Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 18 de julio de 2018

NADA SE OPONE A LA NOCHE de Delphine de Vigan


La autora de este libro encontró a su madre muerta, era el año 2008. Así de fuerte y contundente empieza este relato autobiográfico, que por el contenido y temas tratados consigue remover sentimientos y emociones.
Primero no quiso escribir sobre ella, así como tantos autores han hecho sobre sus propias madres. Pero llegó un momento en que lo necesitó, porque había heridas abiertas que tenían que ver con las circunstancias de la muerte de su madre, Lucile. Y escribir podría ayudarla a cerrarlas, como también podría contribuir a pasar el duelo. De esta manera empezó a reconstruir la vida de su familia. Y no fue fácil, hay momentos en que se bloqueó, que no sabía como avanzar, tenía mucha información que le contaban sus tíos, su hermana, pero no sabía como transcribirlo. En el fondo lo que quería era acercarse al dolor de su madre. Pues precisamente ese dolor forjó a Delphine y a su hermana Manon. Por tanto buscó el origen de sus sufrimientos y la influencia que desempeñó la historia de su familia en la forma de ser de ellas. Desde el peso que ejercieron sus abuelos, Georges y Liane, sobre el carácter de cada hijo y de cada nieto. Por ese motivo quería regresar al origen de las cosas no solo por ella, sino también por sus hijos. Porque deseaba dejar de tener miedo, pues parecía como si hubiese una maldición en la familia. De este modo escribir sobre su madre, sobre su familia, le permite reconstruir su propia vida. Donde también está incluida una breve referencia a su trastorno de la conducta alimentaria (TCA), en concreto a la anorexia que tuvo a los 19 años, y sobre la que ya había escrito anteriormente (2001) en otro de sus libros, “Días sin hambre” (reseña aquí).
En esta especie de memorias familiares se remonta a 1954 cuando la muerte empezó a formar parte de Lucile (quien entonces tenía 8 años) porque murió uno de sus hermanos de forma accidental. A partir de ahí llegó el desastre y cada uno a su manera intentó volver a construir su mundo. Como consecuencia hubo una mezcla de familia feliz y devastada. Drama, alcohol, locura, suicidio son palabras que están al mismo nivel que fiesta, spagat, esquí naútico, en el día a día de los Poirier.
Como curiosidad cuenta entre líneas que de pequeña Lucile se llevaba libros a escondidas de una librería, y entonces de mayor entendió que aquella librera que nunca le dijo nada fue quien la inició en la lectura.
En esta crónica familiar los recuerdos a veces confunden la realidad, cada uno recuerda o interpreta de una manera el pasado. Pero todos tienen en sus recuerdos: silencios, lágrimas, suspiros, risas y confidencias.
Delphine de Vigan ha conseguido algo muy difícil que es hablar sobre sí misma, y lo ha hecho con mucha sinceridad, sin tapujos, sin censuras a los ocultos secretos familiares. Tratando sobre temas delicados y dolorosos, como los trastornos mentales, el incesto, el suicidio, y que seguramente al ir descubriéndolos en su “investigación” sobre su madre y demás familia, le deben haber servido para entender el pasado y el presente de cada uno de ellos.

Algunas frases del libro:

Mi madre ha muerto, pero estoy trabajando con un material vivo.”

Como sucede en muchas familias, las épocas se resumen en el lugar que las contiene.”

Escribir sobre la familia es sin duda alguna el medio más seguro de enfadarse con ella.”

Contraportada o parte de la misma:
Después de encontrar a Lucile, su madre, muerta en misteriosas circunstancias, Delphine de Vigan se convierte en una sagaz detective dispuesta a reconstruir la vida de la desaparecida. Los cientos de fotografías tomadas durante años, la crónica de Georges, abuelo de Delphine, registrada en cintas de casete, las vacaciones de la familia filmadas en súper ocho, o las conversaciones mantenidas por la escritora con sus hermanos, son los materiales de los que se nutre la memoria de los Poirier.

Traducción de Juan Carlos Durán

Ilustración de la portada: foto Frédéric Pierret


8 comentarios:

  1. Empecé con mal pie con esta autora porque Basada en hechos reales no me gustó y esperaba mucho. Esta novela siempre quise leerla, me gusta cómo escribe la autora y si no es tan ambigua como en el que leí creo que aún podría darle otra oportunidad. Me lo pensaré.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No me he animado aún a leer ninguno de los dos. Hay tanta expectativa puesta y hay tanta disparidad de opiniones... que no sé, no séee.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. He leído los dos libros que nombras y "Basada en hechos reales". me han gustado muchos las tres. Ese mezclar realidad y ficción hasta que se desdibujan los límites que las separan me encanta.
    No obstante "Nada se opone a la noche" es el que más me ha gustado. La vida de Licille Poirier es cuando menos apasionante. Además de muy triste, claro.
    Había olvidado lo mal que me sentó en su día leer la contraportada de la novela. Lo que se puede hacer para conseguir lectores. La madre no muere "en misteriosas circunstancias" y Delphine no es ningún sagaz detective. Me encantan las buenas novelas de detectives, pero creo que esta no es una de ellas.
    Muy buena reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Todavía no me he animado con esta autora. Sus libros parecen incómodos y no termino de animarme. Pero cierta curiosidad sí tengo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Compré este y Basada en hechos reales cuando se publicó este último; solo he leído Nadie se opone a la noche y me encantó, es un libro que te remueve algo por dentro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Ya conocía este libro y a la autora. Tiene muy buena pinta, si no lo he leído ha sido únicamente porque el tema me puede remover mucho. Igual que hay escritoras que al principio no quieren ni pueden escribir sobre sus madres, yo llevo un tiempo que no puedo leer sobre tema "madres"
    En un futuro, seguro que sí
    Besos

    ResponderEliminar
  7. He leído dos libros de esta autora y ambos me han mantenido en vilo hasta el final. Este en especial me estrujó el corazón.

    ResponderEliminar
  8. Qué duro y qué intenso este libro!! Pero vale mucho la pena su lectura. Yo lo recomiendo de corazón.
    Saludos

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.