Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 1 de diciembre de 2017

CANCIÓN DULCE de Leila Slimani

Premio Goncourt 2016

Empieza fuerte con una primera frase corta pero rotunda, siendo ese primer capítulo el desenlace, y aún conociéndolo, el resto de la novela parece otra historia, porque está bien contada, haciéndote pensar (más bien desear) que el final terminará de otra manera. Y es que desde que aparecen los personajes de Myriam y Paul, una pareja joven, con sus trabajos, sus proyectos, sus inquietudes, su reciente vida como padres, sientes empatía. Luego aparece la niñera Louise con esa magia con los niños, como Mary Poppins o un hada madrina, que se desenvuelve fenomenal y, además, se ocupa de toda la casa, convirtiéndose en imprescindible en sus vidas, considerándola una más de la familia, todo en general hace que el ambiente resulte perfecto, por lo que olvidas la primera frase del libro. Sin embargo, hay algunos capítulos intercalados que llevan el título de otros personajes y que aportan información que te inducen a perfilar como es Louise. Planteándote si ¿realmente conocemos a las personas? ¿qué se esconde en la mente? Y poco a poco ves el cambio de actitudes, ves situaciones distintas, la inseguridad de unos y de otros, pequeños matices que pasan casi desapercibidos, y como la autora ha ido profundizando en el comportamiento humano y su compleja psicología.
Plantea cuestiones actuales sobre la pareja, el cambio que produce ser padres, las difíciles decisiones sobre esa responsabilidad, la educación, la conciliación familiar. Pero también trata temas sobre la inmigración, las clases sociales, los prejuicios, la soledad y las miserias humanas. Por lo que es un relato que no deja indiferente, sin recrearse en la tragedia te mantiene con el nivel justo de tensión, de incertidumbre, así que cuando empieces a leerlo no lo soltarás hasta el final.

Algunas frases del libro:

“Louise está ahí, sosteniendo ella sola este frágil edificio.”

“Le gustaría ocupar sus manos con algo, tender su mente hacia un solo pensamiento, pero no es más que un amasijo de cristales rotos, y su alma está cargada de piedras.”

Contraportada o parte de la misma:
Myriam, madre de dos niños, decide reemprender su actividad laboral en un bufete de abogados a pesar de las reticencias de su marido. Tras un minucioso proceso de selección para encontrar una niñera, se deciden por Louise, que rápidamente conquista el corazón de los niños y se convierte en una figura imprescindible en el hogar. Pero poco a poco la trampa de la interdependencia va a convertirse en un drama.

Traducción de Malika Embarek López




6 comentarios:

  1. No me veo con ánimo de afrontar ese terrible principio final. Pero el resto sí me gustaría porque me gustan los libros que escarban en las mentes.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues no me había fijado mucho en este libro. Y por lo que cuentas, creo que me gustaría, así que apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. A mí me pareció buenísima esta historia. No se puede contar más con menos extensión.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Todavía no lo he leído, y quiero hacerlo, especialmente desde que vi la entrevista a la autora en Pág2. Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Buenas.
    No conocía el libro pero por lo que nos cuentas no tiene mala pinta. Me lo apunto a ver si lo puedo encontrar en la biblioteca.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo pendiente. Me atrae mucho.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.