Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 14 de mayo de 2018

LA MUJER DE LA LIBRETA ROJA de Antoine Laurain


A una mujer le roban el bolso, y un hombre lo encuentra y, sin tener su datos personales, porque no está ni la cartera ni el móvil, decide intentar encontrarla para devolvérselo. Así de simple parece la trama, sin embargo es increíble como una línea argumental tan sencilla pueda dar tanto juego, y creerme que lo da. Por un lado está como el hombre, Laurent, va tirando de las pocas pistas que tiene con los objetos que encuentra dentro del bolso, aunque va a contar con la complicidad de su hija de 15 años, y así irá obteniendo resultados que consiguen mantenerte en vilo por saber si llegarán a buen término. Por otro lado está precisamente la relación padre-hija adolescente que tiene su punto fuerte en la paciencia con cierto toquecillo simpático. Pero a su vez hay un personaje especial, que es el escritor Patrick Modiano, quien tiene un curioso papel en el desarrollo de la trama. Y, además, todo sucede bajo un aura de misterio en ese intento por averiguar quién es esa mujer.
Lo he leído en un par de tardes, porque desde la primera línea me sumergí en el relato y no pude dejar de leer, pues son capítulos muy cortos, y alterna lo que le va sucediendo a Laure y lo que va haciendo a Laurent. Sí, los nombres de los personajes principales son muy parecidos, a su vez también se asemejan al apellido del autor. Pero ésto no es lo único casual que he encontrado en este libro, pues al terminarlo he sentido curiosidad por bastantes cosas y datos que aparecen, y he caído con que la librería de Laurent se llama Le cahier rouge, cuya traducción sería el cuaderno rojo, y Laure lleva en su bolso una libreta roja.Y acaso ¿puede tener que ver con el libro de Auster “El cuaderno rojo”? en el que el azar, la casualidad, el destino la coincidencia, son el eje central de su contenido (reseña aquí). También es muy curioso el que ella lleva en el bolso un libro de Patrick Modiano, “Accidente nocturno”, que precisamente trata de un joven que busca por París a la mujer que le atropelló. Aparte, Laure tiene en su casa varios libros de Sophie Calle, una polifacética mujer que entre sus obras está “Suite veneciana” definida como el voyeurismo hecho arte. Por lo que en esta novela nada sucede al azar, y la casualidad es parte esencial de esta historia. Narrada de una forma que hace muy creíble todo lo que va sucediendo.
Me han gustado los pequeños detalles que conforman la vida pasada y presente tanto de Laurent como de Laure, y que el autor sin profundizar en ninguno de ellos ha conseguido transmitir mucho. Y es que la sencillez y delicadeza es parte esencial de este relato.

Algunas frases del libro:

Existen amores efímeros, destinados a morir desde el comienzo y en un plazo muy breve, aunque en general no se cobre conciencia de ello hasta el momento en que se acaban.”

Sí, todo volverá a ser como antes, susurró Laure, salvo por el hecho de que nunca encontraré mi bolso. Puede comprarse otro... No, nunca podré comprar todo lo que llevaba dentro. No se pueden comprar un trozo de vida.”

¿Se puede experimentar nostalgia de algo que no ha tenido lugar?”

Contraportada o parte de la misma:
Sus días de banquero pertenecen al pasado. Ahora Laurent Letellier es el feliz propietario de una pequeña librería parisina. Cuando una mañana, camino del trabajo, se topa con un bolso de mujer abandonado sobre un cubo de basura, decide llevárselo a la tienda con la noble intención de devolverlo a su dueña.
Desaparecidos el billetero y el móvil, su propósito parece casi imposible si no fuera porque, entre diversos objetos femeninos, Laurent encuentra una libreta roja llena de anotaciones, pensamientos y recuerdos. Cediendo a la curiosidad, se sumerge en la jugosa lectura y, como si de un rompecabezas se tratara, empieza a reconstruir la vida de Laure, amparado por la excusa de hallar alguna pista que le permita localizarla.

Traducción del francés de Palmira Feixas

Fotografía de la cubierta: Mirjan van der Meer






7 comentarios:

  1. Lo tengo apuntado, lo que más me gusta es que digas que es muy creíble porque a veces estas historias se les va la mano con las casualidades y acabas por decir, venga ya. Y lo de los cuadernos y todas esas referencias literarias suma muchos puntos.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Este es de esos libros que apunté en su tiempo pero que luego se le han ido adelantando libros y libros y está ahí olvidadito, el pobre. Ahora has vuelto a despertar mi interés. A ver si cae pronto.
    Beostes!!

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo anotado desde que salieron las primeras reseñas. Algun día caerá.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Me lo autoregalé cuando salió y todavía no me he puesto con él, lo mío es grave XD

    ResponderEliminar
  5. Una persona que dice que me quiere aprovechó mi reciente cumpleaños para regalarme... ¡dos libros! Éste es uno de ellos, el otro es de Pessoa, que estoy terminando. De modo que le toca este fin de semana. Según ella, este libro es una maravilla. Le (os) haré caso.

    ResponderEliminar
  6. Lo empecé a leer pensando que sería una novelita de aire romántico y me cautivó por completo, fue una agradabilísima sorpresa para mí. Lo he recomendado muchísimo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado ver esta reseña por aquí pues yo también escribí sobre él hace un tiempo. Reconozco que yo no me di cuenta de tantos detalles como tú. Pero fue una lectura fresca, rápida y estudpenda

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.