Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 30 de julio de 2012

LA SAL DE LA VIDA de Anna Gavalda


Es el tercer libro que leo de este escritora francesa y en cada uno he encontrado algo, aunque haya sido una mínima parte, como me ha sucedido en éste o en “La amaba” (reseña aquí), que me ha llenado, porque si me gusta el estilo de esta mujer es precisamente por la forma que tiene de hacernos llegar diversos sentimientos.
En esta novela Anna Gavalda nos lleva a recordar nuestra niñez y el tiempo pasado con nuestros hermanos, dejándonos la agradable sensación de que aquellos años los podemos recuperar en cualquier momento.
Simon, Lola, Vincent y Garance son los protagonistas de esta novela, contada en primera persona por la última. Son cuatro hermanos bastante unidos desde siempre, como una piña, tienen mucha complicidad y compenetración, y entre sí se necesitan. Juntos son intocables. Pero cuando se han hecho adultos sus vidas han tomado caminos distintos. Ahora con motivo de un acontecimiento familiar el clan se reúne de nuevo. Por un momento vuelven a estar los cuatro reunidos, sintiendo que la vida se recompone.
Parte de la historia aborda la relación con una cuñada, a quien chinchan y les encanta tomar el pelo. Para continuar con una escapada que protagonizan los hermanos, durante un par de días compartirán muchos recuerdos que les harán vibrar, emocionarse y rozar la felicidad, se sentirán ricos interiormente. Gracias o por culpa de sus padres se acercaron a los libros y a la música, les hablaron de otras cosas y les enseñaron a verlo todo de otra manera, con sensatez, sabiendo tomar las cosas con un poco de distancia. Sin embargo, no aprendieron a confiar en ellos mismos.
Este encuentro especial lleno de buenos momentos, risas y alegría, es un último rescoldo de la niñez, de aquellos maravillosos años cuando sólo era ellos cuatro, sin responsabilidades, ni compromisos, aquellos tiempos de libertad y de inocencia, donde todavía tenían grandes sueños. Tan distintos a sus vidas actuales. Un encuentro que marcará un antes y un después en sus vidas, donde el regreso a su infancia dará paso a la madurez.

Es una novela corta y sencilla, sin demasiadas pretensiones, continua pareciéndome muchísimo mejor “Juntos, nada más” (reseña aquí). Pero que deja un buen sabor con los sentimientos que transmite: nostalgia, ternura, felicidad, a través de unos personajes que resultan cercanos. Y donde la música jugará un papel muy significativo, haciendo salir todas las emociones, las suyas y las nuestras.

Algunas frases del libro:

“¿Dónde termina la buena educación y dónde empieza la cobardía? “

“Y las dos sentimos que somos la mitad de todo y que la una sin la otra no estaría más que a medias.”

“¿Y cuándo terminaría la vida por separarnos? Porque así son las cosas. Porque el tiempo separa a los que se quieren, y nada perdura.”

“Y después hablamos también de nuestros padres. Como siempre. De Mamá y de Pop. De sus nuevas vidas. De sus amores y de nuestro futuro. En dos palabras, de esas cosillas y esas personas que llenaban nuestras vidas.
No eran muchas cosas ni mucha gente, y sin embargo...era infinito.”

Contraportada:

Simon, Garance y Lola, tres hermanos que ya se han hecho mayores como sus obligaciones, huyen de una tediosa boda familiar para ir a reunirse en un pueblecito campestre con Vincent, su hermano pequeño. Olvidándose de hijos, divorcios y preocupaciones, vivirán un último día de infancia robado a su mundo de adultos.


Traducción de Isabel González-Gallarza

viernes, 20 de julio de 2012

LA MUJER QUE BUCEÓ DENTRO DEL CORAZÓN DEL MUNDO de Sabina Berman


Karen no se gusta mucho así misma. Tiene una inteligencia muy especial: una memoria superior y en algunas cosas tiene capacidades sobresalientes.
No sabe mentir, no tiene fantasía, no le gustan la metáforas porque descuadran tu información de la realidad, y sabe que sólo sabe lo que sabe. No está de acuerdo con la frase de Descartes “pienso, luego existo”, porque ella primero existió y luego con gran esfuerzo aprendió a pensar. Y esta es su distancia con los seres humanos standard. Todo le ha costado mucha constancia y perseverancia.
Tiene una relación especial con el mar porque los animales marinos son silenciosos, no hablan y por eso no inventan cosas que no son. Son lo que son y no más. Le gusta estar tumbada en el fondo de la arena del océano donde sencillamente se dedica a existir. Se refugia en su traje de buzo donde puede estar a la vez cerca de los humanos pero lejos. A veces se pone en modo no relación y se dedica a existir. Nos muestra una filosofía de vida muy personal y especial.
Es una novela narrada en primera persona por la propia Karen, casi a modo de diario, al que incluso al final le insinúa varias posibilidades de título. Nos lleva a un recorrido por su existencia, desde que la encontró, siendo niña, su tía Isabelle, hasta que es adulta, y como transcurrió ese tiempo donde su vida fue cambiando a cada rato. Su primer contacto con el colegio y con Mis Alegría. Su experiencia en la Universidad. Creciendo junto a su tía, persona clave e importantísima en su vida. Heredando una atunera e involucrándose al máximo en el objetivo de cuidar el medio ambiente, y viviendo de primera mano los entresijos de una gran empresa. Viajando por el mundo, sintiéndose identificada con los japoneses. Nos mostrará la gran valía de una persona a quien cariñosamente llaman “señorita capacidades diferentes”.
Del resto de personajes nada destacable, porque quedas absorbida por “La mujer que buceó dentro del corazón del mundo” quien nos hará sentir y vivir una experiencia distinta a nuestra realidad. Ver el mundo que nos rodea desde otra perspectiva. Conseguirá sacarnos alguna sonrisa por la naturalidad y sencillez con que explica los hechos. También nos ayudará a entender a otros seres humanos.

Algunas frases del libro:

“Ella cree que las palabras son las cosas del mundo y en cambio yo sé que son sólo pedazos de sonido y las cosas del mundo existen sin necesitar de las palabras.”

“No dejes que nadie te diga nunca que eres menos. No eres menos, nada más eres diferente.”

“No le contesté, que a menudo es la mejor respuesta para que el otro siga hablando.”

“Son las personas con capacidades diferentes las que aportan cosas diferentes a la humanidad.”

“Te quiero como a la hija que no tuve.
Una de esas frases imposibles que nada más la fantasía humana puede cuajar: me quería tanto como a una hija inexistente.”

“Esos días, los más largos de mi vida, los más tranquilos, nos dedicamos, ella y Yo, cuidadosamente, a existir.
A existir, que es para mí desaprender la prisa. Soltar los músculos de mi corazón y dejarlo latir a su ritmo. Volver a estar en el calor del sol sin pensar en el calor. Comer cuando el hambre tiene hambre y obedecer el sueño que llega cuando la noche llega y la oscuridad cubre las cosas, y las cosas en la oscuridad pueden descansar.

De nuevo estar. Estar y ver. Y verlo todo lo que está tal como es, sólo mientras está hoy, como no sabemos si estará.”


Contraportada:
Cuando Isabelle despertó en su hamaca, en las costas del mar de Mazatlán, una niña salvaje, de  pelo engreñado, la miraba. Una niña que, gracias al cariño y al tesón de Isabelle, aprenderá a hablar y a leer y a escribir; estudiará Zoología en la universidad, aunque ahí suspenderá  la mayor parte de los cursos, y llegará a ser la empresaria más grande de la pesca de atún del planeta, así como uno de los seres vivos más raros.

Negada para ciertos aspectos intelectuales, en otros campos un auténtico genio, Karen Nieto, dispuesta a preservar la vida de los océanos, bucea entre los atunes del mar y entre los humanos de la tierra provocando sonrisas y perplejidades. Tal vez sea ésta su más extraña virtud: es incapaz de usar metáforas o eufemismos para disfrazar la realidad. Auténtica y sorprendente, Karen parece destinada a quedarse mucho tiempo entre nosotros.


lunes, 16 de julio de 2012

EL BESO DEL SÁHARA de Gonzalo Moure


Hace un año leí otra novela juvenil sobre el Sáhara, “El cazador de estrellas” de Ricardo Gómez, donde hace referencia a Gonzalo Moure, tal vez sea casualidad o la magia del desierto. También coincide con que en verano vienen a España algunos niños y niñas saharauis, para ellos es una oportunidad de alejarse de su vida real, de esos campamentos de refugiados donde tienen tantas necesidades y descubrir un mundo nuevo tan diferente del suyo. Pero Nadira nunca ha sido elegida para ese viaje, y su mayor deseo es cambiar de vida, odia como vive, no entiende por  qué ha de vivir entre el polvo y las piedras, y quiere escapar de esa interminable extensión de nada, le parece injusto haber nacido en un campamento de refugiados, en el desierto, en un pueblo exiliado, vestir la ropa usada que envían de otros países, comer de las ayudas humanitarias. Cuando ve a Marta, una niña española de su misma edad, llegada de la rica tierra del norte, se pregunta por qué ella lo tiene todo. Y en ese momento realidad, fantasía y magia se funden para acercarle ese sueño de otro mundo de abundancia sin límites, de lejanos países con lluvia y parques, sin batallas ni muros.
Su deseo choca con el de la gente que la rodea, quienes luchan por una gran causa: por la libertad del pueblo saharaui, por la verdad y por el futuro.
Marta y Nadira son dos adolescentes de 13 años que vivirán una increíble experiencia, producida entre la fantasía y la magia del desierto, que las acercará a un mundo desconocido. Y junto a ellas y a su amigo Rachid conoceremos un poco mejor la realidad del Sáhara.
Una novela diferente contada de una manera especial por un autor, Gonzalo Moure, que conoce muy bien el terreno, y que junto a la historia de estos tres adolescentes nos transporta a esa tierra en medio de la nada, y a base de pinceladas sentiremos y compartiremos el deseo de Nadira, y de tantos niños y niñas saharauis.
En la primera página de esta edición encontramos este texto:
“El autor cede los derechos de esta obra al pueblo saharaui, para la realización de labores humanitarias.”

Algunas frases del libro:

“Levanté la mirada y un enjambre de estrellas me golpeó en el corazón a través de las pupilas dilatadas. En ese instante luminoso, suspendida entre la arena y el cielo, llegué a creer que nunca más vería algo tan hermoso.”

“El norte nunca nos ha gustado a los saharauis; preferimos mirar hacia el sur. Del norte nos ha venido todo el dolor, toda la miseria, la traición, la esclavitud; del sur, el sol, la vida, la raíz.”

“Pensaba que la vida es un misterio, que basta un segundo de plenitud para llenar toda una existencia de áridas rutinas. Antes creía que toda mi vida giraba exclusivamente en torno a la guerra de liberación de mi pobre pueblo traicionado, pero en aquellos atardeceres junto a Nadira llegué a la convicción de que nada, ni siquiera la victoria, podría igualar a la intensidad de los latidos de mi corazón junto a su incierta presencia. Eso debe de ser el amor, supongo.”

“El río de mis recuerdos se fundía con el mar de sus sueños.”

“El silencio, para la gente que habita en la ciudad, es una ausencia; para los habitantes del desierto, el silencio es como un amigo, como una presencia.”

Contraportada:

Un beso como puerta de entrada a otra realidad. Una novela empapada del misterio del desierto. Una historia en la que el punto de vista occidental llega a perder sentido.
Jaimas, darrajs, sejbanis... Los hijos de la nube, nómadas del desierto, nunca fueron retratados con tal poder de sugerencia. En este libro se respira el aire de la hamada y se siente la magia saharaui.

jueves, 5 de julio de 2012

EL JARDÍN OLVIDADO de Kate Morton


Una historia contada en tres épocas donde cada una podría haber sido una novela independiente, pero que están tan bien entrelazadas que, sin perdernos, avanzaremos en la lectura e iremos  componiendo el rompecabezas. Viajando de manera aleatoria del pasado al presente, del Reino Unido a Australia, junto a diversos personajes entre los que destacan Nell, Cassandra, Rose y Eliza, cuatro mujeres que tienen en común un secreto, unas por ser las causantes, otras por desear descubrirlo, y además las unirá un jardín especial, un lugar más allá del tiempo y que sentirán como su hogar.
Esos saltos en el tiempo y los finales abiertos de cada capítulo incitan a seguir leyendo, atrapando al lector en el misterio que envuelve este libro junto a la magia de los cuentos de hadas, porque hay algo mágico en esta búsqueda del pasado.
Y es esa búsqueda de identidad el trasfondo de esta historia. Donde Nell en un momento de su vida ve como todo lo que creía ser desaparece, sintiéndose una superviviente. Sola en un mundo que no le pertenece, con los vínculos rotos, empieza la búsqueda de sus orígenes, marcándose este objetivo como una necesidad, porque todos necesitamos objetivos en esta vida. Quiere saber quién es para conocerse a sí misma, y se basa en la esperanza para conseguirlo. Intentará recordar, porque descubriendo quien era la niña que había sido en otra vida podrá recuperar su pasado, esa familia con un padre y una madre que le proporcionarán recuerdos para siempre.
Nadie conoce ese deseo ni lo que ha conseguido descubrir hasta que su nieta Cassandra recibe una herencia sorprendente, y con unas mínimas pistas empieza a tirar de un hilo que le llevará pregunta tras pregunta y respuesta tras respuesta a cumplir con la responsabilidad de resolver un misterio que empezó un siglo atrás. Ella que también es una superviviente y una víctima de las circunstancias, regresará al pasado para crearse un futuro.
Tan sencillo como una niña que llega a un puerto, una maleta blanca y un libro de cuentos de hadas son el inicio de una magnífica novela, perfectamente narrada, donde a pesar de ir combinando el hoy y el ayer no te pierdes, que tiene su punto de intriga para mantener la atención y las ganas de saber más, que incluye un secreto familiar que ansías conocer, y que con el poder de unas historias mágicas es capaz de curar las heridas internas de los personajes, mientras un bello y mágico jardín los envuelve.

Hay una pequeñísima parte del libro que me ha llamado especialmente la atención y es cuando hace referencia a unas esculturas de Miguel Ángel en Florencia. Nos cuenta que es una magnífica oportunidad ver un trabajo en sus primeras fases, porque dice mucho más sobre un artista que el trabajo terminado. Y es algo muy cierto, en las dos ocasiones que he podido visitar la Academia en Florencia, siempre me han sorprendido y cautivado las esculturas inacabadas de este gran artista del Renacimiento, la sensación es que las figuras van a salirse del mármol, como si estuviesen cobrando vida. Casi he pasado más tiempo contemplándolas y admirándolas que posteriormente viendo la grandiosa escultura del David.

Algunas frases del libro:

“Hay tantas cosas en la vida que cambian con el tiempo.”

“La memoria era así de caprichosa respecto a qué cosas se recordaban y cuáles no.”

“Se había visto acosada por extraños sueños, de esos que persisten al despertar pero que se escabullen de la memoria cuando intentas atraparlos.”

“Había tantos mundos esperando más allá del horizonte... África, India, Arabia, las Antípodas, y en lugares tan lejanos descubriría nuevas historias, cuentos mágicos de tiempos pasados.”

“Qué delicia era tener un lugar propio, todo un jardín en el cual poder Ser.”

“La vida sería mucho más sencilla si fuera como un cuento de hadas.”

“Necesitas de los recuerdos para mantener vivas las cosas del pasado.”

“Era extraño el poder de un pequeño bebé para devolver la vida a un lugar.”

Contraportada:

Una niña desaparecida en el siglo XX...

En vísperas de la Primera Guerra Mundial, una niña es abandonada en un barco destino a Australia. Una misteriosa mujer llamada la Autora ha prometido cuidar de ella, pero la Autora desaparece sin dejar rastro.

Un terrible secreto sale a la luz...

En la noche de su veintiún cumpleaños, Nell O’Connor descubre que es adoptada, lo que cambiará su vida para siempre. Décadas más tarde, se embarca en la búsqueda de la verdad de sus antepasados, que la lleva a la ventosa costa de Cornualles.

Una misteriosa herencia que llega en el siglo XXI...


A la muerte de Nell, su nieta Casandra recibe una inesperada herencia: una cabaña y su olvidado jardín en las tierras de Cornualles, que es conocido por la gente por los secretos que esconde. Aquí es donde Casandra descubrirá finalmente la verdad sobre la familia y resolverá el misterio, que se remonta un siglo, de una niña desparecida.


Traducción de Carlos Schroeder