Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 27 de diciembre de 2018

FAHRENHEIT 451 de Ray Bradbury

El tema de este libro pone los pelos de punta, pero no es una historia de terror, aunque si produce miedo que el autor lo escribiese en 1953 y que algunas de las situaciones que narra hayan sido casi como una profecía. Y es que en esta distopía la gente tiene pantallas enormes de televisión en las paredes de sus casas, llegando a estar absorbidos por lo que emiten. Los vehículos circulan a gran velocidad porque así ni pueden contemplar el paisaje ni centrarse en otra cosa que no sea conducir, y los multan si van despacio. Pero aún van a más en este mundo, construyendo las viviendas sin porches para que las personas no puedan sentarse a charlar. Los niños van a la escuela 9 de cada 10 días, y el que están en casa, los padres, los ponen a ver la tele. La comparación que se hace en el propio texto sobre los niños: “es como lavar ropa, que metes la colada y cierras la tapa”.
Pero el culmen de esta sociedad es que no se puede pensar, por eso se queman los libros. De ahí el título “Fahrenheit 451” que se refiere a la temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde. Siendo los bomberos los responsables de esa tarea, no apagan fuegos, los producen, porque ellos son como los guardianes de la felicidad. En un planeta donde los gobernantes no quieren que la gente piense, donde no tenía que haber intelectuales sino seres no pensantes porque, según ellos, esa es la felicidad.
El personaje principal es Montag, un bombero que hace mecánicamente su trabajo, pero parece que tiene inquietudes. Su encuentro con una joven de 17 años, Clarisse, con quien saltándose las normas entabla alguna conversación, y ella le deja en el aire algunas cuestiones, cómo si es feliz, abriéndole los ojos a este hombre, quien iniciará una lucha interior que le llevará a un gran cambio en su vida.
Del resto de personajes me quedo con los intelectuales huidos que viven por el campo y que tienen en su cabeza los libros leídos y los transmiten oralmente. Aunque los demás, la mujer de Montag, el profesor Faber, el jefe de bomberos Beatty, el sabueso mecánico, la mujer que defiende su propia biblioteca, todos tienen un papel bien definido y clave para entender lo que quiere transmitir el autor en su relato. Es su particular denuncia encubierta sobre temas que le preocupaban, recordemos que era la época del macartismo, y unos años antes había terminado la Segunda Guerra Mundial, la bomba atómica, la quema de libros por los nazis.
A pesar de la brevedad de la novela consiguió que los temas tuvieran la profundidad necesaria para llevar al lector a la reflexión. Por ejemplo explica desde dos puntos de vista diferentes de dos personajes opuestos, por un lado las razones de porqué se prohíben los libros y por otro porqué es positiva la lectura. Pero, sobre todo, te deja pensando que los años pasan y la humanidad no evoluciona en algunos aspectos.

Algunas frases del libro:

Nadie tiene tiempo para nadie.”

Un libro es un arma cargada.”

Tiene que haber algo en los libros, cosas que no podemos imaginar para hacer que una mujer permanezca en una casa que arde. Ahí tiene que haber algo. Uno no se sacrifica por nada.”

¿Cuántas veces puede hundirse un hombre y seguir vivo?.”

Contraportada o parte de la misma:
Ofrece la historia de un sombrío y horroroso futuro. Montag, el protagonista, pertenece a una extraña brigada de bomberos cuya misión, paradójicamente, no es la de sofocar incendios sino la de provocarlos para quemar libros. Porque en el país de Montag está terminantemente prohibido leer. Porque leer obliga a pensar, y en el país de Montag está prohibido pensar. Porque leer impide ser ingenuamente feliz, y en el país de Montag hay que ser feliz a la fuerza...

Traducción Alfredo Crespo

Fotografía de la portada: Cover


12 comentarios:

  1. Hay película, creo que de Truffeau, muy interesante de ver. La historia que cuenta Bradbury fue premonitoria y en verdad podría decirse que sus anticipaciones se han cumplido en gran medida. .
    Te deseo un muy feliz año lector durante este 2019 que a punto está de llegar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de esos libros que sabes que tienes que leer en algún momento. A los de arriba les conviene que la gente esté lo más aborregada posible pero yo aún tengo fe en el ser humano y sé que siempre habrá quien no lo consienta. Me parece muy interesante la idea y sobre todo lo que representa cada uno de los personajes.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo leí hace no mucho, a pesar de que me lo llevaban recomendando años y años... La verdad es que sí, da un poco de miedito sin ser un libro de terror.

    ResponderEliminar
  4. Lo leí hace años y me gustó mucho, la verdad es que tu reseña me ha dejado con ganas de releerlo. Quizás el próximo año. Besinos

    ResponderEliminar
  5. Un libro profético que he leído hace mucho y seguramente releeré. Quizás, para aquellos que amamos los libros y la lectura, terminaremos siendo otros Montag. La realidad supera a la ficción.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Las distopías son, por definición, estremecerdoras. Las juzgamos al cabo del tiempo, comparamos... y con ellas catalogamos nuestro tiempo.

    Esta es una de las que no ha perdido vigencia, sigue leyéndose con placer e inquietud. Sin embargo, al contrario que otros, he vuelto a ver la película que hizo al respecto François Truffaut y... que no, que no es esto.

    Saludos de Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  7. Qué curioso, no lo conocía, pero me ha llamado mucho la atención así que no descarto leerlo. Besitos

    ResponderEliminar
  8. Un excelente libro de un género que no suelo frecuentar. Al final no hace falta el fuego para destruir los libros, las personas están dejando de leer...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Hola!lo leímos hace un tiempo ya.recomendable!! Muy feliz año!!!!!

    ResponderEliminar

  10. ¿Se queman los libros? ¡Qué dolor!
    No lo conocía yo tampoco, anoto ahora mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. No conocía el libro!. Me parece interesante, este es de los que compro ya.
    Gracias siempre por vuestra labor.
    Una brazo.

    ResponderEliminar
  12. Disfruté mucho leyéndolo ya hace algunos ayeres. "Tiene que haber algo en los libros...para que pueda permanecer una mujer en una casa que arde"...¡y si, si lo tienen!

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.