Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 20 de junio de 2019

PERMAFROST de Eva Baltasar


Esta novela, estructurada en capítulos cortos, reflexiona, en una sucesión de pensamientos narrados en primera persona por la protagonista, sobre la vida, la muerte y el sexo. Habla de la relación con su familia, de sus amantes, y de sus dos grandes aficiones, el arte y la literatura. De esta manera nos irá desvelando su interior capa a capa, ese interior dormido, protegido por una capa de hielo.
A pesar de que no siga una línea temporal continua, pero la combinación del presente y del pasado se complementan, ayudando a entender las dudas de su existencia. Esas que le llevan a impulsos suicidas, imaginando infinitas formas de morir. En cierta manera ha decidido vivir al límite porque la hace sentirse más viva. En un mundo en el que se ha encontrado con una madre que nunca la ha motivado ni apoyado. Un padre con papel secundario. Una hermana con pensamientos muy diferentes en cuanto a estilo de vida. Unas relaciones amorosas que vive con intensidad pero con miedo a atarse con nadie. Y sus dificultades para encontrar el camino en el mundo laboral.
En algunos momentos se nota que la autora viene de la poesía, porque se refleja en su prosa. Sin embargo lo que predomina es cierto humor negro, porque utiliza un tono mordaz y agudo. Pero, tal vez, lo mejor es que presenta los temas con mucha naturalidad, tal cual son, sin adornos ni florituras, hablando abiertamente sobre el suicidio, la familia, la maternidad, el sexo, el lesbianismo, la soledad. Desde la voz en primera persona de una mujer con la que es fácilmente identificarse en algunos puntos, por la forma que tiene en mostrar sus emociones, sus dudas, sus miedos.
Por otra parte parece ser que a este libro le seguirán otros dos, no estrictamente continuaciones, pero sí relatos protagonizados por mujeres. Y mi intención es seguirles la pista, como también me apetece leer los libros de poesía ya publicados por Eva Baltasar. Porque esta novela que termino de leer ha conseguido traspasar mi propio permafrost.

Algunas frases del libro:

“Tengo un buen recubrimiento, impermeable como el de los buques, pero no es mentira, no: la dureza del hielo preserva un mundo habitable, solo que dormido.”

“La inminencia no es sino la zanahoria con que el futuro se nos asegura.”

“Me he situado en un límite, vivo en ese límite, espero el momento de abandonar el límite, mi casa provisional.”

“La duda, la duda es la primera grieta en el propio permafrost.”

“La vida de dos hermanas es idéntica hasta que crece una de las dos, y entonces parece que la otra aproveche para hacer cosas a escondidas. Sobre todo llenar el vaso dejado por la hermana conociendo a otras personas.”

“Mi miedo tiene pensamientos, pensamientos posesivos que es necesario eliminar.”

“La obra de arte no era solo un resultado final, sino arte en el tiempo, arte en tiempo real, en acción. Impulsivo y sencillo como el dibujo de un niño, sí, pero en él subyace una preocupación refinada, ese interés por el proceso, esa magnitud de vida concentrada en el proceso.”

“El sexo me aleja de la muerte. Aun así, no me acerca a la vida. Entonces ¿qué? ¿Para qué? Tras pensarlo unos minutos he llegado a la conclusión de que el sexo me mantiene presente y a salvo en un espacio inconsistente, pero reconfortante.”

Contraportada o parte de la misma:
El permafrost es esa capa de la tierra permanentemente congelada y es también la membrana que cubre a la protagonista de esta novela. Escrita en primera persona, nos presenta a una mujer en etapa de formación que se protege del exterior, que percibe la superficialidad en todo cuanto la rodea y huye de un entorno que nada tiene que ver con su manera de entender la vida: una madre obsesionada con la salud, omnipresente y controladora, y una hermana que afronta su convencional existencia con medicación y un positivismo irritante. La protagonista, que siente pulsiones suicidas, no permite que nadie se le acerque demasiado, pero al mismo tiempo se entrega con intensidad al sexo con otras mujeres, a la literatura y al arte. El pulso entre el hedonismo, los placeres más carnales y la muerte es constante en esta novela, así como el tono mordaz de una protagonista que desde la primera página nos gana con su inteligencia y su humor negrísimo.

Traducción de Nicole d'Amonville Alegría

Fotografía de la cubierta: Thomas Rusch




5 comentarios:

  1. Pues no era una lectura que me llamara mucho, pero ahora me haces dudar... Si se cruza, me animo seguro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me resulta muy atractivo el título (se explica en clase lo que es el permafrost y es una palabra que me gusta mucho). Y lo que cuentas sobre el libro más aún. Tomo nota.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! La prosa poética, el humor negro y los temas que trata me atrae bastante. Me suena haberlo visto reseñada por ahí de forma también positiva
    Besos

    ResponderEliminar
  4. hola! interesantes y diferentes es lo que hace de tu blog un lugar que no hay que quitar ojo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Creo que Permafrost es un libro especial que no admite relaciones intermedias. A mi me encantó
    Besos

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.