Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 4 de noviembre de 2019

LA BIBLIOTECARIA de Salley Vickers

Esta historia, ambientada en la Inglaterra rural en el año 1958, es una defensa de las bibliotecas, especialmente de las bibliotecas infantiles, y de los bibliotecarios. Con pensamientos tan curiosos e interesantes como la influencia que puede tener un mismo libro en varias generaciones.
Está estructurada en dos partes, la primera es la más extensa, con su inicio, nudo y desenlace. Y podría haber terminado ahí. Pero no, luego hay una segunda parte, muy corta, que da un salto en el tiempo, y que es un viaje interior al pasado, a los recuerdos de alguno de los personajes, al poso que les dejó una bibliotecaria y su amor por los libros, durante su infancia. Convirtiéndose este segundo final en la esencia de la novela.
Pero el relato no solo trata de libros, bibliotecas, lectura y bibliotecarios, sino también de la vida, sobre todo, del día a día de una joven de 24 años, Sylvia, que llega a una pequeña población inglesa en 1958, y tiene que adaptarse al nuevo pueblo, a sus gentes, a la relación con sus vecinos, con los que se lleva mejor o peor. Y ella que desde pequeña había encontrado refugio en los libros debido a la poca relación que tenía con sus padres, y a la buena influencia de su bibliotecaria, quiso transmitir a los niños del lugar esa pasión. Pero se encontró con una sociedad tradicional, algo cerrada, que no estaba abierta a cambios y novedades. Lo que le supuso no menos que algunas dificultades y algunas decisiones que le cambiarían el rumbo de su vida.
El resto de personajes representan bastante bien la variada sociedad de la época. Y cada uno tiene su pequeño o gran papel dentro del relato. Con el protagonismo especial de los niños y su natural curiosidad, acompañada de su inocencia y su paso hacia la adolescencia.
Una novela que me resultó atractiva por el título, y que ya solo con la siguiente reflexión de uno de los personajes me ha dejado una pequeña huella, porque yo también creo en la importancia de las bibliotecas para todos, y especialmente para los niños lo son las bibliotecas infantiles y las bibliotecas escolares.
“Como bien sabéis, soy una defensora acérrima de las bibliotecas, en particular para aquellos niños que de lo contrario quizá no pudieran acceder a los recursos de la literatura infantil. Los niños son los ciudadanos del futuro y aquello con lo que se los alimente y nutra conformará el destino de nuestro mundo y el destino de nuestro asediado planeta. Tenemos el deber, el deber moral, de asegurarnos de que no alimentamos sólo el estómago de nuestros niños, sino también su imaginación.”

Algunas frases del libro:
“Los bibliotecarios no son los únicos que tienen favoritos entre su clientela, pero el amor compartido por la lectura constituye un vínculo especialmente poderoso.”

“Los libros tienen que ser adecuados para uno”.

Contracubierta o parte de la misma:
En 1958, la joven Sylvia Blackwell se muda a un bucólico pueblo del centro de Inglaterra para empezar su nuevo trabajo como bibliotecaria. Pero esa pequeña comunidad, anclada en una época de silencios y rumores, no acepta fácilmente a la recién llegada. Esto no intimida a Sylvia, quien, consciente del impacto que la lectura puede tener en sus vidas, pretende inculcar el amor por los libros a los jóvenes del lugar.
Cuando su idilio clandestino con un hombre casado se convierte en la comidilla del lugar, su posición en East Mole se verá cuestionada. Pero será la relación con su precoz hija y con el hijo de sus vecinos lo que realmente trastocará su vida y pondrá en peligro la biblioteca y su futuro. En una sociedad marcada por la tradición, Sylvia representa un cambio para el que muchos no están preparados, y su selección de lecturas topa con unos vecinos que la etiquetan como mujer de moral cuestionable. A pesar de la hostilidad manifiesta de gran parte del pueblo, nada podrá impedir que esos libros influyan en los jóvenes lectores, que ya nunca borrarán de su memoria el recuerdo de su primera bibliotecaria.

Traducción de María José Díez Pérez

Fotografía de la cubierta: Ullsteinbild / TopFoto and Victoria and Albert Museum, London

Gracias a Planeta de Libros y Ediciones Destino por el envío de este libro


12 comentarios:

  1. Lo tengo fichado, creo que me puede gustar mucho, antes o después le haré un hueco. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo metaliterario me flipa. Si tiene algo más de trama, ¡genial!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía este libro y aunque parece entretenido no me atrae lo suficiente para añadirlo a mi larga lista de pendientes así que lo voy a dejar pasar. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Un libro sobre bibliotecas ya tiene muchos puntos para que me guste y parece que este tiene otros atractivos añadidos. Me lo apunto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Este título es de los que tientan. Y por lo que cuentas, creo que disfrutaría mucho con su lectura. Apuntadísimo me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Es de las primeras reseñas que leo de este libro que ya en la portada tiene un imán muy potente para nosotros los lectores. Me gusta mucho la época y el papel de ella y la sociedad en la que le toca vivir. Me lo llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La tenía fichada y estaba esperando ver alguna opinión, creo que podría gustarme así que ya no tengo dudas y me la llevo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    estoy indecisa con este libro; me llama la atención pero algo me dice que no lo voy a disfrutar así que no sé bien qué hacer. Lo pensaré. Gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola soy de tu misma opinión, uno de los mejores recuerdos que tengo de cuando era niña, era que una vez al mes venía una vez al mes el bibliobús a mi pequeño pueblo, si no hubiera sido por eso tal vez no hubiera descubierto el placer de la lectura. A pesar de ello esta historia no me termina de convencer chao

    ResponderEliminar
  10. Me apetece mucho... Seguro que cae porque para mí, como para todos, las bibliotecas son templos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Me gustan los libros que se refieren a librerías y bibliotecas,así que este seguro que es de los míos. Me lo llevo. Besinos.

    ResponderEliminar
  12. El titulo me atrae, pero estoy indecisa. Gracias por tu reseña, me está haciendo pensármelo para leerlo.
    Un beso
    Pilar

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.