Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 25 de junio de 2015

BUENOS DÍAS, TRISTEZA de Françoise Sagan

Lo que se cuenta en esta corta novela podría ser atemporal, sobre todo, la rebeldía de una adolescente de 17 años, Cécile. Quien tiene complicidad con su padre de 40 años, viudo desde los 25. Éste mantiene en este momento una relación con una mujer más joven. Además, la llegada de una amiga de la familia trastoca el alegre verano.
Pero, antes que nada, conviene situarse, pues este libro lo escribió con 19 años Françoise Sagan (aunque su verdadero apellido era Quoirez), en el año 1954, transcurriendo en esa década. Por lo que en aquella época resultó provocativo el comportamiento liberal de la protagonista, sobre todo, por su relación amorosa con Cyril, un joven de 20 años. Lo mismo que es llamativo que al personaje del padre, Raymond de 40 años, lo presenten como alguien que empieza a estar en la decadencia de su vida “otoñal seductor”. Por lo que ambas situaciones no me han resultado tan atemporales, pero si el resto, todo lo relacionado con las reacciones típicas de la adolescencia y juventud, algunas un tanto extremas.
Narrada en primera persona por Cécile, quien aparece como rebelde, difícil, frívola, sensual, provocadora y egoísta. Ella relata lo que ocurrió aquel verano, que pasó en la Costa Azul, y que empezó con cierta despreocupación y desorden hasta que vio peligrar su libertad. Junto a su padre, representado como vividor y mujeriego. Con Elsa, la joven amante de su padre. Con Anne, una amiga de la madre, quien aporta normas y responsabilidad a esa vida un tanto inestable de Raymond y Cécile. Y con Cyril, su lío de vacaciones. Un verano que no resultará como pensaba, donde los celos y los caprichos de una niña malcriada, llegarán a consecuencias insospechadas.
Hace bastantes años vi la película, entonces no sabía que estaba basada en este libro. Es de 1958, dirigida por Otto Preminger, y protagonizada por Jean Seberg, David Niven y Deborah Kerr. 
Tanto novela como película pueden ser una buena opción para una de estas tardes de verano, aunque no estés en la Riviera francesa.

Algunas frases del libro:

“Saboreaba el placer de mezclarme con la multitud, de beber, de estar con alguien que te mira a los ojos, te coge la mano y luego te lleva lejos de esa misma multitud.”

“La libertad de pensar, y de mal pensar y de pensar poco, la libertad de elegir yo misma mi vida, de elegirme a mí misma.”

“Teníamos el sol y el mar, la risa y el amor. ¿Volveríamos a vivirlos alguna vez como en aquel verano, con aquel esplendor, aquella intensidad que les conferían el miedo y los demás remordimientos...?”

Contraportada:
(hay un comentario de Fanny Rubio, también autora del prólogo de este libro)

Solapa:

Cécile, una deliciosa joven de 17 años, es la mejor camarada de su padre, un otoñal seductor. Mientras dilapida su tiempo y su dinero entre múltiples lujos, la existencia de esta singular pareja es tan grata como la del resto de ociosos de la Costa Azul. Pero, aunque no hay secretos entre ambos, aunque uno y otro intercambian pareceres sobre sus respectivas conquistas amorosas, la tristeza puede surgir inesperadamente.

Traducción de Javier Albiñana



viernes, 19 de junio de 2015

MADRE SOLO HAY UNA Y AQUÍ ESTÁN TODAS de Raquel Díaz Reguera

Un libro ilustrado que la autora dedica a su madre y a la de cada persona, porque madre sólo hay una, la nuestra. Pero aquí vamos a encontrar treinta tipos, con nombres que las definen perfectamente, como la Madre Nadasetira, la Madre Protegepolluelos, la Madre Aventurera, la Madre Hacedora de celebraciones, etc. Y cuyas descripciones son tan reales y curiosas como la vida misma. Con el añadido de varias páginas especiales que complementan todo lo que representa una madre. La verdad es que creo que no se ha dejado ni una, pues incluye hasta a la Madre Suegra y, por supuesto, a la Madre Primeriza. Bueno, tal vez, ha faltado otro tipo porque aunque si ha puesto la Madre de Trillizos-o-más, ¿qué pasa con las que hemos tenido mellizos?
Las ilustraciones son una parte esencial, están realizadas por la propia autora, e incluyen hasta el más mínimo detalle, para que veamos cómo es esa Madre Remedios Caseros o esa Madre Paciencia o esa Madre Creativa o esa Madre Sargento ... porque cada una está muy bien definida.
En cada una hallarás rasgos de tu madre (y si tú lo eres, de ti misma),  porque una vida da para ser muchas categorías de madre, según el momento y las circunstancias, de ahí que la autora hable del término SUPERMADRE.
También en algún momento hace referencia a las abuelas, de las que ya habló en otro libro que tampoco hay que perderse, “Abuelas de la A a la Z” (reseña aquí).  Y, como en aquel, página tras página irremediablemente te produce sonrisas y, a la vez, te trae nostalgia.
Te recomiendo este álbum ilustrado para disfrutarlo individualmente, pues te abrirá tu caja de recuerdos. O para compartirlo, ya sea con tus hijos, y que te cuenten cómo te ven, lo que puede provocar momentos divertidos (mis hijas lo trajeron de la biblioteca y pasamos una tarde de lo más entretenida). Ya sea con tu madre, lo que puede originar momentos inolvidables. 

Algunas frases del libro:

“La primera persona que nos acompañó en nuestro primer sueño.”

“Podrían impartir másters de economía sin necesidad de tener datos de la Bolsa de Nueva York, ni de los mercados financieros, ni de la prima de riesgo. Para bolsa, la del supermercado; para mercado, el de la plaza, y para primas, las suyas, con las que habla de los riesgos reales del día a día de las madres, que no son pocos.”

Contraportada:

Ellas son quienes velan nuestros sueños. Ellas son quienes recuerdan que nos gustan las mandarinas y odiamos el color marrón. Ellas son las que discretamente o a voz en grito nos ha enseñado lo bueno y lo malo, lo bonito y lo feo, lo correcto y lo incorrecto. Ellas son, sin duda, quienes nos han ayudado a modelar la persona que ahora somos.
Para ellas, que nunca les ha faltado sentido del humor ni una sonrisa en los labios está escrito este libro, porque sin ellas, sin nuestras madres, quien sabe cuántas historias se hubieran quedado en el tintero.

@AlCalordeLibros

jueves, 11 de junio de 2015

LA LLAMA DE LA SABIDURÍA de Juan Francisco Ferrándiz

Esta novela, por una parte, me ha redescubierto una ciudad que creía conocer, pues vivo en ella, haciéndome viajar a la Valencia de finales del siglo XV, lo que me ha supuesto mirar con otros ojos unas calles por la que a veces camino (Caballeros, dels Juristes, del Mar, Corona, de la Corretgeria, plaza del Mercado). Unos edificios por los que en ocasiones paso por su lado sin apreciar su antigüedad y la historia que recoge su interior (la Lonja, la iglesia de Santa Catalina, la Catedral, el Micalet, el Portal de Serrans, el Portal de Valldigna, el Convento de Santo Domingo, el real monasterio de la Santísima Trinidad). Un antiguo cauce del río Turia que ya no lleva agua (pero que conserva el nombre de algunos de sus puentes, aunque se hayan reconstruido posteriormente por las muchas avenidas, como el de la Trinitat, del Mar, del Real). Me ha mostrado el retrato de una ciudad que siglo tras siglo ha ido transformándose. También me han resultado cercanos los nombres de algunos personajes que sí existieron, como Pere Comte, Luis de Santángel, sor Isabel de Villena, Lluís Alcanyís, Bernat Fenollar, Ausiàs March, Arnau de Vilanova, porque han sido parte de la historia de Valencia. Así cómo también he sentido proximidad cuando se ha hecho referencia a la Orden de Nuestra Señora de Montesa o a las islas Columbretes. No me ha importado encontrar palabras sueltas en valenciano, diferenciadas de las demás por estar en letra cursiva. Y es que todo lo anterior de una manera u otra continua estando presente en la ciudad que vivo.
Por otra parte, y quizás lo más importante de esta novela, es el homenaje a las mujeres, a aquellas que dejaron su impronta en la historia y adelantadas a su tiempo lucharon por no ceder a otros las riendas de sus vidas. Aquellas que por cambiar el papel que tenían asignado de casarse y llevar una casa, fueron precursoras en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. Siendo una de ellas la protagonista de este libro, Irene Bellvent de 19 años, quién en diciembre de 1486 regresó a Valencia para tomar el relevo de sus padres en el Hospital En Sorell, encontrándose con un largo y difícil recorrido por delante, pero siempre intentando no desfallecer ni en la mayor desesperación. Apoyada por un legado muy especial de su madre, Elena de Mistra, que como buena representante del antiguo mundo griego tiene mucho que ver con las academias, los debates sobre cuestiones de filosofía e historia, los pensamientos, la libertad y las mentes abiertas.
El libro está dividido en 7 partes, cada una empieza con una hoja escrita en letra cursiva, que son 7 lectionis que pueden guiar a través del laberinto, entre esos dos caminos que son la mujer tradicional o la mujer emprendedora. Después hay una trama que incluye secretos, intriga, romance, aventuras, venganza, con giros inesperados, pues el destino siempre trae sorpresas. También hay personajes misteriosos, con pasados ocultos y amenazas que no se sabe muy bien su naturaleza. Entre otros juegan su papel Andreu Bellvent, bachiller y spitaler; Peregrina de Morella, partera y física; Gostança de Monreale, una dama de negro enigmática; Tristán de Malivern, que siempre aparece en el momento oportuno; Nicolau Coblliure, abogado; su hija Caterina, que quiere ser abogada y está frustrada porque su padre no se lo permite; Hug Gallach, un tipo algo turbio; Eimerich, ávido de aprender.
En conjunto es una novela muy completa, con una buena ambientación histórica, tanto de lugares como de hechos, que tiene de atractivo la mezcla de personajes ficticios y reales. Su desarrollo es ágil, aunque algo acelerado hacia el final. Los temas son atrayentes, incluso los que están en segundo plano, como es la medicina. Incluye algunas frases adecuadas a la época, siglo XV, que están en latín, diferenciadas en letra cursiva, y que considero que hubiera sido útil su traducción en una nota a pie de página. Así cómo las palabras sueltas en valenciano, aunque éstas en concreto para mi no han supuesto problema. Y, sobre todo, me ha gustado como el autor ha tratado la reivindicación de la causa femenina, recordando que no existe un derecho natural que nos señale como inferiores.

Algunas frases del libro:

“Denostadas por arrastrar el estigma de Eva y rebajadas en los fueros y las leyes, esas mujeres anónimas encaraban la vida con fortaleza.”

“Aquellos extraños encuentros fugaces con desconocidos que eran capaces de transformarlo todo, señales que nunca debían desatenderse.”

“Valor para aceptar pasado y combatir futuro.”

Contraportada:

¿Tienen alma las mujeres?
Así es como todo empezó, con esta pregunta.
En la opulenta Valencia del siglo XV, una joven emprende su propia lucha para preservar el legado de sus padres: un hospital célebre por atender a los más desposeídos. Acosada por leyes injustas y por los poderes fácticos de la ciudad, pronto entenderá que se enfrenta a algo más peligroso que la incomprensión o la intolerancia.
Una sombra letal se pasea impune por la ciudad dispuesta a propagar la muerte entre quienes se atrevan a desafiarla, entre todos aquellos que conocen los verdaderos secretos del hospital y de la extraordinaria mujer que lo fundó.

Gracias a la Editorial Grijalbo por el envío de este libro.