Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 30 de diciembre de 2016

LA VÍSPERA DE CASI TODO de Víctor del Árbol

Premio Nadal 2016

Como de este autor ya leí “Un millón de gotas” (reseña aquí) y me pareció una buenísima historia, por como está construida, por los temas y por el estilo. Pensé que “La víspera de casi todo” lo mismo se quedaba corta. Pero no ha sido así, Víctor del Árbol lo ha vuelto a conseguir, ha escrito otra buena novela. En esta ocasión empieza narrando por separado las historias de los distintos personajes, pero según avanza el libro los hilos entretejen una red que va tomando cada vez más forma, creando una conexión entre ellos. Todos tienen un denominador común que es un pasado complicado, con experiencias muy duras, con la marca que dejan los traumas. Y que por mucho que intentan dejar atrás, olvidarlos, no pueden. A pesar de que han querido huir, alejarse, empezar de nuevo.
Ninguno de ellos, Germinal Ibarra, Eva Malher, Paola, Dolores, Mauricio, Daniel, Martina, tiene la función de hilo conductor, sin embargo, cada uno tiene su momento o momentos de protagonismo dentro de la novela, gracias a los giros que va introduciendo el autor, que van componiendo el puzzle.
La novela comienza con un prefacio que cuenta un terrible hecho que sucedió en el año 2007 en Málaga, y que marca la vida de Eva Malher y del policía Germinal Ibarra. A continuación los capítulos se alternan en fechas, que van hacia delante y hacia atrás, durante el verano del 2010. Combinando, a su vez, la ambientación en varios lugares, La Coruña, Costa da Morte y Barcelona, habiendo también situaciones que transcurren en Argentina. Y concluye con un epílogo que sucede tres años después.
Aunque pueda parecerlo, para nada es liosa esa alternancia de fechas y de espacios temporales. Las diferentes tramas están bien definidas, y el avanzar y retroceder, incluso con diferencia de días u horas, va generando mayor intriga a las mismas. Las cuales arrancan con la contundencia del asesinato de Amanda, y abordan temas tan complejos como los abusos infantiles, trastornos mentales, desapariciones, la dictadura Argentina, el amor, la muerte. Ahondando en casi todos, y pasando un poco por encima en otros, como el síndrome de Williams que padece Samuel, el hijo de Germinal. Lo mismo que los personajes secundarios, Carmela la mujer de Germinal, la Pecosa la mujer de Mauricio, que parecía que iban a tener más protagonismo.
La verdad es que cada personaje podría haber tenido su propia novela, porque las complejas vidas de cada uno de ellos dan para mucho, y ese peso es el que da fuerza al conjunto.

Algunas frases del libro:

“Hay lecciones que nunca se aprenden.”

“En realidad, no le gustaba hablar demasiado de nada. Era una persona de silencio.”

“Uno no quiere creer que detrás de una sonrisa bondadosa se esconde lo inconcebible.”

“A veces hay que mantenerse un tiempo alejado del mundo para poder permanecer en él.”

“Me dicen que hay que olvidar, como si se pudiera coger los sentimientos, estrujarlos y arrojarlos al mar.”

Contraportada o parte de la misma:
Germinal Ibarra es un policía desencantado al que persiguen los rumores y su propia conciencia. Hace tres años que decidió arrastrar su melancolía hasta una comisaría de La Coruña, donde pidió el traslado después de que la resolución del sonado caso del asesinato de la pequeña Amanda lo convirtiera en el héroe que él nunca quiso ser. Pero el refugio y el anonimato que Germinal creía haber conseguido queda truncado cuando una noche lo reclama una mujer ingresada en el hospital con contusiones que muestran una gran violencia.
Una misteriosa mujer llamada Paola que intenta huir de sus propios fantasmas ha aparecido hace tres meses en el lugar más recóndito de la costa gallega. Allí se instala como huésped en casa de Dolores, de alma sensible y torturada, que acaba acogiéndola sin demasiadas preguntas y la introduce en el círculo que alivia su soledad.


Nota: otro libro reseñado en este blog que trata el tema del síndrome de Williams es “El síndrome de Mozart” de Gonzalo Moure (reseña aquí)

@AlCalordeLibros

Os deseo un Feliz 2017 lleno de buenos momentos lectores.

jueves, 15 de diciembre de 2016

LA AMIGA ESTUPENDA de Elena Ferrante

Primer volumen de la tetralogía “Dos amigas”
Al principio de la novela hay una relación de los personajes que resulta de gran ayuda, por la variedad de familias, y por lo menos para mi me ha sido útil para situarme en algunos momentos.
En el prólogo conoceremos el hecho de que uno de los personajes, Lila, desaparece sin dejar rastro a sus 66 años. Es su hijo Rino quien da la voz de alarma, pidiendo ayuda a una amiga de su madre, Elena. Y ésta, que no sabe dónde está, tiene claro que Lila con su desaparición quiere borrar toda su vida.
Elena, a quien llaman Lenù, se da cuenta de que Lila no le dejó nada suyo, o, peor aún, no quiso conservar nada de ella. Por eso ahora se pone a escribir todo lo que recuerda, todo lo que queda grabado en su memoria. A partir de aquí se remonta a la infancia y adolescencia de estas dos amigas, desde el momento que se conocieron en la escuela de primaria. Por lo que me ha resultado curioso que Lenù reconstruya su niñez y su adolescencia, y la de Lila, recordando tantos detalles de aquellas vivencias. Puesto que lo hace a los 66 años. Tal vez por este motivo describe los hechos y las situaciones como si sus protagonistas tuvieran más edad, porque sino a mi no me cuadra mucho ciertas actitudes, expresiones y pensamientos de niñas entre los 9 y 16 años.
Son los años 50 del siglo XX en Nápoles, por lo que hay alguna pequeña referencia a la situación política, y muchas al modo de vida de aquel entonces. Contempladas en el día a día de diversos personajes que conviven en el mismo barrio humilde. Resultándome significativo la biblioteca y las contadas alusiones a libros.
Al estar narrada por Lenù vamos a conocer bastante más sus sentimientos y emociones que los de su amiga, por este motivo mi sensación todo el tiempo ha sido que Lenù se siente dominada por Lila, todo lo relacionado con ella lo considera importante, cree que su amiga hace las cosas antes que ella y mejor, tiene miedo de perderse trozos de la vida de Lila, porque siente que entonces su vida podría perder intensidad e importancia. Y bajo este marco de “inferioridad” ambas irán adentrándose en la vida adulta, reflejando la historia los caminos que siguen cada una, y los altibajos en su relación, dejando las puertas abiertas a lo que podrá ir aconteciendo según crezcan.
Para mi el relato ha ido de menos a más, ganando en intensidad en la segunda parte. Entonces me he dado cuenta de que esconde aspectos que pasan algo desapercibidos, pero que contribuyen a la ambientación de la época, del lugar, y que van perfilando la personalidad de cada personaje.
Este libro, que ya he comentado al principio, forma parte de una tetralogía, cuya publicación ha ido acompañada del misterio de no saber realmente quién era su autora o autor, pues Elena Ferrante es un pseudónimo. Tal vez por ello su publicidad se ha visto aumentada a todos los niveles, y a mi me influyó para querer leerlos. Pero desde hace un par de meses se descubrió el anonimato. Sin embargo, he leído este primer volumen, y no descarto leer los siguientes, porque aunque no he sentido empatía con ninguna de las dos protagonistas, si es cierto que llegando hacia el final he sentido la curiosidad de saber que le ha llevado a Lila a borrar su rastro cuando ya es sexagenaria, y seguir conociendo por donde transcurren sus vidas y su amistad.

Algunas frases del libro:

“Si uno no lo intenta, no cambia nada.”

“Yo, Lila y yo, nosotras dos con esa capacidad que juntas – solo juntas – teníamos de tomar la masa de colores, de ruidos, de cosas y personas para contárnosla y darle fuerza.”

“Desde siempre, la diferencia entre tú y yo, es que a mí la gente me tiene miedo y a ti no.” Lila

Contraportada o parte de la misma:

Con “La amiga estupenda”, Elena Ferrante inaugura una tetralogía deslumbrante que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a Lenù y Lila, dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida en un entorno donde la astucia, antes que la inteligencia, es el ingrediente de todas las salsas.
La relación a menudo tempestuosa entre Lila y Lenù viene acompañada de un coro de voces que dan cuerpo a su historia y nos muestran la realidad de un barrio pobre, habitado por gente humilde que acata sin rechistar la ley del más fuerte, pero “La amiga estupenda” está lejos del realismo social: lo que aquí tenemos son unos personajes de carne y hueso, que nos intrigan y nos deslumbran por la fuerza y la urgencia de sus emociones.

Traducción de Celia Filipetto



viernes, 2 de diciembre de 2016

LAS VOCES DEL PAMANO de Jaume Cabré

Jaume Cabré narra grandes historias, y cuando terminas sus libros no puedes dejar de pensar en todo lo que ha querido transmitir. Pero la estructura que utiliza es un tanto confusa. Ya me ocurrió cuando leí “Yo confieso” (enlace aquí), que tuve que volver a empezar su lectura porque andaba perdida en la trama, resultándome al final una grandísima obra que no os tenéis que perder. Pero volviendo a esa personal estructura de sus novelas, lo que sucede es que no separa los espacios temporales ni los acontecimientos de cada personaje, por lo que hay que leer prestando atención para saber en todo momento de quien, cuando y que parte de la historia está hablando. Puede parecer lioso, pero es magnífico el resultado. Y es que ese desorden concluye con todas las piezas encajadas a la perfección. No sé si es porque, como ya he dicho, es el segundo libro que leo de este autor, pero esta vez según iba leyendo conseguía meterme tanto en el relato que no me resultaba siquiera extraño su peculiar estilo narrativo.
Uno de los hilos conductores es Tina, una maestra con una vida personal que se tambalea, por asuntos relacionados con su marido, con su hijo y con su salud. Estos temas contribuyen e influyen en el carácter y actitud de este personaje. Y estando en esos momentos de su vida llega a sus manos una carta del pasado, escrita por alguien llamado Oriol Fontelles, y se despierta su interés por sacar la verdad de esa persona, pues le subleva la mentira. Y todo lo que va averiguando, los relatos que le cuentan las gentes de Torena, se va convirtiendo en su propia piel.
Lógicamente otro hilo conductor es esa carta y, por tanto, el personaje que la escribió, Oriol Fontelles, un joven maestro, que llegó a la zona del Pallars (Pirineos) en la posguerra, con su mujer que estaba embarazada. Y tuvo que adaptarse a las circunstancias del momento, donde llevar una doble vida no era tarea fácil.
Entre ambos personajes han pasado sesenta años y hace de puente la figura de Elisenda Vilabrú, quien desde joven la marcó un grave suceso en su familia, y ha continuado su vida ejerciendo su poder en la comarca, en su familia y en quien la rodea.
Es el retrato de una época, de un pueblo donde todavía, a pesar de los años transcurridos, queda gente que tiene algunos hechos clavados en el alma. Pues desde la Guerra Civil hasta nuestros días, hubo historias de falangistas, de maquis, de vencedores y de vencidos, conviviendo bajo el peso de la política y de la religión. Personas a quienes les tocó aquello de que en la guerra todo vale. Y, como a veces, el único camino posible es no olvidar jamás, quedaron muchas heridas abiertas. Sucesos que como Ventura la vieja todavía tiene grabados a fuego en su memoria. Familias que han vivido con el odio, la venganza y el silencio. Encontramos una variedad de personajes, con diferentes perfiles, y cada uno con su papel bien definido. Como el alcalde Valentí Targa, falangista. O Joan Esplandiu, con el sobrenombre maqui de teniente Marcó. O las sucesivas generaciones de los Serrallac, quienes con su negocio de lápidas tienen su propia filosofía, por cierto, las conversaciones padre e hijo memorables. Y como curioso el personaje de doctor Zhivago Yuri Andréyevich.
Y con las voces del Pamano a lo lejos será Tina quien descubrirá a una persona que no fue como la gente pensaba que era, y que entre todos cambiaron su destino. No debe ser la muerte quien diga la última palabra, sino sus escritos serán la verdadera lápida. Y le preguntan: “¿Y a quién le puede interesar este asunto?” Y responde: “A la memoria. A su familia. A su hija. A mí.”

Algunas frases del libro:

“Es imposible ser feliz cuando te destrozan un sueño con un engaño, es que no sabes que los sueños no se pueden arreglar porque, cuando te los destrozan, es para siempre.”

“La mirada afilada de rencor acumulado de tanto callar tanto durante tanto tiempo.”

“En los cementerios está la historia de los pueblos, congelada.”

“Habrá un día en que el cielo será más azul, la humanidad sonreirá y no será delito grabar en las piedras el nombre verdadero de cada uno.”

“A nadie se le puede exigir lo que no puede cumplir.”

“¿Por qué se graba el pasado a fuego en la memoria?”

Contraportada o parte de la misma:

El azar hace que Tina, una pacífica maestra, encuentre, tras la pizarra de una escuela a punto de ser demolida de la zona del Pallars, en los Pirineos, una cajita con una larga carta que jamás llegó a su destinatario. En ella Oriol Fontelles, un joven maestro destinado al pueblo sesenta años atrás, describe su llegada al valle en plena posguerra, los esfuerzos por no desentonar en el papel que le asigna el alcalde, el falangista Valentí Targa, y su fascinación por la mujer que maneja a éste y controla el pueblo, Elisenda Vilabrú. Poco a poco, a través de esa carta enviada desde el pasado, se irán desvelando las piezas de una historia de maquis, falangistas y héroes anónimos, en vuelta en la bruma del olvido y la tergiversación, que se mezcla con los vuelcos de la vida de la propia Tina.

Traducción de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera

Nota: Este libro tuvo su ruta literaria en el programa Página Dos (enlace aquí). También hay una miniserie que se rodó para la TV3