Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 27 de septiembre de 2010

CUENTOS DEL EXTREMO ORIENTE de Henri Gougaud


Veintisiete cuentos recogidos de diferentes países de Asia. Historias que proceden de Japón, China, Tibet, Vietnam, Tailandia y Camboya.
Un libro para leer poco a poco, de vez en cuando, relato a relato, sin prisas, siguiendo el orden o al azar, volviendo a releer algunos y dejando en el olvido otros.
La verdad es que pocas narraciones me han gustado, pero ha sido coincidencia que las recopiladas para este volumen no me hayan atraído. En otras ocasiones he leído historias de estos países que si he disfrutado.
De este libro destacaría, para mi gusto,
“El joven que había tenido un sueño”, “Don Gan”, “El infierno y el paraíso”, “Senjo y Senjo” y “Sangre sobre la stupa”.
El resto de relatos me han parecido demasiado crueles.
Aunque creo que una historia dependiendo del momento en que la leas o la escuches te puede transmitir o no algo.
Así que este libro, como otros de relatos y cuentos, volveré a leerlo escogiendo al azar alguna narración.


Algunas frases del libro:


“Por un oído me entró esta historia; por otro me salió. Vine a contárosla. La historia terminó”.

“Eso es lo que cuentan y no hay razón para dudarlo, aun cuando los acontecimientos que le condujeron a esta honorable profesión son extraños, pues en verdad hay más misterios en el mundo de los que los hombres podrían imaginar”.
Contraportada:
Al principio no existía nada. O mejor, existía la nada. De esa especie de nada material fueron surgiendo los seres, y entre ellos ese ser tan especial que es la palabra, especie de nada inmaterial, espíritu, soplo, aliento.
Con la palabra los hombres fueron nombrando las cosas y los seres, fueron creando el mundo y los mundos, fueron elaborando su historia y anticipando su futuro, fueron expresando sus sentimientos y atesorando su tradición.
Las narraciones del extremo oriente que componen este volumen sumergen al lector occidental en mitologías cuyo punto de partida le es familiar, pero cuyo desarrollo conduce a su imaginación por ambientes y costumbres desconocidos. Así la mujer flor o serpiente o fantasma cobran vida junto a guerreros, monjes y jóvenes arrojados que luchan por cambiar el destino, casi siempre inexorable.
La fantasía tiene en estos cuentos mucho que ver con la ensoñación, tal vez porque la realidad resulta demasiado dolorosa para reducir la existencia sólo a ella. Los personajes se presentan entonces en ayuda de los lectores y de los oyentes para referirles la otra cara casi siempre oculta de las cosas y de ellos mismos, comunicando de esa manera la esperanza imprescindible para vivir.

4 comentarios:

  1. Creo que voy a dejar pasar este libro. Cada vez hay más cosas para leer y menos tiempo así que hay que ser muy selectivos. Además, en general los relatos no me suelen atraer mucho, prefiero las historias completas, las novelas. Muchos besos.

    Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Goizeder: a mi si me gustan los relatos cortos, para leer de vez en cuando.
    Pero sobre todo me gusta escucharlos, y he tenido la suerte de poder disfrutar de muchos narradores orales en el Maratón de Cuentos de Guadalajara, en el Cuentantón de Chelva (Valencia), en el Festival de Cuentos de Olba (Teruel), además de en el Café del Duende en Valencia.
    Si tienes oportunidad de ir a alguno de estos eventos descubrirás el placer de escuchar historias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A mí si me gustaría un montón escuchar historias. Desde luego hay verdaderos maestros en eso de leer y ponerle unas entonaciones que hace que vivas la historia. Pero nunca he tenido la oportunidad de escuchar a nadie en directo.
    ¡Ojalá yo supiera leer así!!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Tabuyo: espero que tengas la oportunidad de escuchar a algún narrador.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.