Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 2 de marzo de 2010

TRES VIDAS DE SANTOS de Eduardo Mendoza


Eduardo Mendoza en el prólogo describe perfectamente el contenido del libro, explica los porqués de estos relatos, que escribió en diferentes épocas, y que ahora agrupa bajo el título de “Tres vidas de santos”. Pero los protagonistas de estas historias no son Santos en el sentido religioso o como reconoce la Iglesia, sino que lo son como dice el propio autor, porque consagran su vida a una lucha agónica entre lo humano y lo divino.
Tres cuentos distintos, por su forma y contenido, por la ambientación y los personajes (un obispo, un viajero y un delincuente), pero teniendo en común que los tres protagonistas son capaces de renunciar a todo por una idea, con tres finales, para mi, sorprendentes, y sin olvidar los detalles irónicos típicos del autor.
No sabría decir cual de los tres relatos me ha gustado mas, como ya he comentado son diferentes. Lo que sí tengo claro es que prefiero sus novelas.
Me ha llamado la atención la portada de este libro, es una acuarela de Jonathan Wolstenhome. Pintor e ilustrador inglés que tiene una serie de cuadros donde los protagonistas son los libros. Libros que toman vida, como el de esta portada.

Algunas frases del libro:

Relato "La ballena": 
"La primera vez vine atraído por la novedad. Leí el aviso en la prensa y me dije: Fulgencio, aquí tienes a una compañera de desgracias: fuera de su elemento, expuesta al escarnio público por un puñado de plata".

Relato "El final de Dubslav": 
"Este galardón es una muestra de éxito, y el afán de éxito es descabellado. Antes de ser alcanzado, el éxito no existe, sólo es motivo de ansiedad; pero cuando llega es peor: después de obtenido, la vida no se detiene y el éxito la ensombrece; nadie puede repetir constantemente el éxito y al cabo de muy poco el éxito se convierte en una pesada carga; se necesita de nuevo, constantemente, pero ahora a sabiendas de su inutilidad".

Relato "El malentendido": 
"Un criminal no es un héroe, sino un ser abyecto que abusa de la debilidad del prójimo. Yo estaba destinado a seguir este camino hasta el más triste de los desenlaces si el encuentro casual con la literatura no hubiera abierto una grieta por la que pude salir a un mundo mejor. Nada más tengo que añadir. La literatura puede rescatar vidas sombrías y redimir actos terribles; inversamente, actos terribles y vidas degradadas pueden rescatar a la literatura insuflándole una vida que, de no poseerla, la convertiría en letra muerta".

Contraportada:
De extensión y ambientación diversa, estos tres relatos guardan un rasgo común. En ellos hay personajes que podrían calificarse de santos: no son mártires ni anacoretas, pero están dispuestos a renunciar a todo por una idea; pueden ser considerados locos o genios y siempre transitan las zonas más oscuras del espíritu.«La ballena» es el relato más cercano a las crónicas barcelonesas que han hecho célebre a Eduardo Mendoza, y se inicia en el Congreso Eucarístico de 1952; «El final de Dubslav», la de más insólita ambientación geográfica –África–, es una narración de rotunda intensidad con un final impresionante; y por último, «El malentendido» es una profunda reflexión sobre la creación literaria y el difícil diálogo entre clases sociales, además de una variación seria del personaje del lumpen que inspira al detective de El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras.Hay en Eduardo Mendoza dos facetas como narrador: una paródica y otra seria, siempre con detalles irónicos o humorísticos. En Tres vidas de santos, Mendoza se expresa con voz parecida a la de sus relatos paródicos, pero invirtiendo la proporción entre broma y gravedad. Quien busque en este libro la inconfundible voz de Eduardo Mendoza la hallará junto con su sensata capacidad de reflexión, su ternura y alguna sonrisa.

10 comentarios:

  1. pués nada me tendré que leer antes de este alguna novela del autor, ya que no he leído nada..¿me recomiendas alguna en concreto?
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho Mendoza, en sus dos facetas. Este libro no me atrae por lo de los relatos, que es un género que nunca meha gustado demasiado. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Laky, lo bueno de los relatos es que se pueden leer poco a poco. Intercalando con otras lecturas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sonia, ¿que puedo recomendar? Pues todas las obras de este autor, personalmente a mi me gusta mucho. Pero para empezar puedes conocerlo con:
    “La verdad del caso Savolta” es su primera novela, por la cual recibió el Premio de la Crítica en 1975, en plena transición democrática.
    “La ciudad de los prodigios”, está considerado el mejor de sus libros. Es su novela más ambiciosa y aplaudida.
    Y de un estilo completamente diferente, porque es un ensayo, “Barcelona modernista”, que escribió con su hermana Cristina. Trata el período entre la Exposición Universal de 1888 y principios del siglo XX, época de grandísimos cambios en Barcelona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola! me apunto este libro para buscarlo. Muchas gracias por la sugerencia y tus letras.

    ResponderEliminar
  6. Mónica, gracias por todos tus comentarios. Me ha encantado descubrir tu blog. Me pasearé a menudo por él.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Es que último que adquirí en Círculo. Espero que me guste en esta faceta, que sólo leí "Sin noticias..."
    Ya te contaré,

    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Vero, gracias por tu comentario. No conocía tu blog. Leeré tus comentarios de libros y películas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho Mendoza, lo suelo leer bastante. Me gusta el estilo que tiene. Este libro lo he leído recientemente y me gustó mucho.

    http://loqueleoloqueleo.blogspot.com/2010/06/tres-vidas-de-santos-eduardo-mendoza.html

    ResponderEliminar
  10. Rosalía: volvemos a coincidir, también me gusta mucho este autor. He leído casi todas sus obras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.