Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 17 de mayo de 2016

SOBRE GRACE de Anthony Doerr

La lectura de este libro ha sido como subir en una montaña rusa, pues la intensidad del argumento sube y baja continuamente, creando momentos de mayor y de menor intensidad. Pasando de la intriga, angustia y desesperación en momentos puntuales (como cuando se enfrenta a sus sueños), a otros donde parece que no sucede nada (como el recorrido por medio Estados Unidos), dedicándole más detalles a unas partes que a otras. Lo mismo que sucede con los personajes, profundiza más en unos que en otros, incluso quedándose algunos que parecían tener un papel importante en simples secundarios. La historia se desarrolla combinando el presente y el pasado, hasta que se unen los dos tiempos.
El centro de todo es David Winkler, quien con 59 años regresa a su casa en Ohio después de 25 años viviendo en Las Granadinas. Pues le ha llegado el momento de buscar a su mujer y a su hija, de las que no sabe nada desde que huyó desesperado porque había soñado que Grace, su hija de pocos meses, moriría ahogada. Una decisión in extremis, tal vez incorrecta o tal vez no, se enfrentó a sí mismo, y sólo quería salvar a su hija. Y fue en ese momento cuando su vida sufrió un cambio radical, y todo empezó a ser un caos. Y es que David de vez en cuando tiene sueños premonitorios, algunos predicen cosas descabelladas, otros situaciones del día a día y en ocasiones sueños clarividentes. Así fue como en 1975 en Anchorage (Alaska) conoció a Sandy, su mujer, en un supermercado, porque anteriormente lo había soñado y sabía que se le iba a caer una revista. Pero el sueño que le atormenta es el tiene reiteradamente sobre Grace, no logra apartarlo de su mente, lo revive una y otra vez, y su mujer cree que tan sólo es una pesadilla, y ante tal situación de angustia, más el añadido de su sonambulismo, hace que huya. Y acaso al marcharse ¿podrá interferir en el orden de las cosas? ¿acaso el futuro está predestinado?
Me ha parecido que la parte de los sueños se queda corta, tenía la sensación de que iba a ser lo principal de la novela, pero sólo lo es puntualmente. Incluso hay una pequeña referencia a que Sandy sabía que él se acercaría en ese supermercado porque tuvo la sensación de que ya lo había vivido. Un tema que tiene relación con la premonición y se queda así, sin más, una simple frase.
De manera contraria hay otro tema en el que se extiende bastante, que es la investigación sobre los insectos que está realizando otro personaje de la novela, Naaliyah. Que resulta interesante por la parte científica, pero que no le he visto la conexión con la trama.
También está el tema de la amistad, por una parte con Soma, su marido Félix y su hija Naaliyah en Las Granadinas, quienes aparecen en el momento oportuno, y tienen su propia historia a las espaldas, pues tuvieron que salir huyendo de Chile para poder sobrevivir. Por otra parte en otra etapa encuentra un gran apoyo en Herman, siendo una relación de lo más curiosa y un tanto excepcional por el vínculo que los ha unido.
Además durante todo el libro hay continuas referencias a la hidrología y, es más, el agua tiene un papel importante. El propio David es hidrólogo, trabaja en el servicio metereológico, y desde pequeño tiene pasión por la nieve, rayando lo obsesivo. Su madre nació en Finlandia y tenía un libro titulado “Cristales de nieve” de W.A. Bentley, el cual le influye muchísimo. Y aquí viene otra vez toda una parte científica sobre este tema, que además me ha servido para buscar información al respecto y resulta que Bentley existió realmente y publicó ese libro en 1931, quién desde pequeño estuvo entusiasmado con los fenómenos meteorológicos, especialmente con la nieve. Fue pionero en el estudio de los cristales de hielo que forman los copos de nieve. Adaptó un microscopio a una cámara fotográfica, y durante años intentó captar una imagen donde se viera la estructura de los cristales de hielo, lográndolo en 1885, a partir de aquel día, no cesó de capturar y estudiar más de 5.000 cristales de nieve, no encontrando jamás dos cristales iguales. Así que en este libro pienso que Anthony Doerr con su personaje de David Winkler recuerda y homenajea a este profesional que desde entonces ha sido conocido como The Snowflake Man (el hombre copo de nieve).

Algunas frases del libro:

“La memoria galopa, luego se detiene y da un giro inesperado; para la memoria, el orden de los acontecimientos es arbitrario.”

“Había sentido el vértigo del futuro alineándose con el presente.”

“El futuro tenía una cita con él y lo esperaba.”

“Si tal vez no podemos cambiar quiénes somos, si el lugar del que procedemos dicta el lugar en el que terminaremos.”

Contraportada o parte de la misma:

Desde su niñez en Alaska, David Winkler ha vivido obsesionado por la nieve. Además, David tiene un don: a veces puede ver cosas antes de que ocurran. Sus premoniciones le permiten saber que un vecino será atropellado por el autobús o que se enamorará de una mujer en un supermercado. Peri cuando David sueña que su hija se va a ahogar en una inundación sin que él pueda salvarla, toda su vida se desmorona. Huir de su familia, de su casa y de su propio futuro parece el único modo de negar el sueño que lo atormenta.
Solo, sin medios y sin saber si su hija ha sobrevivido o si su mujer ha conseguido perdonarlo. David tendrá que comenzar una nueva vida. Hasta el día que deba enfrentarse a la decisión de buscar a las personas que dejó atrás.

Traducción de Laura Vidal


Gracias a la editorial Suma de Letras, Penguin Random House Grupo Editorial, por el envío de este ejemplar.



11 comentarios:

  1. Hemos coincidido hoy en la reseña, jeje. Estoy de acuerdo contigo, un libro lleno de altibajos pero escrito con una prosa exquisita. Besos

    ResponderEliminar
  2. Me apetece ver cómo escribe su autor aunque voy con las expectativas algo bajas, lo tengo pendiente en lectura conjunta así que al menos me quedaré con su estilo. Y me ha parecido curioso lo de que Bentley realmente existiera.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. A ver qué me depara a mi esta montaña rusa. Voy con expectativas bajas.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues no me anima mucho, el tema insectos y metereología no me llaman. Sí lo de las premoniciones que para ser el origen de la historia parece que lo deja aparcado. Me hubiera gustado si fuera lo principal.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lo voy a empezar a leer esta misma semana y la verdad es que no voy con mucho ánimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mis expectativas con este libro están ya a cero, por las reseñas que estoy viendo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Las expectativas están por los suelos. Lo empiezo mañana en conjunta, y a ver que.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Yo disfruté bastante con su lectura y desconocía el dato real sobre Bentley. Gracias por la información.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho "La luz que no puedes ver" así que no descarto leer este, aunque parece que no es como el anterior...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Lo he leído hace nada y, al igual que el anterior, se meq ueda en simplemente entretenido
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues no sé si me gustaría, no lo veo muy de mi estilo. No sé, a ver si lo ojeo.

    bsos!

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.