Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

domingo, 30 de octubre de 2011

ISLA DE NAM de Pilar Alberdi


Giacomo y Elisa son los protagonistas de esta bella, corta e intensa historia de amor. Donde las palabras toman fuerza en un homenaje a los narradores orales.
Ese comienzo “--¡Escuchad, escuchad! Esta es la historia...” Nos indica claramente que vamos a escuchar (leer) lo que nos cuenta un narrador oral, que es el propio Giacomo. A partir de aquí, de una forma donde la oralidad es la protagonista, vamos conociendo su pasado y su presente, y el de su gran amor, Elisa.
En ese pasado encontramos a Tomaso Daltieri, padre de ella, un mercader de Venecia, con quien a través de sus ojos descubrimos esa hermosa ciudad.
La autora introduce elementos muy significativos en la profesión de los narradores como es el uso de fórmulas sencillas a la hora de contar: cuando refiriéndose al público se le enseña a decir “¿quién vive?” para que dé pie a empezar un cuento; o cuando dice que “a mayor silencio, mayor atención”; aparte de que en varias ocasiones está presente la frase: “--¡Escuchad, escuchad!”.
También con ese comienzo narra otros relatos dentro de la historia principal, cuentos de reyes, de Marco Polo.
Así hasta que sin darnos apenas cuenta llegamos a un precioso final.
Es un libro para leer de un tirón, pero pausadamente, saboreando cada frase y parando en aquellas que pueden hacernos reflexionar, sobre todo, cuando habla de la imaginación.
Por su estructura en capítulos cortos y frases poéticas me ha recordado al libro “Seda” de Alejandro Baricco (reseña aquí), también por la belleza que tienen los dos relatos.
Es un libro para releer en muchos momentos. Aunque también me encantaría cerrar los ojos y escuchar esta historia contada por algún narrador oral, y mientras tanto imaginar.
Creo que se nota que me entusiasma todo lo relacionado con la narración oral, tal vez por este motivo mi perspectiva de este libro la haya centrado en este tema. Llevo años escuchando a narradores y espero continuar muchos más.
Por cierto el narrador que comentaba hace unas líneas podría ser Carlos Alberto Ortiz (Caoz) (enlace aquí), en cuanto terminé de leer esta historia me acordé de él y las veces que le he escuchado contar “El amor y la locura” donde podemos saber porqué el amor es ciego. 
Y una recomendación no os perdáis el Maratón de Cuentos de Guadalajara (España) (enlace aquí).

Algunas frases del libro:

“¿Cómo sería el mundo si no fuese como es?”


“Si el mundo no fuese como es, sería de mil maneras distintas.”


“Por aquella época, yo no sabía imaginar, y sólo los años me mostraron que el mundo sin la imaginación no tiene sentido.”


“Cómo unas pocas palabras pueden inventar un mundo.”


“Así pasaba mi vida, contándoles cuentos que ellos no entendían o al menos eso, me parecía. Porque la distancia de Venecia había despertado en mí: la imaginación.”

Contraportada: 

En la floreciente Venecia de los mercaderes y los grandes viajes, dos jóvenes se prometen amor para toda la vida. Muchos años después, cuando audaces navegantes arribaron a una remota isla, oyeron la historia de amor que aquí se cuenta y que comienza así:
--¡Escuchad, escuchad! Gentes de Nam... Ella contaba cuentos y yo era un mercader de Venecia.

Gracias a la autora Pilar Alberdi por el envío de este libro.

domingo, 23 de octubre de 2011

CRÓNICA INSIGNIFICANTE de Emilio Casado Moreno


Esta novela me llegó en formato e-book enviada por el propio autor, en el e-mail me decía que por el tipo de libros que comento en el blog que seguro que me gustaría. Y no se ha equivocado en su apreciación.

Empieza en forma de diario, describiendo con detalle cada día de la vida de Marcelo, un psicólogo que trabaja en la cárcel, separado, con una hija pequeña, que a sus 40 años vuelve a vivir con sus padres porque no le queda más remedio.
En esta parte vemos a un hombre de hoy en día con el cual podemos identificar a muchos conocidos, porque sus dudas, reflexiones, pensamientos, actuaciones, sentimientos, planteamientos, representan la realidad. Ha perdido su vida de antes, va a la deriva, sus preocupaciones personales inciden en el trabajo, y sólo desea poner orden en su nueva vida y seguir hacia delante.
En su rutina nos encontramos con otros personajes: su ex, su hija, su mejor amigo, sus padres, su hermana, sus compañeros de trabajo. Junto a todos ellos vamos conociendo a Marcelo en todas sus facetas como: separado, padre, amigo, hijo, hermano, trabajador. Pero también vamos conociendo hechos anteriores, porque nos describe muchos recuerdos de su vida pasada. E incluso detalla algunas sesiones de terapia en la cárcel. Me han parecido tan bien descritas algunas de estas escenas que bien podrían ser otra novela por si solas.
Hasta aquí, y sólo han pasado 6 días, es una novela con una temática actual, que trata cuestiones existenciales, de ésas que te hacen pararte a pensar sobre tu propia vida, con frases como: “el arco iris de la existencia”. Con referencias a temas cercanos (por lo menos para mi) como cuando habla de la música, sobre todo, de la movida madrileña, o cuando cuenta lo de que todos hemos conocido a alguien que recogía los plastiquitos del tabaco para conseguir una silla de ruedas. Tiene su parte simpática como la visita del cura a su casa, sin dejar olvidada la parte seria de la situación que está viviendo. Por tanto es casi imposible no sentirte identificada con muchas situaciones. Con respecto a la música (para los melómanos) debo añadir que hay muchas referencias.
Y pasamos a la segunda parte, de ese sexto día contado prácticamente minuto a minuto salta a dos semanas después, produciéndose a una velocidad de vértigo un giro total al estilo y convirtiéndose en una novela de intriga. Tremendo e impactante el cambio y el desarrollo de esta historia. Tengo que confesar que las dos últimas frases me han hecho soltar unas lágrimas.

Un libro que ha sido editado por el autor a través del portal Bubok, de momento ninguna editorial se ha lanzado a comercializarlo, pero el tiempo dirá porque de momento va circulando por los blogs de libros y con buenas opiniones.

Algunas frases del libro:

“A veces hay que tomar decisiones, hay que elegir caminos, aventurarse en la incertidumbre.”

“Supongo que los años tienden a hacerme idealizar lo que en esos días vivía tan intensamente. No dejo de tener la sensación de que alguno de aquellos trenes fuera el que debí tomar y que me equivoqué terriblemente dejándolos pasar a todos hasta que llegaron mis años de universidad y cogí el tren con el que finalmente descarrilé.”

“De repente tengo la sensación de haber estado perdiendo el tiempo desde que tuve que irme de mi casa, desde que decidí que lo mejor para que la salud física y psíquica de los implicados en mi matrimonio no sufriera más de la cuenta era dejar el piso que habíamos comprado al casarnos y volver con el rabo entre las piernas a casa de mis queridos papás. Entiendo súbitamente que no puedo dejar que la vida pase por delante de mí sin tomar mi parte del pastel, sin involucrarme de lleno. Ahora lo veo todo claro. Si durante tantos años he ido en la dirección equivocada por qué no arreglarlo ahora, ésta misma noche. Ahora es el momento, no hay más tiempo que perder. El aire me resulta renovado, diferente. Acabo de notar que la noche está especialmente agitada, como removida. Todo sucede con más calma. Pero nada está fuera de lugar.”

“Benditos avatares de la vida que hacen que los caminos de las personas coincidan en el tiempo y en las circunstancias más inverosímiles. “

“Supongo que mientras más te alejas, más te gusta mirar hacia atrás, todo lo lejos que puedas, al principio, para ver qué había… no sé. Yo creo que entre lo que recuerdas y lo que la imaginación añade, te termina pareciendo maravilloso.”

“Hay multitud de estudios que hablan sobre las diversas maneras que tiene el cerebro de afrontar las desgracias, los reveses que sufrimos a lo largo de la vida. Si no fuéramos capaces de sobreponernos a la adversidad, los problemas no tardarían en acabar con nuestra cordura. Nuestro cerebro tiene mecanismos para minimizar los efectos que las zancadillas del día a día puedan ejercer sobre nosotros. Si no fuera por actitudes como restar importancia, pensar en cosas agradables, buscar excusas o explicaciones congruentes, las desgracias terminarían, en no mucho tiempo, por producirnos daños a nivel físico. Cada revés se sumaría al anterior terminando por hacer que la carga fuese insoportable. De hecho, mucha gente, quizás con un tornillo algo flojo, no termina de reaccionar ante estas tesituras y sucumbe ante la depresión o cualquier otro tipo de enfermedad mental. Sin duda alguna el sentido del humor es una de las armas más importantes que tenemos para luchar contra la adversidad.”

Sinopsis extraída de la propia web de BUBOK:
Después del fracaso de su matrimonio Marcelo Suelas se ha visto obligado a empaquetar sus pocas pertenencias y volver al hogar de sus padres, a su habitación de toda la vida, al barrio que le vio crecer y emanciparse fallidamente. Rondando los cuarenta y cuestionándose amargamente su propia estabilidad mental, Marcelo se ha quedado sin casa, sin coche, económicamente famélico y con su adorada hija en régimen de visitas. Para colmo su trabajo como psicólogo inte­rino en la Prisión Provincial pende de un hilo.
La vida no parece darle tregua.
En su caminar nos encontramos con sus padres, ella aspirante a beata y él policía excrápula jubilado y rehabilitado, su amigo Domingo, soltero y triunfador, sus variopintos compañeros de trabajo y las entrevistas con los presos que finalmente marcarán las cartas con las que Marcelo Suelas tendrá que jugar.

domingo, 9 de octubre de 2011

TODO ESO QUE TANTO NOS GUSTA de Pedro Zarraluki

Un libro muy agradable de leer porque reflexiona sobre la vida, porque los personajes se hacen muy cercanos, porque transmite felicidad y esperanza y está narrado con naturalidad y sencillez. En realidad he sentido como si cogiera el final de “El bolígrafo de gel verde”  (reseña aquí)(libro que me gustó mucho y me quedé con ganas de más) y contemplara que pasa después, porque en esta historia desde el comienzo los personajes dan un vuelco a su vida. Escapan, improvisan, inventan una vida después de dejar su pasado tedioso atrás.
Contado en primera persona por Ricardo narra como su padre, Tomás, un afanado arquitecto que lleva malviviendo desde que se separó de su mujer, Cristina, un día desaparece en busca del paraíso soñado.
“Aquella noche no lo sabía, no podía imaginarlo, pero al día siguiente emprendería, arrastrado por mi padre, un viaje que cambiaría por completo mi vida.”Gracias a esa huida, consiguen hacerse un hueco en otro lugar, enraizar en un pueblo, crear nuevas amistades, en definitiva, encontrar su lugar en el mundo.
Por una parte Tomás encuentra estabilidad, y con ella el final de su anclaje en un pasado que prefiere olvidar. Consiguiendo dinamizar su vida.
Por otra Ricardo había perdido su vida sin darse cuenta, recién separado de Clara y también de su socio de bufete. Necesita remontar la adversidad, convertirse en otra persona. Y espera que las cosas vuelvan a estar en su lugar.
En sus vidas se producen muchos cambios, lógicamente todos positivos, no se sabe quién está ayudando a quién. Se produce un acercamiento padre e hijo. Y en ese camino arrastran a otras personas que también ven modificadas sus vidas. Y todos esos personajes secundarios son parte esencial de esta historia. De cada uno de ellos conocemos sus vivencias.
Predomina la parte positiva aunque también hace referencia a que no siempre se puede huir, la gente se esfuerza para ser feliz, cierra los ojos y se engaña a sí misma si hace falta. Hasta que sucede algo que hace que todo se ponga en su sitio.
“Las cosas deben estar todas en el lugar que les corresponde, incluidas las personas.”Una novela que transmite energía positiva porque si queremos podemos dar un cambio a nuestras vidas, sólo necesitamos tenacidad y coraje, como les sucede a los personajes de esta historia.
Es de esos libros que lees a gusto y te dejan bien.

Algunas frases del libro:
“Recordé una máxima de mi época de estudiante: los muros detienen las ideas.”

“La memoria es arbitraria y rencorosa. No dejes que ella piense por ti.”

“La disposición de los países había cambiado poco en todos los continentes. Sólo Europa era radicalmente distinta, como si al haber perdido la capacidad de dibujar fronteras por todo el mundo se hubiera visto obligada a continuar haciéndolo en su propio territorio.”

“No hay mejor reflejo de la vida interior de los otros que verlos sonreír para sus adentros.”

“Haz algo. La frase maldita. Debe de ser maravilloso exigir a los demás que hagan algo. Pero a veces los demás están hartos de hacer cosas a las que no les encuentran el sentido.“

“Desde que leo tanto me mareo un poco pero tengo la sensación de que puedo abarcar el mundo entero en la palma de la mano.”

“El paraíso no existe. Si acaso es una intermitencia, una ráfaga de viento que nos sacude a veces. Disfrutar, pese a todo, del instante. Eso es lo más parecido que tenemos al paraíso.”


Contraportada:

No siempre es fácil ser padre. Tampoco es fácil ser hijo. En realidad nada es fácil en esta vida... y ahí está la clave de la comedia. La dificultad acaba convirtiéndose en el corazón mismo del placer de vivir.
Un anciano se escapa en busca de un palacio inalcanzable, y su hijo va tras él. En su huida se encontrarán con una chica que está segura de amar, pero no de comprometerse a amar para siempre; con una mujer perturbadora que vive sola con su mayordomo y su cocinera napolitanos; con una ciega que nunca quiso trabajar y acabó cultivando las rosas más bellas...
Padre e hijo comprenderán que vivir puede ser apasionante si se sabe mirar a los demás, hacerse cómplice de ellos. Si se sabe no tener miedo al ridículo, al miedo mismo. Y que es, al fin y al cabo, la única oportunidad que tenemos de dar un paseo por el paraíso.