Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 20 de febrero de 2017

ABUELOS DE LA A A LA Z de Raquel Díaz Reguera

Yo sólo conocí a uno de mis dos abuelos, al materno, y estaría dentro de la tipología “En ninguna parte como en casa”, pues si cierro los ojos y miro en el archivo de mis recuerdos lo veo sentado en su sillón, en un rincón del salón, junto a la ventana, con sus crucigramas, su vaso de agua en la mesita y fumando en pipa.
Pero en este álbum ilustrado encontrarás 30 tipos de abuelos, pues de tantas maneras los ha clasificado la autora e ilustradora Raquel Díaz Reguera. Desde el “Asusta monstruos” hasta el “Viajes imaginarios”, pasando por el “Batallitas”, el “Friolero”, el Superhéroe”... entre otros.
Cada uno de ellos está descrito al detalle, con el complemento de las ilustraciones, resultando divertido y nostálgico, pues casi en cada frase hay algo que te hace sonreír porque te imaginas la situación, o que te emociona porque tu abuelo, o tu padre cuando lo fue, hacía exactamente lo mismo.
Además, este libro tiene páginas especiales donde explica algunos otros asuntos que se pueden aplicar a todos los abuelos en general: las diferentes zapatillas de ir por casa como complemento ideal del abuelo; los abuelos y la meteorología una característica común; la combinación de abuelos.
La verdad es que creo que no ha olvidado nada ni a nadie. Leyéndolo y fijándome en las ilustraciones he reconocido a todos los abuelos que conozco. A unos pocos los he visto reflejados en una sola de las tipologías, pero a los demás les he encontrado rasgos de varios. Porque un abuelo tiene capacidad de sobra para ser muchos abuelos a la vez, y sino piensa en los tuyos y lo verás.
Por supuesto recomiendo este álbum ilustrado, tanto para adultos como para niños, y mejor aún si es para compartir un rato de lectura con alguien, grande o pequeño.
Y tampoco os perdáis “Abuelas de la A a la Z” (reseña aquí) y “Madre solo hay una y aquí están todas” (reseña aquí)

Algunas frases del libro:

“Mi infancia fue un lugar completamente feliz, pero cada una de las letras de esa felicidad se escriben con la tinta de todos los recuerdos que tengo de mi abuelo. Recuerdos a los que no necesito acudir para que se me amontonen, nostalgias que a veces me hacen sonreír y otras tantas contarle la falta que me hace.”

“Lo importante, lo verdaderamente importante, es que consigue que, incluso en las amodorradas tardes de lluvia, sus nietos dejen descansar un rato los deditos cibernéticos, los escuchen embobados con los ojos llenos de chispas y vean su abuelo como el superhombre que es.”

“Estos abuelos tienen una pila de poderes pero el principal, el más poderoso y el que más valoran los nietos es que los hacen sentir como si fueran los mejores nietos del mundo. Y eso no hay ningún poder que lo iguale.”

“Un abuelo es a la niñez lo mismo que los días azules a la vida.”

Contraportada o parte de la misma:
Hay abuelos que tienen los bolsillos llenos de besos, de caramelos, de historias y batallitas. Hay abuelos que navegan por los cuentos como a lomos de una ballena y otros abuelos madrugadores que se levantan antes de que suene el despertador para llevar a sus nietos al colegio a ritmo de cha-cha-chá.
Casi todos abuelos olvidaron durante unos años al niño que llevaban dentro para ejercer de padres responsables, pero les basta la llegada del primer nieto a su vida para volver a la infancia en un periquete.
Los niños que galopamos sobre sus rodillas o nos quedamos dormidos en sus regazos, los que volamos en un columpio empujado por un abuelo o aprendimos a montar en bicicleta alentados por su «claro que puedes», podemos cerrar los ojos y recordar que cuando nos apretaban entre sus brazos estábamos a salvo de cualquier miedo o tristeza, cuando nos arropaban en su abrazo ya estábamos en casa.


7 comentarios:

  1. Tiene pinta de ser un libro entrañable y divertido, me lo apunto a ver si puedo hacerme con él que seguro me trae buenos recuerdos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ays, pero qué bonito se ve! No me importaría nada leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me parece un libro original aunque No me veo con el.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito libro! Tiene que ser muy melancólico conocer estos abuelos, yo tengo muy buen recuerdo de los míos.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta!! Por dos razones: adoro a Raquel, es una artistaza; y la temática me parece de lo más entrañable. Este me lo apunto.
    Un besin

    ResponderEliminar
  6. Los trabajos de Raquel me tienen loca. El catálogo de madres me gusta más todavía que este. Un beso!

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.