlo vivido todo ya, hasta que un día el dramático suicidio de un compañero de la residencia les abre los ojos. Decidirán entonces emprender el viaje de sus vidas, en el que descubrirán que nada es definitivo mientras queden ilusiones que perseguir.
Mientras tanto en la lejana ciudad sueca de Mälmo, la joven Yasmina, hija de inmigrantes marroquíes y aspirante a cantante, vive atrapada entre el cuidado de su autoritario abuelo Abdul, el desprecio de su madre y el romance secreto que tiene con el subcomisario de la Policía sueca, un hombre mayor e importante.

Otros libros de este autor reseñados en este blog: “Un millón de gotas” (enlace aquí) y “La víspera de casi todo” (enlace aquí)


15 comentarios:

  1. La leí hace bien poquito y la disfruté mucho también. Una gran novela!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido un auténtico novelón que me ha emocionado y hecho reflexionar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente, lo leeré en un par de semanas que tengo unos días de vacaciones.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Buenas.
    Por lo que nos cuentas tiene muy buena pinta pero en estos momento no es el tipo de libro que me apetezca leer. Por ahora no me animo con él pero no lo descarto.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  5. Todavía no me he estrenado con este autor que carga tanto las tintas en las desventuras humanas. Este libro parece un poquito más amable aunque también tiene lo suyo. Igual lo leo más adelante porque me gusta eso de los personajes intensos y lo de nunca es tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo entre los pendientes próximos a que les toque. A ver si le llega el turno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. No miro, porque me lo han regalado hace unos días.
    Y sí, me gusta la pluma de Víctor pero no he querido leer ni una reseña de este libro para no influenciarme, hasta que me lo lea yo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Es difícil superarse una y otra vez y Víctor lo ha vuelto hacer. Cómo bien dices los personajes son magníficos.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Estoy con ella, así que te leo por encima. Besinos.

    ResponderEliminar
  10. Una pasada de libro, precioso!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Todavía no lo he leído, y es que fui a la presentación, que me encantó, pero en la que entró en muchos detalles, y estoy esperando a que se me "olvide" un poco. Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Es una muy buena lectura, coincido contigo
    Besos

    ResponderEliminar
  13. La tengo en casa y cuento con que sea una de mis primeras lecturas del año, Víctor del Árbol suele ser valor seguro. Besos!

    ResponderEliminar
  14. Leí Un millón de gotas y me gustó pero no me atrapó como para repetir. Sin embargo, esta reseña me ha enganchado y segurísimo que este año nuevo me pongo con ella. Graciasss!!!!

    ResponderEliminar
  15. A mí también me gustó mucho. Abrazo!

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.