Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 10 de noviembre de 2017

APENAS UNOS SEGUNDOS de Amparo Tórtola

Es curioso como al tener información de una novela y de su autor la lectura de la misma es diferente. Así es como entre las páginas de ésta he encontrado guiños personales de la escritora (he de decir que nos conocemos). Y me ha hecho reflexionar en cuántos libros deben tener reflejada parte de su alma los autores.
Antes de leer “Apenas unos segundos”, por una parte escuché en la radio una entrevista a Amparo Tórtola, y por otra estuve en la presentación del libro. Así que de antemano supe como surgió este relato, y según contó fue a partir de un recorte de prensa en que se hablaba del Winnipeg, el barco de la esperanza, fletado por Chile en 1939 para trasladar a exiliados españoles desde Francia bajo la gestión de Pablo Neruda. Este hecho llevó a la autora a investigar y, como ella misma explica, fue como una cesta de cerezas, que tiras de una y se enganchan otras, así se encontró con: Neruda como cónsul para la inmigración española en París (y su relación con Delia del Carril); con la maternidad de Elna y la increíble gesta de Elisabeth Eudenbenz (un episodio que habría que recuperar del olvido por todo lo que conlleva); con los cuáqueros y su labor altruista. Y documentándose rescató estos hechos históricos poco conocidos, y bajo la influencia de su faceta de periodista, escribió una crónica en la que personajes reales y ficticios se entremezclan en una época marcada por cambios políticos y sociales, donde las mujeres luchaban por sus derechos, y muchas vidas de hombres y mujeres se vieron truncadas por la Guerra Civil Española, convirtiéndose en exiliados en campos de concentración franceses, y sufriendo tremendas adversidades, incluidas las trabas para poder refugiarse en otros países (lo que me ha llevado a pensar que por desgracia actualmente las cosas no han cambiado tanto para los refugiados).
La narradora es Lucía, quien con 20 años en 1984 viaja a Chile a visitar a Delia del Carril. Y acude a ella en busca del momento en el que se le truncó la vida a su madre, Alegría. Quiere saber la verdad, resolver los interrogantes, y esa reconstrucción de su pasado le hace remontarse a los años 30 en una Valencia muy bien retratada a través de una familia burguesa, de la que forman parte su bisabuelo Eduardo (personaje a tener en cuenta por la relación padre-hija un tanto atípica en aquellos años, pero por ese mismo motivo significativa), su bisabuela Paz (polo opuesto del marido) y su abuela Guillermina (mujer luchadora y emprendedora). Por lo que parte del relato son las cuatro generaciones de mujeres, y lo que vivieron según las circunstancias de cada época, con vivencias que no dejan indiferente. Siendo a su vez destacable la valentía y decisión de todas aquellas mujeres adelantadas a su época.
El desarrollo del relato es como un puzzle donde van encajando los capítulos y sus saltos en el tiempo. Sin embargo en estos hay algunas lagunas en las vidas de los personajes, aunque es fácilmente imaginable lo que les pasó, y contrasta con las descripciones detalladas de otras partes, que recogen referencias de lugares y personas, con abundancia de datos y curiosidades, donde se aprecia el trabajo de documentación de la autora. Además me han parecido especiales ciertos momentos relacionados con los maestros y su labor, al igual que cuando acerca la lectura a las mujeres de la maternidad.
A su vez los escenarios van variando pasando por Chile, Valencia, París, Argelès-sur-Mer, Elna y el propio barco Winnipeg.
Al terminar el libro por un lado está concluida la historia de la saga de las cuatro mujeres, pero por otro deja las ganas de buscar más información sobre todo lo que tiene que ver con el Winnipeg, los exiliados y la maternidad de Elna. Y aunque esos lugares y la época nos lleven a relacionarlos con la guerra, no es ese el tema, sino cada una de las historias personales y los sentimientos de los diferentes personajes, como la necesidad que tiene Lucía de conocer su pasado y el de su madre Alegría, para saber quien es, porque “somos quienes somos por lo que hemos vivido, reído y llorado.”

Algunas frases del libro:

“Es difícil saber a dónde quieres ir si no sabes ni de dónde vienes.”

“Lo mejor de todo era volver a sentirse personas, tratadas como seres humanos, dignamente, con afecto, respeto y educación.”

Contraportada o parte de la misma:


Cuatro mujeres unidas por las redes inquebrantables del amor y del odio tejen una historia de dolor y alegría, de desaliento y esperanza. Sus recorridos vitales son consecuencia de las épocas que les tocó vivir. La Valencia de los años treinta, los campos de concentración del sur de Francia, la maternidad de Elna, el barco Winnipeg, el Chile de acogida, los años 80' de la movida madrileña. ¿Cómo entender el presente si ignoramos el pasado? ¿Somos conscientes de que todo en la vida, lo mejor y lo peor, sucede en apenas unos segundos?



14 comentarios:

  1. El otro día vi también una reseña de este libro y mira, no me importaría nada leerlo. Me lo anoté sin dudar.
    Aunque ahora mismo estoy con otrsa lecturas, no lo descarto.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Pues me dejas con ganas, con muchas ganas. Apuntadísimo me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Buena reflexión a este libro excelente.

    ResponderEliminar
  4. Verdaderamente ,es un libro que personalmente fue totalmente adictivo . Quizá lo que yo más destacaría es como su autora une las historias de las mujeres que aparecen en el libro . Personalmente yo lo recomendaría . Un beso

    ResponderEliminar
  5. No tenía ni idea de la autora ni del libro, pero la época y el tama me atraen muchísimo. lo apunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía, gracias por el descubrimiento. Tomo nota. Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Pues no lo conocía, la verdad. Supongo que conocer a la autora te hacer ver un poco más allá de sus frases, aunque soy de los que creen que recogemos mucho de lo que interpretamos en las lecturas, casi más de nosotros mismos.
    Que me lío, echaré un ojo con calma, no sé si es lo que me apetece leer en este momento
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No lo conocía y no me importaría leerlo si se cruza.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar
  9. Buenas.
    No conocía el libro pero no me termina de atrae la historia.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que es la primera vez que leo sobre esta novela y no me importaría leerla si cayera en mis manos.
    Un besito :D

    ResponderEliminar
  11. No me sonaban ni la novela ni su autora, pero quizá podría gustarme. Ah, tomo nota de tu recomendación de ese libro sobre las islas griegas, que son uno de mis destinos aún pendientes.

    ResponderEliminar
  12. el tema sin duda es muy interesante. Estaré atenta por si lo veo en la FIL de acà.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  13. El pasado no se repite, pero alecciona. Ojalá sea así aunque tengo mis dudas.

    Muy interesante la propuesta de esta autora que me resulta desconocida, la buscaré (hace poco visité la maternidad de Elna).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. hola! muy interesante, gracias por traerla y poder conocer a esta autora, te compartimos! saludosbuhos

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.