Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 16 de agosto de 2016

ALGUIEN DICE TU NOMBRE de Luis García Montero

A simple vista esta novela cuenta las aventuras y desventuras de un futuro escritor durante el verano del 63 en Granada. Las de un joven, León Egea, de 20 años, estudiante de filosofía y letras, que no quiere regresar a su pueblo en las vacaciones estivales porque prefiere quedarse en la ciudad, donde empieza a trabajar en la editorial Universo vendiendo enciclopedias.
Frecuentemente nombra a su profesor de literatura, Ignacio Rubio, haciendo referencia a sus consejos. Por lo que dentro de la narración menciona cualidades para ser un buen escritor, así como también curiosidades de algunos escritores, como Valle-Inclán que utilizaba siempre tres adjetivos seguidos, o de Juan Ramón Jiménez que todas las palabras con g las escribía con j, como su “Antolojía”. De esta manera León ya tiene sus propias manías, como es no poner en mayúscula las palabras relacionadas con la iglesia. Y destaca una de las recomendaciones de su profesor: “mirar, observar, escribir.”
También hay partes dedicadas al mundo de la venta de enciclopedias, donde su compañero Vicente es un gran experto y se convierte en su mentor, explicándole y mostrándole su estrategia de venta. Curiosa e instructiva sin duda.
Y por supuesto hay relaciones amorosas para el joven protagonista.
Pero hay mucho más debajo de esta sencilla historia camuflada bajo los calores estivales, de repente un giro inesperado la convierte en un complejo entramado, que hará que León recuerde siempre la geografía de ese verano.

Algunas frases del libro:

“Uno vive cada día de acuerdo con la actualidad de su meta.”

“El saber afecta a los grandes asuntos filosóficos, tanto como a las cosas modestas de la vida cotidiana.”

Contraportada o parte de la misma:

En el verano de 1963 España se muestra triste, espesa y encogida. El tiempo parece haberse detenido en el calendario y a todos les duelen los pies al caminar por la vida, como si les hicieran daño los zapatos. Pero en cualquier momento la suerte puede cambiar: por las grietas del presente gotea un poco de esperanza.
Este verano seco, caluroso y desatinado es el del despertar de León Egea. Alejado del ambiente claustrofóbico de su pueblo y herido por la literatura, comienza a trabajar en la editorial Universos y vive su primer amor. En los momentos difíciles es importante apostar por el futuro en cómodos o incómodos plazos. Porque el futuro no será de los indiferentes.



7 comentarios:

  1. Disfruté muchísimo con esta novela. La prosa de Montero, la ambientación... Fue de mis mejores lecturas del año pasado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Una más que tengo pendiente. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Sigo prefiriendo al García Montero poeta, pero esta es una novela muy curiosa, iniciática, poética, con gran sentido del humor, también política. Y muy bien escrita. Muy recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albert Esteban: tengo que descubrir su faceta poética.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No la conocía. Me la llevo apuntada.

    ResponderEliminar
  5. Siempre es un placer leer a García Montero, ¿verdad?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat: reconozco que es lo primero que leo suyo, pero no será lo último.
      Un abrazo

      Eliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.