Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 27 de octubre de 2010

LA EVOLUCIÓN DE CALPURNIA TATE de Jacqueline Kelly

Aunque llego un poco tarde a la propuesta de lectura conjunta que hizo Bookworm del blog Bitácora de mis lecturashago ahora esta reseña porque es cuando ha caído en mis manos este libro.
Es una historia muy bonita. La protagonista tiene 11 años y nos cuenta en primera persona los acontecimientos que le sucedieron en 1899.
Como niña tiene ilusiones e inquietudes, le gusta explorar, investigar, estudiar y descubrir el por qué de todo. Pero vive a finales del siglo XIX en un pueblo de Texas y lo que espera la sociedad y sus padres, sobre todo su madre, de ella es bien diferente, como mujer debe aprender a cocinar, a coser, a tocar el piano y todas las tareas de la casa, así como encontrar un buen marido y cuidar en un futuro de él y de los hijos.
Además, Calpurnia es la única chica entre siete hermanos, la del medio, y en la novela vemos claramente la diferencia de educación entre chicos y chicas. Como cuando su hermano Lamar le dice:
“Las chicas no votan y no se les paga. Se quedan en casa”.Pero tiene la suerte de tener un abuelo, al que nos presenta como una figura misteriosa, que se interesa por ella y sus ganas de aprender, creándose entre los dos una complicidad y una relación especial. Él la coge como ayudante en sus investigaciones, tiene un laboratorio en la casa donde realiza experimentos, y le explica todo lo que ella quiere saber. Salen juntos a explorar llegando a encontrar una planta que creen puede ser nueva. La sorprende cuando le cuenta que ha mantenido contacto por carta con Darwin, y le habla de él “El señor Darwin no escribió para un público de once años y tres cuartos-prácticamente doce. Tal vez un día de éstos podríamos hablar de sus ideas.” o cuando le deja de su biblioteca “El origen de las especies”, libro que Calpurnia había intentado encontrar en la biblioteca del pueblo y la bibliotecaria se escandalizó y casi la echó por osar a pedir tal libro que por supuesto no tenía.
Con sus hermanos tiene sobre todo relación con Harry, el mayor, que aunque sin apoyarla al cien por cien en sus aspiraciones sin embargo la escucha y le da algún consejo. 
“Callie Vee –dijo-, tengo algo para ti. – Fue a sus escritorio y sacó un cuaderno tamaño bolsillo de piel color rojo, con RECUERDO DE AUSTIN impreso en la cubierta-. Ya verás, no lo he usado nunca. Puedes usarlo tú para apuntar tus observaciones científicas. Eres toda una naturalista en ciernes.” El resto de hermanos, los padres, Viola, que es la “criada” y otros personajes forman parte de la historia y sus intervenciones nos ayudan a conocer mejor a Calpurnia.
El libro tiene escenas simpáticas por las respuestas y pensamientos que tiene Calpurnia. Como la escena en la que está con su madre y ésta le “exige” que debe tejer calcetines para toda la familia, y nos muestra la buena disposición que tiene la niña por complacer a su madre. Aunque cuando se trata el tema de presentarse en sociedad, para conseguir marido, ya no está tan de acuerdo.
Incluso la escena, a pesar del peso que tiene, de cuando le regalan sus padres por Navidad un libro y ella empieza a abrir el paquete viendo la palabra “ciencia”, lo que le hace pensar que por fin entienden sus intereses, pero la cara le cambia cuando acaba de rasgar el papel y lee el título entero. Que no lo escribo para no desvelar más. Porque esta novela merece la pena leerla. Es entretenida, ligera y cuando llegas al final te quedas con ganas de más. Además, es un homenaje a Darwin y una pequeña reivindicación del papel de la mujer en la sociedad.


Algunas frases del libro:
“Algún día iba a tener todos los libros del mundo, estantes y estantes llenos. Viviría en una torre hecha de libros; me pasaría el día leyendo y comiendo melocotones.”

“El abuelito y yo hacemos ciencia. Y eso es cuando estudias el mundo que tienes alrededor y tratas de descubrir cómo funciona.”

“Pero tuve mucho trabajo que hacer después de ese día concreto en que, mientras flotaba en el río mirando el cielo, me vino como un rayo la teoría sobre los saltamontes o, en el fondo, sobre el mundo en sí. Cuando trepé por la orilla ya me había transformado en una exploradora, y lo primero que descubrí fue a otro miembro de mi curiosa especie que vivía en el extremo opuesto del pasillo. Había un tesoro viviente bajo nuestro techo, y ninguno de mis hermanos podía verlo.”

“¿Por qué tengo que aprender a coser y a cocinar? ¿Por qué? ¿Me lo puedes explicar, eh?.”

“Yo nunca me clasifiqué a mí misma con las demás niñas. Era diferente, no era de su especie. Nunca pensé que mi futuro iba a ser como el de ellas. Pero ahora sabía que era falso, que yo era exactamente como las demás: se esperaba que entregara mi vida a una casa, un marido y unos hijos. Se suponía que dejaría mis estudios naturalistas, mi cuaderno y mi amado río. Había algo perverso en toda esa costura y cocina que intentaban imponerme, en esas lecciones pesadas que yo esquivaba y rechazaba. Me entró calor y frío a la vez. Mi vida no estaba junto a la planta, después de todo. Mi vida estaba confiscada.”


Solapa:
“Aquel verano de 1899, yo tenía once años y era la única chica de siete hermanos. ¿Os podéis imaginar una situación peor? Me llamo Calpurnia Virginia Tate...”
Calpurnia , Callie Vee, es una niña que vive en un pueblo de Texas. A pesar de que su madre insiste en que aprenda a tocar el piano, coser y cocinar, ella está más interesada en lo que ocurre tras la puerta cerrada de la biblioteca, o en el laboratorio de su abuelo. Poco a poco irá ganándose a este señor un tanto huraño y empezará a colaborar con él en sus observaciones del medio natural, aprenderá quién es Darwin, qué son las especies y las subespecies, y también lo idiotas que se vuelven los hermanos mayores cuando se enamoran.

Contraportada:
“Reanudamos nuestro camino hacia el río y hallamos sombra bajo un árbol hospitalario en la parte baja de las pacanas. Entonces el abuelo me contó unas cosas increíbles. Me explicó maneras de llegar a la verdad de cualquier tema, no sólo sentándote a pensar en ello como Aristóteles (un señor griego, listo pero confundido), sino saliendo a mirar con tus propios ojos; me habló de hacer hipótesis e idear experimentos, y de comprobar mediante observación y llegar a una conclusión.”

Traducción de Isabel Margelí

viernes, 15 de octubre de 2010

RETRATO EN SEPIA de Isabel Allende


Después de “Hija de la fortuna”, novela que leí hace poco (reseña aquí) y me entusiasmó, puedo decir lo mismo de “Retrato en sepia”. Otra vez los personajes toman el mando y dan una fuerza tremenda a la narración.
La protagonista de esta historia es Aurora del Valle, una mujer que intenta conocer su pasado, sus orígenes, para poder encontrarse a si misma. Es ella la narradora de esta historia, quién poco a poco va desentramando los secretos de su familia.
Nieta de Paulina del Valle, Eliza Sommers y Tao Chi’en, personajes de
“Hija de la fortuna”, quiénes vuelven a ser muy importantes en este relato.
Isabel Allende vuelve a describirnos con muchos detalles a todos los personajes, sean principales o secundarios. Transmitiéndonos perfectamente como son cada uno de ellos.
También ha sabido narrar muy bien el reflejo de una sociedad y de una época, en este caso finales del siglo XIX en Chile, mezclando realidad y ficción.
La descripción de la batalla entre chilenos y peruanos por la conquista de Lima es desgarradora. Según vas leyendo sientes el dolor de la gente, la impotencia, el odio y la desesperación por sobrevivir. En un momento de la batalla se encuentran cuerpo a cuerpo un chileno y una peruana, y la autora nos lo relata así:

“Los ojos de ambos se cruzaron en una mirada interminable, sorprendidos, preguntándose en el silencio eterno de ese instante quiénes eran, por qué se enfrentaban de ese modo, por qué se desangraban, por qué debían morir”.
Un libro para disfrutar y continuar leyendo otros de esta escritora.“Retrato en sepia” yo no lo consideraría una segunda parte de “Hija de la fortuna” pero si aconsejaría leer los dos, para conocer los antecedentes de varios personajes.

Algunas frases del libro:
“Hay tantos secretos en mi familia, que tal vez no me alcance el tiempo para despejarlos todos”.

“Esta historia es larga y comienza mucho antes de mi nacimiento; se requiere paciencia para contarla y más paciencia aún para escucharla. Si por el camino se pierde el hilo, no hay que desesperar, porque con toda seguridad se recupera unas páginas más adelante”.

“Una vez que mi abuela renunció a mandarme a la escuela y las clases con la señorita Pineda se hicieron rutinarias, fui muy feliz. Cada vez que hacía una pregunta, esa magnífica maestra en vez de contestar, me señalaba el camino para encontrar la respuesta. Me enseñó a ordenar el pensamiento, investigar, leer y escuchar, buscar alternativas, resolver viejos problemas con soluciones nuevas, discutir con lógica”.

“La fotografía y la escritura son una tentativa de asir los momentos antes que se desvanezcan, fijar los recuerdos para dar sentido a mi vida”.


Sinopsis:
Durante la segunda mitad del siglo XIX, San Francisco era ya una ciudad mestiza en la que emigrantes de distinto color y lenguaje llegaban atraídos por el sueño del oro y la prosperidad. Chinatown se erige como una fortaleza de murallas invisibles, una pequeña China regida por leyes ancestrales, poderosos clanes y el silencio; un territorio casi desconocido para la población blanca. Allí nace Aurora del Valle, en donde vivirá los primeros cinco años de su existencia, una etapa que impregnará en su alma un sinfín de enigmas y largos años sin respuesta. La mayor parte de su vida transcurrirá en Chile, la tierra natal de su abuela. Su apellido la liga a la tradicional y acomodada sociedad de santiago, pero ni siquiera este ambiente privilegiado puede hacerla olvidar el diablo del miedo que vive aferrado a sus pesadillas, la oscura sombra que arrastró con ella al cruzar la intangible frontera de Chinatown.
Aurora crecerá tímida e insegura, marcada por este terror recurrente y por el misterio con el que Paulina del Valle, su abuela, oculta celosamente su origen e infancia. Alimentada con ideas inusualmente liberales y progresistas para la época, pero encorsetada por la rigidez de un mundo demasiado conservador que la aboca irremisiblemente al matrimonio, Aurora sólo pude convertirse en un náufrago de la soledad. Para ser capaz de vivir su propia vida necesita hallar la memoria y abolir los demonios secretos de la infancia que le impiden descubrir su propio retrato sepultado bajo el silencio.

Contraportada:

A Aurora se le ha negado el recuerdo y por eso su identidad se diluye en la sinrazón del miedo. Quizá de ahí su afición a la fotografía, la necesidad de captar el momento, amarrar esa verdad huidiza que corrompida por el tiempo dura apenas un instante.
Se trata de una reflexión sobre la ineludible necesidad de pasado en la que Isabel allende nos propone un juego magistral entre realidad y literatura. Sirviéndose de los tenues hilos de la memoria, la autora teje una fábula extraordinaria donde historia y ficción se funden para engendrar la leyenda de unos personajes ya míticos.

martes, 5 de octubre de 2010

EL LIBRO DEL CEMENTERIO de Neil Gaiman


Una novela juvenil que nos cuenta una historia entre fantástica, misteriosa y alguna escena de miedo.
Con un estilo de narración dirigido a jóvenes lectores. Reúne todos los ingredientes para enganchar a los adolescentes a la lectura.
Como curiosidad a mitad libro inserta un pequeño capítulo al que denomina “interludio” en el que nos recuerda al personaje maligno con el que comienza la novela. Un recurso interesante para que el lector juvenil o cualquier lector continúe el hilo de la narración.


Algunas frases del libro:

“Este bebé está vivo, e eso no cabe la menor duda, y por lo tanto nada tiene que ver con nosotros, no forma parte de nuestro mundo”.

“¡Esto es un cementerio, no una guardería!”.

“Por muy lejos que te vayas, nunca conseguirás huir de ti mismo”.

“Pero yo soy uno más de los vuestros.Todavía no, muchacho; todavía no. Y no lo serás mientras vivas”.

“Tú estás vivo, Nad. Y eso significa que tienes infinitas posibilidades. Al morir desaparecen y no hay vuelta atrás”.

Contraportada:
Escuchad esta trágica historia: una familia que duerme, un asesino sin compasión y una criatura aventurera, un huérfano que escapa de la muerte. ¿O no? El pequeño escapa del peligro y consigue gatear hasta lo más alto de la colina. Detrás de la valla que se encuentra, existe un lugar oscuro y tranquilo, un cementerio lleno de una vida especial. El niño es recibido allí donde los muertos no duermen y todos los que allí habitan deciden brindarle su protección, porque fuera, tras la valla que separa a la ciudad de sus fantasmas, el asesino vil espera pacientemente. El niño sin padres, sin lugar en el mundo, sin nombre, será acogido por los espíritus amables, que hacen un pacto para protegerlo. Lo llamarán Nadie, porque no se parece a nadie más que a sí mismo. Será Nad para sus “padres”, Nad para sus compañeros de juegos, niños que nunca más crecerán, Nad para su mentor. Y Nadie para el hombre que lo busca para matarlo.

Traducción de Mónica Faerna