Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 28 de octubre de 2009

ZARA Y EL LIBRERO DE BAGDAD de Fernando Marías

Premio Gran Angular 2008

Una novela juvenil que nos da la visión de dos guerras separadas por 60 años, a través de las historias de dos niños, que se unen en algún punto.
Max, que ahora es un señor mayor se pone en contacto con un escritor, el cual interesado y curioso por conocer las últimas palabras de Antonio Machado, acaba implicándose en su vida. Max ha escrito el borrador de una autobiografía “El hombre que huía del amor”, donde relata sus impresiones y vivencias de la Guerra Civil española. Dice:
“el primer muerto fue mi infancia, que pereció aquel día”. En esta novela dentro de la novela aparece un curioso personaje, el Asesino de las Horas, representado gráficamente en la portada, y que consigue mantener cierta intriga.
El escritor, que hace de hilo conductor de la narración, y Max conocen a Zara, una niña que en la actualidad ha vivido unas experiencias semejantes, la guerra de Irak. Su historia la sabemos a través de una carta que escribe su padre Khakim, librero en Bagdad (aquí tenemos el título del libro) a su hermano Waleed. Entre Max y Zara se crea un vínculo especial, los dos han vivido lo mismo con 60 años de diferencia.
Un libro interesante para que lo lean los adolescentes, porque puede ayudar a reflexionar sobre la guerra. Haciéndonos ver como puede cambiarnos la vida.
Lo que no entiendo es por qué Fernando Marías le pone este título, cuando precisamente dedica una mínima parte del libro a la historia de Zara y su padre, y la mayor parte habla de la historia de Max. Aunque reconozco que lo he leído porque el título me llamó la atención.


Algunas frases del libro:

Tal vez todos, al sentir el final, necesitemos más que ninguna otra cosa el calor de una mano, aunque sea la de un desconocido.”


“Nunca se sabe cuándo la vida puede hacerte el regalo inesperado de un instante de plenitud.”

“¡Cuantas de esas sensaciones perdí, me pregunto arrepentido a veces, por no haberme decidido antes a leer todos esos libros!”.

“Quiero que quien esto lea se detenga un segundo, y trate de imaginar lo que supone, para un niño o para un adulto, para cualquiera, tener que elegir entre lo poco que tienes, hacer un mínimo equipaje, salir con él de tu casa por última vez, camino de la incertidumbre y con una única convicción: que jamás volverás”

“Tú y yo somos iguales, Zara –dijo Max-. La historia de tu vida es la historia de mi vida. Cuando era niño también bombardearon mi ciudad. Cuando era niño también las bombas mataron a mi madre. Cuando era niño también mi padre y yo tuvimos que abandonar nuestra casa y huir sin nada a otro país.”


Contraportada:
Una bomba estalla en la Barcelona de 1938.
Un misil destroza un dormitorio en Bagdad.
60 años de diferencia.
Distintas guerras. Las mismas víctimas. El mismo exilio.
¿Estamos condenados a repetir la Historia?

Sinopsis:
Un escritor frustrado recibe un e-mail con una invitación: alguien le espera en el cementerio de la Florida para ofrecerle un manuscrito que puede interesarle. En él se relata una historia que culmina con las últimas y desconocidas palabras del poeta Antonio Machado. Puede que hayan pasado años de este triste acontecimiento, pero su mensaje sigue teniendo una vigencia plena, incluso para una adolescente en Bagdad.

martes, 20 de octubre de 2009

LEÓN DE OJOS VERDES de Manuel Vicent


Recuerdos del verano del 53 a través de los ojos de un joven Manuel de diecisiete años. Una mezcla de ficción y realidad. El retrato de una época que el propio autor vivió, sin llegar a ser una autobiografía, en un escenario muy conocido para él, Benicàssim y sus alrededores, bajo la luz del Mediterráneo.
Quiere ser escritor, y es aconsejado por uno de los personajes, el doctor Aymerich:
“Recordé los consejos del doctor Aymerich. ¿Qué necesidad tenía de imaginar nada? Podía describir el hotel Voramar con todo detalle, los azulejos de Manises con la rosa de los vientos en la entrada, las lámparas de globo con volutas doradas, los muebles, las alfombras, las cortinas floreadas, las ninfas de escayola, el león que guardaba la escalinata, las conversaciones anodinas de los veraneantes sentados en la terraza frente al mar y a mí mismo contemplando desde la terraza de la habitación el rodaje de la película”. “Si vas a ser escritor escribe historias reales con palabras sencillas que te suenen verdaderas al oído, cosas que hayan sucedido a tu alrededor, que hayas visto o te hayan contado o que hayas imaginado después de haberlas gozado o sufrido”. “A mi edad debería probar primero a escribir poemas. La narración exigía más experiencia. Tenía que vivir más, sufrir más, gozar más, haber reído y llorado más, haber sido golpeado por la vida para llevar esas heridas a las novelas”.
Describe a los diferentes personajes que pasan el verano en el Hotel Voramar, contando algunas de las historias personales de estos, como la de María, un relato desgarrador sobre la posguerra. La de Gabriel Casamediano y Paula Jaramillo, una eterna historia de amor. O la de Lydia, una adolescente con una enfermedad degenerativa, que es su primer amor. Y las historias de Ricardo Seisdedos, llamado Richard el Guapo, y el viejo coronel en la reserva Alberto Morata. Son pequeños relatos dentro de la novela.
“Muchas cosas aprendí aquel verano de 1953...en este lugar donde pasé una encrucijada de mi primera juventud. También se cruzaron en mi vida aquel verano una ideas y unos sentimientos que me harían crecer por dentro”.
Contraportada:
Verano de 1953. Un hotel balneario en la playa. Durante las vacaciones un joven aprendiz de escritor ensaya allí sus primeras armas. Algunos clientes del Voramar, un asesino, un viejo doctor barojiano, un pez gordo franquista, un coronel navegante, un anciano en silla de ruedas que recibe todavía cartas de amor, forman parte de la galería de personajes. Entre ellos se mueve una turista francesa adolescente, llamada Brigitte Bardot. Todavía no es conocida, pero en esta playa española ya causó escándalo su bikini rojo. En la terraza del Voramar permanecen también los recuerdos de cuando fue hospital de sangre de las Brigadas Internacionales en la guerra civil y por su ámbito campan las sombras de los escritores John Dos Passos y Dorothy Parker, del cantante de blues Paul Robeson, que pasaron por allí. Aquel verano de 1953 se rodaba en el Voramar una película ambientada en la época de entreguerras y por la terraza se movían también los figurantes, señoras con corpiños y pamelas, caballeros con sombreros de paja dura y cuellos de porcelana.

miércoles, 14 de octubre de 2009

EL SECRETO DEL AMOR de Sarah Emmanuelles Burg

Un libro sin palabras que consigue a través de las ilustraciones narrar una historia llena de ternura.
Los protagonistas son una niña y un niño que se enfadan por una flor y acaban rompiéndola. Lo que sucede después es precioso, pero tendréis que verlo en el libro.
Un libro maravilloso que al no tener texto y sólo ilustraciones te regala la posibilidad de escribir lo que sientes en cada imagen, y poder decírselo a quien mas quieres.



Una tierna historia para hacer un delicado regalo a las personas que más quieres. El secreto del amor es una historia de ternura, donde sus protagonistas aprenden a compartir, a respetar y sobre todo a amar. Un libro que no necesita palabras, que transmite con ilustraciones bellamente cuidadas. Conmoverá a cualquiera que lo tenga en sus manos.


lunes, 5 de octubre de 2009

SEMILLAS AL VIENTO de Tim Bowley


Tim Bowley es un narrador oral que lleva más de 20 años contando historias del mundo, en este libro recoge algunas de ellas. Él cuenta en inglés, y durante varios años le acompañó Casilda Regueiro como traductora, y desde hace unos pocos le acompaña Charo Pita. Con esta última le escuché en el Festival Internacional de Narración Oral que se celebra en el Teatro Moderno de Guadalajara dentro de los actos del Maratón de los Cuentos. Y fue maravilloso, este dúo tiene una complicidad y una compenetración (como ya tuvo con Casilda) que en lugar de ser narrador y traductora se convierten en dos narradores que cuentan una misma historia.
Entre las historias contadas en este libro me gustan especialmente : Jack y la muerte (Inglaterra) ; El oso de la media luna (Japón) ; Oisin y la tierra de la eterna juventud (Irlanda) ; El unicornio (Inglaterra) ; Los hombres y las mujeres (Pies Negros) ; Iván Berenekov (Rusia).



El mismo Tim Bowley dice:

“Aunque nunca intento deliberadamente cambiar una historia, las cuento como las recuerdo, como las veo cuando las estoy contando y a veces terminan siendo muy distintas de cómo empezaron, pero así es como son para mí”.

“Soy muy consciente de que, cuando estoy contando un cuento, se están oyendo tantos cuentos diferentes como personas están escuchando, y así es como debe ser”.


Cuentos del mundo. Es una colección de 24 cuentos de tradición oral de varias culturas del mundo, escogidos y narrados por el cuentacuentos británico Tim Bowley.
Edición bilingüe castellano – inglés. Traducción de Casilda Regueiro.