Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 31 de julio de 2015

LA PALABRA MÁS HERMOSA de Margaret Mazzantini

Si te decides a leer esta novela no la dejes a mitad, llega hasta el final, pues saber cual es la palabra más hermosa tiene un significado muy importante que no debes dejar de conocer.
Está narrada en dos espacios temporales, el actual y finales de los 80 principios de los 90 del siglo XX. Desarrollándose principalmente en Sarajevo, pero también en Roma y la costa adriática (Croacia).
Es la historia de varios personajes que de una manera u otra vieron marcada su vida por la guerra de los Balcanes, en concreto por el asedio de Sarajevo. Adonde regresa 16 años después Gemma, con su hijo Pietro, tras una llamada de su amigo Gojko. Intercalando en esa vuelta, sus impresiones actuales, con los recuerdos del pasado. Un pasado que redescubrirá en el presente y que le modificará el futuro. Iremos conociendo sus vidas, su gran amor Diego, pinceladas de la guerra, de las huellas que dejó en la ciudad y en los habitantes, por supuesto, en ella y en su amigo Gojko, y cómo lo vive Pietro desde la lejanía de un adolescente, que aunque nació allí y en aquel tiempo, desconoce la realidad.
Su amistad se remonta a finales de los años 80, cuando Gojko, un poeta de Sarajevo, conoció a Gemma, una periodista italiana que estaba estudiando a un autor yugoslavo. Él le presentó a otro amigo italiano, Diego, un fotógrafo a quien le gusta fotografiar charcos, porque en el reflejo del agua capta instantes. Y mientras entre los tres se fue fraguando una gran amistad, también surgió entre los dos italianos un profundo amor que los acabó uniendo como pareja. Siendo una relación intensa que evoluciona hacia el deseo de ser padres, situación que por circunstancias les condiciona la existencia. Mientras paralelamente se ven envueltos en el conflicto de Sarajevo.
Por tanto algunos de los temas que trata este libro son: la amistad, el amor, los sueños, la maternidad, la adolescencia, la guerra, los conflictos étnicos, la violencia. De los cuáles me han impresionado mucho más las partes donde Gemma narra sus recuerdos de aquellos días tristes y terribles, donde los habitantes tenían envidia de los pájaros porque podían irse tranquilamente volando. Para ella empezó la guerra cuando vio a Gojko llorar, con un llanto terrible. El inicio del conflicto sucedió muy rápido, y aquellas calles por las que meses atrás paseaban ahora explotaban pedazo a pedazo como una palomita de maíz. Ahora camina de nuevo por aquel lugar, observa a las personas, se fija si eran grandes o niños cuando la guerra, ve sus rostros grises. Repara en la pintura roja sobre el asfalto, son las rosas de Sarajevo, testimonios de la muerte de alguien y del lanzamiento de granadas. Recuerda la primera matanza, aquella gente haciendo cola para comprar pan. Habla de los francotiradores que disparaban a la gente como conejos, divirtiéndose, pero no porque estuvieran locos o fueran sádicos, simplemente habían perdido el sentido de la vida. Resuena en sus oídos el estruendo de las montañas, era la vida que huía para dar paso a la locura. Se encuentra en la pared del conservatorio un letrero que pone “TISINA” (SILENCIO), debajo hay un boquete producido por una explosión, y el guarda le cuenta que lo dejaron así para recordar que se había roto el silencio. Estos son algunos de los momentos impactantes que me han estremecido, pues forman parte de una terrible realidad.
Son descripciones de lo que se vivió en Sarajevo, con las explosiones y las matanzas tan desgarradoras, la destrucción de su pacífica especie, la de los musulmanes, los serbios, los croatas y los judíos. Con preguntas como ¿Porqué querían matar a la población? ¿Porqué las armas de Sarajevo apuntaban contra Sarajevo? Aún así, Gojko creía que todo acabaría pronto, porque el mundo no les quitaba el ojo de encima, y lo importante era que se supiese lo que sucedía. Pensaban que el mundo aún tenía orejas. (Estos pensamientos me han recordado al libro “Entre tonos de gris” de Ruta Sepetys, donde los lituanos ante la brutal intervención de Stalin también esperaban que el resto del mundo les salvase, pero se quedaron esperando. Puedes ver la reseña de este libro aquí).
Pero hay más personajes que forman parte en esta novela y que no me gustaría olvidar. El padre de Gemma, por su apoyo. La hermana y la madre de Gojko, que representan a tantas otras de Sarajevo. La pareja mayor que les alquila una habitación, quienes también son ejemplo de otros miles de habitantes de Sarajevo. La pareja actual de Gemma, Giuliano, por su amor. Aska, porque su historia nos recuerda otra de las horribles consecuencias de las guerras.
Ha sido una lectura que me ha hecho reflexionar, hacerme preguntas y sentir emociones. Además de recordarme un conflicto que ni hace tantos años que ocurrió ni fue en un lugar tan lejano, además de que fue el primero que retransmitieron por televisión. Y sus imágenes han regresado a mi mente, pero a quienes no deberíamos olvidar es a las gentes que lo sufrieron. Por tanto la historia me ha resultado emotiva. Su desarrollo tiene algunos altibajos en cuanto a intensidad, y momentos que me han despistado, como que por un instante llegué a odiar a Diego, pero según avanza la trama, va cogiendo más fuerza la narración, teniendo algunos giros inesperados que le dan una vuelta tremenda, haciendo encajar las piezas, hasta el título. Dando un resultado final que me ha conmovido.

Algunas frases del libro:

“Porque la vida pasa y nosotros con ella.”

“Era para decirte que los amores que parecen absurdos a veces son los mejores... Para decirte que solo tengo cinco años menos que tú, que soy de fiar como mi abuelo... Que moriré antes que tú porque las mujeres vivís más tiempo... Era para decirte que no te casaras. Para que me eligieras a mí. Soy tú óvulo ciego.”

“A menudo no somos conscientes de lo que tenemos, no nos mostramos agradecidos con la vida.”

“—Puedes fotografiar simplemente la realidad, o puedes buscar.
--¿El qué?
--Algo que pasa pero no se ve. Que aparece luego.”

Contraportada:
Es de noche en Roma, todos duermen, pero el teléfono suena de repente... Una voz que llega de lejos invita a Gemma a un viaje a Sarajevo, la ciudad donde nacieron y murieron las emociones más hondas de su vida.
Allí, entre los estallidos de una guerra cruel e inútil, hace dieciséis años nació Pietro, un niño que ahora la llama mamá y es tan hermoso, sano y egoísta como cualquier otro adolescente. Pietro no conoce bien su origen y no sabe que en las calles estrechas de aquella ciudad sitiada Gemma vivió una historia de amor de esas que se te pegan a los huesos y te cambian para siempre.
Ahora, de vuelta a esas tierras, madre e hijo tendrán que enfrentarse a un pasado que esconde secretos, a unos cuerpos que aún llevan las huellas de un dolor antiguo, pero a lo largo del viaje también aprenderán palabras nuevas, esas que nos sirven para dar un sentido a nuestros errores y seguir apostando por lo mejor de la vida.

Traducción de Roberto Falcó Miramontes

sábado, 25 de julio de 2015

EL HOMBRE QUE ARREGLABA LAS BICICLETAS de Ángel Gil Cheza

Comienzo contando el consejo que me dio una de mis hijas, quien leyó este libro el verano pasado y me lo recomendó, “toma anotaciones del personaje de Enda Berger, porque en las primeras páginas te puede confundir, pues el mismo nombre y apellido lo tienen varios personajes”. Y desde luego ha sido bueno para mi lectura, pues no me he perdido en las páginas donde el abogado Joaquín Ortells inicia la búsqueda de Enda Berger, haciendo cumplir las últimas voluntades de Artur Font. Aquí la trama siembra dudas sobre quién puede ser de las personas con las que contacta y por qué ha de estar en la lectura del testamento, sin crearme tensión pero manteniéndome pendiente de la resolución del enigma, lo mismo que les produce a la viuda, Noelia Fabregat y a la hija, adolescente de 16 años, que hasta el fallecimiento de su marido y padre desconocían la existencia de esa persona.
Pero para mi lo mejor de la novela es la parte de convivencia durante aquel verano que pasaron las tres mujeres juntas porque a Artur Font se le antojó. Compartiendo espacio y vidas en una casa en la playa. Por cierto, la alquería Julieta la he situado imaginariamente en la zona costera entre Burriana y Almazora (Castellón), que como conozco esa zona mi pensamiento se ha trasladado allí. Y las descripciones del lugar, de los días que van pasando en esa casa junto a la playa me han hecho sentir sosiego.
Me ha resultado interesante el personaje de Artur Font, que sin estar vivo es protagonista y centro de la historia. Sabremos que fue un escritor de novela negra que arreglaba bicicletas a sus vecinos y era muy querido en la zona. La lectura de su testamento produce sorpresa a la viuda y a la hija, e incertidumbre a Enda. Se preguntan qué pasaba por la cabeza de Artur. Porque en un primer momento se establece tensión entre las dos mujeres que no sabían que compartieron su amor por el mismo hombre, pero esos días de verano bajo el mismo techo, conociéndose poco a poco, reconstruyendo el pasado, compartiendo el presente, hacen que se replanteen muchas cosas, como cuando Noelia siente que aquella mujer era parte de Artur, de quien tenía que conservar en la memoria incluso lo malo.
Otro tema a destacar es la adolescencia y la relación entre la madre y la hija, el cambio de actitudes que hacen que la distancia entre ellas se vaya acortando. Así como la relación de la adolescente con Enda, siendo bonito el vínculo que las une.
En conjunto es una historia diferente, en la que ya el título y la portada me parecieron sugerentes, y saber que papel tienen las bicicletas ha sido sorprendente. Si quieres saber por qué, te recomiendo que la leas.

Algunas frases del libro:

“Porque sabido es que las historias que cuentan los escritores navegan en un mar de recuerdos y sentimientos que salen a flote en la piel de sus personajes.”

“Lo bueno que tienen los lunes es que todo vuelve a empezar y dejar atrás los miedos y las derrotas es mucho más sencillo.”

Contraportada:

El testamento de un escritor de novela negra empuja a su viuda, a su hija y a una antigua novia irlandesa – a la que abandonó años a tras sin explicación alguna – a convivir en su casa de la playa junto a un taller de bicicletas en la costa mediterránea.


martes, 21 de julio de 2015

MÚSICA DE CÁMARA de Rosa Regàs

Premio Biblioteca Breve 2013

Novela dividida en dos partes, la primera abarca de 1949 a 1960 y la segunda transcurre en 1984. Empieza cuando Arcadia con 12 años y tras la muerte de sus padres en un accidente de tren, ve como su vida cambia. Entre otras cosas pasa de vivir en Toulouse a irse a Barcelona, con su tía Inés. Al principio está bloqueada por la nueva situación, hasta que con el vacío de las voces de sus padres entendió lo que había ocurrido, y a partir de ese momento afronta el sentimiento de pérdida.
Crece con esta nueva situación y con el peso del exilio, cuestión que por su edad entendía como algo que sólo les pasaba a los mayores, y formaba parte de su familia. Este tema de los exiliados es una parte importante de la historia de esta novela.
Posteriormente conoce a Javier, su relación parece complicada porque proceden de mundos distintos, sus orígenes son diferentes, ella es de familia humilde, él es de familia rica, además de haber sido educados políticamente contrarios. A ella sus padres le enseñaron el compromiso político y social. Sin embargo él la quiere porque es él, sin influencias de su familia, pasa de sus padres, pero hay en ciertas cosas que cede ante ellos, como es que ella no toque la viola como profesión. Así es como Arcadia se va viendo metida en un agujero negro de la incomprensión de sí misma.
En la segunda parte, tras veinticuatro años de ausencia, Arcadia y Javier tienen un reencuentro casual. Esta parte es una introversión sobre sus vidas, sus sensaciones, el por qué de la huída para recomenzar otra vez.
Y además de la historia de amor de esta pareja, se tratan temas relevantes de aquellos años de posguerra como la importancia y la fuerza que ejercía la religión y la iglesia o como se vivió el exilio o las diferencias por clases sociales y, sobre todo, por pertenecer a bandos políticos distintos. Y en la segunda parte hay una reflexión sobre la transición española.
Un libro que contiene mucho más de lo que parece, pues en ocasiones la presión que ejerce la sociedad marca nuestro destino.

Algunas frases del libro:

“Sentí una honda nostalgia de la normalidad, de la rutina de una vida que había terminado.”

“Y a lo largo del resto del viaje se van sucediendo reflejos de mi vida anterior que serán los que luego aparezcan cuando quiera evocar momentos, situaciones o personas, igual que aparecen las fotografías que hemos visto tantas veces cuando queremos recordar el pasado y que han sustituido para siempre los archivos de la memoria.”

“Nunca sabemos de dónde proceden, cómo ocurren ni por qué, los hechos que de pronto hacen cambiar el curso de nuestra vida.”

Contraportada:

Acompañada por su tía Inés, una viola y una maleta llena de recuerdos, Arcadia vuelve a Barcelona en 1949. Hija de republicanos exiliados en Francia, se refugia en su pasión por la música para sobrevivir en el ambiente opresivo de la posguerra. Un día conoce a Javier, un prometedor estudiante de Derecho que pronto se convertirá en el centro de su vida. Con todo pueden y a todos se enfrentan para llevar a adelante su relación, hasta que la personalidad libre y rebelde de Arcadia se convierte en un estigma social que sella sus destinos.


lunes, 13 de julio de 2015

VESTIDO DE NOVIA de Pierre Lemaitre

Sophie siente su mente como un enorme agujero negro, pero ¿cuál es la causa?
Los lectores la vamos a conocer con 30 años, trabajando de canguro, pero ¿qué sucedió antes?
Sabremos que tiene pérdidas de memoria, que suele quedarse absorta en sus pensamientos, que el pasado le devuelve imágenes, pero ¿son reales?
Los acontecimientos se precipitan y las muertes te llenan de angustia.
Continúan las preguntas según aumenta la intriga, comienza a acelerarse la trama en forma de thriller. Aparecen nuevos personajes que generan que empieces a sacar conclusiones, a pensar en desenlaces, pero ¿serán los correctos?
Un argumento que plantea incógnitas, con detalles y pistas a los que hay que estar atento, con cambios de intensidad en la acción y con giros inesperados.
Me ha producido diversas sensaciones: tensión, ansiedad, sorpresa. Que me han mantenido enganchada a su lectura, gustándome la estructura y cómo van encajando las piezas.
Una historia que no deja indiferente, que te hace reflexionar sobre lo perversa que puede ser una mente y lo terrible que es la venganza. Un thriller psicológico que va cambiando el rumbo de los hechos haciéndote cambiar los sentimientos hacia los personajes. Un relato inquietante que no debes perderte y en el que debes empezar a leer sin tener apenas conocimiento de lo que vas a encontrarte.

Algunas frases del libro:

“Se mueve sin memoria, maquinalmente, con la mente vacía, sin ser consciente de nada. Así es como ocurrió todo. Por eso salió huyendo.”

“Con qué facilidad una vida normal puede desequilibrarse, en un segundo hacia la locura, hacia la muerte.”

“La verdad es que nunca nos damos cuenta del todo de hasta que punto adquirimos costumbres en las cosas mínimas de la vida.”

Contraportada:

Sophie Duguet no entiende qué le sucede: pierde objetos, olvida situaciones, es detenida en un supermercado por pequeños robos que no recuerda hacer cometido. Y los cadáveres comienzan a acumularse a su alrededor.

No podemos desvelar nada más de este thriller para así mantener intacto el escalofriante placer de la lectura y la adictiva búsqueda de la verdad por parte del lector.

Traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego



viernes, 3 de julio de 2015

SI NADIE HABLA DE LAS COSAS QUE IMPORTAN de Jon McGregor

Empieza con una reflexión sobre la ciudad (una población cualquiera), describiendo momentos habituales. Te insta a que escuches el sonido de tu barrio, a que estés atento a ese instante de silencio, que apenas dura un chispazo del pensamiento. Después el mundo volverá a ponerse en marcha. Y lo relatado en estas primeras páginas me ha resultado muy próximo, he podido fácilmente imaginarme la situación, los detalles comentados, pues son reflejo de la realidad.
A continuación va intercalando el momento presente con un día de hace tres años en que sucedió algo que todavía se mantiene fresco en la mente de una joven, fue el último día de verano, y aquello ha marcado su existencia. Ahora está deseando contar otra situación que la agobia, pero no sabe a quién, ni encuentra el momento, tiene contacto con una chica de entonces, con sus padres, pero es la reaparición del hermano de uno de sus vecinos de aquella calle tranquila donde vivió hace tres años quien parece servirle de apoyo.
Del pasado habla de escenas cotidianas, de la vida de otros, de su vida. Aparecen muchos personajes, son sus vecinos de calle. Los iremos conociendo por viviendas, por el número donde residen, iremos sabiendo lo que están haciendo, cómo transcurre ese día. Una mañana que empezó siendo corriente, sin nada extraño, sin nada relevante o fuera de lo cotidiano. Donde cada cual estaba a sus cosas hasta que algo fue distinto. Son momentos que se me han hecho cercanos, porque esa calle puede ser cualquiera, en cualquier ciudad, son escenas similares a las vividas en algún momento de nuestras vidas.
Me ha gustado este libro, la forma es que está escrito, al utilizar párrafos cortos, frases cortas, que a menudo empiezan con: dice, dijo, recuerdo, me pregunto, veo, observo, miro, reparo... También me ha mantenido hasta el final con la intriga y la duda de qué fue aquello que sucedió, entonces al terminarlo me he dado cuenta de detalles que te van llevando al hecho. Es aconsejable ir anotando los personajes y los números de las casas, facilita el saber de quién se está hablando en cada momento, pues tiene muchos instantes donde relata cómo y quienes son los vecinos, así los vas conociendo, haciéndote una idea de sus vidas, de sus momentos vividos. Siendo también importantes las circunstancias que han ido marcando la vida de la joven protagonista. No llega a profundizar en ningún tema, pero habla de las cosas de una manera que pueden llevar a la reflexión. Tiene escenas encantadoras como cuando habla de la pareja que ella le dice siempre a él: “cuéntame nuestra historia, cuéntamela como se la contarás a nuestros hijos cuando te pregunten.” También cuando describe que empieza a llover, hasta producirse una lluvia torrencial, y como avanza hacia la explosión para llegar a la calma.
Me he sentido observadora de otras vidas, y como ellos y junto a ellos me quedé observando, sentí el silencio absoluto, la quietud absoluta, vi los instantes grabados como fotografías. Y en ese devenir de las cosas, de aquella calle tranquila, donde una atroz fatalidad sucedió aquel último día de verano, ella quiere compartir el recuerdo con él, decir gracias y lo siento.

Algunas frases del libro:

“Veo todos estos instantes como si estuvieran tallados en piedra, pequeños momentos capturados y aumentados por el contexto, como figuras en una exposición de Pompeya.”

“Y todo vuelve de golpe, y me pregunto cómo se nos ocultan recuerdos tan importantes, como habitaciones principales escondidas tras visillos.”

“Hay mucha gente en el mundo dice, y quiero conocerlos a todos pero ni siquiera sé el nombre del vecino de al lado.”

Contraportada:

Una calle cualquiera de una ciudad del norte de Inglaterra el último domingo de verano. Las escenas se suceden como si fuesen polaroids pegadas sobre una cartulina: estudiantes que hacen las maletas sin saber qué les depara el futuro; niños que entran y salen corriendo de sus casas; jóvenes que empiezan a despertar tras pasar la noche de fiesta; un hombre que pinta de azul pálido las ventanas de su casa; un matrimonio que se encierra en su dormitorio para hacer el amor; una pareja de ancianos que se prepara para celebrar su aniversario...
Es un día como otros, en el que todo transcurre con tranquilidad hasta que se produce un terrible accidente. Un suceso tan repentino como si en la cara de los vecinos hubiese estallado el flash de una cámara. Tres años más tarde, una joven recuerda lo sucedido, y la difícil situación en que se encuentra está íntimamente relacionada con aquel accidente del pasado. El azar pone en sus manos una caja con las fotografías que un vecino tomó obsesivamente de ella y de los habitantes de la calle. En esas imágenes, lo que parecía cotidiano resulta ser extraordinario. La joven descubre que las cosas realmente importantes, aquellas de las que nadie habla, pesan sobre su presente igual que marcaron su pasado.

Traducción de Libertad Aguilera y Gabriel Dols