Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 31 de agosto de 2010

LA FORMA DEL AGUA de Andrea Camilleri



Andrea Camilleri creó el personaje de Salvo Montalbano en homenaje al escritor Manuel Vázquez Montalbán, porque es un gran admirador y seguidor del detective Pepe Carvalho.
El comisario Montalbano es un personaje singular, de buenas costumbres, amigo de sus amigos, con sensibilidad social, y muy resolutivo a la hora de resolver casos.
La trama de esta novela, como otras, se desarrolla en Sicilia, por lo que Camilleri siempre introduce algún elemento de la Mafia y de políticos corruptos.
Este libro como cualquier otro de la serie de Montalbano, es muy rápido de lectura, te mantiene en suspense por el desarrollo de la historia, y aunque vas deduciendo el final, va hilvanando muy bien la resolución del crimen. Dejándote con ganas de seguir leyendo a Camilleri.


Algunas frases del libro:


“Salvo Montalbano, cuando quería entender una cosa, la entendía”.

“No podía explicarle al juez que su petición no se basaba en nada o, mejor dicho, se basaba, no sabía ni cómo ni por qué, en la sensación de que alguien que en aquellos momentos actuaba con más habilidad que él lo estaba tomando el pelo”.

“Casi nunca llevaba la pistola encima, pues le molestaba el peso del arma, que, además le deformaba los pantalones y las chaquetas”.

Contraportada:

En una cálida noche siciliana, tras nadar un buen rato en las tranquilas aguas que se remansan a escasos metros de su casa a orillas del mar, Salvo Montalbano emerge de la oscuridad con las ideas más claras: la solución del caso le ronda las narices, así que sólo es cuestión de paciencia y método, para lo cual nada mejor que relajarse antes con algún manjar preparado por Adelina, su fiel asistenta. Si a los asiduos lectores de Andrea Camilleri esta escena les resultará familiar, los lectores no iniciados merecen una breve introducción: Salvo Montalbano tiene cuarenta y cinco años, conserva una novia en Génova y es comisario de policía del pequeño pueblo de Vigàta, en Sicilia, que si bien no se encuentra en ningún mapa de este mundo es más real que la vida misma. Fiel amigo de sus amigos, amante de la buena mesa y sabedor de que la tierra ha girado y girará muchas veces en torno al sol, Montalbano es el compendio vivo de las antiquísimas culturas mediterráneas.Su calidad humana, unida a su infalible perspicacia, han hecho de su creador, Andrea Camilleri, uno de los autores más leídos de Europa.

En esta ocasión, un conocido político y empresario aparece muerto semidesnudo en el interior de su coche en un arrabal donde reinan la prostitución y la droga. Todo apunta a que ha fallecido de un ataque al corazón después de haber mantenido relaciones íntimas con una persona desconocida. Sin embargo, el comisario Montalbano no se fía, y armado con su natural olfato para los comportamientos extraños, se propone descubrir la trama sexual y política que se esconde tras el presunto crimen.

Traducción de María Antonia Menini Pagès

martes, 24 de agosto de 2010

EL NOMBRE NO IMPORTA de Paula Izquierdo




Un relato angustioso, esa es la sensación que he tenido durante toda la lectura. Creándome un ansia enorme por llegar al final y saber si la voz de mujer que escucha al teléfono es quien ella cree. Pero nada es lo que parece.
La historia transcurre en 24 horas, marcando el paso del tiempo los propios capítulos. Un día que para Lara se convierte en un repaso o reconstrucción de una etapa de su vida que la marcó profundamente, y que después de treinta años sigue influyéndole.
Los recuerdos fluyen, ¿qué fue real y qué fue onírico?
La autora ha conseguido una novela ágil, de rápida lectura, con una parte de suspense y otra de reflexión sobre el comportamiento humano.
Con un final que me ha sorprendido gratamente por lo inesperado.


Algunas frases del libro:

“Natalie había modificado su destino para siempre”.

“Era algo inaudito y extraordinario para Lara que existiera alguien que quisiera que ella fuera feliz”.

“Fue una época maravillosa, Lara estaba hechizada. Ene representaba todo lo que ella quería ser, la admiraba profundamente”.

“Al fin y al cabo, ¿quién era ella sino el producto de Ene? Incluso, hoy, ¿quién era ella?”.

“El tiempo es como un sueño y sabía que la memoria, igual que los sueños, puede sufrir distorsiones cuando se la intenta recuperar”.

“Pensando en cómo se puede construir una historia a partir de una voz”.

Contraportada:
El timbre de un teléfono, descolgar el auricular y oír una voz de mujer; algo tan habitual, trastoca la existencia de Lara, obligándola a desenterrar un pasado convulso y olvidado a la fuerza. Decidida a irse a vivir cerca del mar, pone en venta su casa de la capital. Un día recibe la llamada inesperada de una mujer, la voz que oye al otro lado del auricular no le resulta desconocida. En ella le parece reconocer a una antigua amiga cuya estrecha y absorbente relación marcó su juventud, y quién sabe si el resto de su vida al desaparecer sin dejar rastro. Han pasado treinta años y Lara disponede tan sólo veinticuatro horas para ordenar sus recuerdos, eclipsados por el dolor y la culpa, antes de encontrarse con la que cree que fue su mejor, su única amiga. ¿Quiénes somos? ¿Quién es Lara? ¿Hasta dónde llegó a querer a Ene? Estuvo dispuesta a morir por ella, perdió su identidad, de ahí que el nombre no importe; abandonó su aspecto, sus gustos para ser su amiga, para convertirse en ella, para ser Ene.
Paula Izquierdo, a través de una compleja galería de personajes, hace un esbozo de una sociedad miserable en la que se entremezcla el mundo elegante de lujo y placeres con la corrupción y la violencia de género más abyecta: “nada es nunca puro y sin mezcla”, como reza la cita de Yeats. El nombre no importa es una novela impactante, de suspense, donde nada es lo que parece, sobre los misterios de la memoria y de la amistad en los momentos en los que se conforma la personalidad. Una novela sobre los meandros por los que discurren los recuerdos entre la realidad y lo onírico, entre lo que pasó y no fue. Una reflexión inquietante sobre las ambigüedades y contradicciones de la personalidad humana y la fragilidad de la mente.


martes, 17 de agosto de 2010

LA ENCANTADORA DE FLORENCIA de Salman Rushdie


Escogí este libro porque no había leído nada de este autor, y después de tanto tiempo escuchando y leyendo noticias sobre su obra “Versos satánicos”, tenía curiosidad de comprobar como escribe. Además me atrajo el título, de nuevo fue determinante para la elección de un libro. Y con él me quedo, con el título, porque el conjunto de la historia no me ha gustado, en primer lugar porque me ha parecido muy denso, ha extendido el relato en exceso, pudiendo decir lo mismo en menos páginas y de este modo ahorrarse descripciones que me han parecido largas y aburridas, lo que a su vez me originaba perder el hilo de la historia, demasiados datos. Y en segundo lugar porque el tema tratado apenas me ha interesado, no he conseguido leer más de dos capítulos seguidos, tenía que parar, no me transmitía nada.
Aún así, tal vez algún día lea su obra más polémica, por curiosidad.
Por cierto otra curiosidad, cuando leo un libro hay detalles que me llaman la atención como son los capítulos, si llevan numeración, títulos, subtítulos, si guardan un orden, la relación entre el nombre del capítulo y el contenido, etc. En esta ocasión los títulos son la primera frase de cada capítulo.



Algunas frases del libro:


“La brujería no requiere pociones, espíritus familiares ni varitas mágicas. Con un pico de oro, el uso del lenguaje permite encantamientos de sobra”.

“Nada deseo más que contar toda mi historia, pues lo que anhelan los hombres por encima de todas las cosas”.

“Todavía pensáis que “casa”, al final de un largo viaje, es el lugar donde un hombre encuentra la paz”.

“Sabemos que habéis leído muchos libros y, no me cabe duda, habéis aprendido bien lo que en ellos se enseña. Pero hay cosas que nunca se han escrito en los libros, sino que se conservan solo mediante la tradición oral”.

Contraportada:
En su nueva novela, Salman Rushdie vuelve con la suntuosa mezcla de historia y fábula de Hijos de la medianoche para reconstruir el apasionante periodo histórico de luchas e imperios magníficos que finalmente dieron lugar a la India. A finales del siglo XVI, un extranjero llega a la corte de Akbar el Grande, emperador del Imperio mogol, en la fastuosa ciudad de Fatehpur Sikri. Es el portador de un secreto que podría traerle la mayor de las fortunas o costarle la vida. Un secreto digno solo de los oídos del emperador: la historia de una mujer misteriosa, dueña de una belleza cautivadora y versada en las artes del encantamiento y la brujería, y de su viaje imposible a la lejana Florencia. La encantadora de Florencia es la historia de una princesa olvidada, su doble, un emperador poderosísimo enamorado de una mujer imaginaria, guerreros seducidos al final de cada batalla, un extranjero y su secreto, elefantes que deciden el destino de los hombres, prostitutas arteras y una ciudad imposible.


Traducción de Carlos Milla Soler

miércoles, 4 de agosto de 2010

EL MUNDO de Juan José Millás


Premio Planeta 2007

Hablar de uno mismo no es fácil, contar a los demás tu vida tampoco. Sin embargo Juan José Millás ha conseguido que parezca sencillo relatar el pasado, aunque sea una autobiografía novelada. Con una narración clara, directa, llena de metáforas, en algunos momentos seria y en otros divertida, ha sabido transmitir sus recuerdos, su vida. Nos ha contado su mundo. Porque al fin y al cabo para cada uno de nosotros, el mundo, es aquello que nos rodea, aquello que hemos vivido y sentido. Cada uno tenemos nuestro propio mundo.
Me ha encantado la forma en que ha convertido momentos que podían ser tristes e incluso trágicos en situaciones anecdóticas, provocando una sonrisa.
Un buen libro, como todos los de este gran escritor.


Algunas frases del libro:


“Atravieso épocas de grandes ensoñaciones, donde me imagino llevando a cabo extrañas conquistas, y por instantes de gran abatimiento, de desánimo, que me ponen los pies en el suelo”.
“La comparación con la termita y el topo es oportuna porque yo abría realmente en la superficie de la existencia agujeros por los que me colaba para vivir dentro. Vivía en un hormiguero con un solo habitante, yo, que era el protagonista de las historias en las que me refugiaba. Pero las galerías subterráneas se construyen también para escapar de algún sitio. Yo huía a través de ellas, del barrio, de la familia, de aquélla vida que, incluso sin haber conocido otras, no valía la pena”.
Contraportada:
Hay libros que forman parte de un plan y libros que, al modo del automóvil que se salta un semáforo, se cruzan violentamente en tu existencia. Éste es de los que se saltan el semáforo. Me habían encargado un reportaje sobre mí mismo, de modo que comencé a seguirme para estudiar mis hábitos. En ésas, un día me dije: «Mi padre tenía un taller de aparatos de electromedicina.» Entonces se me apareció el taller, conmigo y con mi padre dentro. Él estaba probando un bisturí eléctrico sobre un filete de vaca. De súbito, me dijo: «Fíjate, Juanjo, cauteriza la herida en el momento mismo de producirla.» Comprendí que la escritura, como el bisturí de mi padre, cicatrizaba las heridas en el instante de abrirlas e intuí por qué era escritor. No fui capaz de hacer el reportaje: acababa de ser arrollado por una novela.