Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 19 de abril de 2017

LO QUE OLVIDAMOS de Paloma Díaz-Mas

Este tipo de historias intimistas, que transmiten sentimientos y producen emociones, es un género de novela que me llena mucho. Porque cada párrafo, cada frase, están repletos de significado.
Ya desde el comienzo la ternura en los besos que reparte en la residencia el personaje de la hija, es de esos momentos que no sólo imaginas, sino que llegas a sentir. Como más adelante cuando quiere hacer una foto de las manos de su madre entrelazadas con las suyas. Que me ha recordado otra historia preciosa “Las manos de mi madre” de Karmele Jaio (reseña aquí). Y otro momentazo es la referencia a la casa de su familia y como lo relaciona con la ilustración de la portada, un cuadro hiperrealista de Modesto Trigo.
Y luego es conmovedora la narración paso a paso del proceso de pérdida de memoria, expresado desde el amor de una hija que ve y siente cada día el deterioro de su madre. Esos pequeños olvidos que van en aumento. Transformando la vida cotidiana, que deja de serlo para convertirse en algo nuevo cada día. Pasando a invertirse los papeles cuando la hija tiene que enseñar a la madre.
Por otra parte se produce un efecto contrario entre la hija y la madre, pues los olvidos de esta última hacen que la hija recuerde momentos de su propia vida, de su infancia, de su juventud. Algunas situaciones que vivió y luego el paso del tiempo había hecho que no recordase.
Pero este libro no se queda sólo en la enfermedad del alzheimer, sino que va un poco más allá, y para que no se queden en el olvido habla de algunos acontecimientos que marcaron la historia del siglo XX en España. Utilizando el encuentro casual con otro personaje, se rescatan momentos de la Guerra Civil, de la posguerra y del 23F. Recuerdos de lo que vivieron esta madre, esta hija, y su familia (momentos que han traído a mi memoria situaciones parecidas de mi familia).
Y otro punto estupendo de esta novela es que en algunas de las escenas he sentido empatía con esa hija, porque su personaje resulta cercano, y consigue que te pongas en su piel.

Algunas frases del libro:

“La destrucción de nuestra madre iba invadiendo, deteriorando y tornando inhabitables los recuerdos de nuestra infancia.”

“El futuro no existía y el pasado estaba dejando de existir.”

“Una vida en la que cada día estrena mundo.”

“No saber hacer no significa no sentir.”

Contraportada o parte de la misma:

“Muchas tardes vengo aquí, traspaso la cancela, atravieso el pequeño jardín y entro en el edificio de la residencia donde ahora vive mi madre, esa mujer que ya no recuerda que soy su hija. Suele alegrarse de verme: intuye que soy alguien querido, aunque no sepa con certeza quién. Me ha olvidado a mí, como ha olvidado la mayor parte de su propia vida. Parece ensimismada. Podría pensarse que cualquier comunicación es imposible. Pero en estas tardes en que nos sentamos juntas se ha ido desarrollando entre nosotras una nueva relación, otra forma de comunicarnos. Su sinrazón nos ha abierto la puerta a una vida nueva. En medio de su desmemoria, afloran fugazmente nombres antiguos, palabras que atraen la evocación de cosas que nos sucedieron, recuerdos compartidos. Y esas pequeñas ráfagas del pasado hacen que yo misma recupere muchas cosas que había olvidado.
Nos une lo que olvidamos, porque su falta de memoria estimula mi memoria, me hace bucear en mi pasado y recobrar vivencias perdidas. Gracias a esta mujer que apenas recuerda nada de su vida empiezo a reconstruir mi historia y la de un país que ya no existe: el nuestro, hace unos años.”


10 comentarios:

  1. Yo también disfruto mucho de las lecturas intimistas y últimamente leo muy pocas. Tomo nota de tu propuesta, me ha parecido muy atractiva.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Últimamente he leído un montón de novelas de Anagrama, no me preguntes por qué, y en todos he encontrado cosas particulares que me han gustado. Todas tenían en común también ese punto de historia intimista, así que no me importaría nada acercarme a este.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía y me lo anoto. Me gustan este tipo de lecturas de vez en cuando.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Me gustan también este tipo de historias y ésta que nos traes hoy tiene muy buena pinta. No la conocía así que me la apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. También me gustan las historias intimistas y esta niña me importaría léerla.

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo fichado, que creo que me va a gustar mucho. Y también es del tipo de libros que le gustan a mi madre, así que sé que lo pillaré seguro para ella o para mí.

    bsos!

    ResponderEliminar
  7. Wow, me encanta lo que cuentas. Me lo tengo que anotar, adoro lo intimista, cada vez más.
    Por cierto, no conocía ese título de Karmele Jaio. Me leí hace poco "Música en el aire", ¿lo has leído? Lo he regalado ya dos veces, me gustó muchísimo.
    ME anoto los dos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscando mi equilibrio: no conocía ese libro de Karmele Jaio, lo acabo de buscar en internet, y si transmite los sentimientos como he leído seguro que me gusta.
      Gracias por la recomendación.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Creo que he dudado media docena de veces este título, y sigo sin estar del todo convencida, he pinchado varias veces en este estilo
    Besos

    ResponderEliminar
  9. a mi me gustan este tipo de lecturas, y ella es una autora que no he leído. Tomo nota del título. ¡Gracias por la reseña!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.