Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 20 de febrero de 2014

EL JUEGO DE RIPPER de Isabel Allende

Nada más empezar, en la primera página, ya aparece un cadáver, como suelen marcar tradicionalmente las reglas cuando se escribe una novela negra, pero exceptuando este hecho, el resto es el estilo inconfundible de Isabel Allende, sólo que con una temática nueva. El argumento principal son los personajes, con descripciones amplias sobre cada uno de ellos. En segundo lugar están los asesinatos, y realmente la trama policial no la encontramos hasta más de la mitad del libro, entrando en un torbellino de datos y hechos para ir deduciendo y cercando al culpable. Todo esto ambientado en San Francisco, EEUU, ciudad que la autora conoce muy bien pues lleva viviendo allí bastantes años.
Hablando de los personajes los más destacables son:
Amanda Martín de 17 años, quien tiene una curiosidad insaciable y le encantan los juegos intelectuales.
Indiana Jackson, su madre, es sanadora, practica el Reiki. En su vida personal es distraída y alocada, mientras en su vida profesional es una curandera sobria y seria.
Bob Martín, su padre, es un inspector de policía que siente fascinación por el crimen y la justicia.
Blake Jackson, su abuelo, es farmacéutico, además tiene pasión por la literatura y es un escritor frustado.
Ryan Miller, un amigo de su madre, ha sido navy seal o lo que es lo mismo un militar destinado a operaciones especiales de los EEUU. A quien se le fue la juventud luchando contra enemigos, unos reales y otros no. Y no acaba de encontrase al volver a la vida civil.
Allan Kéller, otro amigo de la madre, pertenece a una familia con bastante dinero y lo definen con sentido del humor, amplia cultura, con refinamiento y amante experto.
Celeste Roko, su madrina, es astróloga.
Estos son solamente algunos, pues la autora profundiza bastante en otros aunque su protagonismo sea menor.
También durante toda la novela el juego de Ripper tiene un papel destacable. Este es un juego de rol, en el cual participa por internet Amanda junto a otros 4 jóvenes de diversas partes del mundo, que tienen en común el ser solitarios e introvertidos.
No hay que perderse los guiños que, con cierta ironía, nombran el realismo mágico diciendo que está pasado de moda, o los que introduce sobre las novelas policíacas de autores escandinavos, las eróticas y las de vampiros, como también cuando comenta sobre su marido en la vida real William C. Gordon como escritor de novela negra. Incluso hace el comentario de que el trabajo del detective Hamilton, un personaje de esta novela, no tiene nada de poético ni novelesco, como el de los libros.
Sin embargo, no me ha cuadrado que el padre, inspector de policía cuente tantos detalles y cuestiones de la investigación a su hija adolescente. Un “pero” tenía que encontrar.
Me ha parecido un libro imprescindible para los incondicionales de esta autora, sobre todo, porque el otro día hablando con una amiga, que ha leído toda la bibliografía de Isabel Allende, a la vez le sorprendía y atraía este cambio de género, ahora sé que se encontrará cómoda entre sus páginas.

Algunas frases del libro:

“Fue lectora voraz desde muy corta edad, con los peligros que esa costumbre conlleva.”

“La vida está llena de ironías, mejor gozar lo que se tiene ahora, sin pensar en un mañana hipotético.”

“La fórmula de la novela policial es parecida (se refiere al auto sacramental). El mal está encarnado por un criminal que desafía a la justicia, sale perdiendo, recibe su castigo y triunfa el bien, así queda todo el mundo contento.”

Contraportada:

“Mi madre todavía está viva, pero la matarán el Viernes Santo a medianoche”, le advirtió Amanda Martín al inspector jefe y éste no lo puso en duda, porque la chica había dado pruebas de saber más que él y todos sus colegas del Departamento de Homicidios. La mujer estaba cautiva en algún punto de los dieciocho mil kilómetros cuadrados de la bahía de San Francisco, tenían pocas horas para encontrarla con vida y él no sabía por dónde empezar a buscarla."


Gracias a la editorial Plaza y Janés por el envío de este libro.

Otros libros de esta autora reseñados en este blog: "Hija de la fortuna" (enlace aquí); "Retrato en sepia" (enlace aquí)

domingo, 16 de febrero de 2014

LA ALARGADA SOMBRA DEL AMOR de Mathias Malzieu

Ilustración de la portada de Benjamin Lacombe

Cuando leí “La mecánica del corazón” (reseña aquí) me sorprendió el estilo narrativo, ese aire gótico que emana de sus páginas y como contaba aquella historia Mathias Malzieu, aparte de que me cautivó la portada tan maravillosa ilustrada por Benjamín Lacombe. Después al publicar “La alargada sombra del amor” quería leerlo pero las opiniones que fui leyendo y oyendo me hicieron esperarme un tiempo hasta casi olvidarlo en esa larga lista de lecturas pendientes, sin embargo ahora ha llegado a mis manos como regalo de Reyes, lo cual ha sido maravilloso porque han sido mis hijas quienes escribieron la carta y esto quedará en mis recuerdos, pero por otra parte la historia que se cuenta en este libro será de las que olvide fácilmente.
El tema principal que trata el autor es el duelo, y supongo que se basa en su propia experiencia, porque el personaje principal se llama como él, tiene más o menos su edad, en el relato su madre acaba de morir, quedando él, su hermana y su padre. Y en el libro la dedicatoria es: “para mi padre y mi hermana, en recuerdo de mi madre”. Así que el que escribiese esta historia me ha dejado la sensación de que ha sido como una terapia personal.
Las primeras páginas transmiten unos sentimientos que me han llegado y emocionado, influye que yo también viví ese momento de pérdida de mi madre, y en determinadas frases me he visto reflejada. Pero cuando aparece el gigante Jack he perdido esas sensaciones, es una figura que no acabo de entender, y a la que no le he encontrado el significado que imagino quería darle de protector. Por lo menos las partes en que no sale ese personaje me han resultado las más emotivas y reflexivas.
La historia maneja el tema del duelo desde el sentimiento de vacío, de los recuerdos que quedan y el deseo de que no sea verdad. Buscando herramientas vitales para seguir adelante. Y con el mensaje de que la vida debe continuar, no puede pararse y a pesar de la tristeza, hay que despegar, pues estás vivo.

Algunas frases del libro:

“El instinto de supervivencia y el miedo nos impidieron casi hasta el final rendirnos a la evidencia.”

“¿Qué haremos ahora que siempre es de noche para ti? ¿Qué significa la vida sin ti? ¿Qué te sucede a ti allá arriba? ¿Nada? ¿El vacío? ¿La noche, cosas del cielo, el consuelo?”

Contraportada:

Mathias, un joven treintañero acaba de perder a su madre. El período de duelo se cierne sobre él. Mientras espera en el parking del hospital a su padre y su hermana, ocurre un hecho insólito: un gigante se le aparece y le anuncia “Soy el gigante Jack, doctor en sombrología. Trato a las personas aquejadas de duelo administrándoles un trozo de mi sombra. Con la sombra se puede combatir el dolor y la muerte”. Mathias tendrá que aprender a utilizar la sombra protectora. Para ello, Jack le recomienda lo siguiente: “Utiliza la sombra. Lee, sueña, descansa, diviértete. No cedas a la desesperación. Usa tus sueños. Y si están rotos, ¡pégalos! Un sueño roto bien pegado puede volverse aún más bello de lo que era. Ama las cosas. ¡Estás vivo! Y lucha solo: de ahí saldrá tu fuerza interior.”

Traducción de Sofía Tros de Ilarduya

martes, 11 de febrero de 2014

EL GUARDIÁN INVISIBLE de Dolores Redondo

Primer volumen de la trilogía del Baztán, el segundo “Legado en los huesos” ya ha sido publicado.
Es una historia de intriga con asesinatos como tantas que hay publicadas dentro del género de novela negra, pero hay algo que la hace diferente, que ha hecho que me atrape su lectura, que esté deseando leer sus continuaciones. Y ha sido el personaje de la inspectora Amaia Salazar, una mujer normal, con sus preocupaciones personales y laborales en el presente, sus proyectos futuros y sus fantasmas del pasado. Junto a la ambientación, el paisaje, la naturaleza, los bosques, el rumor del río, los espíritus de los montes, las brujas, el Basajaun. Todo ese conjunto que nos describe la cultura, las leyendas, la mitología vasco-navarra, la vida dura en el Valle de El Baztán en Navarra, es lo que convierte esta lectura en algo mágico.
Una serie de crímenes, donde se ve hasta donde puede llegar la depravación humana, con cuerpos hallados en un ambiente casi místico, quedando resaltada la belleza de la muerte. Estos casos son asignados por el comisario a la inspectora Amaia Salazar, lo que crea mal ambiente y envidias en su trabajo, sobre todo, con el inspector Montes. Y a su vez la hace regresar a su Elizondo natal, a ese valle donde siempre se había respetado a las mujeres que hacían lo que tenían que hacer, donde por tradición ellas han llevado el peso de las familias. Reencontrándose con sus hermanas Flora y Ros, sus cuñados Víctor y Freddy, su tía Engrasi, además de ir acompañada de James, su marido. En esta vuelta a sus orígenes, a su pueblo, a los recuerdos de su infancia, a la relación con su familia, al negocio de sus padres, Mantecadas Salazar, deberá enfrentarse a su pasado para afrontar el futuro. Ella que tiene instinto de rastreadora, que le gusta solucionar las cosas cuanto antes, que  tiene una profesión donde es importante la percepción, la capacidad de ver lo que está oculto, además de ser primordiales el método, los datos y las pruebas. Utilizará el sentido común y sus conocimientos de criminología, más su formación en el FBI, para intentar resolver los asesinatos.
En todo momento estuve expectante intentando atar cabos de la trama policial, mientras a su vez me absorbían los misteriosos secretos del pasado de Amaia. En una lectura acompañada por la fabulosa naturaleza del Valle de El Baztán.

Algunas frases del libro:

“El bosque en el Baztán es hechizante, con una belleza serena y ancestral que evoca sin buscarlo su parte más humana, la parte más etérea e infantil, esa que cree en las maravillosas hadas con pies de pato que vivían en el bosque, y que dormían durante todo el día para salir al anochecer a peinar sus largos cabellos dorados con un peine de oro que concedería a su portador cualquier favor que les pidieran, favor que ellas regalaban a los hombres, que, seducidos por su hermosura, les harían compañía sin horrorizarse por sus extremidades de ánade.”

“Ni toda la compasión del mundo conseguiría detenerla en su búsqueda de la verdad.”

“El bosque más misterioso y mágico que existe. Los grandes robles, las hayas y los castaños cubren las laderas de las montañas, que, salpicadas de otras especies, las llenan de tonalidades, formas y contrastes.”

“Hay ocasiones en que el dolor es tan grande y está tan enquistado que uno desea y cree que se quedará así para siempre, escondido y callado, sin querer afrontar el hecho de que los dolores que no han sido llorados y expiados en su momento regresan una y otra vez a nuestras vidas como restos de un naufragio, van llegando a la playa de nuestra realidad para recordarnos que hay toda una flota fantasma hundida bajo las aguas que jamás nos olvida y que irá regresando poco a poco para esclavizarnos de por vida.”

Contraportada:

En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás.
La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte.

martes, 4 de febrero de 2014

LO QUE ENCONTRÉ BAJO EL SOFÁ de Eloy Moreno

Como ya hizo con su primera novela “El bolígrafo de gel verde” (reseña aquí), Eloy Moreno, vuelve a hablar de ti, de mi, de un vecino, de un amigo, de algún conocido... porque los personajes de este libro tienen algo de cada uno de nosotros, y ese sentimiento de identidad es lo que hace sus historias más cercanas. Junto a los temas tan actuales que trata. Además, en esta ocasión vamos a conocer en detalle la ciudad de Toledo, por cierto Patrimonio de la Humanidad, recorriendo calles estrechas, sinuosas y laberínticas que llevan a otras épocas, que nos cuentan leyendas e historias narradas en el mismo lugar de los hechos. Descubriremos su casco histórico desde una visión nocturna y una luz tenue, con sus cuestas, callejones, cobertizos, recovecos y rincones mágicos guardianes de secretos, escondidos entre sombras y oscuridad. Con un ambiente entre romántico y tenebroso.
Una novela con dos historias paralelas, o más bien son muchas, pero son la de Alicia de treinta y pocos años, casada y con una hija pequeña, que es profesora y va a Toledo a hacer una sustitución. Situación que rompe su rutina y le ofrece la necesidad de incertidumbre. Y la de Marta, adolescente y estudiante en un instituto, con todo lo que esa edad conlleva. Quienes se encuentren una noche en uno de sus numerosos callejones. Aunque también será Marcos, un policía que nos dice “Sí, también me dedico a guardar secretos. A guardar todo eso que uno esconde bajo el sofá.”  Y estos personajes junto a otros y algunos que tan sólo veremos a través de su ventana nos muestran sus vidas, que son como la de personas que conoces, como la tuya, como la mía. Una maraña de vidas que reflejan la actitud del ser humano. Representan la sociedad en que vivimos, esa por la que arrastramos culpas, por la que nos preocupa tanto la opinión de los demás por el que dirán, impidiéndonos ser felices.
Pero hay más, bastante más escondido entre líneas o bajo el sofá. Y es que Alicia analiza vidas, o tal vez sea Eloy Moreno quien lo haga, y lo hace bien, porque ha observado como somos la sociedad actual.

Algunas frases del libro:

“El problema de las mentiras es que por mucho que las adornes, siguen siendo mentiras, y al final, cuando se les ha caído toda la purpurina, suelen mostrar la realidad.”

“Con el tiempo me he dado cuenta de que, más que el amor, es la risa lo que une a dos personas.”

“En el reverso de las personas se esconden miles de historias que en raras ocasiones salen a la luz.”

“Me di cuenta de lo bonito que es el silencio cuanto tienes con quien compartirlo.”

“Las cosas son sencillas, nosotros las complicamos.”

Contraportada:

¿Qué ocurre al mover un sofá?
¿Y al mover una vida?
Quizás en ambos casos encuentres algo parecido: objetos –o personas—que ya habías olvidado, un calcetín que se quedó sin pareja o una pareja que se quedó a la espera, esquirlas de otra vida... O uno de esos secretos que creías enterrado para siempre y que te obliga a pronunciar la frase que lo cambia todo: “Tenemos que hablar”.
¿Y si movemos una sociedad?
Entonces uno se da cuenta de que vive en un lugar con demasiados gusanos para tan poca manzana. Pero también un lugar donde, al observarnos, descubrimos que somos los primeros en hacer aquello que tanto criticamos.
Y hasta aquí puedo leer. Porque esta es una novela de secretos, y no voy a desvelarlos yo ahora.
Quizás esperabas que contara algo más, pero hagamos una cosa. Piensa en uno de esos momentos en los que alguien te dio una sorpresa que consiguió emocionarte. ¿Verdad que está bien que nos sorprendan de vez en cuando?
No tengas miedo a comenzar una novela sin resumen, sin saber qué puede ocurrir, desconociendo hasta qué punto te vas a encontrar en ella.

Nota: esta novela no forma parte de ninguna trilogía.