Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 2 de abril de 2013

EL MIEDO de Gabriel Chevallier


Una descripción en primera persona de los horrores de la guerra, en este caso la Primera Guerra Mundial. Nos encontramos sin medias tintas con el retrato pormenorizado de las imágenes que percibe Jean Dartemont, un joven francés protagonista de esta historia, que bien podría ser el mismo Gabriel Chevallier, autor de este libro publicado por primera vez en 1930, un texto contra la guerra que se encontró con otra en el camino.
El miedo visto desde la perspectiva del que lo está viviendo, porque es imposible no sentirlo cuando sabes que puedes ser despedazado vivo en cualquier momento.
Y ese sentimiento se reconoce en las descripciones llenas de crudeza, que no son para nada exageradas ni inventadas, porque nada podría superar en horror esa realidad de: miembros troceados, cadáveres en serie, personas aterradas, el enfrentarse a la noche que esconde lo desconocido y la muerte, una desolación abrumadora, un decorado siniestro, el horror de aquellos bombardeos, el pánico, la vuelta a primera línea, la amenaza de muerte. Emociones y vivencias bajo el mandato del miedo, que recoge este joven que se siente cada vez más embrutecido, fatigado, vacío de pensamientos, y que tiene grabada en la retina la impresión más horrible del frente que fue la visión repentina de un cadáver.
Le impresiona la muerte, la de sus compañeros soldados, la de esos jóvenes que ha conocido en la batalla, pero sobre todo le conmueve la muerte de esa persona a la que conocía de antes de la guerra.
Le parece despreciable y le enoja lo que está sucediendo, que la juventud esté envejeciendo mientras pierde la alegría. Les pedían ser héroes cuando eran víctimas, mientras los jefes de Estado se sentían orgullosos y conseguían que los ejércitos, veinte millones de hombres, combatiesen por una buena causa y tuviesen ansia de vencer, de avanzar hacia la gloria. Pero Jean Dartemont (o Gabriel Chevallier) grita ¡basta! y se pregunta ¿qué hacemos aquí? Y nos lo hace saber palabra tras palabra con el relato de su propia experiencia, de su día a día en una contienda en la que se vio obligado a participar. En estas páginas de esta novela autobiográfica, o más bien podría calificarse dentro del género literario de ensayo, Chevallier se enfrentó a la sociedad de su época por decir la verdad sobre la guerra, por escribir lo que el había vivido y sentido: el miedo.

Algunas frases del libro:

“En la guerra se daba rienda suelta a todos los instintos, sin ningún control, sin más freno que la muerte, que golpeaba ciegamente.”

“Unos prolongados aullidos humanos dominaban, a veces, todos los ruidos, repercutían en nosotros cual olas de horror y nos recordaban, hasta hacernos flaquear las piernas, la triste debilidad de nuestra carne, en medio de aquel volcán de acero y fuego.”

“Miedo de verdad, miedo a que me rematen...”

“Porque la guerra los ha habituado a encontrar natural lo que es monstruoso.”

“Los jóvenes, los del país de Balzac y los del país de Goethe, a los que se obligó a dejar las facultades, los talleres o los campos, estaban provistos de puñales, de revólveres, de bayonetas, y se los lanzaba a unos contra otros para que se degollaran, mutilaran, en nombre de un ideal del que se nos prometía que la retaguardia haría un buen uso.”

“La paz: ese silencio que ha vuelto a hacerse en la línea, que llena el cielo, que se extiende sobre toda la tierra, ese gran silencio de entierro...”

Contraportada:

<< ... ¡Le preguntamos qué hizo usted!
>>--¿Sí?... Pues bien, estuve de marcha día y noche, sin saber adónde iba. Hice ejercicio, pasé revistas, abrí trincheras, trasladé alambradas, sacos terreros, vigilé en la tronera. Pasé hambre sin tener nada que comer, sed sin tener nada que beber, sueño sin poder dormir, frío sin poder calentarme, y piojos muchas veces sin poder rascarme... ¡Eso es todo!
>>--¿Todo?

>>--Sí, todo... O mejor dicho, no, no es nada. Les voy a decir la gran ocupación de la guerra, la única que cuenta: HE TENIDO MIEDO>>.


Traducción de José Ramón Monreal

26 comentarios:

  1. Hace mucho tiempo que leí este libro y guardo un grato recuerdo de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuela: es difícil de olvidar.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. No conocía este libro. Me lo llevo apuntado, que me has dejado con ganas de descubrirlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari: creo que te puede sorprender, expresa un concepto diferente de la guerra, más cercano a la realidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. No lo conocía, pero si te digo la verdad pocos son los libros que he leído sobre la Primera Guerra Mundial. Le tengo que poner remedio. Gracias por la propuesta,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Offuscatio: éste desde luego es exclusivamente de la Primera Guerra Mundial. Precisamente se lo recomendaron a mis hijas en el instituto como un buen libro sobre la misma.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Parece espeluznante, ¿no? como todo lo relacionado con las guerras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian: por desgracia como cualquier guerra deja una amarga sensación.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. No lo conocía pero creo que puede gustarme, este tipo de historias tan duras hay que leerlas para conocerlas, aunque se pase mal. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goizeder: sí, por lo menos de vez en cuando que no se nos olvide la realidad, aunque duela.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Parece durísima en su realismo. La terrible guerra que destroza cuerpos y almas...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen: qué buena definición que has dado, no hace falta decir nada más.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Impactante por lo que nos cuentas. Anotado :) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú: es un relato que impresiona.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. me interesa y queda anotado, pero me esperaré a estar menos saturada con este tema.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale: mejor leer entre medias otras cosas, ir alternando temas está muy bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Parece un libro muy duro. Mi cuerpo creo que no puede tolerar este tipo de historias así que no creo que la lea...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kristineta!: creo que lo mismo es mejor que no lo leas, te pueden impresionar ciertas historias que están descritas hasta el más mínimo detalle.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Aunque muy duro me parece muy interesante el tema, especialmente la guerra contada en primera persona y sin idealizaciones de ningún tipo, lo único que me echa un poco para atrás es que comentes que es tipo ensayo ¿es muy dura la lectura en el sentido literario o aunque sea un testimonio personal esta novelado y se hace entretenido? Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol: tiene partes más amenas que otras, pero está mucho más cerca de un ensayo que de una historia novelada.
      Aunque por su contenido si te interesa el tema te lo aconsejo.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Uf!! Tiene pinta, por lo que dices, de ser una lectura difícil. No sé si lo leeré, pero en cualquier caso parece un libro para tener en cuenta.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat: es un libro que cuando se publicó debió impactar mucho más que ahora, al fin y al cabo con los medios de comunicación casi vemos normales las escenas de guerra.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Parece una lectura muy interesante y desgarradora. He leído otros libros así de duros, con el miedo en el cuerpo y si además es algo biográfico tiene que tener un punto de vista muy cercano e impactante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margaramon: sí, tal vez lo que más me impresionó es que está escrito por alguien que lo vivió y sintió en primera línea.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Un libro que puede resultar interesante. Lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva: es un testimonio real, de alguien que vivió y sufrió una guerra, y sintió miedo.
      Un abrazo

      Eliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.