Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

jueves, 31 de mayo de 2012

LA RUTA DEL HURACÁN de Care Santos


En la web de la autora refiriéndose a este libro dice: “Conozco una estupenda forma de viajar: a través de los amigos, de nuestra gente especial. Muchas veces aprendemos a amar algunos lugares en función al cariño que tenemos a quienes los habitan. Algo parecido a eso me pasó a mí con América Central, donde tengo algunos amigos inolvidables: Alejandra Castro, Rafael Francisco Góchez, Roberto Cortés, Javier Alas... de su mano, en más de una ocasión, he recorrido las tierras de ese istmo que es Centroamérica, y de su mano espero volver muchas otras veces. He escrito mucho sobre esas porciones de tierra que son los países que lo firman: Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Panamá... Y espero seguir haciéndolo.”
Pues en mi caso tengo un cariño especial por El Salvador, porque el hijo de una buena amiga se fue para allá hace varios años y por ellos he conocido este pequeño país de Centroamérica, y un tiempo después una salvadoreña se vino para acá, y también ha contribuido a que se convierta en un lugar cercano para mi. Así que cuando vi este libro en la biblioteca del colegio y leí la contraportada sentí que debía leerlo.
Es una lectura juvenil, a partir de 12 años, pero que podemos leer los adultos porque nos acerca a un desastre natural que conmovió al mundo durante el otoño de 1998, el huracán Mitch. Desde entonces ha habido otras catástrofes impactantes en otros lugares y, tal vez, las imágenes las pueda confundir, pero desde luego el nombre del huracán y los países que lo sufrieron no los he olvidado.
Es un relato contado en forma de diario por una niña española de 13 años que por circunstancias se va a vivir a El Salvador.
Así que entremezclados hay dos temas, por un lado el cambio de vida al que se enfrenta Aida: nueva ciudad, país, continente, amistades, colegio, cultura, costumbres, vocabulario, gastronomía, paisajes. En fin, todo un mundo nuevo después de haber dejado atrás el suyo. Unido a la adolescencia y todo lo que conlleva.
Y por otro lado, las primeras noticias de una tormenta tropical que acabó convirtiéndose en el huracán Mitch, y que junto a Aida seremos testigos de ese avance y de los efectos que causó, mientras ella viaja desde El Salvador hasta Costa Rica, pasando por Honduras y Nicaragua, en busca de su padre.
Esta aventura la enriquecerá interiormente después de ver y palpar la pobreza, el hambre, la sed, las desigualdades sociales y descubrir que cada persona tiene una historia que contar.
Me han llamado la atención dos pequeñas partes del libro: la historia de Guillermo, por qué y cómo va a Guatemala y cuando decide romper con todo e instalarse en Centroamérica.; y la mención a los poetas Federico García Lorca y Roque Dalton.
También me han gustado los dos anexos finales, un vocabulario básico para viajar con Aida, donde encontraremos la definición de muchas palabras lugareñas que están en el texto, y unos datos de interés para conocer El Salvador: localización, clima, orografía, superficie, demografía, economía, flora y fauna, y tipo de gobierno. Vamos toda una lección de lingüística y geografía.

Un libro basado en una realidad que la autora conoce muy bien.

Algunas frases del libro:
“Aquí todo está relativamente cerca, éste es un país pequeño, tan pequeño que a veces la gente se olvida de él.”

“Nunca quiere llevar la cámara a ninguna parte. Dice que los paisajes se miran con el corazón, no con los ojos, y tiene la teoría de que es imposible mirar con el corazón un pedazo de papel.”

“Me ha envuelto en uno de esos abrazos que salen del corazón.”

“Las palabras son mágicas: no es lo mismo comerse un insípido trozo de banana que una riquísima tajadita, ¿lo habíais pensado alguna vez?”


“Qué fantásticas pueden ser las cosas más sencillas de la vida.”


Contraportada:
Aida, una chica de 13 años, viaja con su padre a El Salvador. Allí vive un gran choque cultural y conoce un sinfín de cosas nuevas, desde los sabores de las comidas a los volcanes en erupción. Se trata de un mundo por descubrir donde la naturaleza parece dictar sus propias normas. Tanto es así que, sin previo aviso, estalla la peor catástrofe meteorológica que ha vivido Centroamérica en los últimos años: el huracán Mitch.

Aunque las dimensiones del huracán son tremendas, Aida, sin pensarlo demasiado, se lanza, en compañía de su amigo Roque, desde El Salvador pasando por Honduras, hasta llegar a Costa Rica en busca de su padre. La protagonista se verá inmersa en una verdadera aventura, cruzando tierras anegadas, luchando contra el hambre y la sed e incluso ejerciendo de improvisada comadrona. Cada uno de los personajes que Aida se encuentra transmite una lección vital a una niña que, sin darse cuenta, va dejando de serlo.

miércoles, 23 de mayo de 2012

EL RUMOR DEL OLEAJE de Yukio Mishima


La pequeña y poco habitada isla de Utajima es un lugar apacible para vivir, así lo siente Shinji, un joven de 18 años, pescador de origen humilde, quien piensa que es un sitio muy bello, y donde cada vez que necesita meditar algo, va a buscar el consejo del mar.
A este lugar regresa Hatsue, una joven muy bella de origen rico, que de pequeña fue dada en adopción y que ahora su padre biológico la ha reclamado al haberse quedado solo.
Desde el primer instante en que se cruzaron las miradas de Shinji y Hatsue, se vieron sorprendidos por sus propios sentimientos, y surgieron emociones que oscilaban entre la cautela y la curiosidad. Para ambos fue el descubrimiento inocente del amor.
Pero sus distintos orígenes serán, en principio, un impedimento a su relación.
De la primera a la última palabra de esta novela impera la lentitud en la descripción de los hechos, todo sucede pausadamente, de una manera relajada, transmitiendo paz y creando un marco idílico, donde la gente convive en armonía, colaborando, ayudándose, tratándose cordialmente, dándose buenos consejos y haciéndose favores, en un micromundo que parece aislado del resto, apartados de la civilización, exceptuando una excursión que hacen los niños a Tokio donde viven experiencias tan sorprendentes como utilizar las butacas plegables de un cine. La vida de estos isleños transcurre en apenas cinco kilómetros de costa, realizando sus tareas habituales y respetando sus tradiciones, ellos pescadores de barca y ellas buceadoras.
Sobresaliendo por encima de toda la narración la descripción detallada del paisaje, transportándonos a una pequeña isla donde la belleza rezuma por todos los rincones. Y lograremos sentirla, saborearla y verla, desde su punto más elevado, el santuario de Yashino, desde donde se abarca un panorama ininterrumpido de la amplia bahía de Ise y una visión privilegiada de las costas lejanas que la rodean, hasta el segundo paisaje más hermoso que es el que se abarca desde el faro, cerca del monte Higashi. Y olerla, su puerto, sus barcos de pesca, sus capturas, su arena y su mar.
Bellos paisajes, adjetivos y metáforas. Junto a la plenitud del amor. Son los ingredientes principales de esta novela que nos transportará a un pequeño paraíso en el Pacífico mientras escuchamos el rumor del oleaje.
Gracias a quienes me aconsejaron “no debes perderte a Mishima”.

Algunas frases del libro:

“El mundo se acercaba a él velozmente, desde muy lejos, con una magnitud en la que hasta entonces no había reparado. La percepción de ese mundo desconocido fuera para él como un trueno distante, que retumbaba en la lejanía y se disolvía en la nada.”

“El muchacho experimentaba una sensación de total armonía con la abundancia de la naturaleza que le rodeaba. Inhaló profundamente, y fue como si una parte de ese algo invisible que conforma la naturaleza hubiera penetrado hasta el centro de su ser. Oyó el rumor del oleaje que rompía en la orilla, y fue como si su sangre joven se agitara al ritmo de las grandes olas marinas. El hecho de que Shinji no experimentara ningún tipo de carencias musicales en su vida cotidiana se debía sin duda a que el mar satisfacía su necesidad.”

“Pensaba que sólo el mar tendría la amabilidad suficiente para aceptar su muda conversación.”

“Mientras contempló lo desconocido desde cierta distancia, su corazón estuvo en paz, pero una vez subió a bordo de lo desconocido y zarpó, la inquietud y la desesperación, la confusión y la angustia habían unido sus fuerzas y le afligían.”

Contraportada:

Narra el nacimiento y consumación del idilio entre dos adolescentes situados en un mundo arcádico, primitivo y elemental: una minúscula isla japonesa en la que sobrevive una comunidad de pescadores apartada de la civilización y donde se percibe por doquier el olor salobre del mar, la fragancia de las cuerdas de cáñamo, el humo invisible de las hogueras y el rumor de un oleaje azul intenso que todo lo circunda.


Gracias a Alianza Editorial por el envío de este libro.

Traducción de Keiko Takahashi y Jordi Fibla

miércoles, 16 de mayo de 2012

CONTRA EL VIENTO DEL NORTE de Daniel Glattauer


Esta novela se puede enfocar desde la sencillez de una historia donde un hombre y una mujer se conocen de un modo casual por internet, al más puro estilo romántico como en la película “Tienes un e-mail”, o con la complejidad de por qué dos personas desconocidas no pueden dejar de escribirse mensajes, y profundizar en qué necesidad tiene cada uno de ellos para que sea prioritario ante todo lo demás mantener esa relación epistolar moderna. Cada uno que lea esta novela que elija lo que más le apetezca según su estado de ánimo: sencillez o complejidad.
Emmi y Leo, dos completos desconocidos que el azar pone en contacto, utilizan el correo electrónico como vehículo de emociones, los continuos mensajes crean un mundo virtual donde no hay sitio para nadie más que ellos dos. Para ella es una especie de tiempo muerto familiar. Para él es una terapia de superación de una relación (real) anterior. Para ambos es un refugio donde se sienten bien, fuertes y seguros, donde son capaces de decir lo que había que decir y sentir lo que había de sentir.
La relación entre ambos crece hasta tal punto que se van a dormir enviándose e-mails y se levantan de la misma manera, prácticamente se han convertido en adictos uno del otro. Se necesitan, aunque incluso para ellos, es difícil entender por qué. Este medio de comunicación se convierte en un confesionario moderno, donde se sinceran. Estando más cerca el uno del otro de lo que nunca estuvieron de otra persona, mientras se enriquecen interiormente.
En su mente se han forjado como se imaginan uno al otro. Por una parte saben que lo que están haciendo no tiene sentido, que no forma parte de la vida real. Así que plantean conocerse ¿Se producirá ese encuentro? ¿Supondrá el fin de la relación?, os dejo estas preguntas para que quien desee saber más tenga que leer este libro, semejante a lo que hace el autor cuando llegas al final y te dice: continuará en “Cada siete olas”...
Un libro muy ágil de lectura, porque los diálogos son e-mails, en su mayoría breves, por tanto cuando empiezas a leerlo apenas puedes parar, por suerte está dividido en capítulos, un tanto al azar, pero pienso que con toda la intención para que de vez en cuando podamos hacer una pausa en la lectura.

Directamente no me ha transmitido emociones ni sentimientos, tan sólo curiosidad por saber si llegarían a conocerse en persona. Y la parte más profunda, por llamarla de alguna manera, es cuando entiendes el por qué del título. Pero, como he dicho en el primer párrafo, si lo enfocas desde un punto de vista más complejo la temática da para pararse a pensar, y es que las relaciones por internet y, en general, todo este mundo de redes de comunicación, empiezan a ser parte de nuestras vidas ¿o no lo es este blog?



Algunas frases del libro:

“Nos dedicamos a despertar la curiosidad del otro y a seguir alimentándola al no satisfacerla de manera definitiva. Intentamos leer entre líneas, entre palabras, y pronto entre letras tal vez. Hacemos grandes esfuerzos por juzgar bien al otro. Y al mismo tiempo nos preocupamos por no desvelar nada importante de nosotros mismos.”

“Quien busca una aventura no está viviendo ninguna.”

“Uno sólo puede pedirle a los demás que sean lo que es uno: un montón de caprichos, un cúmulo de dudas de sí mismo, una combinación de divergencias.”

“Los viejos tiempos no pueden repetirse. Como su nombre indica, son viejos. Los nuevos tiempos nunca pueden ser como los viejos. Cuando lo intentan, parecen viejos y agotados, como quienes los echan de menos. Nunca deberían añorarse los viejos tiempos. El que añora los viejos tiempos es un viejo añorante.”

Contraportada:



En la vida diaria ¿hay algún lugar más seguro para los deseos secretos que el mundo virtual? Leo Leike recibe mensajes por error de una desconocida llamada Emmi. Como es educado, le contesta y como él la atrae, ella escribe de nuevo. Así, poco a poco, se entabla un diálogo en el que no hay marcha atrás. Parece sólo una cuestión de tiempo que se conozcan en persona, pero la idea los altera tan profundamente que prefieren posponer el encuentro. ¿Sobrevivirán las emociones enviadas, recibidas y guardadas un encuentro "real"?

Traducción de Macarena González

martes, 8 de mayo de 2012

SOSTIENE PEREIRA de Antonio Tabucchi


Hace unos meses leí por primera vez a este autor, el libro fue "Tristano muere", en la reseña (aquíque escribí explicaba que no lo hice en un buen momento y como consecuencia apenas me transmitió nada. Por las opiniones leídas en otros blogs literarios supe que no tenía que perderme “Sostiene Pereira”,  así que mi intención era volver a reencontrarme con Tabucchi en esta novela. A veces las casualidades o el azar nos juegan momentos que no esperamos, y el 23 de abril, día del libro, casi un mes después de la muerte de este autor, compré este libro en la Biblioteca Municipal, por 1 € Esta vez me he llevado una impresión muy diferente y entiendo que tanta gente recomiende su lectura, me uno a ellos.
Es una confesión o declaración de los acontecimientos que le sucedieron a Pereira aquel verano de 1938 en Lisboa. Mientras toda Europa olía a muerte y se vivían en algunos países regímenes políticos totalitarios, en España la Guerra Civil y en Portugal la dictadura de Salazar.
Pereira es mayor, viudo, solitario y vive atrapado por el pasado y los recuerdos. Desde que murió su mujer es como si él mismo hubiera muerto, habla con el retrato de su esposa. Tiene pocos amigos exceptuando un antiguo compañero de Universidad, el padre Antonio y el doctor Cardoso. Piensa constantemente en la muerte. Es católico y le preocupan asuntos tan delicados e íntimos como el alma o la resurrección de la carne. Es periodista y trabaja en un pequeño despacho aislado del resto de sus compañeros, con tan sólo el contacto por teléfono con el director, y Celeste, la portera, un personaje peculiar, que él está convencido que es una confidente de la policía. Se encarga de la página cultural de un periódico de la tarde, escribe efemérides de escritores ilustres y traduce cuentos franceses del siglo XIX. También piensa que no puede hacer nada por su país, del que no está de acuerdo con el régimen y la política. No es ni de unos ni de otros.
En este momento de su vida, cuando lo que necesita es elaborar el luto, decir adiós a su vida pasada y vivir en el presente, conoce a un joven y a su novia que sin apenas darse cuenta dan un giro a su existencia. Comienza a pensar cosas que nunca había pensado y a hacer cosas que nunca habría hecho. Por un lado, él les ayuda, por otro, ellos le están ayudando.
Monteiro Rossi y Marta son su contrario, les interesa la vida y viven la historia.
Estos nuevos acontecimientos le crean un conflicto interior y desarrollarán una batalla en su alma.
En la edición de este libro que acabo de leer hay una nota de Antonio Tabucchi a la décima edición italiana, dónde explica como surgió la idea de escribir esta novela, parece que se basó en un personaje real.
Es una historia corta, muy bien escrita, donde entremezcla la evolución del ser humano que vive de los recuerdos y del pasado porque ya no le queda nada, y su propia superación ante un hecho concreto que produce un cambio radical en su vida. Junto a la descripción de la situación política de Portugal y, por cercanía, también de España aquel 1938. Todo relatado como si fuera una declaración, utilizando continuamente la coletilla “sostiene Pereira”.

Algunas frases del libro:

“La filosofía parece ocuparse sólo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse sólo de fantasías, pero quizá diga la verdad.”

“Pero tal vez pueda hacerse todo, basta con tener voluntad para ello.”

“Evento es un término del psicoanálisis, dijo el doctor Cardoso, no es que yo crea demasiado en Freud, porque soy sincrético, pero sobre el hecho del evento sin duda tiene razón, el evento es un acontecimiento concreto que se verifica en nuestra vida y que trastoca o perturba nuestras convicciones o nuestro equilibrio, en fin, el evento es un hecho que se produce en la vida real y que influye en la vida psíquica, usted debería reflexionar sobre si en su vida ha ocurrido algún evento.”

“El arrepentimiento es algo en lo que todos deberíamos pensar.”

Contraportada:

Lisboa, 1938. La opresiva dictadura de Salazar, el furor de la guerra civil española llamando a la puerta, al fondo el fascismo italiano. En esta Europa recorrida por el virulento fantasma de los totalitarismos, Pereira, un periodista dedicado durante toda su vida a la sección de sucesos, recibe el encargo de dirigir la página cultural de un mediocre periódico, el Lisboa. Pereira tiene un sentido un tanto fúnebre de la cultura: prefiere la literatura del pasado, dedicarse a la elegía de los escritores desaparecidos., preparar necrológicas anticipadas. Necesitado de un colaborador, entra en contacto con un joven, Monteiro Rossi, quien a pesar de haber escrito su tesis acerca de la muerte está inequívocamente comprometido con la vida. Y la intensa relación que se establece entre el viejo periodista, Monteiro y su novia Marta, cristalizará en una crisis personal, una maduración interior y una dolorosa toma de conciencia que transformará profundamente la vida de Pereira.

Traducción de Carlos Gumpert y Xavier González Rovira