Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 25 de junio de 2018

BUENA SUERTE de Manuel Benet Navarro


Es una novela dividida en tres partes: orden, entreacto y caos. Con pocos personajes, descripciones muy detalladas, y una trama que va de más a menos para volver a tener mucha intensidad hacia el final. Dando como resultado una buena historia que sorprende por como plantea y resuelve los temas el autor, quien trata cuestiones sobre la condición humana, en base a la culpa, el castigo y el perdón. Lo que para nada deja indiferente al lector. Teniendo, además, algo de thriller psicológico que, sobre todo, más en la última parte, mantiene la tensión.
Se combinan dos historias, la de Marcus, un joven policía que vive con su pareja, Valeria. Y la de Alex, un adolescente rebelde que vive con su tío. Ambos (y otros personajes también) tienen en común pasados dolorosos, de esos que marcan el carácter de las personas, que hacen que seas de una determinada manera por aquello que hiciste una vez, y no puedes cambiarlo. Por lo que tu lucha interior nunca acaba. Y se convierte en una penitencia de por vida. De la que no consigues hallar perdón y te reconcome el sentimiento de culpa. Entonces más que vivir con ese peso dentro, se sobrevive.
Es interesante como inicia el libro con un suceso que parece sencillamente eso, un suceso y ya está, pero sin embargo es el clic que hace que estalle algo en el interior de Marcus, haciendo saltar alarmas, una tras otra, que despiertan a sus fantasmas del pasado. Y a partir de ahí construye un relato que va en paralelo junto con las vivencias de Alex. Sin embargo algunas casualidades hacen que los hechos que van sucediendo dejen la sensación de que el círculo puede llegar a cerrarse.
Además, el como va planteando las situaciones hace que no sea nada fácil intuir lo que va a pasar. Y a pesar de que las descripciones, en algunos momentos, hacen mas lenta la lectura, no importa mucho para que la trama resulte atractiva. Porque sobre todo la vivencia personal de Marcus plantea muchas preguntas al lector, ¿que hubieras hecho ante una situación así? ¿se puede vivir con algo tan pesado a tus espaldas?

Algunas frases del libro:

No es lo mismo olvidar que querer olvidar.”

Algunas personas no tienen la culpa de que tú estés como estás, de que seas como eres, de que hicieras lo que hiciste.”

El miedo y el instinto de supervivencia son compañeros influyentes.”

La cuestión no es el asesinato en sí, sino el sufrimiento que acompaña al recuerdo.”

Contraportada o parte de la misma:
Para Marcus, el mundo se detuvo una noche cerrada en el arcén de una carretera oscura. Arrodillado junto a los pilotos traseros de su coche y bañado por la luz roja, su vida perdió un sentido que él ni siquiera había tenido tiempo de darle. Contra todo pronóstico, incluido el suyo propio, salió adelante. Acabó los estudios, consiguió un trabajo, se independizó, puso los cimientos de su propia vida adulta y conoció a Valeria. Si le hubieran preguntado, es posible que incluso se hubiese mostrado moderadamente optimista respecto al futuro; tenía motivos que hacían que seguir caminando valiese la pena. Sin embargo, como el matón que apoyado en el coche aguarda sonriente a que su víctima recupere el aliento, la vida esperaba su turno con la factura en la mano, riendo a carcajadas.

Fotografía de cubierta: Cristina Ferrer





3 comentarios:

  1. Pues no pinta mal. No me importaría leerla si se cruza en mi camino.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda mucho en el mensaje a Tres días y una vida de Lemaitre. Lo de que caiga aunque luego se recupere no me anima mucho a la lectora porque ahora mismo tampoco es el tipo de libro que me hace falta, prefiero algo menos intenso.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Uff no sé, creo que me da parece ponerme con altibajos en este momento
    Besos

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.