Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

lunes, 23 de septiembre de 2013

LAS MANOS DE MI MADRE de Karmele Jaio

Supe de este libro por una reseña de Laura del blog Leo y Comento. Me sentí atraída por ese carácter intimista, por el título y por lo que ahí se opinaba. Intuí que sería una novela que me haría aflorar muchos sentimientos, y para mí es uno de los motivos por los que disfruto leyendo. Y así ha sido desde la primera línea de este libro, ya en el primer capítulo, apenas dos hojas, me ha hecho vibrar en mi interior muchas emociones. Qué forma tan bella de describir una realidad que se percibe va a ser triste. Los recuerdos de Nerea me han movido tanto por dentro... He tenido que ir parando la lectura al terminar casi todos los breves capítulos, y sin apenas darme cuenta he cerrado cada vez el libro tras un largo suspiro. Es tan bonito lo que he ido leyendo, cierro los ojos y mis sueños también son en blanco y negro muchos años atrás.
Es una lectura que me ha llegado muy adentro por la forma en que Karmele transmite los sentimientos, con mucha sencillez habla de cómo es la vida, de dónde quedan los sueños que no se hicieron realidad, de los fantasmas que nos persiguen, de la necesidad de gritar, de la de ser libre, de enfrentarnos a las dificultades con entereza, de cómo se desmonta nuestro día a día cuando surge un imprevisto, del estrés con que vivimos. Y la autora lo hace intercalando el momento actual con fragmentos de otra vida, de hechos desconocidos para Nerea, una treintañera, periodista y con una hija pequeña, que vive un momento trascendental. Y es que las viejas historias del pasado pueden explicar el presente, y de eso sabe la tía Dolores, lo mismo que la propia Nerea, a quien le invaden constantemente recuerdos de situaciones similares.
Ahora que su madre no recuerda el presente, pero conserva datos del pasado, Nerea descubrirá que hay un paralelismo en sus vidas, y es que hay vivencias que dejan huella para siempre aunque las generaciones sean distintas.
El mar Cantábrico, Bilbao y su cielo gris por la industria, los atentados terroristas, la emigración española en los años 60, la pérdida de memoria, la conciliación familiar, un marido típico inglés, los amores pasados, son algunos de los temas que hallaremos en esta bella historia llena de recuerdos de una vida, de una hija y de una madre, donde sin remedio he añorado a la mía.

Algunas frases del libro:

“El tiempo como el mar, lo acaba devolviendo todo.”

“Porque lo que no se dice a tiempo no se llega a decir después, porque los abrazos que no se dan en vida, es imposible darlos después.”

“Pero tengo miedo de que el pasado caiga sobre mí como cae la lluvia. Porque como cuando llueve, algunas veces una maldita gota se nos cuela por el cuello y un escalofrío se apodera de todo el cuerpo. Y no quiero sentir escalofríos.”

Refiriéndose a las fotografías “son instantes robados a la vida que ahora posan olvidados en una balda del armario llenos de polvo, delante de la enciclopedia”

Contraportada:

Una mujer yace en la cama de un hospital con la memoria a la deriva y su hija observa impotente sus manos, posadas en las sábanas. La enfermedad de su madre acaba por desequilibrar por completo la vida de Nerea, que transcurría ya sobre un fino alambre, con un trabajo estresante y sin apenas tiempo para compartir con su marido y su hija.
Imágenes en blanco y negro le perseguirán a partir del descubrimiento de un suceso vivido por su madre años atrás, y le hablarán de lo desconocidas que pueden ser las personas con las que convivimos y de la similitud de sus preocupaciones.

Como curiosidad este viernes 27 de septiembre estrenan una película basada en este libro, dirigida por Mireia Gabilondo y protagonizada por Vicky Peña.

lunes, 9 de septiembre de 2013

LA LIBRERÍA DE LAS NUEVAS OPORTUNIDADES de Anjali Banerjee

Esta es la historia de cómo la vida da segundas oportunidades y no deberíamos dejarlas pasar. Jasmine tiene un trabajo un tanto estresante y, además, no ha tenido mucha suerte con su pareja. Cuando su tía Ruma le pide que vaya unos días a su librería, pues tiene que ausentarse por un tiempo, y ¿será casualidad o desea que el espíritu de los libros ayuden a su sobrina?
La tía Ruma es un personaje algo excéntrico, transmite la pasión por la profesión de librera, por el papel tan importante que se realiza desde ese puesto. Su librería es un lugar muy especial, donde los libros antiguos le dan personalidad. Ofrece alternativas diferentes al simple intercambio comercial. Es un espacio peculiar abierto a nuevos horizontes.
Mientras que Jasmine llega dispuesta a relanzar comercialmente el negocio. Tiene ideas opuestas a las de su tía. Pero Tony, un empleado de ésta, que quiere ser escritor, que ha trabajado en muchas librerías y tiene experiencia, pero sobre todo tiene un sentimiento especial por los libros, le da consejos sobre como debe actuar, le indica como debe comportarse, le recomienda que debe conectar con su lado más humano, ser empática, abrir los ojos y ver lo que tiene delante, dejarse llevar por la intuición. Así poco a poco veremos el cambio que se va produciendo en la vida de esta joven, que sin tener ni idea de nada cree que puede arreglarlo todo. Y es que esta librería es como un lugar encantado, único, especial, con ese desorden, el polvo y la oscuridad, donde hay que mantener vivo el espíritu de los libros para poder hacer realidad los sueños.
La autora no usa grandes descripciones sino que utiliza frases cortas y concisas para transmitir buenos consejos sobre olvidar el pasado y seguir adelante, huir de los recuerdos y tener esperanza en el futuro.
Para mi lo mejor de la novela es la propia librería, que me ha hecho soñar con un lugar muy especial, donde la gente entra y recorre todos los recovecos en busca de ese libro que le haga vivir una aventura, viajar a otro tiempo y a otros lugares, permitiéndole desconectar del día a día haciendo volar su imaginación. Ya mismo me iba yo a vivir allí.
También me ha parecido muy buena la defensa de la profesión de librero/a desde el punto de vista de cómo debe conectar con la persona que busca un libro, esa intuición para acertar con el adecuado en cada momento.

Algunas frases del libro:

“Vender libros es un estilo de vida, no solo un modo de ganarse el pan.”

“Los libros no son meras mercancías. Contienen nuestra cultura, nuestro pasado, otros mundos, el antídoto contra la tristeza.”

“Hay personas para las que leer supone la diferencia entre la felicidad y la desdicha, la esperanza y la desesperación, la vida y la muerte.”

“A veces tienes que lanzarte al vacío, arriesgarte, coger la vida a manos llenas, aunque solo sea por un día.”

Contraportada:

Érase una vez una vieja librería en la pequeña y lluviosa isla de Shelter... A este lugar tan especial, donde los libros parecen tener vida propia, llega un día Jasmine, dispuesta a hacerse cargo del negocio mientras la propietaria, su tía Ruma, viaja a India para curar su corazón cansado.
Sola en medio del polvo y el desorden, la joven intenta dar un toque de modernidad al local colocando títulos nuevos y llamativos en el escaparate, pero muy pronto los clásicos de siempre imponen su presencia, y los autores vivos y muertos revolotean por las estanterías, dejando oír su voz.
Así Jasmine vuelve a descubrir a Shakespeare y a Edgar Allan Poe, y no solo eso: la chica aprende a escuchar a sus clientes, a comprender lo que de verdad buscan en una novela o en un manual de cocina, y acabará encontrando al hombre con quien compartir todos los libros de su vida.

Traducción de Rita da Costa

lunes, 2 de septiembre de 2013

SPUTNIK, MI AMOR de Haruki Murakami

El título de esta novela tiene un bonito significado que se explica entre sus páginas. Además, compara a las personas con los satélites artificiales por el hecho de que nos encontramos, nos cruzamos y nos separamos para siempre. Algo así es lo que les ocurre a los tres personajes de esta historia.
Sumire es una joven de 22 años, quiere ser escritora profesional. Es una lectora voraz que lee con pasión, profundidad y diversidad. Es un ejemplar peculiar de la especie humana. Intransigente y cínica. Y en un momento determinado se encuentra con Myû, enamorándose de ella.
Myû es una mujer de mediana edad, casada, pero que vive con total independencia. Tiene su propio negocio. Apasionada de la música. Marcada por una traumática experiencia que vivió 14 años atrás, convirtiéndose en la mitad de lo que era. Pero conocer a Sumire vuelve a provocar otro giro en su vida.
El narrador, anónimo, es un hombre joven, algo mayor que Sumire, fueron compañeros de estudios, ahora es profesor de Primaria.  A través de sus ojos conoceremos a Sumire, él desgrana su historia. Su relación le resulta positiva porque gracias a las conversaciones que mantienen va descubriéndose a sí mismo, lo que hace que vea más claramente su existencia. Él está enamorado de ella.
Sus vidas transcurren desde la soledad, en cierto modo buscada, como una cita de Kerouak que recuerda Sumire sobre la soledad absoluta, ¿acaso le influiría en sus futuras decisiones? Y es que el amor que siente por Myû puede llevarla a un mundo especial jamás conocido, pero no puede retroceder, tiene que dejarse llevar. Mientras el narrador al perder a Sumire, se sentirá vacío, su nuevo mundo ya nunca será igual, y desde ese instante será otra persona, aunque los demás no lo noten, y es que la vida continua a pesar de todo. Como le sucedió a Myû, quién continuó existiendo aunque tras aquella extraña experiencia perdiese parte de sí misma.
Murakami trata el tema de la ilusión, definida como la captación de algo que pertenece a un espacio y a un tiempo completamente distintos. Lo mismo que habla de las sensaciones casi reales en algunos sueños, que podrían provocar entrar en el mundo de los sueños y no salir de él, vivir allí eternamente. Como si cruzáramos al otro lado y no regresáramos. ¿Acaso tendrá algo que ver el poder de la luz de la luna? Puesto que “a Myû le había hecho presenciar su segundo yo; se había llevado el gato de Sumire; le había hecho desaparecer a ella; a él le había hecho escuchar una música que seguramente nunca sonó.” Una parte surrealista del libro que puede interpretarse de muchas maneras, como consecuencia días después de leerlo continuo dándole vueltas, ¿acaso estaré bajo la influencia de algún satélite?
La primera vez que leí a Murakami fue con “Tokio Blues” (reseña aquí) y me quedé con ganas de seguir leyendo a este autor. Y gracias a la recomendación de Ismael Cruceta del blog Cajón de historias he optado por escoger esta novela. Para mi son completamente distintas, y creo que es mejor empezar por aquella, pues no contiene esa parte de surrealismo que sorprende y que se puede encontrar en otros de sus libros. Ahora a escoger entre estos para seguir conociendo un poco más a este escritor.

Algunas frases del libro:

“En nuestra vida imperfecta las cosas inútiles son, en cierta medida, necesarias. Si de la imperfecta vida humana desaparecieran todas las cosas inútiles, la vida dejaría de ser, incluso, imperfecta.”

“Me encuentro en los confines del mundo, tranquilamente sentada sin que nadie repare en mí.”

“Todas las cosas deben ser contadas cuando llega el momento. Sino, uno sigue eternamente encadenado a sus secretos.”

“En la vida de las personas hay una cosa especial que sólo puede tenerse en una época especial. Es como una pequeña llama. Las personas precavidas y con suerte la preservan con todo cuidado, la hacen crecer, la llevan como una antorcha que ilumine sus vidas. Pero, una vez se pierde esa llama no puede volver a recuperarse jamás.”

“Y es que el mundo de los libros me parecía mucho más real que el mundo que me rodeaba. Allí se abrían paisajes que jamás había visto. Los libros y la música se convirtieron en mis mejores amigos.”

Contraportada:

Perdidos en la inmensa metrópoli de Tokio, tres personas se buscan desesperadamente intentando romper el eterno viaje circular de la soledad, un viaje parecido al de la perrita Laika, que, desde el satélite ruso Sputnik, mientras daba incansables vueltas alrededor de la Tierra, dirigía su mirada atónita hacia el espacio infinito. El narrador, un joven profesor de primaria, está enamorado de Sumire, a quien conoció en la universidad. Pero Sumire tiene una única obsesión: ser novelista; además se considera la última rebelde, viste como un muchacho, fuma como un carretero y rechaza toda convención moral. Un buen día, en una boda, Sumire conoce a Myû, una mujer casada de mediana edad tan hermosa como enigmática, y se enamora apasionadamente de ella. Myû contrata a  Sumire como secretaria y juntas emprenden un viaje de negocios por Europa tras el que nada volverá a ser como antes.

Traducción del japonés de Lourdes Porta y Junichi Matssura