Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 7 de julio de 2016

CORAZÓN DE MARIPOSA de Andrea Tomé

Premio “La Caixa”/Plataforma

En los agradecimientos la autora especifica que esta historia no es la suya, por lo que no es autobiográfica. Aunque al haber tenido anorexia las partes en las que trata la enfermedad son muy reales. Ella sabe que es una enfermedad mental con consecuencias físicas, y en esta novela ha intentado desmitificar clichés. Y es consciente de que los trastornos alimenticios no tienen una salida fácil, y que lo mismo ella no se llega a curar, aunque pueda llegar a cierto control. Ahora, Andrea Tomé, se encuentra en tierra de nadie, lo que llaman EDNOS: Eating Disorder Not Otherwise Specified = trastorno alimentario no especificado. Que es cuando continua existiendo un trastorno, pero no corresponde al cien por cien a la anorexia o a la bulimia.
Hace como año y medio hablé en mi blog del libro, “Días sin hambre” de Delphine de Vigan (reseña aquí). Ahí me sinceré contando que una de mis hijas tiene anorexia, entonces me supuso un reto enfrentarme a una lectura que sabía me iba a resultar dura, y lo fue, porque entre aquellas páginas la veía reflejada. Ahora al encontrarme con este libro en la biblioteca tenía interés en conocer como su autora contaba su experiencia, tal vez porque a veces necesito ver que la conducta de mi hija no es única, ni rara, ni nada por el estilo, sino que es consecuencia de su enfermedad. Una enfermedad en la que paso a paso va avanzando venciendo sus miedos y sus obsesiones.
La novela está dividida en tres partes cuyos títulos tienen un significado bastante descriptivo en cuanto a los estados que sienten las personas con esta enfermedad: invierno, deshielo y despertar.
El personaje principal es Victoria, una joven enferma de anorexia, que ha sido ingresada varias veces y está en tratamiento con una psicóloga y con una psiquiatra. Sabe que no está bien, y aunque recibe palabras de ánimo no son las respuestas que necesita, por lo que se siente incomprendida. En esta primera parte, “Invierno”, habla mucho de las calorías, llegándome a agobiar por momentos, pues imaginaba la mente de mi hija haciendo continuos cálculos.
Por otro lado ha habido una situación que me ha parecido complicada, y que a la vez puede ser real, aunque creo que no ayuda en la superación de la enfermedad, y es el hecho de que su madre viva y trabaje en otra población y su padre en Canadá. Por lo que vive con su hermana Blanca, quién asume el peso de la situación, ¡uf! demasiada responsabilidad. Blanca confía en su hermana pero no en su enfermedad, y le recuerda continuamente que “no vuelva a eso”. Frase que mi otra hija también le dice muchas veces a su hermana.
Victoria llega a un momento en que no sabe si quiere curarse, y se enfrenta a las voces de su cabeza, está en una continua batalla. Aquí es cuando otro personaje, Kenji, que se ha convertido en alguien importante en su vida, cree que la anorexia forma parte de Victoria, de su historia. Y donde la gente ve debilidad, él ve fuerza, porque ella ha estado luchando contra la enfermedad mucho tiempo.
Pero en un momento determinado se desmorona de nuevo al saber que a una de sus compañeras de hospital le ha vencido la enfermedad,y además teme perder a Kenji. Ya son 6 años de enfermedad, ahora tiene 19 años y, aunque sus miedos continúan, sabe que dando pasos adelante va rozando la felicidad.
Me ha parecido una historia bastante cercana a la realidad, aunque hay situaciones que en mi familia no las hemos vivido, pero las obsesiones y los miedos con los que convive Victoria día a día son muy reales. Lo mismo que los altibajos en su estado de ánimo, junto con los pequeños avances, y el intento por llegar a una normalidad. Creo que puede ser una buena lectura para la gente más joven, porque les puede ayudar a ver los trastornos alimenticios desde una perspectiva más real.

Algunas frases del libro:

“Nadie respeta nuestro ritmo.”

“Ojalá tuviese la facultad de cerrar mis oídos a mis propios pensamientos.”

“Yo soy la dueña de mi destino y me niego a vivir en un cuerpo que no me pertenece.”

“Adiós al invierno y bienvenido el calor de la primavera.”

Contraportada o parte de la misma:

Victoria y Kenji comparten un secreto: las cicatrices que recorren sus muñecas. Para ella, los días transcurren contando calorías e intentando que su hermana no la obligue a comer más de lo que ella considera suficiente. Él vive escondiendo las marcas de su pasado bajo tatuajes y trabajando de sol a sol en un bar para amantes del rock.
Ambos están solos, aislados del mundo...
Hasta que Kenji descubre a Victoria en los baños del bar donde trabaja rodeada de un charco de sangre. Todos creen que ha intentado suicidarse, porque sufre anorexia, porque su novio acaba de dejarla, porque en definitiva parecía inevitable. Pero nadie la entiende realmente... hasta entonces.




7 comentarios:

  1. No la descarto, pero de antemano no me atrae tanto. Supongo que el verte en el problema de lleno te la ha hecho más atractiva. Espero que todo mejore.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No me llama demasiado la historia ni el género.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Una enfermedad complicada. Sobre el tema solo he leído Días sin hambre, que me resultó particularmente dura y eso sin tener ninguna relación cercana con la anorexia. En fin Blanca, fuerza y tesón para ti y tu hija. Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Tal y como lo cuentas no me importaría leerlo ya que nunca está de más acercarse a estos temas.
    Mucho ánimo para tu hija y para ti.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría leer este libro: no me había fijado mucho en él, pero me gusta lo que cuentas. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Pues mira, sobre todo si sirve para que la gente más joven se aproxime a este tipo de problemática de forma más realista, ya merece la pena.
    Besos

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.