Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 27 de diciembre de 2012

EL ABUELO QUE SALTÓ POR LA VENTANA Y SE LARGÓ de Jonas Jonasson


Allan Karlsson es un anciano que ha visto mucho mundo y ha vivido innumerables experiencias a lo largo de su extensa vida, nacido en Suecia en 1905, el día que cumple 100 años decide fugarse por una ventana de la residencia en la que vive porque quiere dejar atrás su vida anterior. A partir de ese instante una larga lista de sucesos marcarán un nuevo cambio en su existencia.
Tras el encuentro fortuito con una maleta empezará una aventura en la que Allan no estará solo, se verá acompañado por un ladrón de tres al cuarto, un vendedor de salchichas y una mujer con una mascota un tanto diferente. Entre todos conseguirán que Aronsson, un policía solitario, encadene una serie de indicios que den fuerza al caso que está investigando, y mantengan en vilo a medio país.
Para este abuelo tan peculiar una frase de su padre “las cosas son como son y así seguirán siendo” define su filosofía de vida. Una vida caracterizada por la soledad. Siempre ha sido una persona con suerte, de las que tienen siete vidas. Que sabe lo que hace, sin haber dedicado tiempo a pensar las cosas antes de hacerlas. Y que le gustan las conversaciones normales, sin política ni religión. Su sueño es ir a algún lugar donde pueda tomar una copa de aguardiente sin tener que oír discursos políticos.
Alternando el presente, 2005, relatado día a día, con el pasado, desde 1905, en períodos de tiempo de varios años, conoceremos todas sus peripecias y los curiosos relatos de su vida, dejando pasmados a sus nuevos amigos y, por supuesto, a nosotros los lectores, con sus increíbles historias, esas que nos llevarán a viajar por medio mundo desde Suecia, España, EEUU, China, Himalaya, Irán, Rusia, Corea hasta Balí, y con referencias estrafalarias a personajes históricos por todos muy conocidos, dándonos una versión un tanto grotesca de parte de la historia del siglo XX.
Es un libro divertido, sorprendente, misterioso, difícil de predecir, con escenas buenísimas e inolvidables, donde Allan Karsson es todo un personaje, con una fuerte personalidad y una vida sencilla, que no ha cambiado nada desde su infancia y juventud, una figura que más de una vez me ha recordado a otro grandísimo personaje, esta vez de película, Forrest Gump, porque ciertas respuestas son su tipo.
La portada con esa fotografía y el título tan largo y especial son para no olvidar, pero su contenido con el relato de una vida de 100 años de un personaje al que le iría muy bien aquello de “vive y deja vivir”, y cada una de sus experiencias, a cual más rocambolesca y estrambótica, son los ingredientes esenciales para pasar un rato entretenido de lectura, que podría terminar con un “Colorín colorado, este cuento se ha acabado”. Y quién lo haya leído sabrá por qué.

Algunas frases del libro:

“Las cosas son como son y así seguirán siendo”.

“Allan pensó que, por lo visto, era un rasgo común en todos los líderes mundiales que quisieran invitarlo a comer en cuanto se sentían satisfechos por algo.”

“Porque si algo había aprendido Allan a lo largo de su vida era que la gente se empeñaba en pensar de una manera u otra.”

“Allan Karlsson no exigía gran cosa de la vida. Le bastaba una cama, comida suficiente, algo que hacer y, de vez en cuando, una copita de aguardiente. Si tenía eso, era capaz de soportarlo casi todo.”

“La armonía suprema se hallaba en una tumbona a la sombra de un parasol en un país de clima soleado y cálido donde te sirvieran bebidas de todo tipo.”

“Pero si pensamos en positivo seguro que todo se arreglará.”

“La vida había sido emocionante de principio a fin, pero no hay nada que dure para siempre, salvo, tal vez, la estupidez generalizada.”

Contraportada:



Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a la ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses, el único sitio donde es posible pasar desapercibido. Allí, mientras espera la llegada del primer bus, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Allan, sin pensarlo dos veces, se sube con la maleta, ignorante de que en el interior de ésta se apilan, ¡santo cielo!, millones de coronas de dudosa procedencia. Pero Allan Karlson no es un abuelo fácil de amilanar. A lo largo de su centenaria vida ha tenido un montón de experiencias de lo más singulares: desde inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, hasta amistades comprometedoras como la esposa de Mao, pasando por actividades de alto riesgo como ser agente de la CIA o ayudar a Oppenheimer a crear la bomba atómica. Sin embargo, esta vez, en su enésima aventura, cuando creía que con su jubilación había llegado la tranquilidad, está a punto de poner todo el país patas arriba.

Traducción de Sofía Pascual Pape



Al calor de los libros os desea Feliz Año Nuevo 2013


jueves, 20 de diciembre de 2012

LAS TRES REINAS DE ORIENTE de Teresa Duran


Ilustraciones de Lluís Farré

Este álbum ilustrado contiene la historia secreta de los reyes magos, y no es que eran andaluces como se comenta en las últimas noticias, sino que tiene que ver con sus esposas y el papel tan importante que desempeñaron para que cada día 6 de enero llegue a nuestros hogares “un juguete... ¡o más!”
Una versión diferente de una historia que tiene unos dos mil años, y que nunca hubiésemos imaginado que se podía narrar e ilustrar de una forma tan simpática y sorprendente.
Un libro adecuado para los más peques de la casa, y para los que lo somos de corazón.

Algunas frases del libro:

“Qué podéis hacer para que todos los niños y niñas del mundo, sean blancos, amarillos, negros, verdes o rojos, sepan que los queréis como si fueran hijos vuestros.”

Contraportada:

Una noche, una estrella señala un camino.
Tres reyes magos la siguen hacia Belén.
Cuando vuelven, sus esposas les piden una explicación:
¿Adónde han ido? ¿Qué han visto?
La respuesta de los tres reyes las sorprende un montón...


Gracias a la editorial La Galera por el envío de este libro



Al calor de los libros os desea ¡Feliz Navidad!



martes, 11 de diciembre de 2012

COSAS POR LAS QUE LLORAR CIEN VECES de Kou Nakamura

Tenía apuntada esta novela desde que leí una reseña en el blog Leer sin prisa, y su opinión más el título y que el autor es japonés, me han llevado a desear leerla. Además, en la contraportada la enmarca en la línea de títulos como "Un grito de amor desde el centro del mundo" de Kyoichi Katayama (reseña aquí), que fue mi primer contacto con la literatura japonesa, Por cierto ésta me gustó más, porque me llegaron más los sentimientos de los personajes.
“Cosas por las que llorar cien veces” es la historia de dos jóvenes, Fujii y Yoshimi, que comparten la ilusión de tener una vida juntos, en pareja. Pero a veces las cosas no salen como las pensamos y la vida da un giro inesperado.
El narrador es el propio Fujii y será quién nos transmita sus sensaciones, poniéndonos primero en antecedentes sobre su pasado y la relación tan especial con una perrita llamada Book, también sabremos como a su vez ésta conectaba con su moto, y como algunos acontecimientos marcan unos puntos y si trazamos una línea entre ellos es como se teje la historia de dos personas, su historia.
La primera parte del libro es complementaria de la segunda, aunque yo esperaba más tristeza desde el principio, seguramente por el título, y sin embargo prácticamente hasta el final no he sentido emoción, en realidad ha sido posteriormente, al terminarla, cuando he reflexionado sobre la situación que plantea, cuando me he puesto en el lugar de los personajes y me he hecho preguntas sobre como podría vivir una experiencia así.
En la novela es Fujii quien se plantea que si ha compartido con su pareja alegrías, penas y risas, por qué no pueden también compartir la enfermedad o incluso la muerte, por qué uno tiene que vivir más que el otro. Le ha tocado un momento difícil de vivir, donde tiene que sacar fuerzas para ayudar y apoyar, para compartir el tiempo, aunque el dolor sea profundo. Y aceptar lo que no se puede aceptar y continuar mirando el futuro.
Y aunque el título sea tan rotundo, y a la vez tan bello, Nakamura narra los hechos con suavidad y sencillez, dedicando más espacio a la descripción de las piezas del carburador de la moto que a las escenas más dolorosas, pero después aquel momento que compartieron Fujii y Yoshimi será muy especial, como muchos de los pequeños detalles que casi se pasan por alto pero que son parte esencial en su relación, o en la de cualquiera, porque esta pareja podría ser cualquiera en cualquier lugar del mundo.
Me ha llamado la atención la fecha escogida para empezar a vivir juntos, el 7 de julio, que explica en nota a pie de página que ese día en Japón se celebra Tanabata, la festividad de las estrellas Vega y Altair, que representan a dos enamorados que sólo pueden cruzar la Vía Láctea para encontrarse una vez al año. Además esta información está en la página 89. Comento esto porque  yo me casé el 7 de julio del 89. Deseo que sea la única casualidad de mi vida con este libro.
Volviendo a mi opinión sobre esta novela, esperaba más, me ha dejado un poco fría, no he sentido tristeza ni pena, ya he comentado que por el título y la comparación con “Un grito de amor desde el centro del mundo” había imaginado otra historia que me hubiese hecho sentir emociones.

Algunas frases del libro:

“Lo que el maestro le ha enseñado, el discípulo debe explicárselo a su pareja.”

“Aceptar, eso era lo importante. Entendía la situación en la que se encontraba ella en ese momento y cómo avanzaría su tratamiento.”

“La única esperanza existente era la esperanza de ir hacia atrás.”

“¿Por qué tiene que existir la enfermedad y la muerte?”

Contraportada:

Book es una perrita sensible que su dueño encontró en la calle dentro de una caja de cartón delante de la biblioteca. Lo que más le gusta a Book es oír el sonido del motor de la moto de su joven amo. Cuando Book enferma, su amo vuelve a casa de sus padres para pasar con la perra los que tal vez sean sus últimos días. Pero Book se recupera, su dueño regresa a casa u decide pedirle  a su novia que se case con él. Ella le propone que hagan antes una prueba y vivan juntos durante un año. Pero esta vez será la chica la que caerá enferma, circunstancia que modificará completamente sus planes.


Traducido del japonés por Jordi Juste y Shizuko Ono

domingo, 2 de diciembre de 2012

EL ENREDO DE LA BOLSA Y LA VIDA de Eduardo Mendoza


Esta es una novela que si ya has leído a Eduardo Mendoza no te va a sorprender, porque su estilo satírico es característico. Pero si es la primera vez que lo lees, cuidado, tiene un humor particular. En la contraportada ya te indica que te puedes reír a carcajadas o por lo menos sonreír. Yo me he quedado en lo último, pero he pasado un rato entretenido de lectura que me ha servido para desconectar del día a día. Bueno más bien para sonreír sobre el día a día.
En este libro Eduardo Mendoza vuelve a recuperar al detective sin nombre de “El misterio de la cripta embrujada”, “El laberinto de las aceitunas” y “La aventura del tocador de señoras”, aunque no es necesario haberlos leído antes, pero si lo haces también genial porque son novelas que te harán pasar un buen rato.
El protagonista es un personaje peculiar, peluquero de señoras en una peluquería sin clientes, con un crédito de La Caixa que no puede pagar, que echa de menos las cosas buenas de la vida, que no tiene vocación de investigador ni de aventurero pero que a lo largo de su existencia se ha encontrado obligado a resolver misterios. Y que gracias a su atrevimiento, su tenacidad y sus habilidades ha conseguido solucionarlos. Sin embargo, no ha sabido desenvolverse en el terreno sentimental y siempre ha deseado una estabilidad laboral.
Los otros personajes todavía son más variopintos y extravagantes, entre ellos su equipo de ayudantes que son un conjunto de artistas callejeros que tienen en común el bolsillo vacío y que saben, o por lo menos intentan, buscarse la vida.
Del resto me ha parecido como más especial el abuelo Siau, un honorable anciano chino, observador y con oportunos comentarios.
Es una crítica satírica de la vida actual, ambientada en una Barcelona con sus estatuas vivientes, que trata temas como la crisis, el terrorismo internacional, los bazares chinos, los centros de meditación, la inmigración y hasta aparece una invitada especial del mundo político.
Una aventura que roza el absurdo parodiando la realidad, a medias entre la picaresca y el esperpento, donde su autor ha sido perspicaz y agudo hasta con el nombre de algunos personajes como: Rómulo el Guapo, Quesito, Pollo Morgan o Pashmarote Pancha. E incluso con el de los locales como: el bar del Gordo Sopla Gaitas, el restaurante Se vende Perro o el hotel la Tita Freda. Para que os hagáis una día de lo que os podéis encontrar entre sus páginas.

Algunas frases del libro:

“Antepasados y descendientes son importantes. Pasado y futuro. Sin pasado y futuro, todo es presente, y presente es fugaz.”

“La experiencia me ha enseñado que, en una investigación como la que yo estaba llevando a cabo, poco se consigue con la fuerza o con la audacia y mucho con la perseverancia.”

“Nada mitifica tanto como la ausencia.”

Contraportada:



Años después de dejar el sanatorio mental donde compartieron celda, Rómulo el Guapo le propone un golpe a nuestro protagonista. Su negativa y la misteriosa desaparición de Rómulo serán el arranque de un enredo para resolver un caso de repercusiones internacionales con la ayuda de un infalible equipo: la adolescente Quesito, el timador profesional Pollo Morgan, el africano albino Kiwijuli Kakawa, conocido como el Julio, la Moski, acordeonista callejera, el repartidor de pizza Manhelik y el señor Armengol, regente del restaurante “Se vende perro”.

Otro libros de este autor reseñado en este blog: "Tres vidas de santos" (enlace aquí)