Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 27 de enero de 2015

EL VERANO SIN HOMBRES de Siri Hustvedt

En esta novela me he encontrado con los sentimientos, divagaciones, recuerdos, presencias, don nadies, amigos imaginarios, y meditaciones de lo que le ha sucedido a Mia, una mujer de cincuenta y cinco años, que se enfrenta a una situación en su matrimonio que le rompe su rutina de treinta años. Esa “pausa” (con nombre y apellido) que le pide Boris, le produce un trastorno psicótico transitorio.
Narrada en primera persona, casi como un diario personal, dirigiéndose en ocasiones a los lectores, preguntando si seguimos ahí, llegando a considerarnos amigos, fieles lectores, queridos para ella, incluso agradeciendo la lealtad de seguir ahí. Recurso que me ha parecido curioso y que le da un punto de ironía.
La historia transcurre durante un verano que pasó en Bonden, su ciudad natal,  con su madre, los Cisnes (las amigas ancianas de su madre), Lola y sus pequeños hijos Flora y Simon (vecinos), las jóvenes brujas (grupo de adolescentes a quienes imparte un taller de poesía), y la Doctora S. (psiquiatra con la que habla por teléfono). Personajes femeninos que forman este verano sin hombres. Esta pausa y los hombres fuera de escena producen un corte en su vida, y en el lugar donde se refugia espera a ver si alguna anciana, adolescente poeta, vecina afable, una niña de 4 años o el pequeño Simon pueden hacer algo.
Me ha dejado la sensación de normalidad y cercanía, pues me ha resultado fácil empatizar con sus emociones producidas por los recuerdos compartidos de tantos años de matrimonio. Por la sensación que deja cada objeto conocido al estar cargado de significados acumulados por el tiempo. Por la fugacidad del sentimiento humano cuando en un segundo se puede pasar de la autocompasión a la cima de la alegría. Por la fragilidad de los seres vivos.  Por el efecto de rabia, odio y amor. Por la huella que van dejando los intrincados caminos de la vida marital. Por el intentar regresar emocionalmente con tu pareja dentro de las posibilidades. Por la distancia entre los dos. Por la pregunta de si ¿podemos cambiar y seguir siendo los mismos? Por la respuesta de que mucho de lo que nos pasa depende del azar, depende de otros, pues no podemos controlarlo todo. Y, tal vez, porque me voy aproximando a esa edad y a esos años de matrimonio y, a veces, la realidad supera a la ficción (espero que no).
También dice que somos seres de carne y hueso, así que el adulterio como la furia de la esposa engañada podrían ser excusables. Pero cuando llega el momento de perdonar y olvidar, como conseguir lo último, si no se produce amnesia (a mi personalmente me ha dado que pensar). A partir de ahí ¿las cosas son diferentes en la pareja? ¿podría volver a ser como antes?  Preguntas que inducen a la reflexión, que a la protagonista de esta historia le llevan a valorar el tiempo compartido, la hija en común, a avanzar hacia ese algo que hay dentro de ella.
Me han llamado la atención los pequeños incisos con guiños literarios, con poemas (Mia es poetisa) y con referencias al cine. Pero, sobre todo, me ha parecido un relato algo intimista, escrito por una mujer, sobre personajes femeninos de todas las edades, lo que da distintas perspectivas sobre los temas. Pero no es un libro feminista.

Algunas frases del libro:

“Ante mí estaba lo que sería el hiato entre la Locura Invernal y la Serenidad Otoñal, un lapso de tiempo sin otra perspectiva que llenarlo con poemas.”

“Es imposible adivinar el final de una historia mientras la estás viviendo; carece de contornos y se constituye como una serie de palabras y datos incipientes y, para ser sinceros, nunca recuperamos toda la información de aquello que fue.”

“En esa historia nuestros cuerpos, pensamientos y recuerdos están entretejidos de tal forma que es difícil discernir dónde termina una persona y empieza otra.”

Contraportada:

Cuando Boris Izcovich dijo la palabra “pausa”, Mia Fredricksen, de cincuenta y cinco años, que llevaba casada treinta con Boris, enloqueció. Porque lo que deseaba su marido era una pausa en su matrimonio, después de treinta años sin adulterios por parte de ninguna de las partes –aunque parezca increíble--, una hija encantadora que iniciaba su carrera de actriz y una relación entre ellos que había ido evolucionando desde el ardor guerrero de los primeros tiempos a la simbiosis casi telepática de los últimos. Hay que decir que la “pausa” de Boris es francesa, compañera de trabajo en el laboratorio –ambos son neurocientíficos--, joven y con buenas tetas. Pero la locura de Mia no fue más que una breve psicosis reactiva, y a la semana y media la dejaron marchar de la clínica donde había sido internada. Y éstos son los prolegómenos del verano en que Mia regresa a Bonden, la ciudad de su infancia, donde aún vive su madre en una residencia para ancianas activas e independientes.

Nota personal: y aunque en la contraportada pone mucho más, yo sólo pongo este trozo, porque sino creo que se desvela demasiado del contenido.

Traducción de Cecilia Ceriani

30 comentarios:

  1. No lo conocía y, sin embargo me lo llevo apuntado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva: estaré atenta a tu blog por si acabas leyéndolo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. No conocía este título pero tu reseña me ha recordado muchísimo a "La excepción", de Ava Olafsdottir, que leí hace poco y me encantó. Tanto por la trama como por el tono de la historia. Así que me lo llevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MaraJss: de la autora que comentas leí "Rosa candida", así que tendré en cuenta el otro libro.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Es la segunda reseña que leo y cada vez me llama más. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goizeder: creo que es de las novelas que pueden gustarte.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Tengo mis dudas con este libro, pero lo cierto es que tengo curiosidad. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg: bueno, pues a ver que decisión tomas :)
      Un abrazo

      Eliminar
  5. A mí esta mujer no sé, algunos dicen que es rara y densa. Un libro de mujeres quizás no sea lo mejor para empezar. Y seguro que es inevitable compararla con Paul. A ver, me lo pensaré.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah Bennett: como habrás visto en la reseña no he nombrado a su marido. Para no crear un condicionante.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. No conocía este libro. Por tus sensaciones, creo que lo disfrutaría mucho así que me lo llevo apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari: esperaré tu reseña, para ver que te parece.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Pues sí, yo creo que has desvelado lo justo y nada más; para dejarnos con la intriga sin destripar nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe: muchas veces me resulta complicado no decir más de la cuenta de un libro, y lo intento, porque es mejor no saber mucho y descubrirlo cuando lo lees. Pero no siempre lo consigo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. De esta escritora leí "Todo cuanto amé", que me pareció una novela espléndida y muy interesante.Muchas gracias por la reseña.Me lo apunto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bauldeloslibrosasombrosos: pues yo me apunto el que comentas. Gracias por la recomendación.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Lo leí el año pasado y, partiendo de que tienes toda la razón en cuanto a la sinopsis que plantean, el libro no terminó de cuajarme, se me quedó corto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras Leo: voy a releer tu reseña, porque no la recuerdo bien. A ver que no terminó de convencerte.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Parece muy interesante. Tomo nota.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat: ya nos cuentas.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Del marido he leído muchos de sus libros pero no me he estrenado aún con ella, y eso que por casa anda "Elegía para un americano" ...

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosalía: ese libro no lo conozco. Lo buscaré.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Lo leí, verás, en el libro de Diario de invierno hay unas notas que resultan ser de ella que me encantaron y me chocaron porque cuando leí esta novela me quedé algo desinflada. Fue hace bastante y como te digo, esas notas me hacen pensar en probar con otro título.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú Cuentalibros: curioso el dato que aportas del libro de Auster.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. lo tengo por aquí en algún lugar de la casa, voy a buscarlo pues sube puestos con tu reseña.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale: si está tan a mano, no debes perdértelo.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. ¡Qué interesante! La verdad es que todos los libros de anagrama me encantan y lo que cuentas de este me intriga mucho. Lo buscaré.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorothy: sí, es una editorial que a mi tampoco me falla.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Ese 'pero no es un libro feminista' no sé cómo tomarlo. No entiendo muy bien a qué te refieres. Un libro sobre mujeres, sobre sus vivencias e inquietudes es, para mí, un libro feminista.
    Besines,

    ResponderEliminar
  16. Carmen Forján: para mi el feminismo es un movimiento que pide la igualdad entre hombres y mujeres, tener los mismos derechos. Y en este novela no lo he visto así. Lo he interpretado más como la vida contada desde el punto de vista de las mujeres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.