Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 9 de noviembre de 2016

MISERICORDIA de Benito Pérez Galdós

Reconozco que si no me hubieran regalado este libro no lo hubiera leído, pues es de un género que no suelo leer, ya que desde hace tiempo tengo un tanto abandonados a los autores clásicos. Sin embargo este reencuentro ha sido positivo, pues ha sido atractivo remontarme a finales del siglo XIX, con esta novela escrita en 1897, por lo que Pérez Galdós reflejó la época en que vivió. Con escenas muy realistas, acompañadas de muy buenas descripciones de los lugares y de los personajes. Siendo destacable el lenguaje utilizado, que muestra la riqueza y variedad de la lengua castellana, y las diferentes expresiones que usan unos y otros personajes según su estatus.
Además este libro es una edición especial del año 2013 por el III centenario de la Real Academia Española, e incluye una introducción de Antonio Muñoz Molina y de Gonzalo Sobejano. Más una amplia bibliografía y un extenso glosario.
La historia que relata se centra en Benina, una mujer de gran temple y caridad, que junto a otros personajes nos muestran la vida de la clase media venida a menos, y de las clases más humildes. Con las peripecias y artimañas que tienen que hacer para sobrevivir en el Madrid de finales del siglo XIX. Unos mendigando para tener algún respiro dentro su miseria. Y otros más preocupados por salvar las apariencias. Así se muestran situaciones de marginación social junto a otras que ridiculizan a ciertos sectores de la sociedad. Realizando una crítica y denuncia social que bien podría ser atemporal.
Un libro que he leído tranquilamente, en parte porque he estado un poco liada, y por otro lado porque no es un relato de los que no puedas parar de leer, su contenido es interesante, y refleja de manera realista una época, pero como llevo una temporada leyendo libros de intriga, en esta ocasión las sensaciones han sido muy diferentes.

Algunas frases del libro:

“Pues la suerte, ya se sabe, no viene nunca por donde lógicamente se la espera, sino por curvas y vericuetos increíbles.”

“Ya no se apartó de su mente la idea de que el benéfico sacerdote alcarreño no era invención suya, de que todo lo que soñamos tiene su existencia propia, y de que las mentiras entrañan verdades.”

Contraportada o parte de la misma:

Narra la historia de Benina, mujer de una humanidad admirable que sirve en una casa de la burguesía madrileña en decadencia y se ve obligada a mendigar para ayudar económicamente a sus amos. El orgullo y la importancia de las apariencias que caracterizan a estos contrastan con la bondad de Benina, condenada a sobrevivir en un entorno hostil sin perder ni un solo instante su dignidad.