Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 22 de mayo de 2014

LA VIDA ERA ESO de Carmen Amoraga

Premio Nadal 2014

Considero que el duelo es un estado muy personal que cada uno lo pasamos de una manera, incluso la misma persona lo pasará cada vez de una forma (hablo por misma), tal vez similar pero no igual, pues depende de muchos aspectos externos y por supuesto internos, de la época, nuestra edad, las circunstancias, la relación, la situación personal en el mismo momento que sucede, etc.. Así que cuando leo una novela que trata el tema del duelo intento encontrar alguna empatía con el personaje que lo pasa, porque sé que así podré entender mejor lo que, en este caso, la escritora quiere transmitir. Y sí, alguna conexión he tenido, empezando porque hace nada una conocida mía ha enviudado y también tiene dos hijos pequeños, por lo que sin remediarlo le he puesto cara a Giuliana. Además, al haber tenido muertes cercanas me he visto reflejada en algunas actitudes, he reflexionado sobre otras y he recordado que las etapas del duelo, que en esta novela dividen los capítulos, y son Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación siempre las he pasado, a veces han sido etapas más largas y en otras ocasiones más cortas, visibles al exterior o sólo en mi interior, pero las he sufrido y sentido.
Es muchísimo mejor esta novela que otra que trata el mismo tema y que leí este año, “La alargada sombra del amor” de Mathias Malzieu (reseña aquí), prácticamente no se pueden ni comparar a pesar de que, digamos, la moraleja final sea que hay que seguir viviendo. En “La vida era eso” lo dice, pero habla de una manera más directa sobre que la pérdida está ahí, que hay que aprender a vivir la nueva situación aunque las ausencias duelan cada día más, también sobre los sentimientos de miedo, culpa, pena, tristeza y dolor, sobre las situaciones límite que te pone la vida, pero hay que ser sobreviviente y no víctima, seguir adelante, no olvidar el amor, la pérdida, lo vivido y lo que queda por vivir.
Introduce las nuevas tecnologías, el facebook y los whatsapp, como otra forma de relacionarse, una versión más actual de los grupos terapéuticos, planteando si los grupos de ayuda de verdad ayudan, y personalmente opino que sí, no los he utilizado en el duelo, pero sí en una situación complicada, y puedo asegurar que apoyarse en otros resulta terapéutico. Hablar y escuchar, sentir que no estas sola. Ser fuerte y siempre sobrevivir.
Sobre el facebook va más allá exponiendo vivir una irrealidad a través de la red social, y a su vez concluye con que la realidad virtual no sustituye a la auténtica realidad. Un planteamiento para reflexionar y debatir.
Muy bonita la referencia a Lucía Sánchez de Saornil, con su frase “Has jugado y perdiste: eso es la vida.”
Una historia que dentro de la tristeza tiene sus momentos hermosos, al igual que en otro de sus libros “El tiempo mientras tanto” (reseña aquí).
Y quien quiera saber como Carmen Amoraga escribió esta novela este es el enlace (aquí), a mi me ha resultado curioso saberlo.

Algunas frases del libro:

“El proceso de duelo es inevitable, cada uno lo vive a su manera. Cualquier cosa que haga que te sientas mejor, en principio, es beneficiosa para ti.”

“La vida sigue con su maldita cotidianidad...”

“Sabe que, en cualquier momento, en cualquier parte del mundo, en cualquier cultura, personas que nunca se han conocido ni se conocerán reaccionarán de la misma manera ante una pérdida: negándola.”

“Esos momentos cotidianos que nos recuerdan que seguimos vivos y que vale la pena vivir por y a pesar de los obstáculos que se nos presentan cada día.”

Contraportada:

La muerte fulminante de su marido deja a Giuliana devastada y sola con dos hijas pequeñas. Superar un día tras otro está poniendo a prueba su resistencia y su imaginación, mientras pasa de la incredulidad al enfado, y de ahí a la idealización de su relación con William.
Descubre entonces, además de irrepetibles momentos que su memoria convoca una y otra vez, el legado más hermoso de William: una intensa red de relaciones que le traerán una nueva forma de estar en el mundo y le enseñarán, gracias al apoyo de los demás, que aprender a perder es aprender a vivir.

miércoles, 14 de mayo de 2014

EL DIOS DE DARWIN de Sabina Berman

Recomiendo haber leído antes la novela “La mujer que buceó dentro del corazón del mundo”, (reseña aquí), porque aunque son libros totalmente independientes, en el primero es donde sabremos más de la protagonista de ambos, Karen Nieto. Y considero que sí puede ser bueno tener más información de esta mujer conocida como señorita Capacidades Diferentes, y también Especiales. A quien no le gustan las metáforas. Cree en la realidad. Siempre pregunta cuando no entiende un término. Ve el mundo más simple, con menos conexiones. Sólo ve las conexiones que existen y no inventa las que no existen. Lo que no es su defecto sino el de los demás. Y en contraste con otros humanos está fuera de la norma. Así que sin ser imprescindible aunque si recomendable ya sabéis que podéis leer la otra novela anteriormente.
En su nuevo libro, “El dios de Darwin”, hay tres historias relacionadas entre sí. Con algunos hechos y personajes reales. Y esa mezcla de ficción y realidad, y como resultado de hacernos preguntas sobre qué sucedería si..., es lo que hace atractiva una parte de la novela, generando intriga y acción. Además resultan interesantes los temas que trata sobre Darwin y su teoría de la evolución, la religión, la ciencia, la naturaleza y Dios, siendo parte esencial de este libro. Cuestiones que nos llevan a un debate interno o externo, a una reflexión sobre el relato Darwinista y el relato de la Religión. Haciendo ciertos planteamientos que pueden hacer dudar tanto a los más cercanos a la ciencia como a los más cercanos a la religión.
Aparte me ha vuelto a gustar mucho el personaje de Karen, (me declaro fan). Pero como no serlo cuando describe “El origen de las especies” de Charles Darwin como que “es uno de los relatos más largos del lenguaje, pero no por el número de sus palabras, sino porque narra la historia de la vida.” Y es que esta mujer es así de sencilla y natural, con un punto de vista muy personal. Sin embargo, para mi le sobra o no me ha gustado la historia de Tonio, el profesor desaparecido.

Algunas frases del libro:

“Yo vivo en el mundo de las cosas, y las palabras me resultan dificultosas porque interrumpen mi percepción de las cosas.”

“No sólo las montañas pueden convertirse en mesetas y las mesetas en declives y los declives en lagos y los lagos en desiertos. En el gigantesco lapso de cientos de millones de años no era imposible que una especie se hubiese transformado en otra especie y ésta en otra más.”

“Es la historia de quien desmontó en el pensamiento de la especie la idea de Dios y descubrió luego en su vejez a Dios en la naturaleza.”

“El siglo XX fue el siglo de las ideologías. Cada ideología inventó su moral orientada a construir un paraíso particular.”

“Lo que importa es si Dios existe en la Realidad, no dentro de las palabras.”

Contraportada:

Karen Nieto es distinta a la mayoría de los “mamíferos habladores”. Contrató a la única persona con la que trabaja y convive porque no compartía con ella ningún idioma. Pero al mismo tiempo esta sensibilidad tan particular la ha convertido en una bióloga marina de fama mundial.
Mientras nada en medio del océano rodeada por sus queridos atunes, Karen recibe una petición de ayuda de la Interpol. Un compañero de la universidad ha desaparecido y, al parecer, ella fue la destinataria de su última llamada de socorro.
Karen consigue descifrar el mensaje de su amigo y dirige sus pasos hacia el Archivo Darwin, en la abadía de Westminster, donde descubre que un texto póstumo del autor de “El origen de las especies” ha desencadenado una fascinante intriga. En caso de ser auténtico, ese documento revelaría los últimos asombrosos hallazgos de Darwin, y ahora la ciencia y la religión volverían a ir de la mano.

martes, 6 de mayo de 2014

LAS HORAS DISTANTES de Kate Morton

Cuando leí “El jardín olvidado”, que podéis ver aquí, me gustó el estilo narrativo de esta autora, y la estructura de la novela, una combinación que me atrapó en la lectura de aquella historia. Ahora ha vuelto ha sucederme lo mismo, en “Las horas distantes” los saltos en el tiempo, de 1992 a 1941 y 1939, incluyen los datos y la información justa para mantener el misterio, para seguir guardando el secreto de un pasado que ha marcado la vida de los personajes. Así desde las primeras páginas, la intriga y la curiosidad por conocer el pasado que se ha filtrado en el presente, me han hecho convertirme en Edie, una mujer de 30 años, editora, amante de los libros, en concreto de Jane Eyre, que tiene una relación complicada con su madre, Meredith, y muchas preguntas sin respuesta.
Una carta perdida durante cincuenta años marca el inicio de esta novela, recuperando un recuerdo de hace muchos años. Meredith recordará cosas que vivió de niña y que aún la hacen llorar, pues sus ojos esconden secretos. En la Segunda Guerra Mundial fue evacuada de Londres a Milderhurst Castle, allí vivió con Raymond Blythe, autor de “La verdadera historia del Hombre de barro”, y con sus hijas Juniper, Percy y Saffy (estas últimas gemelas). En la actualidad Edie llega al castillo por accidente, y siente que hay algo que tiene que encontrar. Allí continúan viviendo las tres hermanas, unidas, envejeciendo juntas, son las últimas supervivientes de una familia romántica, grandiosa y excéntrica.
Con descripciones detalladas de los lugares, la relación padres e hijos, el vínculo entre gemelas, la amistad, el significado del libro “La verdadera historia del Hombre de barro”, la larga y negra sombra que el pasado ha echado sobre el presente, la incertidumbre de qué fue de Thomas Cavill, los antiguos muros que cantan las horas distantes, los secretos, el silencio y la necesidad de misterios, hacen que esta novela reúna los ingredientes necesarios para sentarse a leerla en alguno de los bellos rincones de los alrededores de Milderhurst Castle.

Algunas frases del libro:

“El verdadero propósito de un bibliotecario es reunir a cada libro con su único y verdadero lector.”

“Es curioso cómo el carácter marca a las personas a medida que envejecen, aflora desde dentro para dejar su huella.”

“Los edificios y las familias antiguas son lo uno para lo otro.”

“No existen dos personas que comprendan o sientan las cosas de la misma manera.”

“Los lugares queridos se vuelven perturbadores cuando faltan sus ocupantes.”

“Las imágenes en blanco y negro producen una profunda nostalgia, la ausencia de color es una versión del embudo del tiempo.”

Contraportada:

Edie Burchill y su madre nunca han estado lo que se dice unidas. Pero un domingo por la tarde llega a su casa una carta, perdida hace tiempo, con el remite de Milderhurst Castle, en Kent (Inglaterra), y Edie empieza a pensar que la frialdad de su madre oculta un antiguo secreto.
Durante la Segunda Guerra Mundial, la madre de Edie fue evacuada de Londres y acogida por la misteriosa Juniper Blythe en Milderhurst Castle, donde vivía con sus hermanas gemelas y su padre, Raymond, autor del clásico infantil “La verdadera historia del Hombre de Barro”. El espléndido y enorme castillo le muestra un nuevo mundo en el que descubre la fantasía y el placer de los libros, pero también sus peligros.
Cincuenta años más tarde, cuando Edie busca las respuestas al enigma de su madre, se siente atraída por Milderhurst Castle, donde ya ancianas, las excéntricas gemelas y Juniper viven todavía.
En el ya ruinoso castillo, Edie investiga el pasado de su madre. Pero hay otros secretos escondidos entre sus muros, y Edie está a punto de averiguar más de lo que esperaba. Lo que realmente sucedió en las horas distantes ha estado aguardando mucho tiempo a que alguien lo desvelara.

Traducción de Luisa Borovsky