Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 21 de junio de 2016

14 de Jean Echenoz

A pesar de que es un relato breve (no llega a 100 páginas), lo mismo que pensaban que duraría el conflicto (creían que sería poco tiempo). Echenoz ha sido capaz de reflejar la intensidad de esos largos cuatro años que duró la Primera Guerra Mundial, de 1914 a 1918. Centrándose en lo que vivieron unos jóvenes de Vendée (Francia), desde el momento en que Anthime salió a pasear con su bicicleta para aprovechar el buen tiempo de agosto, cuando de repente escuchó como las campanas repicaban el toque de rebato. Y una semana después era el nº 4221 del ejército, y ya no estaba en su casa en Vendée sino en Ardenas (Bélgica).
Los chicos enviados al ejército pensaban que sería un asunto de pocos días. Pero la situación no fue como creían. Llegó el frío y los días cortos. Las incomodidades: por el peso de la mochila; para dormir; la fatiga; el hambre; la sed; el cansancio; los heridos y los muertos.
Entretanto las ciudades estaban más vacías, pues no había jóvenes varones. Pero la vida continuaba para el resto de la población paseando por las calles desiertas, mientras esperaban que terminase todo y regresasen a casa. Así a través del personaje de Blanche, vemos como las circunstancias le hacen tomar decisiones que encaminarán su vida de una manera distinta a si hubieran sido tiempos de paz.
El autor describe detalladamente algunos hechos y datos que ayudan a imaginarnos el panorama, como es la descripción de los primeros aviones en una guerra, o el contenido exhaustivo de la mochila de un soldado. Así como momentos concretos que muestran el horror en la batalla. Teniendo también algunos pequeños apuntes irónicos (aunque ironizar de estos temas yo no lo cabo de entender): así explica que un herido tras perder su brazo derecho y por tanto no poder pelar un plátano, pues lo resuelve tomando otras frutas de piel comestible, y como además no era muy aficionado a esa fruta, pues resuelto el problema.
También tiene espacio para hablar de como se adaptaron las fábricas a las nuevas circunstancias, no siempre con buenas intenciones, en concreto se centra en una empresa de zapatos.
Al ser una historia corta no se extiende relatando las situaciones, sin embargo consigue abarcar muchos aspectos de aquellos años de guerra.
Hay otro libro sobre la Primera Guerra Mundial “El miedo” de Gabriel Chevallier (reseña aquí) que es un relato en primera persona de aquellos terribles días. Una historia muy recomendable que puede servir de complemento a “14” de Jean Echenoz.

Algunas frases del libro:

“A partir de entonces tuvieron que enfrentarse a los hechos: allí comprendieron realmente que tenían que entrar en combate, montar una operación por primera vez, pero, hasta el primer proyectil que impactó cerca de él, Anthime no se lo creyó de verdad.”

Contraportada o parte de la misma:

¿Cómo escribir sobre la Gran Guerra, la primera, la que todos creían que iba a durar apenas dos semanas y se alargó más de cuatro años, la primera guerra tecnológica del siglo XX, y la puerta, también, a medio siglo de barbarie sin precedentes?
La hábil y certera pluma del escritor francés avanza junto a los soldados en sus largas jornadas de marcha por los países en guerra, y acompaña también a cuatro jóvenes de la Vendée, Anthime, y sus amigos Padioleau, Bossis y Arcenel, en medio de una masa indiscernible de carne y metal, de proyectiles y muertos, donde nadie ve nada, ni es nadie, sólo uno más del pelotón. El escritor nos descubre también el vacío, la ausencia, el tenso silencio que dejan detrás los hombres cuando parten al frente, la huella de los exiliados, las plazas desiertas llenas de objetos sin dueño, después de la huida o de la ocupación. Pero también nos cuenta la vida que continúa, lejos de las trincheras, a través de personajes como Blanche y su familia, los propietarios de la fábrica Borne-Sèze. Y todo ello sin renunciar a esa sutil ironía que caracteriza la escritura de Echenoz.

Traducción de Javier Albiñana



6 comentarios:

  1. Bueno, el tema no es lo mío aunque sea corto. Me gustan estas novelas condensadas en pocas páginas porque suelen ser intensas. No sé, igual me apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gustó pero me faltó algo paa disfrutar de esta novela plenamente. No teminé de meterme en la historia.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. No termina de convencerme como para lanzarme con ella.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. De este libro tengo buenas y malas referencias, con lo cual si quiero saber que opino me tocará leerlo. El que no conocía o no recordaba es tu otra recomendación, así que le echo un vistazo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No termino de decidirme con esta historia.
    Besos

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.