Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 14 de septiembre de 2016

EL CUMPLEAÑOS SECRETO de Kate Morton

Es el tercer libro que leo de Kate Morton, me salté el primero “La casa Riverton”, la descubrí con el segundo “El jardín olvidado” (reseña aquí), me gustó tanto su estilo narrativo que seguí con el tercero “Las horas distantes” (reseña aquí), y ahora acabo de disfrutar la lectura de su cuarto libro “El cumpleaños secreto”, aunque ya tiene publicado un quinto “El último adiós”.
En todos tiene una característica, que ya la identifica, y es la forma de estructurar sus novelas con diferentes espacios temporales. Esa forma de combinarlos hace que al leer sus libros casi no puedas parar hasta llegar al final, porque cada salto en el tiempo te deja con ganas de continuar, y avanzas la lectura devorando los capítulos.
En esta novela las tramas transcurren en los años 30, los 50 y el presente. Ambientada en la Inglaterra rural y el Londres de la Segunda Guerra Mundial, con una breve referencia a Australia.
Laurel es una reconocida actriz en el año 2011, pero ha vivido desde 1959, cuando tenía 16 años, con la imagen de una escena protagonizada por su madre, y en la que estaba presente su hermano pequeño Gerry de 2 años. Este suceso del que fue testigo la ha acompañado siempre. Ahora, cuando su madre, Dorothy, está muy enferma, se reúne con sus hermanos, Rose, Iris, Daphne y Gerald (Gerry), para cuidarla. Así es como descubre una fotografía entre las páginas de un libro, es una instantánea de 1941 en la que aparece Dorothy con otra joven llamada Vivien. Y como nunca oyó hablar de ella se plantea ¿Quién fue Dorothy antes de ser su madre? Y quiere conocer el pasado desconocido de su madre y, por tanto, averiguar que ocurrió aquel fatídico día de 1959. Iniciando una investigación para resolver ese importante misterio familiar.
En esta historia encontramos misterios, secretos, teatro, farsa, asesinato, amor, drama familiar, traición, reconciliación. Que componen la trama y subtramas en las que la autora va deshaciendo nudos hasta llegar al final. Y cuando parece que todo cuadra aún sorprende encajando una nueva pieza del puzzle.

Algunas frases del libro:

“Ir a cualquier lado, en realidad, con tal de no estar ahí.”

“No hay paisaje más vivido que el de la infancia. No importaba dónde se encontrase o qué aspecto tuviese, esas imágenes y esos sonidos quedaban grabados de forma diferente a los posteriores. Pasaban a formar parte de la persona, ineludibles.”

“Tal vez todos los niños cayesen presos, de un modo u otro, del pasado de sus padres.”

Contraportada o parte de la misma:

1959
En un caluroso día de verano, mientras su familia se va de picnic al arroyo de su granja en Suffolk, la adolescente Laurel se esconde en la casa del árbol de su infancia fantaseando con un muchacho llamado Billy, una huida a Londres y un futuro grandioso que aguarda con impaciencia. Sin embargo, antes de que esa tarde idílica toque a su fin, Laurel presenciará un crimen aterrador que lo cambiará todo.
2011
Siendo ya una actriz célebre, Laurel se ve abrumada por las sombras de su pasado. Acechada por los recuerdos y el misterio de lo que vio ese día, vuelve al hogar familiar y comienza a desenmarañar cada rincón de su memoria en busca de aquella historia. Una historia de tres desconocidos procedentes de mundos muy diferentes – Dorothy, Vivien y Jimmy – que coinciden en el Londres de los años de la Segunda Guerra Mundial y cuyas vidas quedarán unidas de forma funesta e inexorable.

Traducción de Máximo Sáez




lunes, 12 de septiembre de 2016

LA SEÑORA REALLY Y OTROS SUEÑOS POR SOÑAR de Lola Millás

Este libro me hubiera pasado desapercibido si no llega a ser porque hace unos años leí una reseña en un blog, así que lo apunté en mi libreta de posibles futuras lecturas, y este verano lo encontré en la Biblioteca del Mar (biblioplaya).
Me ha resultado una lectura agradable, pues la relación que establecen las dos vecinas tiene algo especial.
La señora Really, de casi 70 años, vive sola, y se trasladó a ese edificio para estar rodeada de gente más joven. Su vida es un mosaico confeccionado con retales recogidos de aquí y de allá, le gusta relacionarse, mezclarse con la gente, dar consejos. Dice que las prisas son de las pocas cosas que se curan con la edad. Que hay que extraer en cada momento lo que sea de interés. Y no tener miedo a lo desconocido.
Está narrado en primera persona por Dora, una mujer joven, casada con Ernesto. Y la señora Really es su vecina de abajo. Establece una vida paralela con ella, pues la ayuda a encontrarse a sí misma, le da seguridad, le transmite paz, intercambian opiniones... Coincidiendo con cambios laborales y cambios personales. De esta amistad aprende a ver las cosas a través de los ojos de Filomena Really, ella es el reflejo de la vida.
Intercalados en el libro hay 16 relatos que se cuentan entre ellas, por un juego que acuerdan. Estos no me han gustado tanto. He preferido la historia de estas mujeres, cómo se refugian una en la otra, y se ayudan. Resulta bella su amistad. Aunque me ha producido tristeza sus situaciones personales, ya que Filomena tiene hijos pero están lejos, y Dora tiene padres pero están distanciados.

Algunas frases del libro:

“Todos necesitamos hablar y, a veces, lo hacemos en los lugares y con las personas que menos habríamos llegado a imaginar.”

“A veces uno se pierde cosas en la vida por mirarse demasiado el ombligo.”

“A fin de cuentas, la vida sólo es un rato..., creo habértelo dicho antes, digamos que un rato largo fragmentado en momentos, capítulos o frases, fotogramas y secuencias porque la vida, al igual que los sueños, es como una película donde se hilvanan los retazos de la historia de cada individuo.”

Contraportada o parte de la misma:

Dos vecinas que se cruzan por un incidente doméstico inician un curioso juego: reciclar el tiempo. Deciden contarse recuerdos propios y ajenos, rastrear el pasado para rescatar las pequeñas historias olvidadas en sus pliegues. Las reglas del juego contemplan la invención, los sueños y los viajes.
La señora Really y Dora aprenden a entretejer sus relatos hasta formar el telar de su historia, la que hubieran querido vivir. Y la que les ha hecho olvidar el tiempo que las separa y la prisa del exterior.




jueves, 8 de septiembre de 2016

LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE de Rosa Montero

Es un libro difícil de clasificar, en cuanto a qué género pertenece, pues sin llegar a ser una novela, su narración es tan amena que podría serlo. También podría ser una biografía sobre Marie Curie, pues aporta muchos datos sobre su vida y, además, bien documentados, pero no sólo habla de ella, incluye algunos aspectos autobiográficos de la autora. Y como complemento incluye algunas fotografías que ilustran el texto. Convirtiendo el conjunto en una interesante historia novelada sobre estas mujeres.
Aparte habla de varios temas, por supuesto uno es la ciencia, los descubrimientos de Física que lograron Marie Curie y su marido Pierre, las dificultades por las que pasaron, y la recompensa del Premio Nobel de Física en 1903. La continuidad de Marie, una vez viuda, en sus investigaciones y su Premio Nobel de Química en 1911. Y más tarde el Premio Nobel de Química en 1935 para la hija de ambos Irène Joliot-Curie.
Pero este tema de la ciencia lleva a otro que es la dificultad de la mujer para ser tratada igual que a los hombres. Pues en una sociedad machista, la discriminación y las injusticias están a la orden del día. Y Marie Curie tuvo que pelear mucho para conseguir llegar a su lugar, al reconocimiento de sus méritos. Fue científica, madre, y una luchadora constante, y aquí la autora aporta un dato que me ha llamado la atención, ¿tuvo un trastorno alimentario? ¿anorexia? Pues cuenta que estaba muy delgada, comía poco y mal, y hacía mucha actividad física. Desde luego entra en las características de esta enfermedad y, además, podemos sumar su inteligencia. Y, sin embargo, teniendo tanto en contra, su vida dio para mucho.
Y parte de esa vida fue el duelo por la muerte de su marido Pierre, recogiéndose en este libro un breve diario que escribió en ese momento. Y aquí es donde Rosa Montero comparte ese momento personal, pues pasó el duelo por la muerte de su marido Pablo. Así se pone en la piel del personaje, pues también sintió dolor, sufrimiento y pena, esos sentimientos que te impiden hablar, que te arrancan la palabra. Pero aunque uno no se recupera de una pérdida, por lo menos se reinventa.

Algunas frases del libro:

“Los libros nacen de un germen ínfimo, un huevecillo minúsculo, una frase, una imagen, una intuición; y crecen como zigotos, orgánicamente, célula a célula, diferenciándose en tejidos y estructuras cada vez más complejas, hasta llegar a convertirse en una criatura completa y a menudo inesperada.”

“A veces tengo la sensación de que uno se mueve en la vida dando siempre vueltas por los mismos lugares, como en un desconcertante Juego de la Oca.”

“Cuando morimos nos llevamos un pedazo del mundo.”

Contraportada o parte de la misma:

Al hilo de la extraordinaria trayectoria de Curie, reflejada aquí en sus aspectos más desconocidos, Rosa Montero construye una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, el análisis de nuestra época y la evocación íntima; habla de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la ciencia y de la ignorancia, de la fuerza salvadora de la literatura y de la sabiduría de quienes aprenden a vivir con plenitud y con ligereza.




lunes, 5 de septiembre de 2016

DORA BRUDER de Patrick Modiano

Premio Nobel de Literatura 2014

Sólo había leído un libro de Patrick Modiano, “En el café de la juventud perdida” (reseña aquí), al que llegué por recomendación de otro blog, y aunque me resultó algo desconcertante, su conjunto me animó a querer leer alguna de sus otras obras, pues tiene un estilo propio. También posteriormente le concedieron el Premio Nobel de Literatura 2014 y es un incentivo más para acercarse a sus escritos.
“Dora Bruder” es un libro necesario. Pues simboliza a todos los judíos deportados en los años de la ocupación alemana de París. Esta familia es una de las muchas que fueron casi anónimas, que apenas dejaron huella tras de sí, y que sus vidas han acabado siendo ignoradas, por lo que en este caso se recupera la memoria de aquellas familias que murieron al completo, ya que ningún descendiente podrá hacerlo.
La historia surge de un hecho real, pues el propio Modiano se encontró en los años 90 con un anuncio publicado en 1941 en el periódico Paris-Soir. Por tanto el autor se convierte en narrador. Y empieza a indagar lo que le sucedió a Dora Bruder, una adolescente de 15 años que desapareció entonces, y sus padres publicaron un anuncio en la prensa. Muestra la paciencia del investigador, buscando datos, atando cabos, reconstruyendo la vida de esta persona y de sus padres, Ernest y Cécile, averiguando datos de su pasado y de aquel presente.
Además, parte de su interés está en que él vivió en ese barrio de París en los años 60, y las calles, los lugares, por dónde Dora pasó, también han sido escenario de su vida, lo que le proporciona un acercamiento con ella. Y es que las casualidades y las coincidencias se le van cruzando en su camino de reconstrucción de lo que le sucedió a Dora. Así es como relaciona una brevísima historia personal de cuando estuvo buscando a su padre en un hospital, un suceso que me ha dejado con la boca abierta. También recuerda la parte de la novela de Víctor Hugo “Los miserables” donde habla del convento de las calle Picpus. Y en esa relación de recuerdos. rememora a algunos escritores que murieron en aquellos años de guerra: Friedo Lampe, Felix Hartlaub, Roger Gilbert-Lecomte. Así como recopila datos e informaciones de otras personas que también fueron detenidas, deportadas y enviadas a campos.
Y es que en los años 1939, 1940... muchas personas fueron convocadas, internadas, clasificadas en grupos, tratadas como sospechosas o no sospechosas, nombradas como prestatarios extranjeros, llevadas al velódromo de invierno y posteriormente trasladadas en convoy a campos, como Dracy o Tourelles.
Vivían sujetos a una amenaza que se cernía. Conviviendo en un clima opresivo. Tenían el mundo en contra y no sabían por qué. Todo era hostil. Pero así fue la ocupación alemana de París. Con unos funcionarios de la policía que firmaban por simple rutina los documentos, donde se designaba el lugar donde enviaban a la gente como “Albergue. Residencia vigilada”. Y desde entonces se corrió un velo, y ahora la zona que rodea el cuartel de Tourelles es una zona de vacío y de olvido. Nadie se acuerda. Cómo pasa con el velódromo de invierno (ver aquí reseña de “La llave de Sarah”). Por lo que esta historia sobre Dora Bruder escrita por Patrick Modiano es especialmente importante para la memoria histórica.

Algunas frases del libro:

“Lleva tiempo conseguir que salga a la luz lo que ha sido borrado.”

“Dicen que los lugares conservan por lo menos cierta huella de las personas que los han habitado.”

“Algunas noches la ciudad de ayer se me aparece con reflejos furtivos detrás de la de hoy.”

“Existen casualidades, encuentros y coincidencias que se ignorarán siempre...”

Contraportada o parte de la misma:

El 31 de diciembre de 1941, en el periódico Paris-Soir, apareció un anuncio dramático: unos padres buscaban a su hija, de 15 años, que se había fugado de un colegio de monjas. Nueve meses más tarde, el nombre de la muchacha aparece en una lista de deportados al campo de exterminio de Auschwitz. Al filo de estas dos desapariciones sucesivas conocemos el destino de todo un pueblo, de toda Francia y de toda Europa, en un momento de dolor y violencia, en el que la pureza resalta sobre un fondo de destrucción. Pero el tema del libro no es sólo la vida de Dora Bruder, sino la búsqueda del propio autor que trata de reconstruir aquella biografía borrada.

Traducción del francés por Marina Pino