Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 22 de octubre de 2013

LAS LÁGRIMAS DE SAN LORENZO de Julio Llamazares

Voy a empezar comentando una curiosidad o casualidad del final de esta novela y de la anterior reseñada “Para siempre” de Tamaro (reseña aquí), en ambas en la última frase nombran a Dios. No digo más, si alguien tiene interés o quiere saber más tendrá que leer estas novelas.
“Las lágrimas de San Lorenzo” es un libro intimista, que rebosa de nostalgia, melancolía y recuerdos. Su protagonista tiene algo más de 50 años y le ha llegado el momento de mirar hacia atrás, de hacer un recorrido por la vida, su vida, pero podría ser cualquier vida. Tiene esos momentos en que podemos vernos reflejados, esos recuerdos que también nos trasladan a nuestra infancia y juventud, aquellos años en que todo era perfecto, cuántas veces hemos añorado los mejores años de la vida, y al igual que siente él en esta frase “la libertad se le aparece en forma de isla llena de buganvillas”, yo también he recordado esas buganvillas, sin isla, pero con ese sabor de libertad.
Hace muchos años él vivió una noche de San Lorenzo con su padre, cuando en agosto se produce la lluvia de estrellas. Ahora la vive con su hijo de 12 años. Mientras contemplan el cielo viendo estrellas fugaces rememora situaciones ya vividas con su familia, amigos y amantes, desde la muerte de su hermano y de sus abuelos, la desaparición de su tío en la guerra (entre líneas hay un recordatorio a los desaparecidos de la Guerra Civil Española, varias referencias a los exiliados de la guerra y a la posguerra), el Alzheimer de su madre, su separación... Así como los lugares donde ha vivido, considerándose un trotamundos sin destino, y recordando especialmente Ibiza, donde ha vuelto con su hijo para recuperar un tiempo en el que el miedo no existía, viendo las mismas estrellas que en su niñez, pero sin ser el mismo, está de vuelta y necesita fuerzas para continuar, mientras que su hijo está empezando a vivir, todavía mira el cielo con la fascinación de quien cree que el tiempo es eterno, como él creía a su edad.
En este repaso a su vida trata temas identificables con nuestros pensamientos como el temor a envejecer, que la vida avanza sin detenerse y no vuelve hacia atrás, que todas las épocas terminan, que cuando eres padre te das cuenta de lo que ellos han hecho por ti y les entiendes (esta experiencia la corroboro), de la lucha contra el paso del tiempo, de los desengaños y de la soledad. Llevándonos a temas más profundos al relacionar las estrellas fugaces y la fugacidad del tiempo.
Tras esta lectura intimista, que me ha dejado buen sabor, escribo estas líneas desde esa melancolía y nostalgia que me ha transmitido esta historia, miro el cielo, y veo la luna y algunas estrellas, las mismas que llevo contemplando desde siempre, desde esta ventana o desde cualquier lugar, mientras el paso del tiempo va dejando atrás etapas de la vida.

Algunas frases del libro:

“Cuando todavía creía que la vida era una estrella que no se apagaba nunca.”

“Es natural que el tiempo lo borre todo, desde los sueños a las promesas y desde las estrellas a las fotografías.”

“Nos pasamos la mitad de la vida perdiendo el tiempo y la otra mitad queriendo recuperarlo.”

“Esta vida que vivimos sin entenderla hasta que ya ha pasado.”

“La vida pasa y se desvanece como una estrella.”

“El tiempo es lo único que permanece y que nos sobrevivirá cuando ya no estemos.”

Contraportada:

Un profesor de universidad que ha rodado por Europa como una bola del desierto sin echar raíces en ningún lugar regresa a Ibiza, donde pasó sus mejores años de joven, para asistir junto con su hijo, del que vive separado hace ya tiempo, a la lluvia de estrellas de la mágica noche de San Lorenzo. La contemplación del cielo, el olor del campo y del mar y el recuerdo de los días pasados desatan en él la melancolía, pero también la imaginación.

30 comentarios:

  1. Hola.Las novelas intimistas son las que más me gustan, voy a tomar nota de esas recomendaciones para leerlas.Si te interesa puedes leer Infancia de Nathalie Sarraute :desde la vejez una escritora experimentada recuerda su infancia con una voz narrativa muy original desdoblandose entre el tu y el yo, es una auténtica delicia literaria, también me gusta mucho el intimismo lírico de novelas como Mortal y rosa de Fco Umbral o Memorias de Leticia Valle de Rosa Chacel.Enhorabuena por tu blog, lo tengo como referencia para la lectura en mi blog y no paro decrecomendarlo.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel Ángel: gracias por las recomendaciones literarias, sólo he leído el de Rosa Chacel, que lo tengo subrayadísimo. El resto que comentas los buscaré.
      Gracias también por tus palabras hacia mi blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Iba a leerlo pero caí en la cosa de querer empezar por La lluvia amarilla, así que ahora me siento más animada a probar a leer al autor. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú: pues estaré atenta a tus opiniones cuando las publiques en tu blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. El Van Gogh de la portada me atrae muchísimo. :-)

    Los libros intimistas no me desagrada y mirar hacia atrás, segun a que edad, suele ser interesante. de momento este no lo pongo en la llista pero lo tendré presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quadern: es una opción por si en algún momento te apetece esta lectura.
      Creo que coincidimos en la admiración por Van Gogh :)
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Con lo bonitas que son de ver! =)
    Me lo apunto, me gustan este tipo de libros.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby: y la de deseos que se pueden pedir esa noche ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Lo tenía ya apuntado y con tu reseña sube muchos puntos. Este libro me va a gustar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari: pues ya nos cuentas que te parece.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Todavía no me he estrenado con este autor, a ver si cae un día de estos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe: pues te recomiendo esta novela y también "La lluvia amarilla".
      Un abrazo

      Eliminar
  7. pues la verdad es que no me llama mucho, así que esta vez, dejaré que el plan infinito repose.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale: hay que elegir lecturas, hay tantas...
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Julio Llamazares es un poeta metido a novelista. Se nota. Sigue siendo, en mi opinión, un excelente poeta. El poder evocador de sus libros no es sólo narrativo.

    Voy a contar mi primer contacto con este autor. Estaba yo sirviendo a la patria (la mili, vaya) y por las tardes estudiaba la oposición a profesor que aprobé un par de años más tarde. Recuerdo que estaba con un tema especialmente áspero. Puse la radio: entrevistaban a un autor que yo no conocía. Acababa de publicar su primera novela, que se titulaba "Luna de lobos". Leyó un trozo en el que un maqui saltaba furtivamente la tapia del cementerio para despedirse de su padre, a cuyo entierro no había podido asistir. Pocos días después, recobrado ya mi condición de civil, compré el libro que aún releo de vez en cuando. Me estoy emocionando mientras repaso esos párrafos que están en las páginas 136 y 137.

    Después llegaron los demás. También "La lluvia amarilla" es magistral. Tengo siete libros suyos, pero he leído todos. Me espera éste. Porque me espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atticus: es curioso como a veces llegamos hasta una novela. Gracias por compartir tus palabras.
      Buscaré "Luna de lobos" me has dejado con las ganas de emocionarme con esos párrafos.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Pues a mí me has transmitido... no sé, como tranquilidad. Una sensación agradable. El libro lo tengo hace tiempo. Lo que no sé es cuándo lo leeré, pero me has hecho mirarlo con mejores ojos, desde luego.

    Que me voy como con buen rollito, casi zen ;) Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Blasfuemia: que bonito lo que dices. Pero no esperes tanto no sea que luego las sensaciones no te lleguen.
      Disfruta con esta lectura.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Me da la impresión que es uno de esos libros que, tras su lectura, dejan poso y los recuerdas más de una vez. No soy lectura asidua de este tipo de novelas pero, de vez en cuando, alguna cae así que me anoto el título que de este autor no he leído nada.
    Musus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mafaldas: si, es de esos libros que te llevan a reflexionar.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Estas lecturas en donde la mirada es retrospectiva, casi sin futuro ni esperanza, me producen tremenda tristeza y melancolía. Por ahora no entrará en mis prioridades...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Forján: desde luego según estés de moral no es recomendable, es más a mi marido no se lo dejé leer, se acercaba su cumple y estaba de bajón. Pero si es un libro que llena, de los que a mi me gustan porque dejan su poso.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Creo que podría gustarme, tomo nota. Gracias por la recomendación. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goizeder: pues espero leer tu opinión para ver que te ha parecido.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. A mí también me gustó. Hay que reconocer que Llamazares sabe cómo crear una bonita historia.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat: si lo apunté después de leer tu reseña, aquello de intimista y nostalgia me atrapó.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. No he leído nada de él y por lo que todos comentáis, habrá que empezar YAAAAA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. baby: pues ve eligiendo por cual de sus novelas empiezas.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. No sé... el autor me parece una especie de Proust en pobre, la verdad...

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.