Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 12 de diciembre de 2013

MUERTE EN LA FENICE de Donna Leon

En poco tiempo he vuelto a leer novela negra o policiaca, esta vez con el primer caso de un comisario italiano, Guido Brunetti, creado por una autora norteamericana.
Este personaje es veneciano hasta la médula, ama su ciudad, la cual le parece bella de noche, cuando no se ven los desperfectos. Está definido como observador, pulcro, con ojos de policía,  por experiencia piensa que la gente mata por dinero o sexo, y se equivoca si se deja llevar por la intuición. Está casado con Paola, quién lee cada día un periódico diferente para saber de cuántas maneras distintas se pueden decir las mismas mentiras, y con ella tiene dos hijos adolescentes. Su casa le produce serenidad compensando la locura de su trabajo. Y como yo, necesita café por la mañana para sentirse persona.
Entremezclado con la intriga, el desarrollo de la investigación y las pistas que pueden llevar al culpable del asesinato de un conocido director de orquesta. Recorreremos los canales, el teatro de La Fenice, los palacios, las fiestas señoriales y los rincones más ensombrecidos de Venecia, que al ser una ciudad en la que he estado me ha resultado fácilmente imaginable. También nos habla de algunas costumbres venecianas y, por supuesto, de los turistas. Haciendo una reflexión sobre cuando la ciudad sólo sea un lugar de visitas y ya no habite nadie, sobre el daño del agua y la contaminación.
Una novela corta, de ágil lectura, que entretiene, aunque no es una gran novela negra, pero el comisario Brunetti hace agradable ese paseo por la bella Venecia.

Algunas frases del libro:

“La ciudad necesitaba de la penumbra para aparentar la belleza perdida.”

“El exilio sigue siendo exilio aun en la ciudad más bella del mundo.”

“Todos merecemos morir, pero nadie debe decidir por nosotros cuándo ha de ser.”

Contraportada:

El renombrado director de orquesta Helmut Wellauer aparece muerto, envenenado con cianuro potásico, durante una representación de La Traviata en el célebre teatro veneciano de La Fenice. Hasta el comisario Guido Brunetti, acostumbrado a la laberíntica criminalidad de Venecia, se asombra de la cantidad de enemigos que el músico ha dejado en su camino a la cumbre. Pero, ¿cuántos tenían motivos suficientes para matarle?


Traducción del inglés de Ana Mª de la Fuente

26 comentarios:

  1. No he leído ninguna novela de esta saga pero la verdad es que tengo otras novelas del género que me apetecen más ahora mismo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuela: si es verdad que hay mucha novela negra publicada.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Disiento, Blanca. A mí no sólo me parece una gran novela negra, sino la una de las mejores de la serie. Es más, Brunetti no es un detective, es un arquetipo, que es mucho más difícil. Si no has leído más, te recomiendo que sigas, a ser posible en orden. Soy de los que cree que en las últimas, la autora tira de oficio y no tienen el interés de las primeras, pero siempre vale la pena leerlas.

    Donna Leon viven en Venecia, se nota (y no permite que se traduzcan sus libros al italiano, para vivir en el anonimato). He estado allí muchas veces: es tal cual lo cuenta y los venecianos son así. Naturalmente, el crimen no sólo es ficción, sino excepción. Otra cosa son los hurtos, engaños y precios abusivos hasta la usura. Pero basta con andar quince minutos por sus calles (barrio de Castelo, por ejemplo, en el que está la comisaría) para encontrar bares en los que beben vino los italiano y pequeños restaurantes en los que comer de verdad a precios razonables.

    Lo que más me gusta de Brunetti es que es un italiano imperfecto, esto es, sabe que la sociedad está corrupta y que el italiano corriente engaña allá donde puede. Pero aún así no se resigna. Como todo detective de los grandes (según mi modesta opinión) actúa por deber, no por inclinación. Kant, lo siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atticus: es la primera novela que leo de esta autora y del comisario Brunetti, y este primer acercamiento no me ha llegado tanto como a ti. Tal vez es que tengo en mente otro comisario italiano, Montalbano, de Andrea Camilleri, que desde el primer momento me gustó que fuera tan campechano. Y no es que los compare.
      Si continuo leyendo algún otro de la serie espero conocer un poco mejor a este personaje.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Algún libro hay por casa de esta autora pero, no sé, no le ha llegado todavía su momento...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen: a ver si en el año nuevo...
      Un abrazo

      Eliminar
  4. He comprado un par, quiero ponerme con la saga pero teniéndolos ya. Que lo contrario me pone nerviosa
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mientrasleo: si los tienes a mano, ya sólo queda encontrar tiempo.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Leí los primeros libros de esta saga y me engancharon mucho. Pero luego paré y aún no la he retomado. A ver si me animo de nuevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari: pues ánimo porque creo que son 22 libros.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. No he probado aún con esta autora y creo que por ahora tampoco la voya coger.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. albanta: a mi se me cruzó esta novela en la biblioteca, y aproveché la oportunidad de conocer los libros de esta autora.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Todavía no he leído nada de ella, pero es que lo de las sagas me echa para atrás, ya que tengo algunas por terminar. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg: yo ni me planteo terminarlas, al no ser que me enganchen muchísimo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Perdonad, pero me parece que incurrís en un error frecuente, que es el de confundir serie y saga. Esto es una serie, no una saga. El DRAE define serie como "conjunto de cosas que se suceden unas a otras y que están relacionadas entre sí". Sin embargo, saga se define como "relato novelesco que abarca las vicisitudes de dos o más generaciones de una familia". Aunque el policía tiene dos hijos, en los libros no se pasa de una generación a otra, no se sustituyen, por lo que los libros de Brunetti constituyen una serie. Sí se podría decir saga (con reparos) respecto a Wallander y su hija Linda, que lo sustituye en las últimas novelas como protagonista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atticus: muchas gracias por la aclaración.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Este libro si que me gustó pero luego he leído algunos otros y siempre me han gustado menos..No sé yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina: como sólo he leído este no puedo comparar.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Es una autora de la que he oído hablar muy bien pero con la que aún no me he estrenado y sí que me apetece, además creo que tengo un libro suyo por casa
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty: pues a buscarlo, y ya nos cuentas.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. No he leído nada de esta autora, por ahora no me llama lo suficiente. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goizeder: hay mucha novela negra donde elegir.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. No sé la razón (no la puedo argumentar, la verdad) pero no es una autora que me atraigo mucho. Lo mismo algún día me acerco a alguno de sus libros y me doy cuenta de que estaba equivocada...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Blasfuemia: nunca se sabe. Está claro que se debería leer algún libro de la autora para poder conocer si gusta o no.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Me gusta mucho la novela negra y Venecia es una de las ciudades que más he disfrutado en mis viajes. Aunque no catalogues este libro de novelón, quizá disfrute leyéndolo. Lo tendré en cuenta.
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cita Franco: por lo que dices creo que no deberías perderte esta novela.
      Un abrazo

      Eliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.