Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 24 de diciembre de 2014

PRINCESAS olvidadas o desconocidas... de Philippe Lechermeier y Rébeca Dautremer

Este álbum ilustrado es una pequeña joya, y es que las ilustraciones de Rébeca Dautremer son maravillosas y llenas de detalles, vale la pena detenerse en cada una de ellas, observarlas y deleitarse. Junto al texto escrito por Philippe Lechermeier que no se queda atrás con las descripciones y frases ingeniosas de este mundo de Princesas, con el atractivo de las diferentes tipografías, no puedes perderte ni una letra.
Página tras página conoceremos desde el nacimiento de una princesa, el lenguaje internacional del abanico, los escudos y blasones, los animales, el bosque, los palacios y residencias, el jardín, la comida, hasta cómo se llega a ser reina, junto a una guía práctica sobre princesas, más la presentación una a una de varias de ellas, a cual más curiosa y con nombres significativos, hasta ahora eran desconocidas u olvidadas, pero desde este momento inolvidables.
Difícil destacar algunas, pues cada una tiene algo atractivo, misterioso o diferente, sin embargo, me han hecho mucha gracia la Princesa Invisible, la Princesa Ana Al Fabeta y la Princesa Incompleta.
Todavía estás a tiempo de pedirlo a los Reyes Magos, porque en estas fechas especiales es maravilloso regalar o que te regalen libros.

Algunas frases del libro:

“Soñar es contarse historias que todavía no se conocen.”

“El azar es una historia de final desconocido.”

“Los secretos están encerrados y su único deseo es escapar.”

Contraportada:

En Princesas aparecen Cenicienta y algunas celebridades, pero sobre todo, hay princesas desconocidas, princesas injustamente olvidadas.
Esto no es todo.
En Princesas hay historias, anécdotas, secretos y retratos. Hay cosas que hacen reír, otras que dan miedo y algunas que hacen soñar.
Y esto no es todo.
En Princesas no sólo hay princesas. Hay también cofres, sombrillas y besos. Hay jardines, un príncipe y mariposas negras. Un planisferio y misterios.
Hay amor. Como siempre.
Pero no sólo hay eso.
Princesas habla de las princesas como no lo había hecho nadie jamás, las muestra como nadie las había visto antes.
Pero esto no es todo...

Traducción de P. Rozarena


Al calor de los libros os desea ¡Feliz Navidad!


viernes, 12 de diciembre de 2014

EL OTRO LADO de Lidia Ribera Muñoz

No suelo leer literatura de terror, la verdad es que soy bastante miedosa, sobre todo, con los fenómenos paranormales. Pero este libro me lo regaló una amiga que, a su vez, conoce a la autora, (hasta me ha escrito una dedicatoria), así que decidí que debía darle una oportunidad, y qué buena decisión, porque no me ha impresionado tanto como mi imaginación presagiaba, me ha resultado una lectura ágil y entre sus páginas junto a algunos espíritus también he encontrado intriga y romance. Así que además de abrirme la puerta al otro lado, también me ha abierto la puerta a este género literario.
Este libro es el primero de esta autora y, como muchos en su comienzo, lo ha autoeditado.
Ha escrito una historia ambientada en Canadá, centrándose, sobre todo, en un hospital y entre otros temas trata el estado de coma y la amnesia. Pero hay mucho más en esta aventura hacia el otro lado.
Uno de los personajes principales es Alissa, una enfermera, solitaria, positiva, vital, optimista, que se implica demasiado en su trabajo, preocupándose mucho de todos los pacientes, pero en especial de un joven desconocido que está en coma. Y aquí una de las cuestiones importantes ¿qué le sucede a alguien que está en coma? ¿puede escuchar? Dentro de su inconsciencia ¿puede ser consciente de lo que le está pasando?
El poder de la mente, ese mundo desconocido, nos dirige a otra realidad, que hace que lo que sucede escape a nuestro entendimiento y nos resulte inverosímil. Y es que, al igual que les pasa a los propios personajes de esta novela, hay que tener la mente abierta para creer en presencias extrañas, en el más allá o en la extracción corporal.
Leyendo este libro me han venido a la mente otros, por diferentes razones y en momentos precisos, “Si decido quedarme” (reseña aquí) y “Dos velas para el diablo” (reseña aquí), así como la serie “El internado”.
Me ha llamado la atención como la autora ha resuelto muy bien situaciones que podrían ser poco creíbles, lo ha hecho justificándolas en boca de los propios personajes. Como cuando el detective Ian Harper le pide ayuda a Alissa, y él mismo le dice que no es muy común pero que debe hacer una excepción. Y resulta llamativo porque en “El juego de Ripper” (reseña aquí) ocurre algo parecido (el inspector de policía le cuenta casi todos los detalles de la investigación a su hija adolescente), sin embargo, ahí se queda (creíble o no).
Aparte ha habido unos pequeños detalles que me han desconcertado un poco. El que en medio de un capítulo salta hacia atrás en el tiempo, para a continuación volver a la actualidad. El que en las primeras páginas utilice la letra cursiva para un personaje y después ya no. Y entre tantos doctores, enfermeras y celadores he echado de menos a los fisioterapeutas.
Quitando esos mínimos “peros”, el relato va de menos a más, aumentando la intriga, la curiosidad por lo desconocido y la incorporación hacia el final de nuevos personajes que le dan un giro sorprendente.

Algunas frases del libro:

“Es bueno saber que puedes contar con alguien.”

“El poder de la mente es inmenso.”

“No está bien creer sólo en lo que se ve.”

Contraportada:

Jake, un joven apasionado por las motos, sufre un accidente grave. Mientras está en coma, en una cama del hospital, recibe una visita nada casual que le ayudará a salir de su improvisada cárcel, su propio cuerpo. Pero... ¿qué pasa cuando uno tiene ese poder? ¿Podemos cambiar nuestra vida y la de los que se cruzan en ella? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias para uno mismo y los demás?

viernes, 5 de diciembre de 2014

MI VIDA QUERIDA de Alice Munro

Premio Nobel de Literatura 2013

Saber que el libro que está entre tus manos lo ha escrito una premio Nobel crea cierta presión, parece que por necesidad tenga que ser la mejor literatura, creando unas expectativas demasiado altas. Como consecuencia no se disfruta tanto de la lectura. Pero obviando esos hechos y dedicándole su tiempo (precisa leerse despacio) se pueden apreciar los detalles del estilo narrativo de Alice Munro, el cual he empezado a valorar tras unas cuantas páginas, dejándome con la sensación de que debería releerlos pasado un tiempo.
“Mi vida querida” está formado por diez relatos de temáticas variadas, en apariencia sencillos pero que sorprenden, pues están muy bien entrelazados los hechos dentro de cada historia y, además, tienen un rasgo común muy atractivo, y es que hasta casi el final de cada uno no sabes que personajes lo cerrarán. Me ha parecido magnífico ese modo de darle la vuelta a cada historia.
Más un finale con otros cuatro relatos, entre autobiográficos y ficticios, que nos acercan un poco más la personalidad de esta autora.
Destacan por encima de todo los grandes personajes, predominando los femeninos. También la cotidianeidad y las relaciones interpersonales. Transmitiendo sensibilidad y credibilidad.
De todos el que más me ha llegado ha sido “A la vista del lago” y los últimos, por esa parte autobiográfica.
Si te apetece acercarte a la obra de esta premio Nobel de Literatura no olvides la recomendación de leer con tranquilidad sus cuentos.

Algunas frases del libro (he escogido una de cada relato):
LLEGAR A JAPÓN. 
“Era poeta y en sus poemas había cosas que no eran ni mucho menos alegres o fáciles de explicar.”
AMUDSEN. 
“No puede haber olvidado lo que pasó, solo habrá arreglado la escena para guardarla en un armario, junto a otras sombras del pasado.”
IRSE DE MAVERLEY. 
“Qué manera de perder el tiempo, de desperdiciar la vida tenía la gente, todos a la rebatiña de emociones pasajeras sin prestar atención a las cosas que importaban de verdad.”
GRAVA. 
“Se aceptan las cosas y la tragedia desparece. O pesa menos, en cualquier caso, y de pronto descubres que estás en paz con el mundo.”
SANTUARIO. 
“El hogar de un hombre es su castillo.”
ORGULLO. 
“La vida es más dura para algunos, nos dicen. No es culpa suya, aunque los golpes sean puramente imaginativos. Quien los recibe o no los recibe, según el caso, los siente en lo más vivo.”
CORRIE. 
“Siempre hay una mañana en que uno se da cuenta de que todos los pájaros se han ido.”
TREN. 
“”¿Qué haces aquí? ¿Adónde vas? Una sensación de que te observan cosas de las que no sabías nada. De ser un intruso. De que la vida que te rodea llega a conclusiones sobre ti desde ángulos privilegiados que no puedes ver.”
A LA VISTA DEL LAGO.
“¿Usted nunca piensa que antes había explicaciones más lógicas de las cosas que ahora?”
DOLLY. 
“Irse cuando la cosa todavía va bien.”
(finale)
EL OJO.
“No hay nada en este mundo que deba darte miedo, solo hay que saber cuidarse.”
NOCHE. 
“A la gente se le ocurren ideas que preferirían no tener. Es algo que pasa en la vida.”
VOCES. 
“Por lo visto había gente valiente por naturaleza y gente que no lo era.”
VIDA QUERIDA. 
“Esto no es un cuento, tan solo es la vida.”

Contraportada:
¿Bastan un beso robado, un salto desde un tren en marcha, la sombra furtiva de una mujer, una borrachera de media tarde o las preguntas arriesgadas de una niña para conformar un mundo que tenga peso propio y cuente la vida entera? Si quien escribe es Alice Munro un simple adjetivo sirve para cruzar las fronteras de la anécdota y colocarnos en el lugar donde bullen los sentimientos y las emociones.
La gran autora canadiense nos sorprende de nuevo con “Mi vida querida”, una colección de cuentos en los que vemos a hombres y mujeres obligados a traficar con la duda, el dolor y la decepción sin más recursos que su humanidad.

Traducción de Eugenia Vázquez Nacarino