Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 29 de agosto de 2017

NOS VEMOS ALLÁ ARRIBA de Pierre Lemaitre

Premio Goncourt

Ya había leído a Pierre Lemaitre, y son recomendables todos sus novelas, pero además “Nos vemos allá arriba” es especial.
Porque ya en el primer párrafo dice tanta verdad de un modo tan sutil, que sienta las bases del genial estilo narrativo que nos vamos a encontrar en este libro. Que comienza con la Primera Guerra Mundial en Francia, con escenas (pocas) muy bien descritas y detalladas, en las que casi puedes sentir el sufrimiento de los hombres. Para pasar a tratar como tema principal las consecuencias de la guerra, que incluso cuando termina ofrece grandes negocios a unos pocos. Mientras los excombatientes sobreviven como pueden, bajo el desánimo y la resignación. Son hombres jóvenes que se jugaron la vida en el campo de batalla, algunos mutilados, que han sobrevivido pero ¿a qué precio?
Entre ellos están Albert Maillard y Édouard Péricourt, dos desconocidos unidos por sus heridas de guerra y por una historia en común en la que se han jugado la propia vida. Ahora conviven y sobreviven como pueden. Manteniendo una amistad y ayudándose mutuamente, cada uno dentro de sus posibilidades.
Maillard vive bajo la sombra de su particular pesadilla vivida, pero también bajo la temible amenaza de uno de sus superiores, Pradelle, que parecía tenerlo vigilado mientras duró la contienda. Aparte, conoceremos algo más de su personalidad por ciertas aportaciones de su madre, que me ha dejado la sensación de que es su “Pepito Grillo”.
Por otro lado Édouard no quiere regresar a su casa, ni tener contacto con su familia, por el tremendo estado físico en que se encuentra y porque allí no espera recibir lo que necesita, ya que antes de la guerra tampoco lo recibió. Mientras tanto su padre quiere expiar su culpa, porque reconoce no haber sido un buen padre, y necesita su particular limpieza de alma, pues tenían el final de su historia pendiente, así quiere erigir un gran monumento conmemorativo en honor de los combatientes fallecidos.
Los caminos de los dos amigos avanzan hacia la venganza y, a veces sin saberlo, se van entrecruzando con su antiguo teniente d'Aulnay-Pradelle y con el padre y la hermana de Édouard Péricourt. Lo que crea cierta intriga por saber como terminará esta historia de posguerra, en la que se ve claramente la diferencia entre ricos y pobres, y hasta donde es capaz de llegar el ser humano, aprovechándose de una tremenda situación, con tal de hacer negocios, incluso con los muertos de la guerra, aunque no contaban con la integridad de un funcionario, Merlin. Siendo también este relato una denuncia social y política a hechos no tan diferentes de la realidad.

Algunas frases del libro:

“Por lo demás, lo único que hacemos desde que acabó la guerra es esperar. Al final pasa lo mismo que en las trincheras. Tenemos un enemigo al que no vemos, pero al que notamos con todo su peso. Dependemos de él. El enemigo, la guerra, la burocracia, el ejército: todo viene a ser lo mismo, cosas que nadie entiende ni sabe resolver.”

“Hasta las mayores alegrías dejan un pozo de tristeza. En toda experiencia hay siempre un sentimiento de carencia.”

“Sabía que de todo se recupera uno, pero desde que había ganado la guerra, tenía la sensación de perderla un poco más cada día.”

“Aquel hombre sin cara le hacía al mundo un inmenso corte de mangas, que lo colmaba de júbilo y lo ayudaba a reconciliarse con lo que siempre había sido y había estado a punto de perder.”

“La guerra había sido una prueba terrible pero no era nada comparada con aquellos dos años de paz, que en determinados momentos adquirían visos de descenso a los infiernos.”

Contraportada o parte de la misma:

En noviembre de 1918, tan sólo unos días antes del armisticio, el teniente d'Aulnay-Pradelle ordena una absurda ofensiva que culminará con los soldados Albert Maillard y Édouard Péricourt gravemente heridos, en un confuso y dramático incidente que ligará sus destinos inexorablemente.
Édouard, de familia adinerada y con un talento excepcional para el dibujo, ha sufrido una horrible mutilación y se niega a reencontrarse con su padre y su hermana. Albert, de origen humilde y carácter pusilánime, concilia el sueño abrazado a una cabeza de caballo de cartón y está dispuesto a lo indecible con tal de compensar a Édouard, a quien le debe la vida. Y Padrelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, está obsesionado con recuperar su estatus social. De regreso a París, los tres excombatientes se rebelarán contra una realidad que los condena a la miseria y al olvido. Así, Édouard pergeña una ingeniosísima estafa con el fin de vengarse de su progenitor, que siempre lo repudió por su sensibilidad y sus habilidades artísticas. De paso quiere ayudar al fiel Albert, cuyo prurito es huir a las antípodas para olvidar a Cécile, su amor perdido. Aunque tal vez el más ambicioso sea Pradelle, que sacudirá la conciencia de Francia entera mediante una monumental operación delictiva concebida para amasar una rápida fortuna. Los escollos son considerables, pero la voluntad de los tres parece infinita.

Traducción del francés de José Antonio Soriano Marco

Otros libros de este autor reseñados en este blog: “Vestido de novia” (enlace aquí), “Irene” (enlace aquí), “Alex” (enlace aquí), “Tres días y una vida” (enlace aquí).




6 comentarios:

  1. He leído reseñas de esta novela y aunque no he leído nada de esta autor sí que me gustan las historias de posguerras y, por lo que cuentas, ésta puede ser de las mias, así que tomo nota del título. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. También he leído un par, y me gustan mucho pero el tema central de esta, la guerra y el sufrimiento no es ahora para mí. La dejo guardada para más adelante.
    Besod

    ResponderEliminar
  3. Buenas.
    Me decanto más por las historias de guerra, propiamente dicha, que de posguerra así que creo que lo dejaré pasar.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada del autor y no sé la verdad qué me apetece más, si esta novela, que me apetece muchísimo, o alguna de sus novelas negras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues sigo sin haber leído nada de este hombre, ¿te lo puedes creer? Y voy anotando todas las novelas suyas que veo, como la que nos traes hoy, que seguro que me encanta.

    bsos!

    ResponderEliminar
  6. De momento solo he leído Vestido de novia y me gustó muchísimo. Tengo miedo de leer algo más y porque superarlo va a ser muy difícil.

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.