Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 25 de noviembre de 2011

SIGNATURA 400 de Sophie Divry

La primera reseña que leí de este libro fue en el blog de Ysabel, y tenía muy claro por la temática que me apetecía leerlo (por ese sueño de querer ser bibliotecaria), tiempo después llegó la reseña de Carmen, y mi deseo aumentaba, cuando leí la de Carmina y unos días más tarde la de Sandra, fui a una librería y me lo autoregalé. ¡Qué gran acierto!
Lo leí de un tirón porque es corto, no está estructurado en capítulos, es un monólogo contado en primera persona por la protagonista, una mujer de la que no llegaremos a saber su nombre, que trabaja de bibliotecaria en una biblioteca de provincias en Francia. Ella misma se define como: “soy la mujer invisible, la responsable de la sección de geografía.”
Un discurso que en realidad es una conversación con un usuario de la biblioteca al que encuentra dormido en su sección porque se había quedado encerrado, y del que no escucharemos nada, porque sus pocas intervenciones son narradas por ella misma.
Es una reflexión sobre su vida personal y laboral, sus inquietudes, inseguridades, deseos y aspiraciones, como ha llegado hasta esta vida anónima y solitaria, rodeada de libros y dónde todavía aspira a ser amada. Con muchas referencias al funcionamiento de las bibliotecas, desde el sistema Dewey de clasificación (posteriormente se adaptó creándose la CDU clasificación decimal universal, y es aquí dónde encontraremos el significado al título del libro) hasta la política de compras, pasando por una crítica a los arquitectos de estos edificios (en este caso la sección de Geografía está en un sótano sin luz natural), y la diversidad de usuarios que se pueden encontrar. Conoceremos sus preferencias literarias con un repaso a las obras de Guy de Maupassant o de Simone de Beauvoir. Incluso algunas comparaciones entre la sensualidad que puede provocar el lomo de un libro y una nuca, o la relación entre escribir y sexualidad. Todo un amasijo de pensamientos que nos llegan directamente porque, aunque van dirigidos a ese usuario, es como si nos estuviese hablando a nosotros.
Puede parecer un libro muy técnico o muy dirigido a bibliotecarios, pero es todo lo contrario, utiliza un lenguaje sencillo y claro para contarnos con cierta ironía los entresijos de esta profesión. No falta el humor, es una novela divertida, pero también nos deja una atmósfera de tristeza el sentimiento que transmite esta solitaria mujer.
Es el primer libro de esta joven autora francesa y ha empezado con una estupenda novela.
Por cierto, la portada  y el detalle de la faja que envuelve el libro que representa una ficha de préstamo están geniales.

Algunas frases del libro:

“Dedico este divertimento a todas aquellas y todos aquellos que siempre encontrarán más fácilmente un hueco en una biblioteca que en la sociedad.”

“Saber orientarse en una biblioteca es dominar la cultura en su conjunto y, por tanto, el mundo.”

“En mi oficio, ¿sabe?, no hay nada más emocionante y gratificante que juzgar la clase de persona que tienes delante, tantear su expectativas, dar entre las estanterías con el libro que anda buscando y hacer que se encuentren. Los dos juntos, libro y lector, en el momento adecuado de la vida de cada uno, eso puede producir chispas, una llamarada, una hoguera, puede cambiar una vida.”

Aviso que el resumen de la contraportada es muy extenso, para quién no quiera descubrir demasiadas cosas de este libro.

Contraportada:

Ni siquiera tiene nombre. Y es que nadie habla con ella, como no sea para pedir libros en préstamo. Su consuelo: las buenas lecturas (siempre de autores muertos) y estar rodeada de seres incluso más tristes que ella.
Se pasa los días ordenando, clasificando, poniendo signaturas. No pensaba ser bibliotecaria, pero abandonó las oposiciones por un hombre. Ahora el amor le parece una pérdida de tiempo, un trastorno infantil. Claro que el deseo es muy traicionero, y ella guarda unos pendientes en el cajón.
Preferiría la sección de historia a la de geografía, allí en el sótano de una biblioteca de provincias, donde lleva la mitad de la vida, donde ya empieza a ser vieja, pero el anonimato al menos le concede pequeñas venganzas. De las que quizás solo ella se percata. Porque, además, en el orden de la biblioteca se cifran las jerarquías de la vida: la de los ricos y los pobres, los privilegiados y los subalternos, los que tienen un amor y los que no.
Pero cuando no hay nadie, cuando la biblioteca está cerrada, incluso puede -y sabe- darle voz a su neurosis, a sus angustias, al vértigo del saber libresco. Y entonces descubrimos que los neuróticos pueden ser buenos narradores, cosa no tan evidente. Cosa que tal vez logran, sobre todo, los buenos fingidores, los escritores que dan vida a los buenos personajes.
Sólo le queda, pues, la literatura. Para elevarse, dice ella. Los libros, los buenos libros. Y quizá, también, los buenos lectores, que van a la biblioteca en busca de algo más que calefacción o aire acondicionado, y que dan vida a las grandes historias, como el breve monólogo de esta mujer insignificante, que relata su desencanto con acritud y humor. ¿O es un diálogo? ¿O acaso la pregunta tiene sentido?

Traducción de María Enguix Tercero

domingo, 20 de noviembre de 2011

LA FUGA de Carmen Domingo


Lo más importante de este libro es que narra un hecho real sucedido en Pamplona, en el Fuerte de San Cristóbal, el 22 de mayo de 1938, la fuga de los presos.
Carmen Domingo pasó varios años documentándose antes de empezar a escribir esta historia novelada, porque aunque los nombres de los presos son reales, sus historias son ficticias porque hay situaciones no comprobables.
El relato comienza la tarde anterior a la fuga, mientras vemos el día a día y las pésimas condiciones en que “viven” los presos, los vamos conociendo, su situación actual y como llegaron a esta prisión, en definitiva, quienes son. Tal vez hay muchos nombres y apellidos, lo que en algún momento resulta lioso, pero detrás de cada uno de ellos había una vida.
También conoceremos a los soldados, el director, el administrador, de quienes sabremos como  eran y como son, y por qué han llegado a este Fuerte.
Esta intercalación de puntos de vista da una perspectiva más global de los hechos.
En esta mezcla de realidad y ficción avanzan las horas esperando el momento de la fuga, el plan está en marcha, no hay vuelta atrás.
La segunda parte narra los acontecimientos como si visualizásemos una película, se vuelven a suceder muchos nombres y, por lo menos yo, volvía hacia atrás para recordar quiénes eran, porque llega un momento en que sientes la necesidad de que todos alcancen la libertad, pero ¿cuántos lo conseguirán?

Una realidad de nuestra historia reciente, un libro que recupera un hecho muy concreto de la memoria histórica, una novela que nos recuerda que ojalá nunca más vuelva a suceder.

Algunas frases del libro:

“Hacer cosas cambia las cosas, no hacer nada deja las cosas como están.”

“Sumidos en una guerra que arrasaba con todo aquel que se ponía en medio.”

“Entran en San Cristóbal como personas y acabamos vigilando a cadáveres vivientes.”

“Era mejor tratar de alcanzar la libertad que morir de hambre en el Fuerte de San Cristóbal.”

“Algunos de ellos, al levantar la cabeza en el momento en el que pasaban los reclusos en dirección a la entrada principal, vio movimientos extraños, pero hicieron como si no pasase nada. Al fin y al cabo la mayoría de los que estaban de guardia ese día seguían siendo aquellos chavales que habían jugado juntos en las mismas plazas que los evadidos, nacido en los mismos pueblos, compartido amigos e incluso familias. El pertenecer a uno u otro bando, en muchos casos de reemplazo, sólo fue cuestión de puro azar.”

“Aspiró el agradable olor a tierra mojada. Seguía libre. Esa tranquilidad sólo podía deberse a la libertad.”

Contraportada:

El 22 de mayo de 1938, en plena guerra civil española, dos mil quinientos presos del Fuerte de San Cristóbal de Pamplona, en su mayoría encerrados por motivos políticos, pudieron volver a ser libres. Leopoldo Pico, uno de sus compañeros, había ideado un plan de fuga para escapar de los malos tratos, el hambre y la miseria de su vida entre aquellos muros. Desarmados, apenas organizados, sin tener una idea clara de la distribución y dimensiones del lugar, los presos esperaban una señal del organizador. Estaban débiles, famélicos, y dudaban de las posibilidades reales de éxito; parecía una locura, pero era su última oportunidad.


Gracias a Ediciones B por el envío de este libro.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

NICK de Inma Chacón


Doscientas setenta páginas que he leído de un tirón, exceptuando el momento de preparar la cena y apenas recogida la cocina he continuado con la lectura, así de fuerte me ha enganchado esta novela.
Una adolescente, Dafne, a quien le gusta un chico de su barrio, tras conseguir su móvil y e-mail, crea un perfil falso en facebook para conseguir que se fije en ella. Poco después este chico se agrega como amigo en la red social. Pero, bajo ese nick ¿realmente es él?
Esta historia de redes y mentiras da una visión real de lo que puede suceder en las redes sociales (messenger, tuenti, facebook), su autora Inma Chacón la escribió a raíz de un hecho que le sucedió a una de sus hijas. Tal vez porque yo también soy madre me he sentido absorbida por este libro, en el que he visto con suma claridad como poco a poco la joven protagonista se va metiendo en la boca del lobo, pero ¡ojo! No todo es lo que parece.
Aunque lo más cierto es la facilidad con la que alguien puede inventarse una personalidad por internet.
Dafne es una jovencísima adolescente en plena revolución hormonal, a quien no le gusta el mundo de los adultos, porque no los ve felices, hubiera preferido no llegar a la adolescencia, es la primera vez que siente que duele enamorarse. Y ahora ve como su vida empieza a ser diferente desde que empezó a contestar los primeros comentarios que aparecieron en el muro de facebook sin saber a quién estaba respondiendo. Este juego le atrapa en una pesadilla de la que no sabe como salir mientras los acontecimientos se suceden irremediablemente.
Este libro debería ser leído por los jóvenes y por sus padres, porque como dijo un policía en una charla sobre estos temas a la que asistí: nuestros hijos son nativos de internet porque han nacido con él, y nosotros, los padres, somos inmigrantes, por eso ellos se manejan con tanta soltura y nosotros con prudencia. Internet es una magnífica herramienta siempre que se use adecuadamente.
Tras leer esta novela ellos y nosotros tendremos una visión más clara de lo que puede pasar en las redes sociales.

Otro tema muy importante en este libro es la relación madre-hija, a veces tan complicada en la adolescencia, y donde otra vez los jóvenes y los padres podemos visualizar esta relación y reflexionar sobre las actitudes, comportamientos y situaciones. Nos cuenta como Dafne una niña de 12 años reclama la atención como si quisiera convertirse en el centro del universo, mientras su madre no acaba de entender que le sucede, hasta entonces era dulce y cariñosa y se está convirtiendo en una extraña. Siendo su propia hija y no sabe como poner en práctica los consejos que parecen tan fáciles cuando se dirigen a otros. Una serie de hechos en los que quienes tenemos hijos adolescentes podemos fácilmente identificarnos.

Me ha gustado el estilo narrativo de la autora, muy a la altura de los adolescentes, también la forma y el desarrollo de la trama que consigue mantener la intriga hasta el final, aunque otros hechos son predecibles porque Inma Chacón adelanta situaciones. Pero es que lo importante no es mantener el misterio sino que lo destacable es la temática, tanto las redes sociales como la adolescencia y la relación con la familia, lo que vive Dafne y lo que vive su madre. Sin olvidar unas pocas referencias a la mitología griega, lo que explica que el nick de esta joven sea Dafne.

Tan sólo me ha desconcertado (o tal vez preocupado) un poco la edad de la protagonista, porque tiene 12 años. Personalmente creo que cada vez se enganchan más jóvenes a internet. ¿Somos conscientes los padres de esta realidad?

Algunas frases del libro:

“Las redes más peligrosas son las invisibles. Dafne lo sabe. Pero más peligrosas aún son las que se tejen alrededor de uno mismo, porque ésas no sólo no las aprecia la vista, sino que apenas se sienten.”

“Es difícil que la traición y la mentira desaparezcan sin llevarse con ellos algún herido.”

“Pero el miedo no se vence a voluntad, ni siquiera cuando tratamos de convencernos de que no hay otro camino que quererlo para poder romper las cadenas que nos atan a nuestros propios fantasmas. Y Dafne no tenía la más mínima esperanza en que ella pudiera liberarse de los suyos, por mucho que lo quisiera. Es más, ni siquiera sabía si lo quería de verdad. Sus miedos eran suyos. Y con ellos había que quererla.”



“Las cosas no son lo que parecen muchas veces.”

Contraportada:

>/ Usas una identidad falsa.

>/ Tienes 647 amigos y ninguno es de verdad.

>/ Vives una historia de amor que se convierte en una historia de miedo.

>/ Bienvenid@ a las redes sociales.

Solapa:
Dafne está enamorada de un chico de su barrio, un individuo muy poco recomendable.
Con la ayuda de su prima, encontrará la manera de interesarle: creando un perfil falso en facebook del que él no pueda sino enamorarse.
Pero entonces comienzan a suceder cosas inesperadas: alguien más se interesa por ese perfil falso, alguien que claramente no tiene buenas intenciones y que se oculta tras su nick.

Comienza una persecución, un peligroso juego del gato y el ratón, entre dos personas que no se conocen en la realidad... ¿o quizás sí?


Como información adicional Inma Chacón ha sido la finalista del Premio Planeta 2011 con la novela “Tiempo de arena”.

jueves, 10 de noviembre de 2011

COMO UNA NOVELA de Daniel Pennac


Este libro le va a gustar a todo aquel o aquella que sienta placer por la lectura, y más específicamente a quien tenga hijos o jóvenes en su entorno. Porque Daniel Pennac, profesor de literatura en un instituto, escribió este ensayo para recuperar el gusto por los libros, tras comprobar la reticencia a la lectura de sus alumnos, así como de su hija de ocho años.

Dividido en cuatro partes, en la primera bajo el título “Nacimiento del alquimista” trata de cómo hacemos leer a nuestros hijos, y de la generación, que por edad puede ser la de nuestros padres o abuelos, en que la tendencia era impedir leer.
Reflexiona sobre la atracción de la tele y el tiempo que nos ocupa, al igual que el resto de aparatos electrónicos. Pero no son los únicos culpables de que se lea poco, hace referencia a las escuelas y el como se trabaja, o no, desde ellas la lectura, la falta de bibliotecas, o la parte infinitesimal reservada al libro por parte del ministerio de Cultura (aunque el autor se refiere a Francia y escribió este libro en 1992, opino que es extensible a España y a la época actual).

Con estas reflexiones el autor nos lleva a los que somos padres a preguntarnos si hemos conseguido de manera correcta que nuestros hijos tengan placer por la lectura.

En la segunda parte “Hay que leer” trata la lectura como dogma, y nos dice ¡hay que leer!:
Para aprender.
Para sacar adelante nuestros estudios.
Para informarnos.
Para saber de dónde venimos.
Para saber quiénes somos.
Para conocer mejor a los demás.
Para saber adónde vamos.
Para conservar la memoria del pasado.
Para iluminar nuestro presente.
Para aprovechar las experiencias anteriores.
Para no repetir las tonterías de nuestros antepasados.
Para ganar tiempo.
Para evadirnos.
Para buscar un sentido a la vida.
Para comprender los fundamentos de nuestra civilización.
Para satisfacer nuestra curiosidad.
Para distraernos.
Para informarnos.
Para cultivarnos.
Para comunicar.
Para ejercer nuestro espíritu crítico.

Creo que cada uno de nosotros podemos encontrar una buena razón para leer.

La tercera parte “Dar de leer” nos explica como ha conseguido que lean sus alumnos, como han perdido el miedo al texto. Toda una lección de la que destacaría la manera tan sencilla de conseguirlo, aunque tengo claro que en la práctica no lo sería. Y nos recuerda que para que la juventud lea debemos concederles los derechos que nosotros nos permitimos, y de esto trata la siguiente parte.

La cuarta y última se titula “El cómo se leerá” y recoge los derechos imprescriptibles del lector que muchos de vosotros habréis visto alguna vez en este cartel con ilustraciones de Quentin Blake.

Daniel Pennac resume este decálogo diciendo:
“lea lo que quiera, como quiera y cuando quiera y, si no quiere, no lea. Porque leer es ante todo un placer voluntario.”

Y un placer ha sido leer este libro, porque es ameno, cercano y reflexivo en la forma de tratar un tema tan importante como es la lectura, y el cómo, dónde y cuándo podemos disfrutar con ella.

Totalmente recomendable.


Algunas frases del libro:

“Mientras que la tele, e incluso el cine si nos paramos a pensarlo..., en una película todo está dado, nada se conquista, todo está masticado, la imagen, el sonido, los decorados, la música de fondo en el caso de que no se entendiera la intención del director...
La puerta que chirría para indicarte que es el momento de morirte de miedo...
En la lectura hay que imaginar todo eso... La lectura es un acto de creación permanente.”

“Están los que jamás han leído y se avergüenzan de ello, los que ya no tienen tiempo de leer y lo lamentan, los que no leen novelas, sino libros útiles, ensayos, obras técnicas, biografías, libros de historia, están los que leen todo sin fijarse en qué, los que devoran y cuyos ojos brillan, están los que sólo leen clásicos, amigo mío, porque no hay mejor crítico que el tamiz del tiempo, los que pasan su madurez releyendo, y los que han leído el último tal y el último cuál, porque, amigo mío, hay que estar al día.
Pero todos, todos, en nombre de la necesidad de leer.”

“Las cosas más hermosas que hemos leído se las debemos casi siempre a un ser querido. Y un ser querido será el primero a quien hablemos de ellas.”

“El auténtico placer de la novela reside en el descubrimiento de esta intimidad paradójica: el autor y yo...”

“Sí, pero ¿a qué parte de mi distribución del tiempo quitar esa hora de lectura diaria? ¿A los amigos? ¿A la tele? ¿A los desplazamientos? ¿A las veladas familiares? ¿A los deberes?
¿De dónde sacar tiempo para leer?
Grave problema.
Que no lo es.”

Contraportada:
Este libro es un ensayo, aunque se lee como si fuera una novela, un estimulante relato con una única intención: recuperar el placer de la lectura en una época en que ésta parece haberse reducido a una obligación. Un placer que empieza por el derecho a no ejercerlo, o a hacerlo cómo y cuándo a cada uno le apetezca.

Traducción de Joaquín Jordá

domingo, 6 de noviembre de 2011

SI DECIDO QUEDARME de Gayle Forman


Una novela juvenil que no trata ni de vampiros ni de institutos. Aunque el tema ha resultado acorde para leerlo en estas fechas de Todos los Santos.
Se desarrolla en veinticuatro horas y los capítulos vienen separados por horas y minutos de ese día.
En este tiempo conocemos a Mia, una joven de 17 años, que vive en Oregón con sus padres y su hermano pequeño, estudia, toca el chelo, sale con un chico. Hasta aquí todo normal.
Pero ocurre un accidente y Mia tiene que tomar una decisión muy importante.
Contado en primera persona nos relata lo que va ocurriendo en el presente y nos descubre muchos momentos de su pasado. Así nos hace partícipes de sus sentimientos, sus dudas, sus reflexiones. Lo que le está sucediendo ella misma nos dice que no tiene sentido. Pero aunque no lo capta del todo empieza a verlo claro. “Tengo diecisiete años. Las cosas no debían ser así. No era así como se suponía que iba a ser mi vida.”
Y mejor no descubrir nada más del argumento, porque yo que no sabía de que iba, primero me ha desconcertado pero después he descubierto ese fondo de reflexión sobre una decisión tan importante como la que durante toda la novela realiza la protagonista.
Es una historia triste, pero llevadera porque la forma en que está relatada intercalando el presente y el pasado deja la sensación de estar viendo una película.
Un tema secundario pero presente todo el tiempo es la música, por un lado la clásica y por otro lado el rock. Una combinación que llega a ser perfecta y que une aún más a Mia con su padre y con su novio.
Poniéndose en la piel de la protagonista el desarrollo de la novela tiene sentido, porque al principio parece que la autora se ha olvidado de otros personajes, pero hay que entender que quien nos cuenta todo es Mia, y vemos y sabemos lo que ocurre a través de sus ojos. Porque ella es consciente de lo que está sucediendo pero sin sentirlo.

Algunas frases del libro:

“La gente sólo cree lo que quiere creer.”

“Sé que ni todos los besos mágicos del mundo le habrían ayudado hoy, pero no sé de qué sería capaz por haber podido dárselo.”

“A veces hay que elegir en la vida, y a veces la vida te elige a ti. ¿Lo entiendes?.
Pensé en el chelo, en que a veces no entendía por qué me había sentido atraída por él, en que algunos días tenía la impresión de que el instrumento me había elegido a mí.”

“Y apuesto a que se convertirá en una persona más fuerte gracias a la pérdida de hoy. Tengo la sensación de que, después de pasar por algo así, uno se vuelve más o menos invencible.”

Contraportada:
Tiene que decidirse...
...entre su familia y Nueva York, entre su novio y su amor por la música clásica.
Pero entonces, ocurre un accidente.
Ya nada será como antes, y sólo le queda una decisión... vivir o morir.


Por cierto hay una película sobre este libro y, además, la autora ya ha publicado la segunda parte.


Traducción de Gema Moral Bartolomé