Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 26 de julio de 2018

EN TIEMPO DE PRODIGIOS de Marta Rivera de la Cruz


Finalista Premio Planeta 2006

Dos historias, dos protagonistas, dos temas principales, dan como resultado una novela donde las relaciones personales son muy importantes.
Por una parte está el personaje de Cecilia, quien con 35 años está pasando el duelo por la muerte de su madre y, además, su situación personal está en un momento delicado. Pero la llamada de su amiga Elena y el favor que le pide, harán que su vida se vaya a transformar.
Por otra parte está el personaje de Silvio, quien con 88 años se defiende bastante bien, pero su familia no opina lo mismo, por lo que en su rutina diaria aparecerá Cecilia.
Entre ambos se produce una conexión especial, que hará salir a flote vivencias que nadie conoce del pasado de Silvio, ni su propia familia, circunstancias que le llevaron a actuar de determinada manera, que incluso en algún momento le indujeron al error, hasta que en una especie de expiación decidió sacrificar una parte de su vida porque creyó que así haría justicia. Su vida ha estado llena de secretos que ahora en la vejez ha decidido contar a Cecilia, pues en ella ha encontrado a una persona capaz de escucharle y llorar. Y este relato dentro de la novela viaja a los terribles años del holocausto, a un tiempo en el que el mundo fue ciego, sordo y mudo ante la barbarie del Nazismo. Así como también posteriormente algunos mandos nazis huyeron a otros países en busca de refugio. Pero a la vez hubo personas que intentaron detenerlos, que pusieron sus vidas al servicio de una causa, y aquí hay un personaje especial que es Zachary y su filosofía de vida: el que siempre hay que estar predispuesto a la felicidad.
Las dos historias se van alternando, el presente y el pasado, aunque para mi esta última es la que crea más interés tanto por la forma espaciada de ir conociendo que sucedió, como por los temas que trata. Por ejemplo entre líneas me he encontrado con el barco Saint Louis que en 1939 estuvo semanas a la deriva porque ningún país aceptaba hacerse cargo de los refugiados. Triste, muy triste, y en 2018 continua sucediendo lo mismo. Terrible realidad.
Asuntos sobre la Guerra Civil y la posguerra española, el auge del nazismo, la persecución a los judíos, el racismo y, sobre todo, como vivir y sobrevivir con todo eso, es parte esencial de este libro.
Aunque también tienen algo de especial los recuerdos de Cecilia hacia su madre, esa persona excepcional, que irradiaba luz y que fue su refugio. Y ahora que ya no está ha encontrado la mutua compañía con Silvio, a quien la vejez le había traído la soledad.

Algunas frases del libro:

Ésa era su forma de enfrentarse al mundo: con una confianza suprema en el futuro, con un optimismo que acababa por volverse contagioso y que fue, creo, la razón fundamental por la que se ganó el amor de tanta gente.”

Es que cuando uno se hace viejo, todo el mundo deja de contarle cosas.”

Para escuchar una historia, para escucharla de verdad, son necesarios los cinco sentidos.”

Hace falta que pase el tiempo, y también que pasen las lágrimas, para tener ocasión de comprender determinadas cosas.”

La verdad, por mala que sea, siempre es mejor que hacerse preguntas que no puede contestar nadie.”

Contraportada o parte de la misma:
Cecilia es la única persona que visita a Silvio, el abuelo de su amiga del alma, un hombre que guarda celosamente el misterio de una vida de leyenda que nunca ha querido compartir con nadie.
A través de una caja de fotografías, Silvio va dando a conocer a Cecilia su fascinante historia junto a Zachary West, un extravagante norteamericano cuya llegada a Ribanova cambió el destino de quienes le trataron.
Con West descubrirá todo el horror desencadenado por el ascenso del nazismo en Alemania y aprenderá el valor de sacrificar la propia vida por unos ideales.
Cecilia, sumida en una profunda crisis personal tras perder a su madre y romper con su pareja, encontrará en Silvio un amigo y un aliado para reconstruir su vida.

Fotografía de la cubierta: Deborah Lynne



5 comentarios:

  1. Alguna novela he leído de Marta Rivera de la Cruz, pero he de decir que no recuerdo mucho de qué iba. Señal inequívoca de que no me impactó demasiado. Quiero volver a esta autora porque me encanta su última imagen socio-política. Creo que ha dado un importante paso en un importante momento para España. Y creo que la novela que reseñass puede ser mi reencuentro con ella. Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues no era una novela en la que me había fijado pero ahora sí que has despertado mi curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo leí hace muchos años pero de los que he leído de la autora es mi favorito aunque reconozco que fue antes de que el tema nazi se me pusiera cuesta arriba. Si quieres repetir con la autora, te recomiendo Hotel Almirante.

    ResponderEliminar
  4. Yo no conocía la novela. LA verdad, tiene un argumento de lo más atractivo. Entiendo que en una circunstancia personal compleja, perder a una madre tiene que ser catastrófico.
    Lo anoto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. hola! una lectura diferente y fuerte nos gusta esa tematica y conocer a la autora! puede ser el momento , gracias, saludosbuhos!!

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.